La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 2-150x150.png

(De lo que aquí se expresa, son absolutamente responsables sus escritores)

1|. OPINIONES

Muy buenos días, apreciado doctor Hernán. No había vuelto a comentar por aquí ya que por lo general coincido mucho con sus valiosos aportes, pero esta vez me permito hacerlo en dos sentidos:

Uno: hace rato promuevo la Gestión Integral del SER humano para la Productividad, lo que implica, entre otras cosas, dejar de hablar del talento en cuanto este se suele ver y valorar como «lo útil y aprovechable» de las personas, pues sin duda coincidimos en que el trabajo tiene que ser un medio humanizante y nunca un fin deshumanizado (deshumanizante).

Y lo segundo casi sale de ahí mismo: la responsabilidad de las empresas con la sociedad tiene que empezar con el cuidados de sus colaboradores y el compromiso de que efectivamente mediante el trabajo sean cada vez más íntegramente humanos. Es simple: si deben cuidar, por ejemplo, el aire y el agua, más tienen que esmerarse en devolverle a la sociedad (a la propia persona, a su familia y etc.) cada día, y al final de su vinculación, una persona mejor que la que llegó a prestar sus servicios. Y eso aplica para absolutamente todas las personas, en todos los niveles de la organización. El profesor Juan Carlos Zapata lo dijo alguna vez de manera magistral: Con todas las personas y con toda la persona. 

No creo necesario extenderme, pero, por supuesto, me encantaría discutir y profundizar al respecto porque veo con horror y profunda tristeza que el área de gestión humana, como quiera que se llame, no solo no evoluciona, sino que en muchísimas partes involuciona. 

Un fuerte abrazo,

Rodrigo Botero Arango Consultor, docente y formador Gestión Integral del SER Humano para la Productividad Ética y Liderazgo Servicio al cliente.


2. RESPUESTA A LA PREGUNTA DE LA SEMANA

¿Cómo puede interpretarse la declaración de un sombrero de un subversivo como patrimonio cultural nacional?

No es el sombrero, ni de quien fue, es lo que no queremos ver, la intensión real de Gustavo Petro no fue ser presidente de un país, fue tomarse el poder que no logró con las armas para hacer lo mismo que si lo hubiera hecho con las armas y es someter al pueblo a su voluntad guerrillera, y así todos los que de las armas quieran llegar, no van a ser la solución de un pueblo que vota por un líder que piensa en el pueblo, si la intención fuera por el patrimonio entonces porque no los que han sacado masacres como Pablo Escobar, ese también podría ser un patrimonio, que bueno sería que algún periodista pudiera filmar la vida privada en palacio y fuera la de él de Gustavo Petro, a ver con que nos encontraríamos, seguro no es buena, no es la de un padre amoroso y de hogar, seguro hay cosas que están ocultas y que si salieran a la luz serían de escándalo, por eso lo que él piensa y como lo piensa es fruto de cómo vive y siente y nunca ha dejado de ser guerrillero y no lo va dejar de ser. 

Subió un guerrillero, no un líder, subió un guerrillero no un presidente.  Por fin la Iglesia en su Jerarquía se pronunció, esa actitud muda como la de los perros mudos de Isaías estaba reclamando al cielo una postura, tenemos en la historia muchos reyes y líderes a los que Dios les quitó su apoyo ¿por qué entonces vamos a apoyar a quien va contra el pueblo como oveja siendo un lobo? 

Juan Carlos Gaviria Hincapié.