Derechos reservados de autor

Ano XV. No. 723. Septiembre 5 de 2011. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EXPERIENCIA PERDIDA

.

Etica p�blica


Las p�rdidas econ�micas por la desvinculaci�n de Talento Humano con alta experiencia acumulada, es un costo muy alto que tiene que asumir el Estado siempre que se presentan cambios en la direcci�n de sus organismos.
Por una parte, cada directivo p�blico anhela trabajar con sus seguidores pol�ticos, con sus amigos aunque, para ubicarlos, tenga que prescindir de personas que llevan muchos a�os en el cargo.
Alegremente van haciendo rodar cabezas, sin pensar en lo que significa el costo de la p�rdida del conocimiento, de la tecnolog�a, de la experiencia acumulada.
Por otra parte, la inestabilidad a la que es sometido, por los caprichos de los nuevos mandatarios, el servidor p�blico que conoce su oficio, y que por diferentes razones no puede ser desvinculado, produce un estancamiento en las acciones que solo pueden implementarse hasta tanto los nuevos administradores logren ponerse al d�a en procedimientos y formas legales, lo que encarece el costo de los servicios, sumado al ya producido por la lentitud de las decisiones, por los errores propios de los inexpertos, por la carencia de los antecedentes que se perdieron con el desplazamiento antojadizo de valioso Talento Humano en el servicio p�blico.
Estos costos quedan, por lo general, ocultos, porque a nadie le importa ni le duele que se produzcan, pues el dinero, al fin y al cabo, se obtiene de los impuestos que pagan los ciudadanos. A esta bolsa no hay quien sea capaz de ponerle fondo.
Frente a esto, muy poco se puede hacer fuera de denunciarlo y volverlo visible para que los ciudadanos, a quienes s� les duele lo que tienen que pagar por crecientes impuestos, exijan, demanden, prudencia y templanza a los pol�ticos que eligen con sus votos.
Si no, �para qu� sirve el voto?

REFLEXIONES
Ø Antes de votar piense si su voto:
. �Ayudar� a resolver los problemas de vivienda social?
. �Har� que las ciudades sean m�s acogedoras para el buen vivir ciudadano?
. �Brindar� mejor oportunidad de vida a los j�venes y a los ancianos?
. �Permitir� la inclusi�n social de millones de conciudadanos excluidos por raza, por dinero, por estrato?
. �Acabar� con la mortalidad infantil por hambre, por falta de acceso a la salud?
. �Llevar� pan, abrigo y paz al campesino marginado?
. Si su voto no logra cosas como las anteriores, �de qu� sirve?


Derechos reservados de autor

Ano XV. No. 724. Septiembre 12 de 2011. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

PERFILES PARA PRIVILEGIAR

.

Etica p�blica

Cuando se construye el perfil del puesto de trabajo en una organizaci�n, se busca que ese cargo contribuya a obtener sus objetivos de una manera racionalmente exigente en cuanto a conocimientos, experiencias, productividad y dem�s.
A partir de esa estructura se examina, para ocuparlo, un Talento Humano cuyo perfil se acerque, lo m�s posible, a las demandas de responsabilidades de ese cargo.
Pero en el sector p�blico suele observarse que se construye el perfil del puesto de trabajo en funci�n de aquella persona a la cual quiere otorg�rsele una recompensa pol�tica o amistosa, o si de antemano est� construido, se hacen los cambios necesarios para legitimar la contrataci�n o el ascenso de quien se quiere privilegiar.
Este sistema de poca transparencia y honestidad, tambi�n aporta su carga de costos ocultos a las finanzas del Estado porque la incompetencia personal, contribuye a la falta de competitividad de toda la organizaci�n.
La inefectividad de muchas organizaciones del Estado est� basada en el esguince que se hace a la ley, en relaci�n con el cubrimiento de los puestos, donde prevalece el compadrazgo, el padrinazgo y el compromiso pol�tico, por sobre los m�ritos personales, para hacerse acreedor al HONOR de ser servidor p�blico de la comunidad.
Ah�, precisamente, se encuentra una causa necesaria de la corrupci�n, porque ineptitud y corrupci�n andan de la mano.
Situaciones de esta �ndole en los organismos del Estado, es preciso volverlas visibles, porque, de no hacerse, los ciudadanos seguir�n cargando con el peso de esas r�moras que impiden la buena y moderna administraci�n de la Rep�blica.
Y mientras tanto, con respecto a este tema �qu� ocurre en la empresa privada?

REFLEXIONES
Ø Hay que revisar:
Los problemas causados por el hacinamiento en los medios de transporte, incluido el Metro.
La atenci�n al cliente en las cajas de supermercados.
La falta de calidez de vendedores en almacenes de empresas textiles.
Los factores de higiene en los restaurantes populares.
El lenguaje vulgar e insinuante de algunos conductores de programas de radio.
La incitaci�n directa e indirecta a la barbarie que se hace en algunos programas futbol�sticos de radio y televisi�n.


Derechos reservados de autor

Ano XV. No. 725. Septiembre 19 de 2011. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

MALA LEVADURA

.

Etica y pol�tica

En pol�tica no ha de deberse lealtad ni al partido ni a la persona ni a las ideas, a pesar de lo que nos ense�aron nuestros padres, sino a los programas.
Certificados en su cumplimiento por una veedur�a ciudadana clara, y por una capacidad popular de revocar el mandato de quien no cumpla la ruta que se�al�, los programas ejecutables de los pol�ticos y su control ser�n la forma como el ciudadano se defender� de ese contagio que asfixia a una profesi�n cada vez m�s pervertida, m�s mentirosa, menos comprometida con los m�s d�biles, pese a sus locuaces palabras.
Uno mira esos rostros sonrientes de pol�ticos en las vallas propagand�sticas, y detr�s de tantos, encuentra la mueca irrisoria, la enga�osa m�scara.
Muy pocas informan qu� es lo que verdaderamente van a trabajar los candidatos para que la brecha social sea menos extensa, para que la riqueza no siga acumulando riqueza para su bien sino para bien de todos, para que la vivienda abrigue a los sin abrigo, para que el pan amasado con fe, con esperanza, con amor, no se mezcle con esa levadura que solo sabe de migajas, de mendrugos.
Los programas certificados de gobierno y rubricados por aquellos pol�ticos que no se averg�enzan de su �tica, en medio de tanta corrupci�n, de tanta podredumbre, de tanto enga�o y de tantas frustraciones de esperanzas, tienen que ser la base de la garant�a de transparencia, para evitar tanto roedor de la pol�tica.
Aunque, un pueblo con hambre, tendr� que engullir hasta las sobras que les arrojen, as� sean de mala levadura.
�Qu� tristeza!

REFLEXIONES
Ø Hay que revisar:
Los tiempos de soluci�n de problemas de empresas de telecomunicaciones que, en operaciones que demorar�an diez minutos, est�n tardando cuatro d�as.
Los esguinces que tantos empresarios privados hacen a las normas legales laborales.
La raz�n por la cual se est� presentando tanta actividad il�cita de miembros de la instituci�n policiva.
Las causas del descr�dito de la asociaci�n sindical.
El porqu� siguen tan altas las tasas de impunidad en este pa�s.


Derechos reservados de autor

Ano XV. No. 726. Septiembre 26 de 2011. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

INCLUSION SIN EXPLOTACION

.

Para el rescate del patrimonio moral empresarial

Se atribuyen al presidente de una gran entidad bancaria, las siguientes palabras: "No me cansar� de insistir que como l�deres de la sociedad debemos dejar de lado los pecados materialistas de la arrogancia, la soberbia, la exclusi�n, la mediocridad y muy por el contrario, debemos ser capaces de asumir un liderazgo para la felicidad, un liderazgo que sea capaz de generar riqueza, de crear valor a trav�s de los valores, para el rescate de nuestro patrimonio moral, el �nico que tiene sentido desear, perseguir y alcanzar".
Estas palabras son las que esperar�amos o�r de todos los presidentes y gerentes de las empresas del pa�s, no solo por estrategia, sino por un prop�sito nacido de la convicci�n de que la administraci�n de hoy tiene que centrarse m�s a�n en la pr�ctica y ejercicio de los valores no solo econ�micos sino humanos, �ticos y sociales.
Como estrategia esto es bueno para hacer que la empresa tenga beneficios econ�micos por el poder de convicci�n que ejerce en los clientes o usuarios de su servicio, el ver que su dinero o su uso conlleva una tarea social. Buena para obtener utilidades, pero insuficiente si a mediano plazo no se comprueba que esa estrategia forma parte de un prop�sito claramente integrado al ejercicio diario de la responsabilidad social y al reconocimiento, en cada acto administrativo, del valor de la persona que trabaja al servicio de la organizaci�n como aportante de talento.
Ya es hora de que tantos empresarios abandonen la doble actitud que por siglos los ha caracterizado de decir una cosa, y estar pensando y practicando otra en cuanto a la administraci�n de las personas que trabajan en sus empresas y a su responsabilidad social. Ya la humanidad, en su gran mayor�a, est� convencida de que el sistema de empresa privada es el mejor modelo para que la iniciativa privada aporte toda su capacidad de generar riqueza para los pa�ses, pero a�n tiene dudas, y muy grandes, sobre el ejercicio de la virtud del respeto por la persona humana que pueda darse en la pr�ctica de este modelo. Entonces, este es el reto: C�mo lograr que la empresa sea suficientemente clara en la inclusi�n econ�mica y social para la felicidad de todos sus aportantes. En otras palabras, que todos nos sintamos ganadores en la empresa, y no, los unos, explotados, y los otros, explotadores.

REFLEXIONES
Ø Hay que revisar:
La forma como tratan los alimentos en las cafeter�as y restaurantes de las grandes superficies.
Si lo que cree y espera la presidencia de una empresa es lo mismo que cree y espera el mando medio.
Si las empresas que venden motocicletas, est�n advirtiendo al comprador sobre riesgos y causas de accidentes.


Derechos reservados de autor

Ano XV. No. 727. Octubre 3 de 2011. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

MEJOR...QUE UN CIEGO

.

No tragar entero en �poca de elecciones

Por lo general para el pol�tico en campa�a, ninguno es tan bueno como lo es �l. Todos los dem�s tienen su "algo que ocultar". Esto se deduce de los continuos mutuos ataques, estrat�gicos. Todo un circo, toda una tramoya, toda una orquestaci�n donde el respeto se pierde, la calumnia se presenta como denuncia, la ofensa como entereza de car�cter, el chisme como informaci�n de fuente de alta fidelidad, la ira y el rencor como actitud de dignidad.
De todo ello, medios escritos, radiales, televisivos, buscan sacar partido, y un d�a publican graves denuncias contra un candidato, y, otro, tratan de lavarse las manos o salirse por la tangente, convocando a no creer en todo lo que se dice de un candidato por el mero hecho de haberse publicado, mientras no exista una condena judicial.
Sabemos bien lo sucia que es la pol�tica. Tambi�n, que es preferible la democracia a cualquier otro sistema, y que en el poder, siempre, habr� alguien rigiendo los destinos de un pueblo, la mayor�a de las veces inferior a ese mismo pueblo, pero al fin y al cabo su representante.
Sabemos bien de la gula de much�simos pol�ticos por el poder, de su af�n de enriquecimiento a�n a costa del bien com�n, de su capacidad de pisotear las promesas hechas, de dar la espalda a quienes los han apoyado, y de buscarlos, sin sonrojarse, cuando los necesitan para sus votos.
Sabemos tambi�n que algunos, en esto, sobresalen m�s que otros, pero que hay una minor�a de ellos a quienes s� les duele la patria, sus conciudadanos, sus condiciones de miseria y de pobreza, diferentes, esas condiciones, a las que suelen ostentar los que participan en la contienda electoral, generalmente ricos e inexpertos en hambre real.
Tenemos que tener entonces una capacidad de an�lisis suficiente para no tragar entero y lograr separar la verdad de la mentira, el teatro de la realidad, a fin de escoger nuestro candidato �ptimo, y si no lo hayamos, y no optamos por el voto en blanco o la abstenci�n como protesta, buscar, siquiera, al menos malo ya que, al fin y al cabo, en medio de tantas tinieblas, si no tenemos un gu�a con capacidad visionaria plena, que ser�a lo ideal, es mejor que nos oriente un tuerto que un ciego.

REFLEXIONES
Ø Hay que revisar:
La forma como el gobierno y el Estado est�n garantizando la vida, honra y bienes de los ciudadanos. Se siente muy poco avance.
Las administraciones (hubo una patria boba) que implementan medidas de seguridad vial y despu�s, cuando la comunidad se queja, toman los correctivos que debieron tomar antes. Fusilan mientras llega la orden.
La forma desp�tica como vendedores de mostrador est�n tratando a los clientes. Se est� perdiendo esa amabilidad, atenci�n, inter�s, servicio, tan caracter�sticos de nuestros negocios.


Derechos reservados de autor

Ano XV. No. 728. Octubre 10 de 2011. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LIBERTAD

.

�Cu�ndo abrigar�s a todos?

Juramos que amamos la libertad. Que la libertad es don preciad�simo, y hasta argumentamos que es mayor bien que cualquier otro de los que ansiamos poseer. Se nos agotan los discursos ensalzando su valor y nos proclamamos libres, y a los cuatro vientos gritamos que somos un pa�s independiente y soberano, respetuoso de las libertades nuestras y de las de los dem�s porque no estamos sujetos a la voluntad de un tirano. Sin embargo, no defendemos la libertad ni somos capaces de arriesgar otros valores econ�micos o humanos, por ella.
Y nos surgen muchos interrogantes como: �Puedes sentirte libre cuando est�s lleno de temor porque en cualquier esquina te puedan atracar o quitar la vida?
�Cuando tienes miedo de andar por los caminos, las carreteras de la patria, donde irrumpen hombres armados que creen que secuestrar a un ciudadano es la forma de libertarlo?
�Cuando ves que la prensa es amordazada o acribillada por los violentos?
�Cuando sientes que te presionan para que salgas a manifestarte en contra de aquello que o no conoces o no estas convencido de que se deba combatir?
�Cuando tienes que correr a esconderte o tirarte al suelo para evitar que en el cruce de balas de unos desalmados, tu o tus ni�os caigan heridos o asesinados?
�Cuando tienes que desplazarte de tu campo, de tu barrio, de tu ciudad, porque te acosan, a ti y a tu familia, los interesados en arrebatarte tu casa, tu hogar, tus j�venes hijos, tus bienes?
�Cuando tienes que debatirte entre si pagar o no a unos extorsionistas para que protejan tu finca, tu tienda, tu negocio, tu veh�culo de servicio p�blico, porque el Estado, al que tributas, es incapaz de protegerte?
�Cuando no puedes enviar tus hijos a la escuela o el colegio porque all� dominan otros interesados en impedir la llegada de ni�os y j�venes de otros barrios?
�LIBERTAD! �D�nde est� tu �mpetu tan necesario, hoy, para esta patria hostigada por desempleo, terror, narcotr�fico, contrabando, corrupci�n, impunidad y muerte? �Cu�ndo arropar�s a todos, a todos, absolutamente a todos, bajo tu manto para que no seas privilegio de unos y quimera para tantos?

REFLEXIONES
Hay que revisar:
Las manifestaciones de transparencia de muchos servidores p�blicos, porque a veces son formas verbales de tapar su corrupci�n.
El modo como damos credibilidad a ciertas empresas privadas que arropadas por la bandera del patriotismo regional o nacional, quieren hacer creer que les importa servir a la comunidad, cuando se est�n sirviendo de ella.
Nuestra manera de dar confianza a los dem�s porque a veces juramos que podemos poner la mano en el fuego por alguien, y nos llevamos enormes sorpresas.


Derechos reservados de autor

Ano XV. No. 729. Octubre 17 de 2011. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ORDEN

.

Para la competitividad humana

El orden es la manifestaci�n m�s clara de la civilidad de un pueblo.
Entendido como: "regla o modo que se observa para hacer las cosas" (DRAE), los ciudadanos que ajustan sus comportamientos a la normatividad propia de la ley natural y de las disposiciones legales de su pa�s, de acuerdo con la formaci�n recibida, son ordenados.
Esta formaci�n hace que la conducta ordenada de la gente se transparente en todos los actos de su vida, en las organizaciones que crea y que mantiene y por lo tanto en su individualidad.
Como en este proceso formativo influyen todos los factores f�sicos, s�quicos y socioculturales, cada individuo y cada pueblo van tomando caracter�sticas muy propias de sus modos o sistemas de actuar, de realizar sus tareas cuotidianas o de ejercer su emprendimiento. Observamos, entonces, enormes diferencias en el ejercicio del valor del orden entre ellos: Pueblos con una gran disciplina personal y social, y pueblos que se dejan llevar de su marcado tropicalismo. En sus diferencias se encuentra la explicaci�n de las razones de su mayor o menor desarrollo. Tambi�n permite observar su ascendiente en cada una de las actividades posibles de ser ejercidas y en la calidad de las mismas.
En nuestro caso, vemos que el modelo empresarial est� �ntimamente ligado al valor del orden, y que �ste influencia enormemente su �xito. Sin un sistema o modo adoptado para producir y prestar servicios, es imposible la pervivencia de este organismo, por los efectos desastrosos del no orden.
Sin embargo, el orden no es propio del ente empresarial abstracto sino de las personas que lo conforman. La suma de la forma como los trabajadores de una empresa aplican el valor del orden en todas sus ejecutorias, hace de la empresa un organismo ordenado o no.
De ah� se desprende que toda empresa deba trabajar a fondo por inculcar, exigir y mantener el orden, en su concepto m�s trascendente, en cada uno de los actos empresariales, y que cualquier manifestaci�n contraria debe ser tan controlada para que no d� lugar a la formaci�n de h�bitos ca�ticos en los procesos, las relaciones, las estructuras o los sistemas. Porque, a veces, el orden se queda en el mero concepto de "colocar las cosas en el lugar que les corresponde" (DRAE), y se olvida como valor en la competitividad humana.

REFLEXIONES
Hay que revisar:

El uso pol�tico del sistema "yo denuncio para que t� me denuncies" y as� aparecer en las primeras p�ginas del diario.

La capacidad del Ministerio de Agricultura para garantizar la salida digna del sector agropecuario, de los riesgos del T.L.C.

La capacidad que ha demostrado el gobierno nacional para rescatar a sus polic�as, hace a�os secuestrados. �Qu� tristeza!


Derechos reservados de autor

Ano XV. No. 730. Octubre 24 de 2011. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ORDEN

(2)

Estudio de caso

El concepto de orden, en su amplio significado, tiene que estar presente en todos los actos empresariales, pero por sobre todo, tiene que ser vivido en cada uno de los actos del trabajador.
Los problemas de orden, personal y empresarial, en la atenci�n al servicio postventa, por ejemplo, tienen tremendo impacto en la satisfacci�n, credibilidad y fidelidad del cliente. Hoy estudiaremos un caso real de la dimensi�n de este impacto: Una empresa de electrodom�sticos conviene con su cliente la instalaci�n de un artefacto dentro de un rango de tiempo. El t�cnico de la empresa se presenta con la base de un aparato diferente al que se hab�a comprado e informado, y no puede ejecutar su trabajo. Primer percance: Dos horas perdidas por el cliente. Alguna ofuscaci�n, pero bueno, un error lo comete cualquiera. Transporte y tiempo del t�cnico.
Se conviene otra cita. Para �sta, el rango de tiempo es ya de cuatro horas. Faltando media hora para terminarse el tiempo convenido, y con el antecedente, el cliente llama para confirmar si llegar�n o no. La empresa le informa que esta programaci�n no hab�a sido informada a la secci�n t�cnica para ese d�a sino para el siguiente. Segundo percance: Cuatro horas perdidas por el cliente. Aumenta la ofuscaci�n.
El cliente decide, entonces, llamar a la gerencia en vista de que no se le resuelve nada. Desde la gerencia le informan que el t�cnico ir� ese mismo d�a en el lapso de dos horas. Tercer percance: La intervenci�n del m�s alto nivel empresarial para la colocaci�n de un simple artefacto.
Llega el t�cnico con la base adecuada, procede a instalar el aparato pero se da cuenta de que se le olvid� un "tornillito" quemador. Cuarto percance: Dos horas perdidas por el cliente. Much�sima ofuscaci�n. Transporte y tiempo del t�cnico. Volver�a al d�a siguiente. Y volvi�.
Quinto percance: Nueva espera. Nuevo costo de transporte y de t�cnico, y la percepci�n de ineficiencia por parte el cliente.
Es posible que esta situaci�n presentada haya sido �nica en esta empresa, pero si no lo es �cu�nto le cuesta esta falta de competitividad humana, nacida de la falta de orden en el cumplimiento de una regla o una norma que debe existir para realizar un proceso de esta naturaleza, tan simple? �Qu� pasar� con sus procesos m�s complejos, por ejemplo de fabricaci�n, de sistemas inteligentes en el producto? Y �qu� papel juega el administrador?
La empresa llamar�a a pedir "mil perdones", a manifestar su pena, a borrar con palabras lo que los hechos demostraron. Tarde. El cliente ya se hab�a desahogado con sus diez cercanos, cada uno de estos lo comentar�a, por lo menos a otros diez, y estos a tantos otros. El prestigio de la empresa rodar�a falda abajo, como bola de nieve.
�A usted qu� le ense�a este caso en relaci�n con el valor del orden?

REFLEXIONES
Hay que revisar:

El uso del lenguaje. Por ejemplo entre artistas de televisi�n llaman noviazgo tambi�n a lo que es uni�n libre.

La objetividad period�stica en aquellos medios que est�n comprometidos pol�ticamente.

La capacidad del ej�rcito por sus errores que cuestan la vida a tantos soldados. Cada vez m�s soldados asesinados. �Qu� tristeza!


Derechos reservados de autor

Ano XV. No. 731. Octubre 31 de 2011. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ORDEN

(3)

En la propia vida

No se observa un marcado inter�s de la administraci�n por el fomento del valor del orden, distinto al de insistir en que se mantengan colocadas las cosas en el lugar que les corresponde. Pero el valor del orden, reiteramos, va m�s all�.
Algunos de nuestros miles de lectores nos presentan su concepci�n del orden en t�rminos de mayor profundidad:
"El orden deber�a ser el pilar de las entidades y por ende la responsabilidad y el compromiso". Sirley Omara Lozano D�az.
"Planear es ordenar. El orden en nuestras vidas, en nuestra empresa es sin�nimo de equilibrio y de �xito". Mar�a Victoria P�rez V�lez.
"Aunque el concepto filos�fico de 'orden' es relativo y coyuntural, existe un claro consenso acerca de que -precisamente- cada individuo, cada grupo, cada lugar, cada momento, cada proceso, cada prop�sito, necesita unas prioridades, una conexidad y una secuencialidad tales, que den un razonable grado de garant�a en el '�xito' (t�rmino tambi�n relativo) de lo que se tenga entre manos. Por lo tanto, el 'orden' que se aplique y se exija ha de corresponder con las circunstancias de persona, tiempo, lugar y modo, y de los criterios que se tomen y acepten como paradigmas para lo anterior. En esto no caben dogmas ni caprichos, sino que se ha de actuar de acuerdo con la L�gica, en su mejor aproximaci�n.
En cuanto al 'orden' con el que ha de proceder un conglomerado humano, �ste debe estar condicionado por el respeto a la dignidad y a las soberan�as intelectual y �tica de sus miembros. Esta r�gida premisa s�lo es posible mediante la oportuna y suficiente ilustraci�n, misma que debe conducir a la voluntaria y entusiasta aceptaci�n del ordenamiento planteado..." Carlos Alfonso Rojas Valdiri.
Estos conceptos transcienden la creencia de que este valor del orden es �nicamente la acci�n f�sica de colocar las cosas en su puesto.
Hay un concepto orientador de todos los dem�s, que es el orden en la propia vida, que imprime una disciplina, que determina las dem�s actitudes y que, por raz�n de la habitualidad, se vuelve natural en su ejercicio.
El orden, en la propia vida, estructura la disciplina personal, la responsabilidad en los compromisos, la necesidad de un proyecto de vida y de un plan en el trabajo, dentro de una l�gica y circunstancias individuales y culturales.
El orden, pues, debe estimularse por parte del administrador desde la esencia individual, que trascienda lo laboral, para que, impregnado de vida, sea un valor presente en cada uno de los actos y circunstancias vitales del hombre y la mujer que trabajan, y, as�, garantizar su actuar y su accionar ordenados.

REFLEXIONES
Hay que revisar:

Si las actitudes negativas, no razonables, ante el TLC, es miedo o incapacidad empresarial.

Si definitivamente el sistema de salud debe ser asumido en su totalidad por el Estado ante las enormes dificultades de tantas prestadoras privadas.

El modelo gubernamental que se est� aplicando para garantizar la seguridad de la Naci�n, porque a pesar de los esfuerzos, contin�an los actos violentos.


Derechos reservados de autor

Ano XV. No. 732. NOVIEMBRE 7 de 2011. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

�LA ETICA PARA QUE?

.

Estudio de caso

Quienes nos dedicamos a seguir por la senda de transmitir conocimientos de saber prudencial, a pesar de nuestras limitaciones y debilidades, y de acuerdo con nuestro leal saber y entender, nos movemos por el inter�s de servir y de realizarnos en todos los campos del desarrollo humano.
Consideramos que la buena fe ha de permanecer en nuestras intenciones de contribuir a una mejor vivencia.
Por eso, siempre hay que tratar de entender el prop�sito de quienes, siendo profesores de �tica, buscan orientar a sus educandos.
Estudiemos un caso: Un profesor de �tica de una importante universidad, recibe la exposici�n de trabajo de un grupo de alumnos relacionada con su materia. Exposici�n que �l considera excelente.
Al concluir, el docente observa sobre la falta de algunos de los que deber�an componer el grupo de trabajo. Quienes hicieron la exhibici�n le manifestaron que no los hab�an inclu�do porque ellos no hab�an querido participar en esa tarea.
El profesor decidi�, entonces, rebajar la calificaci�n a los expositores, quienes, extra�ados por su actitud, recibieron como explicaci�n que la �tica no era para dividir, sino para unir.
Los alumnos no quedaron satisfechos con la respuesta. Les parec�a injusto que, por no incluir a unos compa�eros que no hab�an trabajado, ellos, que s� lo hab�an hecho con consagraci�n e inter�s, recibieran sanci�n en su calificaci�n. Al insistirle que les explicara de nuevo las razones para haberles reducido la nota, el profesor, simplemente, sonri�.
Preguntas:
�Qu� tan com�n es esto de incluir compa�eros que no trabajan en las exposiciones acad�micas? �Es l�cito o eso no tiene importancia?
�Qu� valor estaba tratando de inculcar el profesor en sus alumnos, con esta sanci�n en su nota, y qu� valores sintieron los alumnos que les estaba violentando?
�Puede la b�squeda de un valor ir en detrimento de otro o cabr�a aqu� la teor�a de alg�n bien mayor, por ejemplo solidaridad, compa�erismo, por encima de honestidad, veracidad?
�Qu� ense�anza les quedar� a estos alumnos consagrados, cumplidos con su tarea, para su vida laboral y social?
�Usted, dada la buena fe del profesor, qu� aconsejar�a?

REFLEXIONES
Hay que revisar: La forma laxa como se viene aplicando la disciplina en las j�venes generaciones y la incidencia en su sociedad.

Los sistemas de control de los menores de edad al mundo de la red.

Si el aumento de los cr�menes sexuales tiene alguna relaci�n con programas que se emiten por radio, televisi�n e internet.


Derechos reservados de autor

Ano XV. No. 733. NOVIEMBRE 14 de 2011. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

�OCULTA COMPENSACION?

.

Hurtos empresariales

El hurto empresarial, sobre todo en comercio de amplias superficies, viene llamando la atenci�n de los medios por las altas cifras que representa, aunque, en proporci�n, sea algo soportable por los resultados finales o est� considerado entre los riesgos del negocio. Analizados los perfiles de los ladrones se ha encontrado que hay trabajadores que le roban a su propia organizaci�n.
Lo que no se ha analizado, contundentemente, son las causas por las cuales el Talento Humano se compromete en una acci�n de tal naturaleza que repercute definitivamente en su vida de trabajo y en su historia laboral.
Cualquiera que sea la causa, no tiene justificaci�n, a no ser que est� sucediendo lo que los tratadistas de moral denominaban "oculta compensaci�n" que no es otra cosa que "la manera de buscar compensarse de una injusticia, sin conocimiento del que la ha cometido o la est� cometiendo". -Antonio Peinador-.
Hay empresas donde se presentan injusticias con el salario, as� se est� cumpliendo la normatividad legal, porque sus enormes utilidades deber�an llevar a mejor compensaci�n. Unido a esto, en muchas de ellas existe desconocimiento de la realidad social de cada uno de sus trabajadores, donde hay padres y madres cabezas �nicas de familia con salarios tan bajos que no alcanzan a cubrir los gastos b�sicos de su hogar y se enfrentan al dilema tenaz de aguantar la dureza del hambre f�sica, con hero�smo, o tratar de solventarla compens�ndose.
Aqu� hay un trabajo preventivo empresarial de sus �reas de gesti�n humana que tiene ver con la identificaci�n de familias en estado de infortunio, por causas ajenas a su voluntad, con la planeaci�n de las formas sociales de apoyo, y con la pr�ctica real de la contribuci�n digna a mejorar sus condiciones de vida familiar. Esto no puede perderse, a pesar de los avances t�cnico-econ�mico-sociales de la empresa.
Entonces, la invitaci�n a las empresas que soportan p�rdidas por hurto de sus propios trabajadores, es a un an�lisis, ante todo, al interior de su organizaci�n para revisar el estado del valor de la justicia con ellos y determinar si est� incidiendo o no en la causalidad de los hurtos de art�culos b�sicos de su canasta familiar.
Nunca la pobreza podr� ser sin�nimo de falta de honradez, pero el hambre f�sica pone al ser humano en condiciones de conductas diferentes a sus principios. Claro que, para quienes nunca han padecido hambre, esto no es f�cil de entender.

REFLEXIONES
Hay que revisar:

La capacidad de las autoridades para disciplinar a los motociclistas. Esto hay que repetirlo, muy lamentablemente, pues se ven pocos avances.

La forma como los organismos gubernamentales responden a las protestas sociales legitimadas por la Constituci�n Nacional.

La manera como nos preparamos para afrontar la crisis por las condiciones de la Uni�n Europea.


Derechos reservados de autor

Ano XV. No. 734. NOVIEMBRE 21 de 2011. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

�OCULTA COMPENSACION?

(2)

Que nadie tenga que robar

Conviene, para mayor claridad en este concepto, volver a referirnos a �l, no ya como a una de las posibles causas de los hurtos en las empresas por parte de sus trabajadores, sino sobre la licitud de esta pr�ctica.
La oculta compensaci�n es explicable, cuando hay claras injusticias de una persona hacia otra, de una empresa hacia sus trabajadores.
Sin embargo, su pr�ctica, tiene unos condicionamientos absolutamente claros.
Por ejemplo: Que la injusticia ciertamente exista.
Que haya sido calificada por un consejero u orientador id�neo, porque uno mismo no puede ser juez y parte.
Que quien la practica tenga claro que no queda exonerado de responder ante la ley por su acto, si es cogido en flagrancia o demandado.
Que no encuentre o no est� en condiciones de hacer que se repare la injusticia por medios l�citos.
En un pa�s de tanta injusticia como el nuestro, al que los indicadores de equidad lo ponen en los m�s bajos puestos, todos deber�amos estarnos moviendo en procura de mayor alivio a los m�s necesitados.
El sistema financiero, las grandes organizaciones empresariales, las organizaciones no gubernamentales, el propio Estado y uno mismo, todos, deber�amos estar redoblando esfuerzos, ya que los que hacemos son insuficientes, por la atenci�n humanitaria de tanta gente, conciudadanos nuestros, que soportan las inclemencias de la miseria, miseria a la que han llegado, los m�s, en contra de su propia voluntad.
Que nadie tenga que robar para no dejar morir de hambre a su familia; que nadie tenga que robar para poder conseguir una medicina vital; que nadie tenga que robar para ponerse un trapo decente encima que al menos cubra las malditas cicatrices de la miseria, del hambre y de la enfermedad; que nadie tenga que robar para poder pagar el arriendo de su m�sera caba�a.
Entonces, no habr� necesidad de oculta compensaci�n y este pa�s de maravillosos recursos naturales, ser� tambi�n un pa�s de maravillosa gente justa.
Propong�monoslo.

REFLEXIONES
Ø En la banca social, basada en un principio de solidaridad, es normal que sus asociados y consumidores financieros sean tratados con amor, con respeto, con dignidad. Esto hace diferencia y hay que acentuarla.
Ø Es necesario que el Estado, responsable de la educaci�n, subsidie la universidad privada, generosamente, para que se reduzcan sus costos de formaci�n en maestr�as y doctorados, requeridos urgentemente para la competitividad del pa�s.


Derechos reservados de autor

Ano XV. No. 735. NOVIEMBRE 28 de 2011. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

INTERCAMBIO DE VALORES

.

Moderna visi�n emprendedora

Desde la administraci�n centrada en valores, la empresa no puede verse de otra manera distinta a la de una correspondencia permanente de valores entre quienes la conforman, y entre �stos y su entorno.
Lo que se intercambia no es simplemente lo econ�mico como se ha acostumbrado. El poner todo el �nfasis en ello ha generado, como consecuencia, una avidez exorbitante que ha llevado hasta la explotaci�n mutua del aportante de capital y del aportante de talento humano, cuando no de los proveedores, clientes, comunidades, ambiente, y dem�s grupos de inter�s.
Adem�s de los econ�micos, en ese clima empresarial se entretejen valores: humanos, �ticos y sociales como lealtad, compromiso, consagraci�n, buena intenci�n, rectitud, orden, disciplina personal, magnanimidad, ciencia, sabidur�a, ayuda mutua, comunicaci�n ver�dica, compa�erismo, amistad, respeto por la normatividad, acatamiento, respeto por las diferencias, reconocimiento del m�rito y la dignidad de la persona, gratitud, justicia; ambientales como protecci�n, defensa de la tierra, el aire, el agua, la fauna y la flora.; religiosos, como respeto por las creencias, libertad de culto.
Ese mundo, peque�o o grande, seg�n la dimensi�n de la empresa, hay que vivificarlo, constantemente, con mensajes que recuerden, a cada aportante, que sin bien el fin econ�mico es fundamental en todos los procesos, los dem�s valores deben ser sus orientadores y motores, por lo cual hay que enriquecerlos a trav�s de la pr�ctica, la formaci�n, el fomento y el reconocimiento.
La fuerza de los valores empresariales ser� la que permita la consecuci�n del objetivo corporativo. Sin ellos, convenz�monos, la estructura de la empresa ser� solo una fachada f�cilmente destructible, en cualquier momento cr�tico del mercado.
En el intercambio de sus valores empresariales entre los aportantes de capital y de talento, est� la moderna visi�n emprendedora humanizada.

REFLEXIONES
Ø Ultima hora:
ØA esos salvajes que asesinaron a los indefensos secuestrados, hay que acorralarlos y cazarlos sin piedad. No tienen alma. Son peores que animales.
�No es, esto, muestra tambi�n de la incapacidad de nuestros gobiernos actuales y pasados, de garantizar nuestras vidas, honras, bienes y libertad, si ni siquiera han sido capaces de garantiz�rselas a sus tropas secuestradas en tantos a�os de ignominioso sufrimiento?
ØDuele, pero mucho.


Derechos reservados de autor

Ano XV. No. 736. diciembre 5 de 2011. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

QUE TRISTEZA

.

P�gina de la vida

Aquel viejo maestro, perdida su mirada en el horizonte, meditaba:
�No es triste ver c�mo a este pa�s el contratista o el funcionario p�blico que quiera rob�rselo, se lo roba?
�No es triste ver tanta mentira de los gobernantes, tratando de tapar la inseguridad, mientras crece el dominio de las bandas criminales sobre barrios haciendo las veces de Estado?
�No es triste ver c�mo organismos nacionales e internacionales se tragan enteras las falsedades sobre v�ctimas?
�No es triste ver tantos pol�ticos comprometidos con delincuentes?
�No es triste ver c�mo crece la violencia intrafamiliar?
�No es triste ver, -segu�a pensando el viejo maestro- inocentes encarcelados por decisiones de jueces equivocados, politizados, venales, o que buscan protagonismo, y la alta tasa de impunidad en la justicia?
�No es triste ver c�mo se incrementa el n�mero de ni�as embarazadas, y c�mo aumentan los abortos?
�No es triste ver tantas muertes por conductores ebrios?
�No es triste ver los abultados salarios de congresistas cuando hay conciudadanos suyos que dif�cilmente comen una vez al d�a, y mal?
�No es triste ver c�mo empresas prestadoras de servicios de salud abusan de sus usuarios y se enriquecen a su costa?
�No es triste ver la lentitud con la que llegan las ayudas para las v�ctimas del pasado invierno y del presente, y tanto mandatario comprometido en el mal uso de esos recursos?
�No es triste ver tanta miseria en este pa�s tan rico en todos los recursos naturales?
Gran Maestro. �Verdad que todo, todo, absolutamente todo eso es triste, muy triste, pero que, m�s triste a�n, es la gran capacidad de conformismo que mantenemos, y la inmensa incapacidad de indignarnos para hacer que tanta tristeza cese, en este pa�s que est� lleno de cosas maravillosas, y, por lo tanto, llamado a ser la m�s digna de las patrias? Mas parece que, �sto, a muy pocos importare, concluy� el viejo maestro entristecido.

REFLEXIONES
Ø Nos solidarizamos con la manifestaci�n de protesta en rechazo al secuestro y al asesinato de secuestrados.
ØEmpresario: Orienta con tino tu empresa, habr� momentos de dificultad por la ola de las econom�as mundiales.
ØTrabajador: Ya sabes cu�nto sufres en �pocas de crisis, prep�rate y contribuye con tu empresa, con ideas, con reducci�n de costos, para que el efecto sea m�nimo.


Derechos reservados de autor

Ano XV. No. 737. Diciembre 12 de 2011. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EN ESTA NAVIDAD

.

No dejes que te arrebaten tu satisfacci�n

"En esta Navidad acu�rdate de los que sufren, de los que tienen hambre, de los que no tienen trabajo, de los desplazados, de los damnificados por el invierno, llena una de sus mesas vac�as con tu amor y el de tu familia, para que tu propia felicidad sea solidaria".

Durante 15 a�os, cada Diciembre, hemos mantenido mensajes como �ste, a trav�s de nuestro Correo de la Etica, con la esperanza de que cada vez m�s corazones solidarios abran sus puertas para que, al pensar en otros, recuerden que su mundo lleno de bienes, tiene que ser generosa y voluntariamente compartido con aquellos que, contra su querer, padecen la cruel ignominia de no tener qu� comer ni ellos ni sus hijos o andar desplazados pidiendo ayuda a gobernantes insensibles y a�n corruptos que se embolsillan los recursos destinados para atender tanta congoja provocada por terroristas y fuerzas de la naturaleza.
Hemos invitado a compartir una de las mesas vac�as de esos hogares con el amor del lector y de su propia familia, para que entre todos construyan una felicidad solidaria con quienes solo estrujan su alma de llanto y de dolor cuando las luces de Navidad se encienden y los mensajeros de la alegr�a pasan cantando NOCHE DE PAZ, NOCHE DE AMOR.
Noche de Paz.Noche de amor �para qui�n? �Para ti y tu familia solamente'? No te contentes, simplemente, con mandar el peque�o mercado que compras en el autoservicio, ve t� con los tuyos y entr�galo con amor a esa familia pobre que elijas. De ese encuentro todos saldr�n emocionalmente gratificados y humanamente fortalecidos. No dejes que otros, algunos negociantes, se apropien de esta satisfacci�n personal de tu hogar.
No te la dejes arrebatar.

NOCHE DE PAZ, NOCHE DE AMOR, PARA TI Y PARA AQUELLOS A LOS QUE TIENDAS TUS MANOS GENEROSAS.

REFLEXIONES
Ø Ya est� visto que es imposible que las autoridades sean capaces de controlar el uso irresponsable de la p�lvora, con ciudadanos tan inciviles.
ØDa verg�enza que en pleno siglo XXI se contin�e con pr�cticas como lanzar al aire globos con fuego, en ciudades tan modernizadas.
ØClaro que se cansa uno, como el lector, de tanta insistencia sobre estos temas propios de �pocas cavernarias.


Derechos reservados de autor

Ano XV. No. 738. Diciembre 19 de 2011. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

2012 �ACIAGO?

.

Dejemos huellas de bien

Fundamentados en las "profec�as" de los mayas, algunos se est�n llenando de p�nico con la creencia de que el mundo se acabar� en diciembre del pr�ximo a�o.
Sabemos de profesionales, como m�dicos, que est�n construyendo b�nkeres en sus fincas, en los que invierten gran cantidad de dinero para salvarse ellos y su familia cuando ocurra el fin del mundo.
Es cierto que el universo est� viviendo una era comparable con otros per�odos hist�ricos lejanos, c�clicos. Que la naturaleza continuar� cambiando como lo viene haciendo, y quiz�s con mayor rigor. Que continuar�n subiendo los niveles del mar, aumentado las lluvias y present�ndose sequ�as, descargas el�ctricas y dem�s prodigios provocados por el calentamiento global con todas sus consecuencias. Todo eso nos tocar� presenciarlo, y quiz�s sufrirlo, por lo cual debemos estar prevenidos.
La prevenci�n ante toda clase de eventos es necesaria y debemos seguir las recomendaciones que se nos den para minimizar impactos. Pero de ah� a afirmar que en diciembre de 2012 el mundo se acabar� para todos, hay mucha distancia.
Estamos ante una realidad que tenemos que mirar con m�s sosegada esperanza y no con el pesimismo ni con el p�nico con que algunos la est�n viendo. Nuestra actitud debe ser de permanente reto en defender y continuar nuestras vidas, individual y social, con una disposici�n clara de que si ellas se acaban hoy, ma�ana, el a�o entrante o dentro de muchos a�os, est�n llenas de realizaciones que contribuyan al bienestar de los que nos suceder�n para que, en el momento en que nuestro mundo individual fenezca, nuestra trascendencia transformante inspire y aliente a esas nuevas generaciones por las huellas de bondad que dejemos.
Cuando el alma individual o colectiva est� vac�a, tiende a llenarse de supersticiones.

REFLEXIONES
Ø Al gobernante que sale se olvida, y toda la esperanza se pone en el que llegar� a reemplazarlo.
ØNo puede el nuevo gobernante lanzar a la calle a cientos de servidores p�blicos que fueron leales con el r�gimen anterior, era su deber �tico, y lo ser�n con el nuevo mandatario.
ØLa globalizaci�n exige la modernizaci�n de la pol�tica. Una regi�n imparable, no puede prescindir del talento humano que la hizo exitosa.


Derechos reservados de autor

A�o XV. No. 739. Enero 16 de 2012. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

CHANTAJE Y MIEDO

.

�Para mayor productividad?

Todav�a quedan muchos empresarios que fundamentan su filosof�a o su actuar administrativo en el chantaje, el miedo y las amenazas.
"Si te gusta, bien. O si no, te vas". -Todav�a se oye decir, como en el tango Jornalero-.
"Tranquilo, Pedro, que detr�s hay muchos otros que pueden hacerlo mejor que vos y que est�n esperando esa oportunidad".
"�A vos se te olvid� qui�n es el que manda aqu�?" -Con seguridad que no lo ha olvidado pero es tanta la presi�n que lo quisiera-.
"Esper� que te llegue el d�a de la valoraci�n de m�ritos, y ya lo ver�s".
"Aqu� lo �nico indispensable es el papel higi�nico".
"Si segu�s as�, te vas porque te vas".
"� Vos cre�s que estoy pintado en la pared?".
"Movete, momia. Movete".
"Si no termin�s eso, no te vas a vacaciones".
"�Y ten�s la concha de venir a pedirme que te revise el salario? Agradec� que no te he echado".
Frases como estas, que debieron haber desaparecido desde hace muchos a�os del lenguaje administrativo, todav�a pretenden obtener que un hombre o una mujer de este siglo, responda, con productividad, a ellas.
Empresario, administrador �c�mo quieres conseguir efectividad, lealtad y compromiso de tu Talento Humano, si sigues siendo un simple capataz desfasado en el tiempo de la Administraci�n Centrada en Valores?

REFLEXIONES
Ø Da tristeza ver c�mo la profesi�n de vendedor de mostrador se ha convertido en simple vigilancia.
�Quien est� capacitando a los vendedores de mostrador para hacer que vuelvan a tener esa atenci�n al usuario, que se caracterizaba por la calidez en su orientaci�n?