Derechos reservados de autor

Ano XII. No. 582. Octubre 20 de 2008. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EL PODER �PARA QUE? (14)

RESPONSABILIDAD SOCIAL

El jefe-l�der, tiene que entender con claridad el concepto de Responsabilidad Social Empresarial Integral (RSEI).
Para ilustrarlo y orientarlo, vamos a desarrollar una amplia teor�a que constituye nuestro aporte creativo al discurso de un valor, que si se toma a ligera no dejar� de ser otra de las modas que frecuentemente invaden el mundo de la empresa: La Responsabilidad Social Empresarial. Vamos a agregarle un nuevo componente tanto al nombre como a la sigla: Integral. Y lo explicaremos.
Primero es necesario insistir en que la Responsabilidad Social Empresarial Integral, tenemos que inscribirla en la nueva escuela de la Administraci�n Centrada en Valores. S�lo desde ella podremos hablar de integralidad, de globalidad, de totalidad.
Si entendemos la administraci�n como una �manejo de cosas�, pues de tal manera vamos a tratar de manejar la responsabilidad social, como una cosa que ayuda al administrador a usar lo humano como si fuera un recurso. Y, entonces, no importar� que tengamos comportamientos tan incoherentes como acudir a apoyar a una comunidad en sus sucesos adversos y tratar a las patadas a los proveedores. Lo que hace pensar, as� de frente, que se trata m�s de una posici�n farisaica que de una convicci�n de compromiso con el desarrollo de sus grupos de inter�s.
Si por el contrario, como debe ser, la entendemos como un importante valor corporativo que integramos con los dem�s valores que constituyen la cadena de valor la empresa, ella se convertir� en otro de los instrumentos de gran val�a para la ejecuci�n de la estrategia que permita alcanzar los fines organizacionales.
Ubicarla en el contexto de la Administraci�n Centrada en valores, permitir� entender que la RSEI es un compromiso a profundidad tan importante como la rentabilidad, el reconocimiento de la dignidad de la persona, y la exigencia de actitudes coherentes con los principios �ticos empresariales.

REFLEXIONES

Ø El consultor comercial sabe que la confianza :
ØEs factor sin el cual el proceso de compra se reduce a un simple negocio.
ØAs� como es dif�cil de construirla, es f�cil de perderse.
ØEs la base del posicionamiento de un producto o servicio en forma perdurable.
ØEs la base de la credibilidad en que el producto solicitado u ofrecido es el que realmente va a satisfacer la necesidad del cliente.
ØSalvaguardar la confianza, exige, a veces, que el propio consultor comercial tenga que recomendar el producto de otra empresa.
(Basado en una conferencia de Christian Betancur)


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XII. No. 583. Octubre 27 de 2008. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EL PODER �PARA QUE? (15)

RSEI Y EMPRESA

Pero este concepto de empresa se maneja a conveniencia: Los accionistas o due�os reclaman que ellos son la empresa cuando de maximizar sus utilidades se trata. Cuando quieren al Talento Humano estimulado para la realizaci�n de las tareas, los administradores dicen: La empresa somos todos. Los trabajadores, a su vez, ven la empresa como un ente abstracto, cuando no como paternalista o explotadora.
Nosotros seguimos insistiendo en que la empresa hay que verla como: El conjunto de personas que aportan su capital, su infraestructura o su Talento Humano, para alcanzar los objetivos organizacionales, a trav�s de los medios econ�micos, organizativos y materiales disponibles.
Entendida as� la empresa, el concepto de �todos somos la empresa� toma forma y sentido en toda su dimensi�n. En consecuencia, si todos ven, sienten y aprecian la empresa como ese conjunto, que tiene una red de relaciones sociales internas basadas en el reconocimiento de que son aportantes, no familia, ni explotadores, ni explotados, sino aportantes de elementos vitales para el ejercicio empresarial, entonces, tiene que concluirse que la RSEI es tambi�n de todos, porque todos son la empresa.
Igualmente, este argumento demuestra que a su interior no puede considerarse que la empresa, directamente, tenga responsabilidad social consigo misma, lo que equivale a decir: con ninguno de sus aportantes, porque el sujeto objeto de la RSEI es el entorno, del cual los aportantes, individualmente, tambi�n forman parte.
Hacia el interior de la empresa se genera una responsabilidad en relaci�n con el contrato o convenio que se establece entre los aportantes y que debe cumplirse conforme a su esp�ritu y a la ley.
Aqu� es donde se ha originado la confusi�n con los llamados balances sociales, que presentan como maravillosas realizaciones sociales las que les competen como respuesta legal y contractual.
Ni los due�os o accionistas, ni el talento humano, ni el Estado forman para de los stakeholders o grupos de inter�s de la empresa. Ellos son la empresa. Ellos son los que tienen la responsabilidad social integral de la empresa.

REFLEXIONES

Ø �La crisis financiera internacional es simple cuesti�n de econom�a?
�La viveza de esos ejecutivos financieros fue simple cuesti�n de econom�a?
�La claudicaci�n de los principios de esos contadores, auditores, revisores fiscales de esas empresas financieras, fue simple cuesti�n de econom�a?
�La falta de oportuna intervenci�n estatal a esos organismos financieros que empezaban a mostrar serios indicios de su situaci�n, fue simple cuesti�n de econom�a?
�La ense�anza que dej� la crisis de empresas como la Enron, s�lo fue simple cuesti�n de econom�a?
�Y en nuestros pa�ses, el riesgo de crisis se sigue viendo como simple cuesti�n de econom�a?


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XII. No. 584. Noviembre 3 de 2008. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EL PODER �PARA QUE? (16)

EL ENTORNO SOCIAL


Tenemos identificados dos sujetos de la Responsabilidad social empresarial Integral �RSEI-: El agente y el objeto. El sujeto agente que es la empresa. El sujeto objeto: su entorno social.
Esta empresa, que hemos definido, no es una isla, est� anclada profundamente a un medio que le rodea, en el que puede desarrollarse, puesto que de �l recibe inmensos beneficios.
Una r�pida visi�n de ese entorno nos permite conocer grupos de inter�s, ubicados en ese entorno, que favorecen o afectan la actividad empresarial, por ejemplo: Familia del Talento Humano. Organismos gubernamentales y del Estado: nacional, regional y local. Proveedores y distribuidores. Otras empresas, asociaciones empresariales, industriales o profesionales. Competidores. Clientes. Comunidades donde la empresa tiene operaciones: asociaciones vecinales ONGs. Sindicatos.
La empresa recibe hombres y mujeres de las familias de su Talento Humano, en los cuales han invertido grandes sumas en alimentaci�n, salud, alojamiento, educaci�n; sumas cuyas tasas de retorno no se estipulan, nunca, en la contrataci�n empresarial.
La empresa es prove�da por organismos p�blicos o privados de una infraestructura cuyos costos no podr�an ser f�cilmente asumidos por ella sola.
La empresa recibe de sus proveedores materiales, equipos, y servicios con garant�a de su especializaci�n y tecnolog�a diversa que le facilitan el ahorro de costosas inversiones en inventarios y en capitales ociosos.
La organizaci�n recibe de otras empresas, servicios y retos de competitividad permanentes que facilitan y desarrollan su creatividad, o la estimulan.
La empresa es privilegiada con la buena voluntad de sus clientes o usuarios y con la distinci�n que hacen de sus productos o servicios.
La empresa encuentra un marco de referencia legislativo y pol�tico, perdurable, donde puede desenvolverse con legitimidad la filosof�a de empresa privada.
Estos son algunos de los aportes que las personas o instituciones del entorno hacen a la empresa y cuya cuant�a rebasa cualquier c�lculo que quisiera hacerse para la creaci�n de una empresa, en donde el entorno no los suministrara.

BUENAS MANERAS

Ø En los organismos de atenci�n a la salud, los clientes tienen una diferencia enorme con los de cualquier otra organizaci�n: Sus problemas de salud.
Ø Por ello, tienes que entender que tu cliente llega dominado por su preocupaci�n, la mayor�a de las veces, a buscar tus servicios.
ØCuando se presentan reclamos, la comprensi�n, la paciencia, el buen trato, las palabras m�gicas, ayudan a mermar su carga emocional. Si no las usas, est�s en el lugar equivocado.
ØCuando te hagan un reclamo, primero revisa tu actitud, tus sentimientos, tu predisposici�n, ellos jugar�n un papel fundamental en la atenci�n a quien reclama.
�Por favor�. �Expl�queme un poco m�s su reclamo�. U otras, son frases que te ayudan a entender mejor sus quejas.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XII. No. 585. Noviembre 10 de 2008. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EL PODER �PARA QUE? (17)

EL CONCEPTO DE RSEI


Hemos visto que la acci�n de la responsabilidad social integral de la empresa, est� referida, exclusivamente, a todas aquellas personas, comunidades o instituciones que conforman su entorno social, del cual forma parte y con el cual se relaciona.
La responsabilidad social empresarial integral -RSEI- la entendemos como: La respuesta proactiva y activa de contribuci�n al desarrollo que ha de dar, por obligaci�n de justicia, cada una de las organizaciones empresariales a las personas, comunidades o instituciones de su entorno, de las cuales se benefician en grado sumo o a las cuales afecta su actividad.
Este concepto forma parte del nuevo lenguaje que debe ir permeando poco a poco la conciencia de un nuevo empresarismo que est� dejando atr�s los visos de explotaci�n, para alcanzar los niveles avanzados de contribuci�n al crecimiento de su entorno, desde el enfoque de la libre empresa, inscrito en un capitalismo democr�tico y social, para el beneficio de la naci�n y de la humanidad.
Entenderlo as� es entender el aut�ntico sentido que ha de darse a la responsabilidad social empresarial integral.
Tenemos que insistir, a riesgo de parecer reiterativos, en que, con este entorno, la empresa tiene responsabilidad social integral, que nace de lo mucho que de �l recibe, o de lo mucho que sus procesos lo afectan.
Esto conlleva el tener definido el comportamiento que espera la organizaci�n que sus aportantes tengan en sus intensas relaciones con su entorno a trav�s de su c�digo de conducta o c�digo de �tica o c�digo de buen gobierno.
En consecuencia la Responsabilidad Social Integral de la Empresa no es cuesti�n de generosidad sino de obligatoriedad, nacida de una concepci�n de justicia, porque ella recibe mucho, much�simo de su entorno o, asimismo, lo afecta.

BUENAS MANERAS

Ø Si tienes bajo tu responsabilidad la atenci�n a quejas y reclamos en una instituci�n de salud, preoc�pate m�s por la formaci�n de todo el personal de tu empresa en la atenci�n al cliente.
Ø Cuando desde la oficina de atenci�n al cliente s�lo te limitas a responder palabras amables y llenas de sentido de compresi�n al reclamante, enderezas el error cometido, pero no previenes los futuros errores.
Ø Ense�a que cuando se le haga directamente alg�n reclamo por parte del cliente enfermo o familiar, a un trabajador de tu empresa de salud, revise primero su propio comportamiento. Tal vez all� est� la primera causa del reclamo.
Ø Ens��ale tambi�n que cuando el reclamo se cause por raz�n de una pol�tica empresarial, ha de tener la prudencia, el tacto, la calidez y la serena argumentaci�n para explicarla.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XII. No. 586. Noviembre 17 de 2008. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EL PODER �PARA QUE? (18)

RSEI COMO VALOR

La RSEI hay que implantarla en la cultura organizacional como un valor corporativo que forme parte del m�nimo �tico civil empresarial de la responsabilidad, para que tenga la fuerza suficiente de irradiar todos los procesos administrativos, de producci�n o servicio y el propio clima organizacional.
Este valor corporativo tiene que basarse en una filosof�a de empresa que asume la RSEI porque es, y se siente, socia para el desarrollo, pero con dignidad, de todos sus grupos de inter�s. Pero ese concepto de responsabilidad social empresarial integral, por lo integral tiene que asumirse en lo econ�mico, lo legal, lo comunitario, lo ambiental y lo �tico, en forma global, plena, no en unos s� y en otros no, como hasta ahora se hace.
La empresa privada tiene una vocaci�n econ�mica clara: Generar riqueza para sus verdaderos due�os y para el pa�s: (Aportantes de capital, de talento, de infraestructura estatal comunitaria): Esa es su gran Responsabilidad social econ�mica.
Tiene unos lineamientos claros derivados de la ley: Responsabilidad social legal.
Tiene unos compromisos solidarios con la comunidad: Responsabilidad social comunitaria y ambiental.
Y, finalmente, Responsabilidad social �tica. Que enmarca todo su quehacer dentro de unos principios y actuaciones que hacen que la forma de obtener las utilidades, y de cumplir los compromisos legales, comunitarios y ambientales califiquen la dignidad, el decoro y el honor de la empresa. Empresa digna administrada por valores.
Es leg�timo que todo negocio busque los m�s elevados niveles de rentabilidad, pero ello tiene que suceder dentro de unos marcos calificados que impidan la explotaci�n de los aportantes, el abuso en los precios de los productos, el excesivo cobro de los servicios de intermediaci�n a la comunidad, las mentiras en la calidad concertada o prometida, el enga�oso servicio al cliente en la posventa, los da�os ambientales y dem�s.
Es de ah� de donde surge el verdadero sentido de la responsabilidad social empresarial integral(RSEI), entendida en t�rminos de cultura de valor y de justicia y nunca en t�rminos de limosna, como hasta ahora.

BUENAS MANERAS

Ø De las empresas de salud del estado o de las que no tienen �nimo de lucro, se esperan mejores pr�cticas administrativas de atenci�n al cliente, que de las que tienen �nimo de lucro.
Ø Las empresas de salud estatales o las que no tienen �nimo de lucro, deben trabajar m�s intensamente en la ejecuci�n de su actividad como servicio.
Ø Se cree que por ser estatales o no tener �nimo de lucro, los clientes son sus s�bditos o mendicantes de sus servicios.
Ø Hay hospitales que crearon una hermosa imagen de ser hospitales con alma, pero cuyos servicios vienen dejando mucho qu� desear. Se est�n durmiendo sobre los laureles.
Ø El buen servicio en empresas con �nimo de lucro propende por su rentabilidad. El buen servicio en empresas estatales y sin �nimo de lucro propende por su rentabilidad y por el cumplimiento de su vocaci�n o mandato constitucional.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XII. No. 587. Noviembre 24 de 2008. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EL PODER �PARA QUE? (19)

SOCIOS PARA EL DESARROLLO COMUNITARIO

Toda intervenci�n de la empresa con su vecindad, planeada o puntual pero digna, est� inscrita dentro del concepto de RSEI.
Hemos de insistir en que, su principal responsabilidad social, es el compromiso con la generaci�n de riqueza de la cual esa comunidad pueda participar, especialmente con grandes oportunidades de empleo.
Esto no lo puede perder de vista el empresario serio que no quiere caer en la bisuter�a de muchos.
Veamos esa responsabilidad desde otros dos �ngulos de la estrategia empresarial:
Uno: Toda comunidad atraviesa por sobre sucesos pr�speros o adversos circunstanciales en los cuales se espera el apoyo o participaci�n de todos sus miembros, y las empresas, asentadas en su vecindad, no son ajenas a esa membres�a. Por ello hemos insistido en que el plan estrat�gico empresarial tiene que contemplar rubros planeados, generosos, de apoyo, a manera de fondos administrativos y a la medida de las capacidades econ�micas organizacionales, con clara informaci�n, para cuando tales sucesos circunstanciales se presenten.
Un plan, as�, permite que la comunidad tenga expl�cito el apoyo institucional esperado, y evita las improvisaciones, que, en la mayor�a de las veces, se convierten en sagaz af�n publicitario y no demuestran una conciencia real del papel empresarial de socios para el desarrollo, sino de oportunistas pap�s Noel, generadores de dependencia y esperadores de elogiosos reconocimientos medi�ticos.
Dos: Igualmente, el direccionamiento estrat�gico empresarial debe se�alar el rumbo de la proyecci�n social de la empresa en su vecindad para dar respuestas a necesidades no circunstanciales, pero s� presentes en ella. Tal proyecci�n tiene que basarse en una investigaci�n a profundidad de la situaci�n socio-econ�mica y cultural del entorno que permita conocer sus fortalezas y carencias a mediano y largo plazo, la cantidad y calidad de las empresas e instituciones asentadas, y el papel que, en la respuesta social, desempe�ar� la empresa.
Esto permitir� clarificar que una empresa, sola, no es la responsable de todo el desarrollo de una comunidad; que toda empresa proyectar� su acci�n de acuerdo con su propia filosof�a empresarial, sin duplicarla, y que esa misma filosof�a determinar� los �nfasis de su aporte en ejes del bienestar como educaci�n, salud, trabajo, vivienda, recreaci�n, de acuerdo con sus capacidades.
Una asociaci�n de las empresas de la vecindad ayudar�a, enormemente, al liderazgo, concepci�n y desarrollo de la proyecci�n social comunitaria de gran calado, con mayor eficacia y sin las rivalidades ni celos, que a veces, tambi�n se presentan en el servicio.

BUENAS MANERAS

Ø �Usted es de los que para donde van, van, sin importar los dem�s?
�Usted todav�a cree que el �nico objetivo del hombre o la mujer que trabajan, es el salario?
�Usted es de los que todav�a creen que todo empresario es un ser inhumano?


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XII. No. 588. Diciembre 1 de 2008. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EL PODER �PARA QUE? (20)

RSEI SINDICAL

Una pregunta de un lector, cuyo correo se nos perdi� lamentablemente, nos hizo reflexionar sobre la Responsabilidad Social Empresarial Integral de los sindicatos.
El sindicato es una organizaci�n sin �nimo de lucro donde se dan todas las caracter�sticas de una empresa, tal como la definimos anteriormente.
Como empresa que es, hay claridad suficiente sobre qui�nes son sus aportantes de capital, de Talento Humano y de infraestructura comunitaria. Adem�s, al interior de esta organizaci�n son observables sus �reas administrativas, financieras, de servicio, de mercadeo y de investigaci�n y desarrollo. Tiene un claro entorno social del cual se beneficia o al cual afecta: Clientes o usuarios o beneficiarios o asociados; otras organizaciones similares; otras empresas, principalmente en la que aportan talento sus asociados, asociados que a su vez son proveedores de capital y usuarios del servicio sindical; entidades del Estado; comunidad; familia de quienes aportan Talento Humano a la organizaci�n sindical; entidades financieras; proveedores y dem�s.
Concebido as� el sindicato no puede seguir siendo un ente mendicante, que presenta pliego de peticiones, que perpet�a una cultura err�nea de confrontaci�n con la empresa, con muchos comportamientos no �ticos y sentimiento de minusval�a en la relaci�n con el capital, sino que ha de revitalizarse como una organizaci�n digna, capaz de negociar la estructura contractual de sus representados en igualdad de condiciones y en t�rminos de racionalidad, compromiso, lealtad y mutuo beneficio y por sobre todo, estatura moral.
Esta empresa sindical, porque recibe mucho de su entorno, tiene la obligaci�n en justicia de devolverle en beneficios, en grado sumo, lo que de �l recibe. Si bien, el sindicato es otro de los sujetos objeto de la RSEI de la empresa con la cual tiene directa relaci�n, es a su vez sujeto agente de responsabilidad social que, reiteramos, le obliga en justicia hasta con la misma organizaci�n donde trabajan sus asociados.
Esto exige al sindicalismo no s�lo dejarse de mirar como los d�biles de la relaci�n, sino que le demanda una actitud de respuesta social proactiva y activa en el campo econ�mico, legal, ambiental, comunitario y �tico, con todos los grupos de inter�s de su relaci�n.
De ser un ente pasivo, en la cuesti�n social, tiene el deber de convertirse en un ente absolutamente activo.
De ello va a obtener su fortaleza, su reconocimiento, su dignidad y su estatura moral, no para pla�ir, sino para negociar las condiciones contractuales de sus usuarios clientes, con la empresa.

REFLEXIONES

Ø A pesar de tanto desastre y tanta muerte, no puedes dejar que la solidaridad muera en tu coraz�n.
ØTalvez nunca se hab�a visto el pa�s con tantas dificultades, al mismo tiempo. Pero �cu�l es tu actitud frente a ellas?
ØLas ciudades cada vez est�n m�s deterioradas, m�s sucias, m�s ruidosas, m�s contaminadas. �Tienes conciencia de tu aporte a ese deterioro?
�Por qu�, cuando vas conduciendo un veh�culo, no piensas un poco en los dem�s?
ØAhora que te grad�as como profesional, cual es tu visi�n, a tres a�os, con respecto a tu actividad laboral?
�Vale la pena seguir por donde vas?
�Es hora de redireccionarte en la vida?


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XII. No. 589. Diciembre 8 de 2008. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EL PODER �PARA QUE? (21)

RSEI Y MENTIRAS

Una empresa del sector p�blico viene mostrando, en mensajes televisivos, c�mo cree que cumple su responsabilidad social, y nos identificamos con ella cuando dice que responsabilidad es devolver en beneficios lo mucho que recibe de la comunidad. Pero en ellos, se cuela un enga�o, quiz�s de buena fe o por ignorancia del creativo o de quienes los aprobaron.
Lo que ha constru�do esa empresa, lo ha logrado gracias al excedente de sus ingresos sobre sus egresos. Excedentes abundantes, derivados, primordialmente, de la venta de servicios.
Entonces, no es cierto, ni puede serlo, y por lo tanto es una frase enga�osa esa que dice: �devuelven en beneficios lo que la gente paga por servicios�. Ah� est� la gran mentira. Econ�micamente es imposible que eso pueda darse.
Uno no puede caer, ingenuamente, en las trampas de las propagandas de las empresas del Estado. Por ejemplo: Para la empresa que tiene como negocio vender agua tratada a los ciudadanos de una urbe, es muy importante contar con grandes sistemas de represamiento e invertir en la reforestaci�n de su cuenca hidrogr�fica con miras a un negocio perdurable. Esta inversi�n es parte important�sima del negocio. Pero no puede presentarse como la gran suma invertida en nombre de la responsabilidad social. Menos, si en el proceso ha irrespetado la ley, la comunidad, los valores �ticos y humanos, entre ellos la justicia en la adquisici�n de la tierra.
Que de un negocio de esta naturaleza, hecho con apego a todos los valores, se deriven beneficios para el entorno, tales como el incremento de los puestos de trabajo justamente remunerados, la ampliaci�n del pulm�n verde, la protecci�n de la fauna y de la flora, son resultados sociales derivados de la funci�n empresarial. Y esos, s�, se convierten en indicadores v�lidos del cumplimiento de la RSEI.
Ciertamente, nadie puede negar a las empresas los enormes beneficios que trae el cabal cumplimiento de la RSEI para sus negocios. Y eso es bueno para todos.
Por eso, a la difusi�n, que deben hacer las empresas p�blicas y privadas sobre cumplimiento de su responsabilidad social integral, hay que quitarle todo viso de enga�os, y se debe ser sumamente transparente y conocedor, para no hacer recaer a los incautos en los ya famosos de los BALANCES SOCIALES.
La propaganda o publicidad enga�osa, termina por demostrar quienes son lobos con piel de oveja.

REFLEXIONES

Ø Ahora resulta que los que, a sabiendas, fueron enga�ados buscan que los dem�s ciudadanos paguemos sus errores con nuestros impuestos.
ØAhora resulta que es m�s importante el inter�s de unos pocos, que el inter�s de toda una naci�n.
ØAhora resulta que para obtener beneficios para algunos hay que perjudicar a todo el pa�s.
ØAhora resulta que la piedra, el garrote, las papas bombas, el insulto, son la forma de la verdadera expresi�n democr�tica.
Ø ---------- En esta Navidad acu�rdate de los que sufren, de los que tienen hambre, de los que est�n desplazados de sus hogares contra su voluntad, y llena una de sus mesas vac�as con tu amor y con el amor de tu familia, para que tu felicidad sea una felicidad solidaria. (Campa�a anual del Correo de la Etica)


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XII. No. 590. Diciembre 15 de 2008. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

BANCA ETICA .

.

El concepto de banca �tica nace como respuesta solidaria, sostenible, responsable a las m�ltiples necesidades de personas que requieren unos recursos y en cuyo proceso de ahorro y cr�dito sienten que su organizaci�n les acompa�a, como corresponde a su dignidad de socios y de personas que profesan unos principios comunes y participados.
De entre esos principios destacamos: �Las finanzas �ticamente orientadas son sensibles a las consecuencias no econ�micas de las acciones econ�micas. El cr�dito, en todas sus formas, es un derecho humano. La eficiencia y la sobriedad son componentes de la responsabilidad �tica. El beneficio obtenido de la posesi�n e intercambio de dinero debe ser consecuencia de la actividad orientada al bien com�n y debe ser equitativamente distribuido entre todos los sujetos que intervienen a su realizaci�n. La m�xima transparencia de todas las operaciones es un requisito fundamental de cualquier actividad de finanzas �ticas�.Casi todos estos principios distancian a la banca �tica de la banca tradicional.
A la banca tradicional se le ve con �ptica diferente.
Como sistema financiero de libre empresa, estos bancos estar�an llamados a ser intermediarios nobles en los flujos de capital que requiere el sistema extractivo, productivo, y de servicios. �Pero qui�n habla de nobleza, ante tanto af�n de lucro individual?
Nadie puede negarles que de ese proceso de intermediaci�n deriven utilidades para sus verdaderos due�os: Los accionistas, los aportantes de talento humano y de infraestructura comunitaria.Pero al sistema se le est� yendo la mano en su af�n de maximizar las utilidades para los que considera sus �nicos due�os: Los accionistas y los altos administradores.
Los excesivos intereses de las tarjetas de cr�dito; los m�ltiples y costosos cobros por servicios paralelos al ahorro y cr�dito; la inversi�n en ostentosos edificios con muy escaso aporte ambiental; las enormes inversiones publicitarias; los escasos intereses pagados a los ahorradores; el no reconocimiento de beneficio a las cuentas corrientes, todo ello y m�s, est� succionando el capital de los esforzados empresarios de los sectores de la econom�a, cuyos m�rgenes de utilidad se est�n reduciendo a medida que la banca tradicional eleva sus m�rgenes de intermediaci�n.
El pa�s tiene que asimilar los principios de la Banca Etica para que le d� el timonazo definitivo, que est� en mora de dar, a la banca convencional.

REFLEXIONES

Ø �Para qu� recibes la rabia que te quieren regalar los otros?
�Por qu� tienes que creer que quien usa el pito, cuando vas manejando tu veh�culo, lo hace para fregarte la vida?
�Por qu� tienes que estar siempre en plan de gan�rsela al otro?
�Por qu� tu tienes que ser el que se quede amargado, cuando el otro se qued� pl�cido cuando recibiste su rabia?
Ø Nunca recibas, a nadie, su rabia. Es de �l. Deja de ser tontuelo. No te amargues tu vida por otro.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No. 591. Enero 12 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ETICA, LA ESPERANZA .

.

Aquel viejo maestro, despu�s de un prolongado descanso, en el que con frecuencia dud� sobre el inicio de su decimotercer a�o de servicio a trav�s de su ininterrumpida labor de hacer llegar el Correo de la Etica a sus miles de abonados, decidi� reiniciar su trabajo bajo el peso de las fuerzas contrastantes de la lectura de la realidad y de las preocupantes tendencias del futuro.
La realidad de una humanidad que no encuentra el camino del sosiego y de la paz. A la que no parece interesar la forma c�mo avanza la violencia a medida que crece el desarrollo de sus modernos descubrimientos tecnol�gicos. La que parece que hubiese arrancado de su coraz�n, de su alma, de su mente todo signo de compromiso solidario con sus cong�neres, con el universo.
Y una preocupante tendencia del futuro que muestra a esa misma humanidad arrastrada por los declives enormes de su econom�a como consecuencia de su ilustrada capacidad para la trampa en los negocios, de la sagacidad para el enga�o y para la compra de la conciencia del control, y de unos liderazgos empresariales fundamentados en la legitimidad de lo ileg�timo con tal de obtener grandes beneficios.
Aquel viejo maestro, consciente de que su trabajo es solo una gota de agua en medio de un oc�ano; que su grito por el deber ser empresarial s�lo es un murmullo en el fragor estruendoso de los medios; que sus correos con el prop�sito de revitalizar la conciencia de empresarios y trabajadores para la competitividad humana son correos que compiten con la avalancha de los millones que circulan por Internet, ese viejo maestro, en medio de esas turbulencias y a pesar de ellas, decidi� avanzar con firmeza, porque est�n convencido de que: Esa gota de agua es agua buena que ayuda a quienes no quieren dejarse arrastrar por la avalancha. Que ese grito �tico alienta la esperanza y roe conciencias corrompidas y las hace pensar en el retorno al camino recto o dudar de continuar por el despe�adero de sus vidas, y que en la competencia, entre los medios electr�nicos, su mensaje de responsabilidad, solidaridad, justicia, respeto por la verdad, por la vida, por los bienes materiales y espirituales en el mundo empresarial, va abri�ndose camino porque esa humanidad, de esta crisis, tendr� que aprender que s�lo encontrar� el sendero para el �xito de sus negocios en la formaci�n de las conciencias en esos principios.
Y con estos pensamientos, aquel viejo maestro tecle� de nuevo en su computador para entrar, lleno de esperanza, a sus trece a�os de servicio a la humanidad, a trav�s de este medio.

PREGUNTAS

Ø Alcalde �por qu� en tu ciudad hay tanto homicidio?
ØAlcalde �por qu� en tu ciudad todav�a hay ni�os quemados por la p�lvora?
ØAlcalde �por qu� en tu ciudad hay tanto desaseo?
�Alcalde, �por qu� en tu ciudad hay a�n tantos hombres y mujeres que conducen embriagados sus veh�culos?
ØAlcalde �por qu� en tu ciudad matan o se matan tantos motociclistas?
ØAlcalde �por qu� en tu ciudad la tasa de pobreza sigue tan elevada?
ØAlcalde �por qu� en las calles de tu ciudad hay tanta inseguridad?
ØAlcalde �eres de los que creen que todo ello es normal en cualquier ciudad civilizada? �S�?
ØAlcalde, entonces, �para qu� te eligieron?


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No. 592. Enero 19 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

CONSERVAR EL TRABAJO .

.

La situaci�n econ�mica actual demanda lealtad y compromiso mutuo de todos los aportantes de capital y de Talento Humano de las empresas.
El p�nico financiero se traduce, con mucha frecuencia, en deshacerse cuanto antes del Talento calificado o no, por miedo a la crisis.
Muchas empresas que han predicado que, en ellas, lo m�s importante es el hombre, que lo m�s valioso es lo que ellos llaman �el capital humano�, prueban, en estas �pocas, que sus frases eras huecas, vac�as, cuando lo primero que hacen ante el miedo a las circunstancias es despedir a las personas con tal de no ver reducidas sus utilidades.
Las empresas serias, las empresas responsables, las empresas con compromiso �tico no pueden, como liebres asustadas, correr a romper sus creencias y sus principios, sino que tienen que trazarse estrategias que hagan todo lo posible por favorecer la conservaci�n de los puestos de trabajo recurriendo a su capacidad creativa para reducir costos en otros rubros, incursionar con agresividad en otros mercados, y a�n prever disminuci�n razonable de sus utilidades, para sobrevivir.
Cuando ya, por razones extremas, la supervivencia empresarial, a pesar de todas las medidas administrativas, a pesar de todos los esfuerzos y sacrificios, no pueda sostenerse sino con la desvinculaci�n de trabajadores, entonces, s�lo entonces, se tendr� que recurrir a esta extrema medida, pero hay que hacerlo con dignidad, con decoro, no pagando con una patada en el trasero a gente cuya lealtad y compromiso han sido encomiables.
Por su parte, los trabajadores, en estas �pocas de crisis tienen que entender que tambi�n su lealtad y su compromiso tiene que llevarles a hacer los esfuerzos y los sacrificios necesarios para garantizar la supervivencia de la empresa; que tienen que ser excesivamente celosos en la contribuci�n a la reducci�n de costos de producci�n; que no es �pocas de exigencias, y que, a�n, habr� que desistir de beneficios adquiridos y sacrificarlos para la perdurabilidad de la empresa.
Aqu� tambi�n se pone a prueba el calibre de la responsabilidad del Talento Humano.
Sobre la lealtad y el compromiso mutuo, debe basarse la b�squeda serena de todos las estrategias conjuntas para sacar adelante los resultados empresariales y, por lo menos, garantizar su supervivencia.
La crisis se superar�, pero que al salir de ella, tu empresa tambi�n salga fortalecida y no se anegue en el pantano de la mezquindad de sus aportantes de capital o de Talento Humano.

PREGUNTAS

Ø Alcalde �qu� vas a hacer en esta �poca de dificultades econ�micas para absorber el Talento Humano que quedar� vacante en las empresas privadas?
ØAlcalde �eres consciente de que es bien importante redefinir prioridades en tu proyecto de ciudad para dar mayor garant�a al trabajo, vida, honra y bienes de tus conciudadanos?
Ø Alcalde al finalizar tu gobierno no puedes entregar una ciudad peor que la que recibiste.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No. 593. Enero 26 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

MASCARAS EMPRESARIALES .

.

Cuando una empresa tiene que recurrir a publicidad enga�osa, a la difusi�n de realidades ambicionadas pero no logradas, a camuflar con mercadeo social productos o servicios costosos y de baja calidad, podemos afirmar que se est� enmascarando.
Las m�scaras tienen, entre sus varios objetivos, ocultar fealdades o carencias en el rostro.
Muchas empresas utilizan m�scaras de bondad, de bienhechoras, de amor patrio, para ocultar sus fealdades en los campos pol�ticos econ�micos, sociales, ambientales y humanos, con la creencia de que sus m�scaras les cubrir�n por siempre.
Calzan m�scaras de respeto las empresas que, al construir, hostilizan el medio ambiente, y luego derrochan enormes sumas de dinero en publicidad para convencer a los ciudadanos de que, el aporte que hacen en jardiner�a, restablece el equilibrio ecol�gico.
Calzan m�scaras de amor patrio las empresas nacionales o extranjeras que en su publicidad hacen alarde de amor y compromiso con el pa�s, y no vacilan en tallar a sus proveedores hasta, inclusive, llevarlos a la quiebra con tal de ellas lograr suculentas utilidades.
Calzan m�scaras de compromiso ciudadano con el pa�s, las empresas que anuncian favorecerlo con sus precios bajos, pero que camuflan, con sus licencias de importaci�n, contrabandos que contribuyen al deterioro de la tasa de empleo nacional.
Calzan m�scaras de empresas de bondad las que andan por el mundo buscando mano de obra calificada para la maquila, pero peor pagada por sus condiciones de miseria y explotaci�n a las que contribuyen con desparpajo, con tal de tener mejores rendimientos que los que tendr�an con el aporte del talento humano calificado vacante de su pa�s.
Calzan m�scaras de humanidad las empresas sindicales que se jactan de luchar por sus asociados, y los llevan a conflictos cuyas soluciones resultan inferiores a las que les hab�an ofrecido antes de entrar en ellos y se esfuerzan en demostrarles que perdiendo han ganado mucho, para justificar su fracaso.
M�scaras y m�scaras y m�scaras que hacen dudar a muchos, por generalizaci�n, de la bondad, el patriotismo, la humanidad, el respeto por el medio ambiente de la empresa privada.

PREGUNTAS

Ø Pol�tico, si obraste mal, no empieces a gritar en los medios que eres inocente, para terminar acogi�ndote a sentencia anticipada.
ØPol�tico, si nada debes, al hablar con los medios manifiesta con humildad tu inocencia y ac�gete a la justicia donde podr�s probarla.
ØPol�tico, si eres de los honestos �qu� est�s haciendo para acabar con tanta corrupci�n?
ØPol�tico, si eres de los honestos �qu� estas haciendo para borrar esa p�sima imagen que se tiene de los cuerpos legislativos de tu pa�s?
ØPol�tico, �cu�l es tu aporte pr�ctico y efectivo, para sacar adelante al pa�s, de este per�odo de recesi�n de la econom�a global?
ØPol�tico, �qu� est�s haciendo por los pobres de tu pa�s?


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No. 594. Febrero 2 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

MOMENTO DECISIVO .

.

La crisis econ�mica globalizada es una realidad, pero, hay que entenderla como: �Momento decisivo de un negocio grave y de consecuencias importantes� (DRA).
Si todos la entendi�ramos as�, tendr�amos mayor disposici�n a enfrentarla con mayor reflexi�n, mas creatividad, mejor actitud real, y m�s pertinentes decisiones, que si la asumimos como una situaci�n dif�cil y complicada lo que generalmente nos angustia y hasta nos llena de p�nico.
La empresa, es decir, sus aportantes de capital, de Talento Humano, de infraestructura comunitaria, tiene que enfrentar este momento decisivo de los negocios, tal como es, sin disfraces optimistas, sin miedos pesimistas: Es una realidad mundial, diferenciable entre pa�ses, que, por su gravedad y consecuencias, requiere de toda la atenci�n racional, la precisi�n de las decisiones, el mayor c�lculo de sus riesgos, la visi�n estrat�gica, y el esmerado cuidado sobre los ingresos y todos, absolutamente todos, los egresos.
Hay empresas que basadas en los resultados a�n buenos e importantes del a�o anterior, est�n tomando decisiones alegres en cuanto a: inversiones en bienes de dif�cil liquidez, endeudamiento sin riesgo calculado, mejoramiento de condiciones salariales no prudentes, exceso de oferta de cr�dito y amplitud de los d�as de cartera, todo ello a sabiendas de que los clientes est�n imponiendo condiciones de precios iguales o escasamente superiores a los que asumieron pagar el a�o anterior por los mismos productos o servicios, y que, adem�s, est�n vi�ndose afectados, igualmente, por la globalidad de la crisis.
La diferencia, entre los no f�ciles ingresos previstos para este a�o y los egresos incrementados por encima de indicadores de la econom�a real, estar� poniendo en grave riesgo la sobrevivencia de la empresa, y con ella, de muchos puestos de trabajo. �Y d�nde queda la responsabilidad social empresarial integral?
Es preciso tener clara visi�n de la situaci�n empresarial para tomar las decisiones de riesgo adecuado a este momento, decisiones que seguramente implicar�n sacrificios, entrega, compromiso, lealtad, creatividad, pero de todos los aportantes, no exclusivamente del Talento Humano, como suele exigirse.
A las juntas directivas de las empresas corresponde el an�lisis sereno, estructurado, para dar los grandes timonazos orientadores de sus administradores que est�n, a�n, contagiados por los halos de la bonanza o que tienen dificultades para hallar el camino en momento de tan graves e importantes consecuencias para la vida de la empresa, o que ponen en jaque, por facilismo e injusticia, el conocimiento empresarial por desvinculaci�n de Talento Humano.

PREGUNTAS

Ø Si est�s pensando en cambiar de empresa es importante que peses bien los pro y los contra de las alternativas que tienes. No es momento para poner en riesgo tu trabajo.
ØLa prudencia exige mayor an�lisis de las decisiones en este momento.
ØHoy es una gran ocasi�n para aportar importantes ideas para superar la crisis de tu empresa. Hazlo sin esperar recompensas.
ØHoy m�s que nunca, pon especial cuidado a esos gastos que por rutina no controlamos. Proponte, personalmente, una meta de reducci�n de costos. No esperes que te la pidan.
ØDonde veas nuevas o mayores posibilidades de mercadeo de productos o servicios de tu empresa, inf�rmalo.
ØRecuerda que si tu empresa se hunde, te hundes con ella. Pell�zcate.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No. 595. Febrero 16 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EL ARTE DE GOBERNAR .

Etica P�blica (1)

Los servidores p�blicos que prestan su servicio en la rama ejecutiva del poder, adem�s de las virtudes de las cuales deben estar revestidos, tienen que desarrollar, entre otras, dos competencias espec�ficas en el arte de gobernar: La vocaci�n por el poder y su capacidad de comunicarse.
La vocaci�n por el poder, como capacidad de influir racionalmente sobre los dem�s para la realizaci�n de las tareas que impacten el bien com�n, es la primera de ellas.
Esa vocaci�n se traduce en los conocimientos necesarios de las diferentes ciencias para ejercerlo, en el inter�s por desarrollar, y querer, la capacidad de orientar a otros, en los deseos de servir desde los puestos de mando a la comunidad, en el entendimiento y comprensi�n de todos los avatares presentes en el arte de gobernar a los pueblos.
Sin esa vocaci�n es imposible que pueda ejercerse el mando con dignidad decoro y honor.
Sin ella, el servidor p�blico se convierte en un simple mercenario. Esta competencia se palpa, f�cilmente, en aquellos que la poseen y la han desarrollado. Se transparenta en su actividad diaria, en sus reuniones o contactos epistolares, inform�ticos, de rendici�n de cuentas de sus actividades y dem�s.
A estos servidores p�blicos su pueblo los ama y los aplaude, porque los siente comprometidos con el bienestar ciudadano.
Sin embargo, el servidor p�blico debe entender que, en el arte de gobernar, el pueblo es exigente, incomprensivo, ingrato, olvidadizo y, f�cilmente como las veletas, gira al soplo del viento m�s fuerte. De all�, surge, entonces, otra de las competencias fundamentales que requiere: Su capacidad de comunicarse, de estar en contacto con su pueblo.
Esta capacidad no solamente se traduce en su dominio del m�todo frente a todos los medios, sino, tambi�n, en la capacidad de escuchar, de comprender, de entender, de dar respuestas ciertas y serias, de cumplir al pie de la letra los compromisos o tener la facultad de explicar razonablemente sobre su incumplimiento, sin esperar que sea exigido en sus respuestas.Pero ha de saber que, no ser�n las razones, sino las obras, lo que dar� fe de la efectividad de sus comunicaciones y m�todo.
Vocaci�n sin comunicaci�n y comunicaci�n sin vocaci�n, son letra muerta.

REFLEXIONES
EN EL DIA DEL PERIODISTA

Ø El periodista comprometido con cualquier ideolog�a, se aleja muy f�cilmente del rigor de la objetividad.
ØEl periodista que decide ser veedor ciudadano tiene primero que ser un profundo y h�bil investigador para no caer en el juego de las fuentes interesadas.
ØEl periodista que no ci�e su informaci�n a la realidad por mala fe, por insuficiente o mal informado, pierde, de todos modos, credibilidad.
�Por qu� ser� que la gente tiene tantas reservas con el periodista? �En qu� contribuyen a ello los periodistas?


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No. 596. Febrero 23 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

BUEN SERVICIO .

Etica P�blica (2)

Cuando uno, como ciudadano, tiene que acudir a entidades del Estado para cumplir una cita, cuyo objetivo resulta generalmente sorprendente, si, a su ya largo proceso de tratar de adivinar la raz�n de ser de la convocatoria, se une una p�sima atenci�n de servidores p�blicos, su ansiedad, su angustia, sus temores se multiplican y no permiten observar una conducta tranquila frente a servidores d�spotas, desconsiderados, que gozan internamente con el sufrimiento de su v�ctima.
Caso contrario ocurre, cuando uno llega, con todas sus incertidumbres, a una oficina en donde los servidores p�blicos se esmeran en atenderlo.
Frases como: �En qu� puedo servirle? Si�ntese por favor. En seguida viene la persona que va atenderle. �Desea un tinto, un vaso de agua? atemperan el �nimo predispuesto a la agresi�n.
Cuando la atenci�n es complementada con la informaci�n clara y precisa, con las respuestas amables, ciertas y serenas a preguntas cargadas de tensi�n, con un cierre de la reuni�n interactiva en la que el servidor p�blico pregunta: �quisiera que le aclarara algo m�s?, uno no tiene otra alternativa sino la de agradecer ese esp�ritu de servicio que manifiestan.
Pero ese actuar de estos servidores p�blicos, no es cosa que se construye de la noche a la ma�ana. Es un proceso cultural que parte del reconocimiento del otro, as� sea un presunto malhechor, como ciudadano del Estado y que, como tal, tiene todo el derecho constitucional de ser atendido como usuario y no como s�bdito.
Pero por sobretodo, tiene que partir de una voluntad del ejecutivo absolutamente clara, coherente y ejemplar que proponga, exija y demande tal comportamiento; que no alcahuetee actitudes contrarias a su prop�sito; que est� presto a escuchar las quejas ciudadanas, con toda objetividad, sobre los desprop�sitos de los servidores p�blicos a su cargo en materia de atenci�n a sus usuarios, y que no se deje llevar por el efecto de esp�ritu de grupo, que suele conceder la raz�n, sin investigaci�n previa, al servidor p�blico antes que al usuario del Estado.
Esto, que antes parec�a un imposible, hoy s� se puede, porque hay entidades p�blicas que as� lo est�n demostrando.

REFLEXIONES

Ø Da grima ver los esfuerzos que hacen las textileras por sobrevivir, y la p�sima atenci�n al cliente de algunos trabajadores en sus puntos de venta.
ØNo se capta, en esta �poca de dificultades, el aporte de calidez de cierto Talento Humano, en su trato al cliente para incentivar la compra y la fidelidad.
ØEs como si no les importara. Lo importante es la charla, el corrillo, el tinto y, cuando les sobre tiempo y ganas, el cliente.
�C�mo puede una empresa salir adelante en recesi�n, con Talento Humano como �ste?
ØAunque duela, es mejor poner autoservicio, dejar que el cliente se atienda y reducir el aporte de un Talento Humano que no quiere entender que con sus actitudes pone en riesgo su trabajo y la misma empresa.
ØPell�zquense. La conservaci�n de su puesto de trabajo tambi�n depende de ustedes.


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No. 597. Febrero 30 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

GOBERNAR EN CRISIS .

Etica P�blica (3)

Siempre que se presenta un desastre por raz�n de las fuerzas naturales, por terrorismo o por accidente, las personas damnificadas miran con esperanza al Estado, a su gobierno, para que les ayude a salir adelante en esa adversidad.Y es que �a d�nde m�s puede dirigir el ciudadano su vista, cuando todo se ensa�a contra �l?
No todo puede esperarse del Estado, pero en medio de la incertidumbre, del panorama sombr�o de su futuro, hay un ente p�blico basado en la democracia, del que se espera un acompa�amiento, a fondo, en medio de esas desgracias.
Hoy, hay una grave amenaza para los colombianos trabajadores que forman parte de ese alto porcentaje de pobreza, porque ven cernirse sobre ellos y sobre sus familias, la angustia de quedarse cesantes por las circunstancias globales de la econom�a. Ya se han anunciado en el pa�s y en el exterior, aterradoras cifras de desvinculaci�n de trabajadores.
Entonces, el Estado Colombiano tiene que emplearse a fondo para buscar soluciones creativas, reales, a corto plazo, para evitar que esta crisis cause desastres en las familias, ya sufridas, de escasos recursos econ�micos.
Y aunque los economistas se retuerzan en sus c�modos asientos al leernos, es necesario que el Estado, ya, en este mismo momento, genere todo el empleo posible que recoja la mayor parte del Talento Humano desarraigado, en grandes proyectos p�blicos que exijan poca calificaci�n, para dar mayores oportunidades a los menos favorecidos, aunque tengan que enfrentar mayores endeudamientos.
Hay que entender, cuando decimos que el Estado tiene esta obligaci�n perentoria, que no nos referimos exclusivamente a los organismos centrales, sino tambi�n a los entes territoriales gubernamentales, municipales e institutos descentralizados.
Gobernadores, alcaldes, ah� hay un gran reto, ante un gran desastre, tal vez menos visible que los naturales pero de profundas consecuencias en el alma de los pueblos que creen en su democracia.
O �para qu� sirve la democracia?

REFLEXIONES

Ø Alcalde �usted ya sabe cu�ntos trabajadores han quedado cesantes en su ciudad durante el transcurso de este a�o?
ØAlcalde �usted ya tiene un plan grande de contingencia para evitar que sus conciudadanos sufran m�s en estos momentos de crisis econ�mica?
ØAlcalde �todo su equipo de ciencias sociales ya est� trabajando con quienes han sido desvinculados de las empresas para evitar da�os irreversibles en su vida o en su salud mental?
ØAlcalde �ya tiene previsto cu�ntos nuevos cargos va a generar para absorber a los trabajadores desvinculados, mientras la empresa privada se recupera?
ØAlcalde �ya se reuni� con todos los empresarios de la ciudad para definir con ellos alternativas de retenci�n de Talento Humano en esta �poca de crisis?
�No? �Entonces?


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No. 598. Marzo 2 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

CONFIANZA EN EL ESTADO .

Etica P�blica (4)

La confianza del ciudadano en el Estado es garant�a de buena convivencia y de credibilidad en las instituciones democr�ticas.
Se conf�a en el Estado cuando �ste ha demostrado que la raz�n de ser de su organizaci�n es el servicio a la naci�n.
Cuando al Estado s�lo le interesa esa comunidad como una masa amorfa votante o capaz de desembolsar recursos para la permanencia del establecimiento, pierde su objeto y se convierte en un succionador del capital de los ciudadanos.
Pero no basta al Estado manifestar sus prop�sitos buenos con el com�n. Es necesario que lo demuestre en todas sus obras, en todas sus actitudes y que haya una clara correspondencia entre lo que siente, dice y hace con respecto a su pueblo.
El ciudadano por norma general tiende a desconfiar del Estado porque est� visible que el poder p�blico puede volver piedra el coraz�n de quien lo detenta. Porque es comprobable que es muy escaso el poderoso que vibra, siente y sufre el calvario de los menos favorecidos. Porque es verificable la relaci�n entre el enriquecimiento il�cito y muchos de los que alcanzan las cimas del Estado. Porque es observable que el pr�ncipe promete, promete y promete pero poco cumple. Porque es demostrable que, uno es el lenguaje de muchos padres de la patria y otro, su proceder dentro de los ordenamientos de la ley. Porque es perceptible que la corrupci�n anida en la inteligencia sagaz de muchos servidores p�blicos. Porque es constatable que el ordenamiento jur�dico se cambia caprichosamente. Porque puede confirmarse que hay m�s af�n en el Estado de ser servido que de servir. Porque puede probarse que hay claras injusticias con personas inocentes a las que se les destruye su vida por incapacidad, pasi�n o por af�n de mostrar resultados o hacer sentir el rigor del aparato de justicia, o por la venalidad contribuyente a la impunidad.
Frente a estas reales visiones la comunidad sufre, soporta, tolera, se aguanta al Estado, pero desconf�a de �l.Y, entonces, el pueblo, en quien reside todo poder, se convierte en esclavo de ese mismo poder que entrega a ejecutivos, legisladores y a jueces no fiables.
Hay que devolver a la naci�n la plena confianza en el Estado.
Tarea dura, dif�cil, pero tarea.

REFLEXIONES

Ø Admirable la actitud de empresarios que en medio de las dificultades presentes han decidido no recorrer el camino f�cil de desvincular Talento Humano, sino que han asumido compromisos de mayores retos, de menores porcentajes de utilidad, de mayor esfuerzo en la b�squeda de mercados. Oro.
ØA esta admirable actitud de empresarios comprometidos con el bien de sus compatriotas, tiene que corresponder el Talento Humano con igual generosidad en su eficiencia, en su eficacia y en su econom�a. Oro.
ØAdmirable tambi�n la actitud de los trabajadores que conscientes de las circunstancias por sobre las que atraviesa el pa�s, han renunciado a muchos de sus beneficios para contribuir a la supervivencia de la empresa. Oro.
ØEn estos momentos de dificultad, es cuando se puede diferenciar con claridad qui�n es de oro, qui�n de cobre o barro.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No. 599. Marzo 9 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

FAMILIA DE ORO .

P�gina de la Vida

Aquel trabajador lleg� a casa con todo el peso de su angustia y de su temor por el resultado de las ventas de su empresa.
All�, en la puerta, en frente suyo, estaban su esposa y sus hijos, alegres, sonrientes como resultado de la expectativa de su llegada.
Se lanzaron entre sus brazos con la algarab�a de su felicidad y en aquel abrazo sintieron sobre sus hombros, las l�grimas de su esposo y padre.
Su felicidad se convirti� en interrogantes sucesivos: -�Est�s enfermo? �Qu� te ocurre? �Te atracaron? �Tuviste un accidente? �Te echaron del trabajo? �Te llamaron del colegio? Tantas preguntas al tiempo hac�an que las palabras se atragantaran y las respuestas tardaran en salir.
-Tengo miedo del futuro, alcanz� a sollozar. Tengo miedo de lo que nos pueda pasar con este momento que se vive en el pa�s, y cuando los veo a ustedes, mi raz�n es incapaz de contener mi coraz�n lleno de angustia. Dijo.Las amorosas manos de la esposa le condujeron a su sill�n favorito. Presurosa y sabia le llev� una copa con su licor preferido.
- Tranquil�zate, le dijo. Estamos aqu�, somos tu familia, te adoramos, cu�ntanos qu� te pasa.
Bebi� de su copa y empez� diciendo: -Las ventas han disminuido enormemente, la empresa nos ha reunido para contarnos sobre estas dificultades, ha anunciado que har� todo lo posible por mantener nuestros puestos de trabajo, que buscar� reducir costos con el compromiso de todos, que empezar� un programa de mercadeo m�s agresivo, que se esperan �pocas de sacrificio para todos, pero que si las dificultades contin�an, tendr� que empezar a reducir su equipo de trabajo. Convocaron para ma�ana a otra reuni�n a fin de escuchar nuestras sugerencias.
Un largo silencio sigui� a sus palabras. Los hijos rodearon con sus brazos a su padre, le acariciaron, sent�an su dolor.
La esposa, en su sabidur�a, acarici� el rostro del esposo y le habl� sobre la actitud admirable de la empresa (esa empresa de oro) y sobre la importancia que hab�a, en ese momento, de definir, juntos, qu� actitud y qu� acciones tomar para ayudarle a salir adelante o para sortear la situaci�n que se presentare. Y, juntos, convinieron su plan.
Esa noche, larga de trabajo, el amor hab�a iluminado las sombras del presente.
Al regreso a su empresa, el trabajador con rostro sereno, hablar pausado, cerrado el pu�o donde ten�a la peque�a fotograf�a de su familia, present� sus ideas y las de su familia para que la empresa saliera de sus dificultades.
Maestro, esta empresa tiene que salir adelante. Maestro, esta empresa que es de oro, tiene Talento Humano de oro respaldo por familias de oro. No puedes, no puedes permitir que el dolor las agobie.

REFLEXIONES

Ø Hay hospitales que dicen tener alma que est�n necesitando demostrarlo para no quedarse en simples palabras.
ØQu� tristeza que en esta �poca de dificultades, grandes centros comerciales, no est�n auditando la actitud de su TH en atenci�n a clientes.
ØLa banca privada no solidaria tiene que mermar su desenfrenado af�n de �nimo de lucro, en este momento de dificultades.
ØLas �reas de gesti�n humana tienen una enorme responsabilidad, sobre todo en este momento, con la salud mental de los trabajadores. �Qu� est�n haciendo?
ØGesti�n humana debe estar liderando todo el proceso de contribuci�n del Talento Humano de la organizaci�n en su compromiso real de su aporte para salir de la crisis.
ØGesti�n Humana tiene que estar presente en las grandes decisiones gerenciales sobre el presente y el futuro del Talento Humano, con una clara actitud de cumplimiento del principio de que, en su empresa, lo m�s importante es el hombre. �O es pura paja?


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.600. Marzo 16 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet

ESTRATEGIAS EN CRISIS .


Frente a la crisis o �momento decisivo de un negocio grave y de consecuencias importantes�, se observan varias posiciones: Una, negarla. La negaci�n suele ser un mecanismo que permite defenderse de un impacto an�mico grande que puede causar un suceso. Pero por el solo hecho de negarla no desaparece. Otra, exagerarla. La exageraci�n tiene unos efectos en la mente de los dem�s, capaz de hacer creer a otros hechos y circunstancias a conveniencia, a veces deshonesta, de quien exagera. Una mas: Verla simplemente como un problema. Entenderla, as�, hace que se tomen posiciones como la del avestruz o la de la tortuga.
La otra es la realidad. Esa realidad golpea el empleo, el mercadeo, los ingresos.
Se observa el crecimiento de la tasa de desempleo, despu�s de per�odos significativos de disminuci�n.
Se advierte la ausencia de compradores de productos, nacional e internacionalmente, como en el caso de las confecciones y los autos.
Se percibe la tendencia de la poblaci�n a reducir sus gastos a lo estrictamente necesario: alimentaci�n, salud, educaci�n fundamental.
Frente a esta realidad, se nota que algunos sectores entran con rezago a soportar las dificultades que golpean primariamente a la poblaci�n, por ejemplo el sector crediticio o, como suele acontecer, de en medio de esas dificultades se generan oportunidades para otras empresas que les permiten permanecer, al aprovecharlas. Como cuando alguien se enferma o se muere, de esa crisis, hay quienes sacan provecho, leg�timo por lo dem�s, porque su negocio est� basado en la prestaci�n de servicios de salud o f�nebres y esa es su oportunidad.
Estamos en un momento dif�cil: Hay que aceptarlo. Pero tenemos que seguir generando en las empresas la creatividad necesaria para producir las estrategias que la situaci�n requiere. El gran objetivo corporativo, en este momento decisivo, no es el crecimiento ni la utilidad, es la supervivencia. Las empresas tienen que sobrevivir a esta circunstancia, a ello deben estar orientadas todas las acciones, todos los esfuerzos, todo el entusiasmo de todos los aportantes �Talento Humano y Capital- de la empresa.
Diversificaci�n en todas sus modalidades, integraci�n, penetraci�n de mercado, desarrollo del mercado, desarrollo del producto, nuevos productos, asociaciones, reducci�n de costos, reducci�n de precios, desposeimiento de activos no necesarios, refinanciaci�n, son estrategias que toda empresa debe estar estructurando, seg�n sus circunstancias, con las que debe comprometerse en su ejecuci�n con el aporte de todos, antes de estar desgastando tiempo, energ�a o recursos en pensar c�mo liquidarla o c�mo sacar a la se�ora de los tintos.
La pelea hay que darla, cobarde ser�a entregarse, sin haber siquiera batallado para sobrevivir.
Emprendimiento.

REFLEXIONES

Ø �Dej�mos la palabra crisis s�lo a los mediocres y utilicemos nosotros, los visionarios con poder de crear y transformar las cosas, solo la palabra OPORTUNIDAD!!!!!� Gustavo Adolfo Bol�var L.
�Las crisis no son m�s que oportunidades para otro tipo de actividades y otra variedad de productos que antes no hab�an tenido salida o no hab�amos pensado en desarrollarlos�. Oscar Moreno Mej�a.
Ø�Un gobierno no puede considerarse pol�ticamente bueno para su pueblo si sus acciones de gobierno no se traducen en hechos de bienestar econ�mico que le produzcan satisfacci�n, felicidad y calidad de vida a sus gobernados�. Gilberto Alvarez  Echeverri.
�Ahora resulta que ser cumplido no merece ninguna atenci�n estatal distinta a mantenerles obligados a seguir cumpliendo, por lo que esa pol�tica inducir� a algunos de los cumplidos a que incumplan para que el �Estado seguro� les proteja�. Bernardo Congote


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.601. Marzo 23de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

CHOQUE DE TRENES .

Etica p�blica(5)

Resulta absolutamente incomprensible que el sistema democr�tico, por raz�n de las AUTONOMIAS, est� auspiciando las m�s grandes confrontaciones entre las ramas del poder.
Si alguien denuncia, desde el ejecutivo, que las Cortes no est�n haciendo bien su trabajo, hay una respuesta inmediata no de revisi�n de sus actitudes para cambiarlas sino de choque.
Si el legislativo pretende modificar asuntos que se observan en el todav�a lento sistema judicial, este sistema no explica las causas de su lentitud, ni la tasa de impunidad, sino que sale a responder fuertemente porque lo considera una agresi�n a su autonom�a.
Si el ejecutivo es frenado en sus posibles desbordamientos de las normas constitucionales, responde con dureza que acata el fallo pero no lo comparte y hasta se buscan los esguinces.
Uno ve, entonces, unos poderes protegi�ndose m�s a ellos mismos, que afanados en cumplir los mandatos constitucionales que los rigen de servicio al pueblo. Entre tanto, la subversi�n se agazapa en, todav�a, muchos rincones de la patria.
Por ejemplo: Siempre o�mos decir que para una democracia es mejor delincuentes libres que inocentes condenados. Que la justicia debe ser administrada pronta y cumplidamente. Que ante la justicia todos somos iguales.
Pero esto pareciera que s�lo fueran frases bellas, porque est� resultando, con mayor frecuencia de la esperable, que despu�s de haber estado una persona en la c�rcel, meses, y hasta a�os, la justicia comprueba que es inocente, y ah� no ha pasado nada.
Se est� observando mucha celeridad en los casos que m�s prensa mojan o m�s se muestran en televisi�n, que en aquellos que duermen en los anaqueles de los juzgados, quiz�s a�n con personas detenidas.
Y si bien se nota que hay mayor persecuci�n de los delincuentes de cuello blanco, en la conciencia de la mayor�a del pueblo todav�a se sigue creyendo que la ley es �pa' los de ruana�.
La pregunta es, entonces, �si, en una democracia, todos los poderes son tan aut�nomos, qu� pasar� cuando, por culpa de sus choques o porque nadie puede controlar sus debilidades, la naci�n est� en riesgo y la inocencia sea encarcelada?

REFLEXIONES

Ø Un hospital tiene que luchar contra la rutina de sus profesionales de la salud, a trav�s de reentrenamiento, m�s autocontrol y control.
Ø Est� desbordada la indisciplina de los conductores de veh�culos en lo que respecta a velocidad y atenci�n a los sem�foros. �Y de las autoridades qu�?
Ø La cultura ciudadana de solidaridad y buenas manera no se ve puesta en pr�ctica por los conductores, en las calles de tu ciudad.
Ø Hay muchas excusas para no pagar oportunamente las cuotas de administraci�n de las urbanizaciones, pero no se admite ninguna cuando la administraci�n no tiene con qu� atender las necesidades de la copropiedad por culpa de los morosos.
ØBendice al empresario que, pese a sus dificultades, hace todo el esfuerzo por conservar tu puesto de trabajo.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.602. Marzo 30 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EL INFAMANTE CHISME .

Etica p�blica(6)

El chisme falsario que pulula por todos los medios contra hombres o mujeres de la naci�n, va tomando tal fuerza que hasta los personajes que deber�an ser m�s prudentes se est�n contagiando y est�n utilizando esta informaci�n, no comprobada, para juzgar a quienes son sus v�ctimas, sin que hayan sido vencidas en juicio.
Esta proterva actividad est� llegando a todas partes con el ropaje de entes fiscalizadores, judiciales, gubernamentales, legislativos que no vacilan en lanzar sus juicios previos, sin la debida comprobaci�n, como deber�a corresponder en funci�n del respeto a los procesos constitucionales establecidos.
Pero, adem�s, esa actividad est� respaldada por el af�n de la chiva period�stica que so pretexto de una auditoria social no vacila en lanzar juicios a priori con tal de ganar en la competencia inform�tica, aunque despu�s se tenga que rectificar. �Vaya negocio!
Muchos ciudadanos y servidores p�blicos de reconocida probidad tambi�n se est�n contagiando de esta perversidad porque, sin profundizar, est�n replicando, verbalmente o por correo electr�nico, lo que se dice, se comenta, o se juzga de otros.
Sabemos del af�n social por conocer chismes de primera mano.
Sabemos de lo atractivo que resulta el �dulce sabor del chisme� en los corredores de las oficinas privadas y p�blicas, pero la gente de bien no puede estar por ah� propalando rumores o quitando la honra y fama de los dem�s, sin otra prueba que: �se dice, me contaron, hay una fuente muy segura que afirma�.
En todas las esferas del sector p�blico, en todas las ramas del poder, en todos los entes territoriales, en todas las oficinas privadas y p�blicas, debe empezarse, con entereza, un programa de formaci�n ( s�, de formaci�n) en el respeto por la honra y por la fama de las personas y por el derecho a ser juzgado, pero a trav�s de un debido proceso.
Uno no sabe qu� es peor, si el n�mero de personas que todav�a mueren por la violencia de las armas en un pa�s democr�tico, o el n�mero de personas cuyas vidas quedan destru�das por la virulencia del chisme al que tambi�n han vuelto democr�tico. Porque, aqu�, parece que todo mundo tiene derecho a hablar mal de los dem�s, le conste o no.

REFLEXIONES

Ø El administrador hospitalario no puede encubrir las negligencias de sus profesionales que perjudican a sus usuarios.
ØLa rutina m�dica de algunos especialistas endurece el aspecto humano que deber�a exigirse a los cient�ficos de la salud.
ØDuele ver tantas personas indigentes en la calle, cualquiera sea la raz�n o la culpa de quien fuere.
ØPero duele m�s cuando las recogen, las guardan o las tiran a las calles de otras ciudades.
ØEl uso de la dosis personal de la droga est� llevando a muchos j�venes a la desgracia de su vida.
ØLa droga, como el alcohol, est� meti�ndose m�s en la vida de los escolares.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.603. Abril 6 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ODIO POLITICO .

Etica p�blica(7)

El concepto de democracia tiene expl�cito el derecho a participar en la orientaci�n de la naci�n hacia los grandes �xitos deseados por todos los que la integran, a compartir todos sus beneficios en igualdad de condiciones, dentro de un r�gimen constitucional de deberes.
No se trata, entonces, de una lucha, como hasta ahora se viene observando, que promueve el odio: los unos contra los otros, los de arriba contra los de abajo, los cultos contra los no cultivados, los ricos contra los pobres, los que detentan el poder contra los que est�n en la oposici�n, y viceversa.
Ese odio se siente en los discursos, en las expresiones de los rostros, en las actitudes frente a las personas que discrepan de las opiniones, en los sablazos que unos y otros se mandan a trav�s de los medios, en los gritos e insultos para quienes disienten o se resienten con la injusticia, con la miseria, con el ostracismo al que son sometidos por no tener f�cil acceso ni a los medios, ni a los centros de poder.
Democracia y odio parecen ser sin�nimos en esta sociedad, polarizada entre quienes siguen unas ideas o personas y los que no comulgan con ellas.
Democracia y odio parece ser sin�nimos en la pr�dica de quienes quieren llegar a ocupar las altas posiciones del Estado.
Democracia y odio, debe cambiarse por democracia y solidaridad.
El gobernante que llega al poder elegido por la mayor�a popular, es gobernante no para esa mayor�a, sino para todo el pueblo, as� debe comprenderlo, as� debe hacerlo, y no debe dejar que, en su coraz�n, el odio y sus manifestaciones directas o indirectas, tengan cabida contra aquellos que no consideraron que su elecci�n era lo mejor.
Y quienes no alcanzaron el poder tienen que entender que, desde su concepci�n diferente de la manera de gobernar un pueblo, se deben sacrificar los ego�smos por el bien de �ste, y se debe entregar el aporte generoso de sus ideas para seguir la ruta de su digno destino. Pero sin rabia, sin rencor, sin odio.
Esta lecci�n no est� aprendida y nuestra democracia como que anda bien rajada en materia de solidaridad. �Contradicci�n?

REFLEXIONES

Ø Un ser racional, formado en los valores de su cultura, tiene las limitaciones propias de toda libertad en el uso que haga de su cuerpo.
ØUno como que se decepciona cada d�a m�s del natural humano, agresivo, violento, insolidario, ego�sta, pero vuelve y retoma su fe en �l cuando ve ejemplos de tanta solidaridad en muchos humildes y tanta nobleza en muchos poderosos.
ØLos supermercados tienen que obrar con enorme transparencia y difusi�n en el uso de las donaciones que recaudan de sus clientes.
ØHay empresas que cacarean su responsabilidad social y la olvidan al primer asomo de dificultad econ�mica.
ØTantos y tantos ni�os que carecen de todo.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.604. Abril 13 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

REVERDECER .

P�gina de la vida

Aquel viejo maestro decidi� interrumpir su recorrido por los temas de la �tica p�blica que tanto le atraen y se dispuso, sentado en su tambi�n vieja mecedora, a repasar algunos de los sucesos que hab�a vivido de cerca.
Se detuvo no una, sino varias veces, para dejar que muchos recuerdos vagaran por su mente.
Con admiraci�n se le vino a la memoria aquel joven abogado que prefiri� ser despedido, �l, de la empresa, antes que acatar una orden injusta de prescindir de un trabajador por el simple capricho de su jefe. Y dedujo: Por un principio, hay quienes est�n dispuestos a sacrificarlo todo.
Cerr� los ojos y vio un r�o humano armado de piedras y garrotes, con gritos de violencia y muerte, enfrentados a un pu�ado de guardas de la ley que proteg�an a un presunto delincuente a quien la turba quer�a castigar con sus propias manos, y, repar� c�mo surg�a frente a ellos la figura fr�gil e inerme de un l�der comunitario que con su fuerte voz y su rostro ba�ado en sangre por una piedra, lograba acallar a la turba conmovida al verlo ensangrentado. Y sac� como conclusi�n: Cu�nto coraje, cuanta valent�a anida a�n en el coraz�n humano.
Y pens� en aquella joven mujer que amedrentada por las dificultades del futuro con un hijo, sola, sin un padre que se responsabilizara por el peque�o que estaba por nacer, en una lucha entre el valor de la vida y la presi�n de muchas para que abortara, hab�a decidido contra el miedo, contra la moderna cultura, contra todos, tener su hijo y luchar por �l con toda la fuerza de su amor. Y razon�: Qu� gran capacidad de amor y de sacrificio cabe en una mujer que es capaz de ir en contrav�a de muchas, y a�n de aquellos que en las cl�nicas tienen por oficio el cuidado de la vida y no vacilan en matar a inocentes criaturas.
El alma del viejo maestro palpit� con vehemencia y grit�: S�. S� es posible.
La humanidad puede recrear su valent�a, su gallard�a, su dignidad, su misma humanidad, con s�lo reconocerla en muchos de sus cong�neres.
S�. Es posible el reverdecer del valor humano.

BUENAS MANERAS

Ø Puede que a ti no te importe tu vida en las carreteras, pero un accidente por tu culpa podr� acarrear muchas v�ctimas.
ØPero si no te importa tu vida, �que van a importarte las de los dem�s?
ØTu desespero por llegar un poco antes te hace adelantar en sitios de la carretera que est�n prohibidos. �Pero si calculas los riesgos?
ØCuando te dan un pase de conductor de veh�culos, consideran que eres inteligente, pero con semejantes conductas erradas al conducirlo, �realmente lo eres?
�Eres de los turistas que llegan con �nfulas de todopoderosos y dejan sus veh�culos tirados en cualquier parte de los lugares que visitas?


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.605. Abril 20 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

TENTACIONES .

.

Cuando el sector privado atraviesa por sobre dificultades y el sector p�blico tiene que asumir su papel de salvador de la econom�a con los macroproyectos de inversi�n, es preciso que la naci�n vuelque sus ojos revisores sobre los grandes y peque�os contratos que salen o no a licitaci�n p�blica.
En esta �poca, las trampas de los ladrones de cuello blanco se multiplican, la capacidad de solicitar u ofrecer soborno se incrementa, el �ndice de corrupci�n se dispara, y las acciones penales se enredan en las estanter�as judiciales porque el flujo de dinero del Estado alcanza para cubrirlo todo con su ropaje oscuro.
Las empresas privadas que han decidido no dar soborno, ante el desespero y la angustia de ver reducidas sus ventas, vacilan en si cambiar su pol�tica, porque est� claro que tal pol�tica las coloca en desventaja con aquellas que les importa un bledo negociar hasta con el mismo demonio con tal de seguir obteniendo los r�ditos de la �poca de bonanza.
La tentaci�n es grande y los tentadores se multiplican y proliferan, y muchas caen en sus garras, olvid�ndose de que el beneficio obtenido con la trampa, el soborno, la corrupci�n, a larga, se vuelve contra la misma empresa y contra los propios ejecutivos.
Claro est�, que el mismo libre albedr�o que tiene la empresa para definir sus principios y valores, lo tiene para ir en contra de ellos. Pero la estrategia de claudicar, de congelarlos, de hacerse el que no oye, no ve, no sabe, es de por s� una estrategia empresarial equivocada que, esp�rese o no, dar� al traste con la empresa, porque esto desencadena una secuencia de actitudes para tapar, para encubrir, para sobornar, para acallar con amenazas y hasta muertes, para defenderse, que hace que lo ganado resulte insuficiente para saldar todo ello.
Empresario, no cejes en tu empe�o de mantener inc�lumes los principios �ticos en tu negocio, aunque ganes menos, aunque tus utilidades sean inferiores, porque las sirenas de las ganancias sin �tica, te har�n caer a las profundidades del no retorno.
Empresario, aunque tengas que ganar un poco menos, g�nalo dignamente para tu bien, el de la empresa y de tu comunidad, y algo muy importante, para el bien de tu familia. No te olvides de pensar en ella.

BUENAS MANERAS

Ø No prometas a la ligera algo que no sabes si podr�s cumplir o no. Puede que a ti se te olvide, pero a quien le prometiste, jam�s.
Ø El pr�ncipe que promete y cumple es considerado hombre de bien. El que promete y no cumple es un politicastro.
ØGobernante: tantos consejos comunales, tantas reuniones con tu pueblo, son una farsa m�s en esta democracia, si no est�s cumpliendo lo que prometes en ellos.
ØPol�tico: Cuando se te acuse de alg�n delito, nunca jures, ni por la memoria de tu madre, que eres inocente sin serlo. Di que te sometes al fallo de la justicia, pues si obraste mal y seguiste la senda equivocada, hay mayor dignidad en reconocerlo.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.606. Abril 27 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

REVISORIAS DIGNAS .

.

En momentos de dificultades, las revisor�as fiscales deben ejercer el control de los actos de los administradores de las empresas con absoluta independencia y mayor acuciosidad.
Hay unos lineamientos claros de pol�ticas, c�digos de buen gobierno, de �tica de las empresas que exigen que las conductas de los administradores se adec�en a ellos, y, sobre tales conductas, los entes de control tienen que dictaminar y garantizar a las asambleas generales, su concordancia con el querer de estos organismos superiores.
El c�digo de comercio se�ala claramente esta obligaci�n cuando dice que el contenido del informe del revisor fiscal presentado a la Asamblea o Junta de Socios deber� expresar, entre otros: �Si los actos de los administradores de la sociedad se ajustan a los estatutos y a las �rdenes o instrucciones de la asamblea o junta de socios�. No se limita �nicamente a los asuntos financieros.
La revisor�a fiscal no puede estar haci�ndose la que no oye o no ve, en esta materia, porque precisamente, grandes emporios mundiales colapsaron por raz�n de las debilidades, la corrupci�n o las complicidades de este organismo de control con los administradores.
Hemos visto c�mo, en esta �poca, se puede sentir la tentaci�n de claudicar en los principios, pero alguien tiene que estar en la empresa recordando, a manera de conciencia moral, la l�nea y las directrices trazadas por los estatutos y la normatividad empresarial vigente.
Uno percibe muchos revisores fiscales genuflexos ante la administraci�n en materias en la cuales no deber�an claudicar. Quiz�s lo hagan presionados por las amenazas expl�citas o t�citas que suelen ejercer algunos administradores sobre ellos, o por el temor personal a a su futuro profesional si no ceden a tales insinuaciones. Los hemos escuchado muchas veces. Sabemos de sus angustias, de sus temores, de sus debilidades para enfrentar el poder del administrador, pero tambi�n los hemos visto erguirse gallardamente y con dignidad profesional frente a los sobornos, a las amenazas o a los intentos de seducci�n.
El Revisor Fiscal, al asumir esta profesi�n debe captar todas las enormes responsabilidades y trascendencias e inclusive dificultades que la verticalidad de su conducta podr� acarrearle.
Revisor, tambi�n en tus manos est�, en este momento grave y de importancia para los negocios, el porvenir de los aportantes de capital y de los aportantes de Talento humano de tu empresa. �C�mo lo est�s asumiendo?

REFLEXIONES

Ø La democracia es la mejor manera que la humanidad ha encontrado para el gobierno por parte del pueblo.
ØSi la democracia es lo mejor para la humanidad, se espera de sus organismos un ejercicio transparente.
ØCuando los poderes elegidos por el pueblo se corrompen, entonces no se entiende la debilidad de la democracia para subsanarlo.
ØDemocracia y corrupci�n deber�an ser dos t�rminos ant�nimos.
ØSeguimos creyendo que el sistema democr�tico es mejor que cualquier otro sistema, pero nos duele ver el avance, en los pa�ses democr�ticos, de la perversidad, de la corrupci�n, de la venalidad, de la impunidad, de la facilidad con que se quita honra y fama.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.607. Mayo 4 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LIDERES DE CRISIS .

.

No es lo mismo una gerencia para �poca de bonanza que una gerencia para el momento decisivo de un negocio grave y de consecuencias importantes (Crisis: DRA). En el momento cr�tico, el l�der empresarial de la bonanza tiene que darse cuenta de que debe facilitar el surgimiento del l�der de la crisis, para salir avante.
�Cu�les son algunas de las diferencias que observamos en el ejercicio del liderazgo, en estos dos momentos?
L�der de la bonanza: Sus planes y estrategias se enfocan desde el largo plazo. La orientaci�n del Talento Humano puede hacerla en forma ampliamente participativa. Permite mayor grado de flexibilidad en los egresos. Orienta sus inversiones a crecimiento y desarrollo. Explora con amplitud y largueza nuevos mercados. Desarrolla nuevos productos con �nfasis en los mercados externos. Espera y logra elevados �ndices de rentabilidad comparada con el medio. Enfatiza mas en la producci�n con calidad como indicadores fuertes de productividad. Los altos niveles de venta no le demandan preocupaci�n por la estabilidad del Talento Humano. Le alegra el constante rugir de la maquinaria porque le comprueba el elevado �ndice de ocupaci�n. Maneja d�as espectaculares de buena cartera.
L�der de la crisis: Sus planes y estrategias est�n orientados a la situaci�n. Ha preparado el Talento Humano para responder, con entendimiento, a acciones menos participativas de la direcci�n. Extrema el control sobre los egresos. Orienta las inversiones y desinversiones a garantizar la supervivencia. Exige mayor creatividad y agresividad en la competitividad de los mercados internos y en la fidelizaci�n de los reducidos mercados externos. Racionaliza la expectativa de rentabilidad. Finca en el precio los indicadores de su productividad. Socializa con objetividad y absoluta claridad la situaci�n a todos los niveles de la organizaci�n, haciendo gran �nfasis en las oportunidades que ofrece la crisis. La incapacidad de garantizar la estabilidad del Talento Humano le obliga a hacer que las ventas est�n en la conciencia de todos. El silencio de la maquinaria le reta. Trabaja al filo de la cartera desvelante.
Estos dos momentos, el momento de bonanza y el momento de crisis, demandan, pues, dos estilos diferentes. Pero en �ste �ltimo la solidez y veracidad de los valores corporativos se ponen a mayor prueba, por la dif�cil toma de decisiones en el ya dif�cil liderazgo de crisis para el cual todo jefe-l�der debe estar preparado y preparar a su Talento Humano.
A veces, el experimentado capit�n que conduce la nave por aguas tranquilas si no tiene la misma habilidad para enrutarla por aguas borrascosas, entonces, con humildad, requerir� de un l�der situacional que le ayude a llegar a puerto seguro, mientras pasa la tormenta.
Hay gran valor en aceptarlo.

DEL LECTOR

Ø El concepto y la filosof�a de la figura del Revisor Fiscal no s�lo es aplicable a las empresas privadas, sino que son mucho m�s pertinentes y exigentes cuando se trata de velar por los 'intereses' sociales, tanto m�s cuanto m�s amplios y valiosos sean �stos.
CARLOS ALFONSO ROJAS VALDIRI
Ø Cuando la corrupci�n se apodera del congreso de una rep�blica, la situaci�n del pa�s en cuesti�n, es de tremenda gravedad.
GERM�N S�NCHEZ BERNAL
ØLo importante (de los revisores fiscales) es lo que hagan en el d�a a d�a de las organizaciones con una verdadera auditor�a o control interno de primera calidad.
JOSE LEONARDO RINCON C. S.J.
ØLa mentalidad y la actitud ante la vida p�blica y pol�tica esta viciada por ese principio de oportunidad que pesa m�s que la recta intenci�n, la �tica y la honestidad a toda prueba.
JUAN CARLOS GAVIRIA HINCAPIE


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.608. Mayo 11 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

TITULARES .

P�gina de la vida

El viento ruge con furia sobre el techo de lata.
La estructura de madera resiste como si se asiera a la tierra con las garras de los troncos secos clavados profundamente.
Los perros a�llan arrancando m�s miedo a las fibras rec�nditas del coraz�n de aquella mujer joven que estrecha sus hijos contra su pecho, y encorva su cuerpo para protegerlos.
La llama de una sencilla veladora que alumbra el r�stico altar de una Virgen Madre bella, se inclina peligrosamente sobre su cera, mientras el viento que se cuela por las ranuras de las tablas, burdamente colocadas, silba amenazante.
Cae sobre el piso de tierra el arrume de peri�dicos viejos para la venta, incluidos algunos de la ma�ana.
Los cuadernos de las tareas y los libros escolares pasan las hojas que se devuelven una y otra vez a capricho del vendaval.
El agua huracanada se filtra con sus troncos de hielo por el caballete del techado.
La puerta de entrada quiere desprenderse de sus viejos goznes y reventar los alambres que le sirven de cerradura.
Afuera, por la calle sin asfalto, el agua de la ladera arrastra tierra, palos, restos de viviendas, ropa, artefactos. Y, en medio de ella, un hombre joven lucha por abrirse paso.
Una y otra vez es derribado pero su brazo izquierdo aprieta contra su pecho, con fortaleza enorme, una bolsa de pl�stico grande, llena, con marca de supermercado.
La tarde es cada vez m�s oscura, las luminarias que usan energ�a de contrabando no alumbran porque los cables se han enredado o ca�do de los improvisados postes.
El hombre joven los esquiva. Al pasarlos, sus cabellos se erizan.
A lo lejos, la luces de la hermosa ciudad industrial, ajena a su drama, titilan con la borrasca.
Se acerca a la r�stica puerta de la choza donde la joven mujer y sus hijos tiritan espantados, y con su hombro derecho la empuja con fortaleza. Al verlo entrar, la esposa y los hijos gritan al un�sono, con alegr�a profunda y con gran alivio: Mijo, pap�.
Cierra r�pidamente la puerta. Abre la gran bolsa con marca de supermercado y, con la gruesa manta que conten�a, los cubre tiernamente, a la vez que le murmura al o�do: Feliz d�a de madre.
Afuera el hurac�n se va alejando mientras el viento sigue col�ndose, suave, por las oquedades de las paredes de la choza, arrullando ese amor familiar c�lido, que sonr�e en tan duro momento y en tan dura pobreza.
En el suelo, FELIZ DIA MAMA, titulan los peri�dicos de hoy, por costumbre.

BUENAS MANERAS

Ø Mientras perdure la amenaza de pandemia:
ØUsa el tapabocas al primer s�ntoma gripal.
ØExcede los cuidados con tus ni�os.
ØVela con especial cuidado por la salud de tu pareja.
ØEvita saludar de beso y abrazo.
ØNo vayas ni lleves a los tuyos a concentraciones p�blicas.

Recuerda los buenos h�bitos que te ense�aron de ni�o:
ØLavarte las manos.
ØUsar el pa�uelo al estornudar o al toser.
ØNo dar la mano sin lav�rtela.
ØNo comer en cualquier parte.
ØNo escupir en el suelo.
ØProtegerte y cuidarte, si te sientes enfermo.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.609. Mayo 18 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

�TURISMO SERVIL? .


La industria del turismo tiende a convertir a los pueblos en unos seres serviles si no asume los c�digos de buen gobierno y de �tica que le corresponde dentro del concierto de libre empresa.
Por ello es necesario que esta industria sea revisada a fondo por el mismo sector y por los organismos estatales que tienen la responsabilidad de defender los derechos fundamentales establecidos en la Carta Constitucional para los ciudadanos.
Las empresas de turismo serio y digno, tienen que ser exigentes y vigilantes del cumplimiento de las obligaciones de todas las empresas del gremio para no dejarlas caer en los calificativos o generalizaciones que surgen por culpa de aquellos que no ven en esta industria la oportunidad de incremento racional y decoroso del producto interno bruto nacional, sino que s�lo buscan la ocasi�n de enriquecimiento il�cito o que act�an como un cartel de trata de blancas peor que el del narcotr�fico.
Se observan visos de ese servilismo chocante y violador de derechos fundamentales en:
- Licencias irrespetuosas de turistas con los hombres y las mujeres que los atienden, abusando de la necesidad de su trabajo, y confundiendo la empresa seria de servicios tur�sticos con un simple burdel.
- Promoci�n publicitaria a disfrutar en familia de hermosas playas, aprovechando despampanantes modelos con poses que m�s parecen oferta p�blica de servicios impropios para la familia.
- Dependencia, hasta la bajeza f�sica y moral, de algunos trabajadores de estas empresas por el af�n de recibir propinas, con la consecuente p�rdida del valor de ayudar y orientar al que lo necesita sin exigir recompensa. (Mano extendida en forma pla�idera).
- Absoluto libertinaje del turista en relaci�n con: las normas de movilidad ciudadana, el respeto por las tradiciones de los pueblos, cuidado del patrimonio cultural, el aseo y la protecci�n del ambiente.
- Apropiaci�n, por parte de los empresarios, de la propina que generosamente deja el turista por la esmerada y respetuosa atenci�n del trabajador.
- Abuso de las jornadas de trabajo por parte de los administradores.
La industria del turismo tiene que insistir en la fidelizaci�n del turista pero por reconocimiento de un servicio satisfactorio dentro de los c�nones del respeto rec�proco y la consideraci�n mutua de la dignidad personal y la de su pueblo.
En el turismo hay que servir con decoro, no con la zalamer�a y la humillaci�n propias del servilismo mendicante y esclavizante.
Tampoco debe olvidarse que, como en cualquier negocio, no todo es l�cito para esta industria, ni para el turista que sale ni para el que llega.

REFLEXIONES

Ø

La Sabidur�a, Libro de los Proverbios

Ø4 1 Escuchen, hijos, la instrucci�n de un padre, presten atenci�n, para poder comprender:
Ø2 lo que yo les doy es una sana doctrina, no abandonen mi esperanza.
Ø3 Yo tambi�n fui un hijo para mi padre, tierno y muy querido a los ojos de mi madre.
Ø4 �l me dec�a para instruirme: Que tu coraz�n retenga mis palabras, observa mis mandamientos y vivir�s.
Ø5 Adquiere la sabidur�a, adquiere la inteligencia, no olvides las palabras de mi boca ni te desv�es de ellas.
Ø6 No la abandones, y ella te proteger�, �mala, y ella te cuidar�.
Ø7 El comienzo de la sabidur�a es tratar de adquirirla; con todo lo que poseas, adquiere la inteligencia.
Ø8 Apr�ciala al m�ximo, y ella te encumbrar�; te glorificar�, si t� la abrazas.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.610. Mayo 25 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

TURISMO ETICO .


Pareciera como si fuera improductivo un tema de esta naturaleza a la altura del desarrollo de esta valiosa industria mundial, pero la observaci�n permite deducir que, por una parte, suelen los turistas liberarse de los controles sociales de sus grupos naturales y creer que para ellos todo es l�cito en el pa�s que los recibe, y por otra, las empresas y los gobiernos se advierten d�biles en la exigencia de los deberes al sector.
En sociolog�a se comprueba que el anonimato contribuye a la laxitud en comportamientos que seguramente no se tendr�an en un entorno donde la persona forma parte de un grupo y es ampliamente conocida, y sobre la cual, el grupo tiene unos conceptos y unas expectativas en relaci�n con el rol que en �l desempe�a.
Pero, al observar el estado de las tendencias de comportamiento tur�stico, es preciso insistir en que los empresarios, el periodismo del sector y el propio Estado sean en extremo vigilantes de todo lo relacionado con el C�digo Etico Mundial para esta industria.
En su pre�mbulo al C�digo, la Organizaci�n Mundial del Turismo reafirma su funci�n "central y decisiva en la promoci�n y el desarrollo del turismo con el fin de contribuir al crecimiento econ�mico, a la comprensi�n internacional, a la paz y a la prosperidad de los pa�ses, as� como al respeto universal y a la observancia de los derechos humanos y de las libertades fundamentales sin distinci�n de raza, sexo, lengua ni religi�n�. Ah� est�n se�aladas las expectativas de valores de la industria.
Estos grandes rasgos de valor de la funci�n de la OMT hay que recordarlos, hay que mantenerlos vivos, hay que repetirlos una y otra vez, porque, en una industria en la que ruedan millones y millones de d�lares y en la que se espera millones de llegadas, f�cilmente se olvidan los deberes de equidad, responsabilidad, sostenibilidad y respeto por los derechos humanos de los pueblos.
El C�digo �tico Mundial para el Turismo tiene, por lo tanto, que ser le�do, divulgado y asimilado por cada uno de los agentes del desarrollo tur�stico: administraciones nacionales, regionales y locales, empresas, asociaciones profesionales, trabajadores, organizaciones no gubernamentales y organismos de todo tipo del sector tur�stico, comunidades receptoras, �rganos de la prensa y los mismos turistas.
El turismo �tico cobra gran actualidad en esta aldea ya globalizada y cada d�a con mayores retos.

Para acceder al C�digo de Etica del Turismo, pulse aqu�

REFLEXIONES

Ø

Libro de los Proverbios

Los tesoros de la Sabidur�a


Ø 8.12 Yo, la Sabidur�a, habito con la prudencia y poseo la ciencia de la reflexi�n.
Ø13 ... yo detesto la soberbia, el orgullo, la mala conducta y la boca perversa.
Ø14 A m� me pertenecen el consejo y la habilidad, yo soy la inteligencia, m�o es el poder.
Ø15 Por m� reinan los reyes y los soberanos decretan la justicia;
Ø16 por m� gobiernan los pr�ncipes y los nobles juzgan la tierra.
Ø17 Yo amo a los que me aman y los que me buscan ardientemente, me encontrar�n.
Ø18 Conmigo est�n la riqueza y la gloria, los bienes perdurables y la justicia.
Ø19 Mi fruto vale m�s que el oro, que el oro fino, y rindo m�s que la plata acrisolada.
Ø20 Yo voy por el sendero de la justicia, en medio de las sendas de la equidad,
Ø21 para repartir posesiones a los que me aman y para colmar sus tesoros.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.611. Junio 1o. de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

TURISMO RESPETUOSO .


�El turismo debe contribuir al entendimiento y al respeto mutuo entre los hombres y sociedades�.
Este es uno de los principios que destaca el C�digo de �tica del Turismo. Sin embargo uno es su enunciado y otra puede ser la pr�ctica empresarial y personal que se concreta en el diario vivir.
El cuestionario siguiente ayudar� a una reflexi�n sobre la distancia que se puede estar presentando o no, entre el principio y su pr�ctica:
�Est�n definidos y, por lo tanto suficientemente claros para los actores de la industria del turismo, cu�les son los valores �ticos comunes de la humanidad?
�Alientan su entendimiento y los promueven entre ellos?
�Frente a la gran diversidad de las creencias religiosas, filos�ficas y morales, de qu� manera se est� fomentando un esp�ritu de compresi�n y respeto por ellas, entre los turistas?
�C�mo se conocen y divulgan las tradiciones y pr�cticas sociales y culturales de los pueblos visitados, para que los agentes del desarrollo tur�stico y los propios turistas presten atenci�n responsable a ellas?
�Qui�n, cu�ndo, c�mo se est� informando a las comunidades receptoras y a los agentes profesionales locales, sobre la forma de vida, gustos y expectativas de los turistas que los visitan?
�Qui�n y c�mo se est�n protegiendo la vida y los bienes de los visitantes que son particularmente vulnerables?
�La industria tur�stica nacional ha logrado o promueve que la legislaci�n del pa�s como receptor evite, reprima y condene con severidad todo atentado, agresi�n, secuestro o amenaza contra el turista, el sector y sus instalaciones?
�Qui�n est� suministrando informaci�n al turista sobre aquello que el pa�s que lo recibe considera delictivo y que posiblemente en su pa�s de origen no lo sea?
�C�mo se est� midiendo el impacto del desarrollo del turismo como contribuci�n a la paz, a la amistad y a la comprensi�n entre los pueblos?
�Qu� indicadores hay de la eficacia del turismo en su aporte al entendimiento y respeto mutuo entre hombres y sociedades?
Quiz�s nunca, ni como turistas ni como industriales del turismo nos hayamos puesto a pensar en nuestra particular aportaci�n a ese entendimiento y compresi�n entre los hombres y las sociedades, que debe generar el respeto mutuo de los pueblos, a trav�s de esta industria.

REFLEXIONES

Ø Administrador debes tener las siguientes certezas:
ØTe miden por los resultados.
ØEsos resultados no son solamente tuyos, tambi�n del equipo de trabajo que orientas.
ØNo puedes lograr los resultados a como d� lugar.
ØHay unos l�mites para obtenerlos, basados en los conceptos de dignidad y de aportante de Talento Humano.
ØDifieren fundamentalmente con el administrativo arcaico de �manejar gente�.
ØHay funciones en las que tienes que tener todo el conocimiento y desarrollar toda la habilidad necesaria: Orientar, investigar y analizar problemas, tomar decisiones, comunicar, controlar. Sobre esto, en tu equipo, nadie puede saber m�s que t�. Es tu gran fortaleza.
ØNecesitas de un saber profundo sobre factores humanos aplicados al trabajo.
ØLa soberbia administrativa te enceguece y tiraniza.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.613. Junio 15 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

TURISMO PROVECHOSO .


El turismo, factor de aprovechamiento y enriquecimiento del patrimonio cultural de la humanidad.El turismo, actividad beneficiosa para los pa�ses y las comunidades de destino.
Estos otros dos principios del C�digo de Etica del Turismo hacen referencia a licitud del aprovechamiento y de la obtenci�n de beneficios tanto personales como comunitarios en lo tocante a lo econ�mico y a lo cultural.
Pero todo aprovechamiento, toda explotaci�n, para que sea leg�tima, tiene que estar enmarcada por unos deberes que no permiten que tal beneficio se obtenga al margen de la normatividad �tica.
Por ello es importante que los agentes del turismo reflexionen sobre ellos con base en las siguientes preguntas:
�Se est�n reconociendo los derechos econ�micos y culturales de las comunidades, en cuyo territorio est�n asentados los recursos tur�sticos que son patrimonio de la humanidad?
�Se est�n respetando, protegiendo los monumentos, los santuarios, los museos, los sitios arqueol�gicos o de inter�s hist�rico?
�Hay claras pol�ticas estatales a este respecto?
�Se est�n destinando recursos provenientes del aprovechamiento del patrimonio tur�stico, para su mantenimiento, su mejora y su enriquecimiento?
�Las actividades tur�sticas est�n generando empleo calificado y digno?
�Se est� dando preferencia al Talento Humano de la regi�n en la generaci�n de empleo?
�Se est�n haciendo estudios del impacto que el turismo est� produciendo en las comunidades en relaci�n con sus ingresos, sus costumbres, su patrimonio cultural, a corto y largo plazo?
�Hay indicadores de la forma como el turismo est� mejorando o deteriorando la calidad de vida de las comunidades receptoras?
�Se trabaja por hacer que las condiciones de pobreza de las regiones tur�sticas sean superadas o aliviadas o por el contrario se prefiere ocultar la pobreza y los pobres a los visitantes?
El ejercicio de la actividad tur�stica ajustada a la legalidad y a la �tica es un factor potente de generaci�n de riqueza para las comunidades y para el pa�s.
El aprovechamiento de la riqueza cultural de los pueblos debe revertir en el mejoramiento de sus condiciones de vida tanto en lo que toca con su bienestar como con su crecimiento personal.

Para acceder al C�digo de Etica del Turismo, pulse aqu�

REFLEXIONES

Ø
ØM�s de 15.000 homicidios en el pa�s en un a�o, sea por la causa que fuere, es una cifra espeluznante.
ØEst� clara la falta de mayor seguridad ciudadana.
ØLos gobernantes se est�n rajando en su capacidad de enfrentar la delincuencia.
ØLa falta de autoridad de los gobernantes en el manejo de la movilidad est� demostrada en la escandalosa cifra de muertes: 5.290 por accidentes de tr�nsito.
ØLos gobernantes de los entes territoriales se lavan las manos, a�n a sabiendas de que constitucionalmente la responsabilidad de la seguridad est� en sus manos.
ØLa forma de presentar las estad�sticas gubernamentales hace creer que es un �xito tener solo 15.000 homicidios.
�Qu� vale entonces la vida? �Y si la vida no vale nada, qu� valen los bienes y la honra?
ØLos ciudadanos tienen que hacerse sentir: Muchas familias est�n sufriendo.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.614. Junio 22 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

TURISMO Y COMUNICACION .


Los agentes profesionales del desarrollo tur�stico tiene obligaciones de comunicaci�n, de seguridad, de apoyo, de protecci�n alimentaria e higi�nica, entre otras. Examinar el cumplimiento de estas obligaciones, contribuye a que se revise peri�dicamente la forma como se est� respondiendo a ellas, pues resulta f�cil que por el af�n de lucro moment�neo se est�n violando principios que garantizan la sostenibilidad del sector.
En materia de comunicaci�n podr�a preguntarse:
�La informaci�n que los agentes de turismo entregan a sus clientes es oportuna, eficaz, transparente, f�cil de comprender y corresponde a la realidad de los sitios de destino?
�El turista recibe instrucciones claras en relaci�n con la naturaleza del viaje, el precio, el alojamiento, la estancia, la calidad de los servicios? �Puede interactuar f�cilmente con los operadores tur�sticos?
�La informaci�n sobre las horarios de salida y llegada, estado de v�as, calidad del sistema de transporte que se usar�, situaciones clim�ticas, usos y costumbres, actuaciones en caso de extrav�o personal o de su bienes, permiten al turista tomar las decisiones apropiadas para el mejor disfrute de su viaje?
�Se informa al turista potencial, con objetividad y naturalidad, sobre las condiciones dif�ciles de los lugares de destino, sus peligros latentes, las restricciones de movilidad, el manejo de alertas por los fen�menos naturales posibles?
�Existen planes en coordinaci�n con los medios de comunicaci�n y con el gobierno del pa�s receptor, para la difusi�n de los fen�menos naturales imprevistos, econ�micos, sociales, pol�ticos, de considerable magnitud que pueden afectar la vida, honra y bienes de los usuarios del turismo? �Se ponen a su disposici�n medios modernos de interacci�n?
�La publicidad que realiza el sector est� exenta de imprecisiones o de informaciones que puedan inducir a error sobre los servicios que ofrece?
�Se entrega rese�a suficiente y destacada sobre las compensaciones financieras en caso de que las partes incumplan sus compromisos?
La comunicaci�n es el instrumento poderoso que tiene el sector para: la toma de decisiones, la confrontaci�n de las realidades con lo prometido, la exigencia de responsabilidades contractuales, la satisfacci�n y el disfrute del servicio, la prevenci�n y salvaguardia de la vida, la honra y los bienes de los actores del turismo. Por tal raz�n ha de estar exenta de toda trampa, mentira, letra menuda o inductora de confusi�n o enga�o.

Para acceder al C�digo de Etica del Turismo, pulse aqu�

REFLEXIONES

Ø
ØEl sistema bancario convencional tiene que comprometerse m�s a fondo con el esfuerzo empresarial por salir de las circunstancias dif�ciles.
ØLa recesi�n cede pero hay que hacer esfuerzos continuados para superarla.
ØLas obras de gobierno cacareadas para salir de la recesi�n se observan tremendamente lentas. �Promesas?
ØLa prudencia en el manejo del cr�dito no debe impedir la creatividad en aquellos negocios que superviven o que tienen que cambiar de actividad para salir adelante.
ØLos negocios espl�ndidos de ma�ana est�n ligados a la capacidad creativa de su Talento Humano. Rev�sela. Act�vela.
ØHay empresas que en la recesi�n tuvieron la oportunidad de redise�ar su mercado y hoy sus productos en el exterior les permiten mantener el empleo y sus utilidades.
ØLas empresas paquid�rmicas en su administraci�n suelen ser las �ltimas que salen de la recesi�n, si es que salen.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.615. Junio 29 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

TURISMO VERGONZOSO .


El emprendimiento tur�stico de los pueblos en v�a de desarrollo es un potencial econ�mico valios�simo sobre todo por la oferta exclusiva de atractivos diferentes a los que ofrecen las megal�polis.
Los agentes tur�sticos como el Estado, las organizaciones relacionadas, las agencias promotoras y de viajes, han de recordar, permanentemente, que esta industria es tremendamente sensible a los impactos de satisfacci�n y capacidad de admiraci�n de los visitantes.
Tambi�n no deben olvidar que el fomento del esp�ritu de servicio con dignidad, fortalece la mutua comprensi�n y estima entre los pueblos.
Sin embargo, no puede quedarse en la simple idea de que, a medida que el turismo se vaya desarrollando, la infraestructura esencial exigible se va logrando, sino que por el contrario, una vez definidas las factibilidades, oportunidades y fortalezas b�sicas para la oferta, no deben dejarse al azar las variables necesarias para su desarrollo y el planeamiento, met�dico, de las inversiones que esta industria demanda.
As� podr� evitarse que la vocaci�n tur�stica de los pueblos o regiones se vea frustrada por falta de, por ejemplo: V�as de acceso adecuadas, seguridad en el transporte o en los medios de diversi�n, seguridad ciudadana, higiene en restaurantes y ventas de comidas callejeras, servicios sanitarios higi�nicos y abundantes, adecuada movilidad y cuidado de veh�culos y peatones, educaci�n continuada de todos los agentes de turismo y de la propia poblaci�n receptora.
No se puede, por consiguiente, llegar a un desarrollo importante de un turismo que impacte con sus ingresos el producto interno del pa�s mientras no se parta de la concepci�n clara de que el turismo no es una simple m�quina de hacer dinero, pero s� una actividad industrial y emprendedora, con todo lo que este t�rmino implica, de buen servicio digno que contribuye a la riqueza nacional.
As�, y s�lo as�, podr� un pueblo salir del estado de receptor tur�stico vergonzoso, porque al estar presente el compromiso �tico popular y de sus dirigentes, no se pretender� el enga�o al visitante o esquilmarle, sino el servicio noble capaz de atraer m�s turistas.
Esta es una lecci�n clara sobre todo para los pueblos de nuestra regi�n que, observamos, piensan m�s en el af�n de lucrarse con el enga�o y la mentira de su publicidad, que en desarrollar un turismo de altura, un turismo ciertamente industrial.

Para acceder al C�digo de Etica del Turismo, pulse aqu�

REFLEXIONES

Ø
Ø Un servidor p�blico responsable de la movilidad ciudadana tiene que ser una persona de singular car�cter.
ØDado el caos creciente de movilidad en las grandes ciudades, es un imperativo la aplicaci�n de la disciplina formativa.
ØEst� claro que, en la actual generaci�n, la mayor�a s�lo responde a la disciplina fuerte porque ha desasimilado las normas de tr�nsito. Por ello, hay que aplicar mano dura, aunque duela.
ØNo se puede seguir jugando con la vida de los dem�s por la tolerancia estulta de autoridades incapaces de aplicar la disciplina, por miedo o por laxo talante pol�tico.
ØNo se pueden seguir tolerando las violaciones de las se�ales de tr�nsito. Hay que aplicar mano dura, aunque duela. Es ejemplarizante.
ØA los motociclistas hay que ordenarlos. Hay que aplicar mano dura, aunque duela. Es ejemplarizante y salvador de muchas vidas.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.616. Julio 6 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

NI EN VOS CONFIO .


La reciente investigaci�n* de algunos medios del pa�s, sobre el �ndice de confianza que las fuerzas vivas inspiran al pueblo colombiano, es bastante preocupante.
Uno esperar�a que una fuerza tan grande, como son los gremios empresariales en general, tuvieran un nivel de confianza inmenso entre la poblaci�n, pero no. El 48% desconf�a de ellos, y en una lista de nueve organizaciones observadas, estos gremios ocupan el �ltimo lugar de confianza.
Pero aunque uno espera lo contrario, es razonable que ocupen esta posici�n porque no se ve la actividad formativa y explicativa, ni claros los resultados del modelo de desarrollo que la empresa privada alienta.
Si, adem�s, se observa la posici�n de las empresas privadas en la lista de las nueve citadas se ve que el 43% de los encuestados desconf�a de ellas.
Pero si a ello se suma la respuesta que dan los encuestados a la pregunta: ��Qu� confianza le producen las siguiente personas o profesiones?� los empresarios s�lo alcanzan el 47% de confianza, contra el 84% y 83% de los cient�ficos y los m�dicos.
La relaci�n entre estos porcentajes (48, 43, 47) es bastante diciente.
Las obras de responsabilidad social empresarial del empresarismo y sus agremiaciones, no se visualizan con la fuerza suficiente para que el pueblo conf�e en ellos, porque muchas de esas obras tienen un claro acento econ�mico de beneficio demostrado para sus intereses particulares, rezagados del inter�s colectivo, porque les falta integridad.
El aporte del empresarismo a la generaci�n de empleo y de riqueza nacional tampoco tiene esa contundencia visible para atraer la buena voluntad de los pueblos hacia este sistema.
El empresarismo se sigue viendo como el viejo capitalismo explotador, de corte paternalista, incapaz de desligar del concepto de mercanc�a al Talento Humano que le aporta su saber y su administraci�n; incapaz de entender que el equilibrio del ejercicio de los valores empresariales, desde el econ�mico, pasando por el social, hasta lo humano y lo �tico, es garant�a del desarrollo integral digno de estas organizaciones.
Un empresarismo y unos gremios incapaces o despreocupados por incidir en el cambio de estas apreciaciones colectivas, s�lo a�adir�n elementos de contribuci�n a las fuerzas, ya potentes, de desequilibrio del sistema que se nota en las goteras de la heredad.
Entonces, quienes estamos convencidos del valor integral del modelo de empresa privada, �qu� camino cogemos, si vosotros, empresarios y gremios, no inspir�is suficiente confianza?
* http://www.semana.com/noticias-especiales/confian-colombianos/125377.aspx

REFLEXIONES

Ø
ØLa disciplina formativa es fundamental para el alineamiento de esta generaci�n con respecto a la ley.
ØLa formaci�n en todos los niveles educativos, en cuanto al respeto a las normas de tr�nsito y a las responsabilidades en relaci�n con la movilidad, no puede tomarse a la ligera.
ØEn las universidades, paralelo a la educaci�n, deben sancionarse dr�sticamente las violaciones internas de movilidad de veh�culos. Las trampas hay que corregirlas desde all�.
ØUn profesor o un universitario irrespetuoso de las normas al interior de su establecimiento educativo, lo ser� igual en las v�as p�blicas.
ØCreemos en la capacidad de la educaci�n de transformar las sociedades, pero tambi�n creemos en la enorme dificultad que tienen los educadores de formar, si los educandos s�lo ven malos ejemplos.
ØPor eso a esta generaci�n hay que disciplinarla, y duro, como modo de formaci�n, para evitar que las nuevas generaciones se contaminen.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.617. Julio 13 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

DESCONFIANZA EN EL SERVICIO PUBLICO .


Al observar otros resultados de la encuesta que mencionamos la semana anterior sobre CONFIANZA*, desde la �ptica del servicio p�blico, sorprenden las siguientes cifras:
Un 70% cree que la gente que conduce al pa�s no har� las cosas correctamente.
El 54 % no conf�a en el gobernador de su departamento.
El 61% no conf�a en sus alcaldes.
El 68% no conf�a en la justicia.
El 82% no conf�a en que los funcionarios del gobierno digan la verdad de las cosas que pasan en el pa�s.
El 56% no cree en el gobierno.
El 54% no cree en las superintendencias de vigilancia.
El 76% no cree en el Congreso de la Rep�blica.
El 80% no cree en los partidos pol�ticos.
Estos resultados muestran claramente la poca confianza y la poca credibilidad que se tiene en el Servicio P�blico del pa�s.
En la pregunta que se hizo a los encuestados sobre �qu� confianza le producen las siguientes personas o profesiones? de una lista de 15, los servidores p�blicos ocupan el puesto 13 y los pol�ticos, en general, el puesto 15.
Pero resultan a�n m�s preocupantes las cifras de desconfianza en la justicia: el 68% desconf�a de ella, la incredulidad en el Congreso de la Rep�blica es de 76% y en los partidos pol�ticos de 80%.
Y, lo peor: La gente no est� creyendo en que sus l�deres van a conducir el pa�s de manera correcta (82%).
La confianza y la credibilidad son dos valores sumamente exigentes. Muy f�cilmente se pierden y es muy dif�cil el proceso de recuperaci�n. Inciden much�simo en la esperanza de lograr un futuro mejor.
�Qu� se le espera al pa�s, entonces, con estos elevados porcentajes de desconfianza y de incredulidad en los servidores p�blicos, en sus instituciones y en sus l�deres?

* http://www.semana.com/noticias-especiales/confian-colombianos/125377.aspx

REFLEXIONES

Ø
ØMuy frecuentemente las autoridades interrumpen la movilidad vehicular para dar paso a eventos culturales o sociales, sin calcular los costos que tienen que asumir los conductores, sus empresas y la competitividad.
�No hay quien haga respetar las normas de tr�nsito a tantos motociclistas que las violan?
�Cu�ntos j�venes se espera que mueran para que la autoridad cumpla su deber de corregir a los motociclistas indisciplinados?
�Por qu� las autoridades de tr�nsito permiten que en los sem�foros personas en sillas ruedas pidan limosna, poniendo en grave riesgo sus vidas y la tranquilidad de los conductores?
ØEl respeto por el ambiente no se promueve con manifestaciones ruidosas.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.618. Julio 20 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EMPRENDIMIENTO .


El concepto de emprendimiento se viene confundiendo con el de empresarismo, desde su formulaci�n por los economistas austr�acos.
Esta confusi�n conlleva la idea de que aquellas personas que no se dediquen a crear empresas, no son emprendedoras. Por lo que en algunas universidades se est� impulsando como si fuera lo �in� el ser empresario y lo �out� el trabajar como aportante de Talento Humano en empresas no propias.
Claro est� que reconocemos la importancia de que, aquellos hombres y mujeres que tienen la capacidad de emprendimiento empresarial, sus competencias y vocaci�n, deben liderar los procesos de crear empresas y desarrollarlas para el bien propio y del pa�s.
Pero a aquellos que quieren ejercer su profesi�n en empresas ya constitu�das, bien por aprendizaje, bien porque no tengan la capacidad o no quieran asumir los riesgos que conlleva la funci�n empresarial, no se les puede hacer sentir o discriminar como si no fueran lo suficientemente valiosos dentro del concierto empresarial.
A unos y otros la naci�n los necesita. Unos y otros pueden llegar a desarrollar una capacidad emprendedora en sus respectivos campos, que llegan por caminos distintos a la maximizaci�n de la empresa a la que aportan con aptitudes diferentes.
S� hay que insistir en que es fundamental invertir en el esfuerzo de desarrollar las competencias para el emprendimiento porque el aportante de talento Humano ha de ser tan creativo, tan innovador como aquel que cumple la funci�n emprendedora empresarial. La �nica diferencia previsible ser�a la de asumir riesgos que en esta �ltima es de mayor exigencia.
La empresa actual no necesita aportantes aborregados, robotizados, demanda hombres y mujeres emprendedores capaces de una gran visi�n y una enorme acci�n, no superfluas, que conduzcan a las empresas por los laberintos del mercado por los que est�n atravesando. .
Ese emprendimiento, a su vez, es exigente en valores, porque est� probado que un emprendimiento con acciones superfluas como las acometidas por la banca internacional, con su gran creatividad perversa para desarrollar el sistema del carrusel hipotecario, caus� los efectos catastr�ficos que estamos soportando.

REFLEXIONES

Ø
Ø A los conductores alcoholizados, ya no les sirven buenos consejos. Necesitan disciplina formativa con todo rigor legal.
ØLas autoridades de tr�nsito suelen culpar a los conductores de los accidentes, pero, muchas veces, ellas son las verdaderas culpables.
ØLa falta de se�ales en las v�as, los huecos en las calles y su mal estado, las ventas y la mendicidad en los sem�foros, la falta de claridad de las se�ales visuales, la pasividad de los agentes de tr�nsito, son factores de accidentalidad.
ØLa tolerancia con el incumplimiento de las multas; el permitir que con conductores, con frecuentes sanciones no cumplidas, contin�en manejando; la aceptaci�n de sobornos, prueban la debilidad de las autoridades.
ØPero �para qu� pedirle peras al olmo?


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.619. Julio 27 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

NO MAS TOLERANCIA .


Frecuentemente hemos manifestado nuestra inconformidad con la llamada �moderna cultura de la tolerancia�. Cada d�a uno encuentra m�s predicadores de ella. Uno siente, cuando oye tales predicamentos, como un af�n de tener toda una comunidad, toda una familia, toda una empresa aborregada, aguant�ndose, soport�ndose, toler�ndose unos a otros.
Cuando la tolerancia encierra el concepto de que todo, absolutamente todo, lo que el otro hace yo tengo que padecerlo para estar bien con todos, eso es un infierno.
Educados para la tolerancia, la dignidad se arrastra, consumida por la debilidad de car�cter; la democracia se torna mediocre; la impunidad se acent�a y el miedo invade los confines de las comunidades.
Usted tiene que tolerar que le cobren vacunas. Usted tiene que tolerar que le impongan restricciones a sus m�nimas libertades. Usted tiene que tolerar al asesino, al p�caro, al corrupto. Usted tiene que tolerar la autoridad incapaz de ejercer autoridad. Usted tiene que tolerar al conductor de veh�culos con instinto asesino. Usted tiene que tolerar al comerciante que le incumple la entrega del producto que ya le ha pagado. Usted tiene que tolerar al que le golpea la mejilla e inclusive tiene que ponerle la otra. Usted tiene que tolerar al abogado, al inspector que le insin�a que siempre es mejor �un buen arreglo que un mal pleito� contribuyendo as�, a que el otro, acostumbrado, saque siempre la mejor tajada. Usted siempre, con ese concepto de tolerancia, tiene que ser el permanente perdedor.
Esa formaci�n hace que, entonces, todos pasen por encima de usted, que usted vea como normal que no vale la pena luchar por lo que cree, por lo que sue�a, por su futuro, por la conservaci�n de su puesto de trabajo, por su patrimonio, porque hay otros con m�s agallas que lo quieren todo para s� y hay que tolerarlos.
Y usted sufre. Pues claro, porque eso es tolerar: �Sufrir. Llevar las cosas con paciencia Permitir algo que no se tiene por l�cito, sin aprobarlo expresamente� como define el Diccionario de la Real Academia, en su primera y segunda acepci�n. Lo rescatable en el concepto de la tolerancia: �respetar las ideas, las creencias y las pr�cticas de los dem�s cuando son diferentes o contrarias a las propias� se generaliz� de tal manera que poco importa que no sea �ticas ni morales ni legales.
Pero, malhaya sea, usted para vivir en esta sociedad tiene que ser tolerante hasta con las injustos y los asesinos. Y eso es considerado valioso en esta cultura.

DE TRANSPARENCIA INTERNACIONAL

Ø
�El Bar�metro Global de la Corrupci�n 2009 muestra que los niveles mundiales de soborno contin�an siendo excesivamente elevados: cerca del 10% del p�blico en general afirm� haber pagado un soborno el a�o anterior�.
�En todo el mundo, los ciudadanos comunes ... se muestran decepcionados con el sector privado y su aparente injerencia en la pol�tica, la captura del estado y la subversi�n del inter�s p�blico�.
�Las empresas deben tener esto en cuenta: la adhesi�n a los m�s altos est�ndares contra la corrupci�n en las palabras y en los hechos tiene valor para el mercado�.
�...las experiencias directas de los encuestados se�alan que la polic�a, seguida por los servicios de administraci�n de tierras y el poder judicial, muestran una mayor propensi�n a exigir sobornos�.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.620. Agosto 3 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

NO MAS PERDONES .


�C�mo jugamos con el perd�n!
A flor de labios se tiene la expresi�n �mil perdones� para todo. Si alguien llega tarde, pide �mil perdones�, pero le importa un comino seguir llegando tarde. Si alguien le alz� la voz en el trabajo, pide �mil perdones� pero cada vez es m�s frecuente su altaner�a y tambi�n los �mil perdones�. Cuando se le reclama a un trabajador por el no cumplimiento de una tarea, uno escucha: �Mil perdones�, pero la tarea sigue sin hacerse. Y �el mil perdones�, ese que ya todo mundo conoce, se r�e en su interior por lo que sabe que es ingenuidad de sus compa�eros, de sus superiores, de sus amigos, de la comunidad que a pesar de todo lo siguen �perdonando�.
M�s recientemente, uno ve en la TV a criminales con l�grimas, que ojal� no resulten de cocodrilo, pidiendo perd�n a sus v�ctimas. O escritos publicados en la prensa donde los reos o condenados piden perd�n a quienes causaron da�o y prometen no volver a cometer tales cr�menes. Y uno profundiza en la consideraci�n de los prop�sitos de esas solicitudes de perd�n y las relaciona con la intenci�n y la realizaci�n de la reparaci�n y no las ve congruentes, entonces. tiene que inferir que much�simas de esas l�grimas y de esas publicaciones buscan m�s conseguir rebajas de penas o ablandar al administrador de justicia, que la sincera contrici�n de coraz�n que es el detonante del cambio de vida en la carrera del criminal.
Jugamos con el �perd�n� por el facilismo del lenguaje. Porque lo hemos colocado por encima de la justicia. Porque el miedo nos invade cuando esas miradas asesinas se posan en las nuestras pidi�ndonos que le perdonemos y que intercedamos ante la justicia o desistamos de nuestras acciones ante ella.
El perd�n hay que gan�rselo. No hay que darlo sin la debida justicia y reparaci�n, o esta sociedad no saldr� nunca del �mil perdones� ni del llanto de cocodrilo o de las l�grimas de los farsantes actores habilidosos que aprendieron a soltarlas f�cilmente para enga�ar a sus v�ctimas.
Claro que uno tambi�n ve enormes actos heroicos de mujeres que perdonan a los asesinos de sus hijos, sin exigir nada distinto a que les retornen sus despojos, y hasta les dan un beso en la mejilla, tan sincero, tanto, que uno se estremece y su piel se pone de gallina, ante tanta heroicidad. �Hero�smo de almas con dimensi�n de inmortalidad!
A�n as�, el perd�n no puede ser un juguete que se alcance con s�lo pedirlo o lloriquearlo, hay que gan�rselo, con justicia y reparaci�n.
Primero la justicia y despu�s el perd�n.

DE TRANSPARENCIA INTERNACIONAL

Ø
�Este a�o, por primera vez, el Bar�metro pregunt� a los ciudadanos comunes en qu� medida cre�an que el sector privado utilizaba el soborno para distorsionar el proceso de adopci�n de pol�ticas en su pa�s, un fen�meno que se conoce usualmente como captura del estado�.
�El Bar�metro comprob� que el 54% de los encuestados cre�an que el soborno era utilizado com�nmente por el sector privado para definir las pol�ticas y reglamentaciones�.
�Mientras que el 55% de los encuestados en pa�ses de ingresos altos afirmaron que es com�n que el proceso de adopci�n de pol�ticas se vea influenciado por sobornos, en los pa�ses de ingresos bajos este porcentaje fue del 45%�.
�La captura del estado se considera un problema particularmente grave en los Nuevos Estados Independientes donde m�s de 7 de cada 10 encuestados afirmaron que el sector privado utiliza el soborno habitualmente para definir el contenido de leyes y reglamentaciones�.


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL


Derechos reservados de autor

Ano XIII. No.621. Agosto 10 de 2009. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

NO MAS FARSA .


La tolerancia con los farsantes, esos sujetos de muy, pero muy frecuente aparici�n y mella en los caminos de nuestras vidas, ha facilitado que nuestra confianza est� menguada.
Embaucadores, embusteros, mentirosos, falsarios y falsos, enga�adores, enredadores, impostores, simuladores y disimuladores, tramoyistas, fingidores, hip�critas, c�nicos, p�rfidos, taimados, santurrones, son algunas de las palabras con las que suele llamarse a quienes usan la trama para aparentar o enga�ar a otros.
�Y qui�n no suele encontrarse a menudo con uno de tales en las administraciones p�blicas y privadas?
Solemos evitarlos para no entrar en conflictos; o�mos sus mentiras, pero no asumimos una actitud distinta a la de sonre�rle con desprecio o la de justificar que esa persona es as�, que ya la conocemos; inclusive, llegamos hasta hablar bien de ella cuando nos piden recomendaciones, con tal de deshacernos de ella. Por eso, continuar� con su tramoya y sus intentos de enga�ar a otros.
�Tendremos que dejar que nos enga�en una, dos, tres veces, o permanentemente?�Tendremos siempre que convivir con la farsa, para hacer m�s llevaderas nuestras vidas? Nos rehusamos a aceptarlo.
Tenemos que denunciarla porque la habilidad del farsante suele ser mayor. No podemos hacer como con el alacr�n, mientras a m� no me pique, que afuera pique a quien picare, porque, as�, nosotros mismos nos convertimos en farsantes.
Claro que nuestro valor civil para desenmascarar al farsante tambi�n est� menguado porque, ni tan en el fondo, uno siente que si lo denuncia, est� poniendo en riesgo much�simas cosas. Es comprensible, por eso es preciso revestirse de prudente coraje.
Y, como para ajustar, el farsante posa y grita a cuatro vientos que �los buenos somos m�s�, incluy�ndose �l, ol�mpicamente.
Tenemos que acabar con tanta farsa, reviviendo nuestro valor civil prudencial.

BUENAS MANERAS

Ø
ØAdministrador: �Qu� necesidad tienes de humillar a quienes han servido durante tantos a�os a la empresa, con tu actitud altanera y soberbia?
ØAdministrador: �No crees que si hay cambios importantes en la empresa, que afecten a los buenos trabajadores que tendr�n que seguir contigo, deber�as ser m�s participativo y comprensivo?
ØAdministrador: �No crees que los profesionales que trabajan contigo y que por tantos a�os lo han hecho bien, deben ser tratados con dignidad y con respeto?
ØAdministrador: Deja esa actitud d�spota con gente que no ha hecho sino entregar lo mejor de s� a la empresa.
ØAdministrador: Todos sabemos que hay dificultades, que los cambios no son f�ciles, que hay personas que se demoran m�s en asumirlos, pero �por qu� tienes que ser tan incomprensivo?
ØAdministrador: �Te das cuenta del clima que creas en tu equipo de trabajo cuando eres injusto con alguno de ellos?


ØPara ir a nuestra p�gina principal, pulse aqu�.PAGINA PRINCIPAL