Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1084. Enero 14 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LA COMUNIDAD 5
Cuidado con quienes asechan en las penumbras comunitarias

El emprendedor tiene la libertad de elegir entre el camino recto de su conciencia y de la ley o seguir otro sendero. Su libre albedr�o se lo permite. Pero el emprendedor recto debe tener claro que su comunidad tambi�n ha elegido.
Por ello es necesario que, en su relaci�n comunitaria, tenga muy claro en qu� tipo de comunidad se ha asentado o a qu� tipo de comunidad sirve.
El empresario de bien, en una comunidad honesta, no ha de tener temor a riesgos de enga�o, de calumnias, de fraude, de mendacidad, de robo de sus bienes o de su propiedad intelectual, de falsa y enga�osa publicidad, de d�ficit en pesos y medidas, de p�rdidas de productos por mal manejo de la cadena de fr�o, de enga�os en los plazos de pagos, de destrucci�n violenta de sus negocios por v�ndalos infiltrados en protestas, de extorsiones.
Pero no puede caer en la ingenuidad de no desarrollar las habilidades necesarias para defenderse de los depredadores, pocos o muchos, que asechan en la penumbra comunitaria y que tratan de abusar de su buena fe. Y, menos, hundirse en aviesas costumbres que le rodeen.
Dif�cil permanecer enhiesto entre tal posible podredumbre, por eso nuestro mensaje de hoy es para que el hombre y la mujer que han hecho del emprendimiento un modo de vida para servir, est�n alertas ante perversas comunidades en las que hay quienes posan de modelos empresariales de �xito con sus malas pr�cticas. Porque, con ellos, su desgracia los arrastrar�a.

REFLEXIONES

* Iniciamos el a�o 23 de nuestro Correo de la �tica. Llevamos 1083 lecciones de �tica civil empresarial. �Cu�ntas aprendidas?
* Hay periodistas y maestros que nos est�n llevando por peligrosos riscos con su ideolog�a. Y nosotros, como borregos.
* Las disputas pol�ticas se han trasladado a todos los estamentos de la sociedad, en los que muchos solo tienen la cultura siniestra de la maledicencia y el insulto procaz.
* Las redes sociales han igualado al profesional y al ignorante en su lenguaje de odio y de vulgaridad.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1085. Enero 21 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LA COMUNIDAD 6
Obligaci�n social con el entorno

Un emprendedor consulta sobre c�mo, desde su peque�a empresa que tiene clara cu�l es su comunidad, puede cumplir con su Responsabilidad Social Empresaria Integral.
Nuestra respuesta permite avanzar en el concepto de relaci�n Empresa-Comunidad:
1. Genere riqueza, la m�xima que le sea posible. Productividad total y rentabilidad, sin vacilaci�n, dentro de los marcos �ticos y sus fines sociales. Esta es su principal responsabilidad.
2. Lograr esa riqueza debe hacerlo sentirse orgulloso, porque, adem�s de su beneficio, tambi�n contribuir� a mantener o a crecer su empresa para que genere m�s trabajo calificado y pague mejores salarios. Riqueza para todos.
3. Recuerde: la protecci�n social de la comunidad corresponde al Estado. Si su empresa no da para invertir en obras sociales, su obligaci�n es vigilar y exigir al Estado inversi�n transparente de los impuestos con los cuales usted contribuye. Exija, no pida.
4. Vinc�lese con su publicidad o directamente, a una obra humanitaria de su predilecci�n para beneficio mutuo. Si lo hace, div�lguelo porque su comunidad debe saber que lo hace. Si no puede hacerlo solo, por la capacidad de su empresa, �nase a otras y convi�rtase en socio para el desarrollo de esa obra, pero cu�dese de quienes ganan indulgencias con padrenuestros ajenos. Reviva el concepto de mercadeo social. Evite el paternalismo.
Con este mensaje de hoy, queremos ilustrar a hombre y mujeres que hacen de su emprendimiento un servicio leal, sobre algunas formas de dar respuesta a su obligaci�n social con el entorno.

REFLEXIONES

* El empresario privado sabe que el socialismo no es el mejor campo para su emprendimiento. Pero lo alienta con sus malas pr�cticas.
* Las grandes empresas que han sido sancionadas por el Estado por sus pr�cticas no �ticas, deben pedir perd�n p�blicamente a su comunidad si, verdaderamente, est�n arrepentidas de sus malos procederes.
* Las empresas dignas deben dar la lucha contra la corrupci�n. Las que han ca�do deben responder, resarcir y no repetir, para recuperarse.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1086. Enero 28 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LA COMUNIDAD 7
�Hacia un planeta humano o de simios?

Nuestras reflexiones sobre la comunidad han tenido un claro direccionamiento desde la �tica civil empresarial que nos ha permitido determinar el deber ser para un macrosistema empresarial, que se adentra en la cuarta revoluci�n industrial.
Es preciso, entonces, recalcar en que los sistemas de extracci�n, producci�n, transformaci�n, servicio, presentan, inicialmente, unos cambios profundos que ser�n cada vez mayores e incalculables en su dimensi�n y alcance, y que afectar�n, positiva y negativamente, tanto a las organizaciones como a sus comunidades.
En ning�n momento estas innovaciones deber�n tocar el sistema de valores y principios que hunde sus ra�ces en el orden natural, sino que, por el contrario, ha de vigorizarse para el bien ser y estar del g�nero humano y su ambiente.
Por lo tanto, es necesario que todas las empresas que ser�n alcanzadas, definitivamente, por esta revoluci�n, redefinan, reafirmen y divulguen ampliamente sus valores corporativos, para que puedan servir de sost�n ante todas las dificultades que se presentar�n internamente y con sus grupos de inter�s.
Como se observa, esta cuarta revoluci�n, por la velocidad del cambio y su demanda de acelerada adaptaci�n, dejar� tendales de trabajadores, de maquinaria, de conocimientos, de creencias, de competidores, de propiedades intelectuales, de sistemas culturales que ser� preciso salvaguardar en muchos casos y actualizar, capacitar y formar, en otros, para que las empresas que pervivan y las que emerjan lo hagan con la integridad exigible.
Bienvenida esta cuarta revoluci�n industrial pero de la mano de los valores humanos cardinales para el crecimiento de la humanidad y no para su degradaci�n a un planeta similar al de los simios.

REFLEXIONES

* �C�mo est�n reaccionando los millones de seguidores del f�tbol ante la decisi�n de quitar el patrocinio a sus equipos, tomada por una productora de bebidas, la misma que ya hab�a amenazado con retirarse del pa�s?
* Hay algunos emporios multinacionales, confiados en sus poderes, que pretenden chantajear al pa�s.
* Los grandes esc�ndalos de corrupci�n se vienen presentando por parte de multinacionales. Es preciso que las empresas multinacionales rectas provean de mayor confianza a la Naci�n.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1087. Febrero 4 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LA COMUNIDAD 8
Relaci�n �tica con los grupos de inter�s

Todo emprendedor debe identificar, con claridad, sus principales grupos de inter�s y fortalecer sus actitudes adecuadas con ellos:
Con proveedores de materias primas, maquinarias, equipos e insumos se debe ser especialmente responsable y �tico, por el gran aporte que hacen con sus inventarios, y por la representaci�n que adquieren en la cadena de la calidad de su producto o servicio final. Se suele incumplirles: con la demora en los pagos, el abuso en exigencias -�chantaje?- cuando son pocos sus canales de distribuci�n o el mal manejo de sus productos consignados.
Otra relaci�n que exige gran contenido �tico es con los clientes intermedios o finales, en pesas y medidas, en precio, calidad, garant�as y servicio postventa. Cuando el cliente no es reconocido en su val�a humana se le suele enga�ar con locuacidad y falsedad, que son barreras a su fidelizaci�n.
Con los entes financieros, el cumplimiento a cabalidad de los compromisos adquiridos y la transparencia ante de las dificultades para el pago oportuno de las acreencias, van a generar confianza y credibilidad, capitales en momentos de dificultad del emprendedor.
En relaci�n con sus competidores, los conceptos modernos tienden a abandonar el de guerra. De todos modos, esta competencia debe darse dentro de los marcos de la lealtad, el respeto por la marca y la honra y fama personal del competidor.
Con el Estado, esta relaci�n demanda pulcritud ciudadana en el cumplimiento de sus normas, por convicci�n y por conveniencia.
La familia del trabajador, tambi�n ha de ser considerada dentro de estos grupos de inter�s, pero nos merece cap�tulo aparte.
Esta reflexi�n busca que el empresario digno recuerde su responsabilidad social y �tica con ellos, como base de su �xito.

REFLEXIONES

* Cuando tengas que hablar por tu celular s� precavido con el tono de tu voz. Puede que tu conversaci�n lastime a los que est�n cerca.
* Cuando seas objeto de mala atenci�n por parte de una entidad de salud, no vaciles en denunciarlo. Es preciso ayudar a sanear el sistema. Hay mucha corrupci�n.
* Si no est�s de acuerdo con el proceder de un gobernante, manifi�stalo pero con gallard�a y respeto.
* �Qu� se puede pensar de una persona que se tapa la cara para protestar?


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1088. Febrero 11 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LA COMUNIDAD fin
Razones del trabajo digno de la empresa con la familia del trabajador

Las acciones sociales de la empresa pueden ser paternalistas o respetuosas de la dignidad humana. La empresa paternalista busca resultados con el sentido de pertenencia del trabajador a trav�s del manoseo de sus sentimientos. Mientras que el respeto por su dignidad atrae el cumplimiento de sus compromisos y su lealtad, por reconocimiento, valoraci�n y comprensi�n.
A partir de esta visi�n es como puede entenderse el rol que juega la familia del trabajador en la empresa: de fuente de Talento; de financiadora de su formaci�n humana, t�cnica, cient�fica; de estimuladora constante para la actividad laboral; de freno reflexivo en los momentos de depresi�n o de indisposici�n con el grupo de trabajo, la tarea o sus l�deres; de reposo para el dolor y la fatiga de cuerpo y esp�ritu; de constructora de un porvenir de calidad que mantenga su mente sana en la rutina, el aliento en el cansancio de perseverar, la ilusi�n de una carrera fruct�fera. Esa visi�n es la que actualmente exige, en el mundo, un trabajo de gran calado con la familia, absolutamente planeado y ampliamente compartido.
De la investigaci�n cient�fica ha de partir cualquier inter�s en trabajar con ella, pues, es imprescindible conocer variables del desarrollo familiar como la econ�mica, la educativa, la residencial, la social, la comunitaria y su expectativa de futuro, entre otras.
Esas variables y sus indicadores cuantitativos y cualitativos, ser�n la base para trazar a corto, mediano y largo plazo el plan presupuestado de acci�n.
Trabajar con la familia va a facilitar que, aquellos a quienes hemos seleccionado porque los hemos visto dignos de nuestra empresa por sus virtudes, inteligencias y conocimientos, nutran su continuidad, su creatividad, la protecci�n de la tecnolog�a, fundamentales para el �xito.
Esto compensar� cualquier inversi�n.

REFLEXIONES

* Tenemos que aprender de los pa�ses vecinos lo que significa la amenaza del socialismo siglo XXI.
* El sistema de libre mercado est� basado en la capacidad personal de los habitantes de un pa�s para producir y consumir lo que necesitan, por su propia iniciativa.
* Se debe revisar lo que los maestros est�n ense�ando porque no pueden ir en contra de la Constituci�n Nacional.
* �Para qu� un Estado Pontificio si lo que se necesita es un pastor, no un pr�ncipe?


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1089. Febrero 18 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ADMINISTRAR EN CRISIS .
Requiere de un hombre o una mujer admirable

Administrar en �poca de crisis difiere de administrar en bonanza.
Pero en todo momento el administrador, en su toma de decisiones con su equipo, ha de definir con claridad el problema que se presenta. Ello significa: investigar, determinar precedentes y causas, visualizar errores y reconocer efectos. Vale decir: apoderarse de la situaci�n. A partir de ah�, para estudiar las posibles alternativas de acci�n, define sus prioridades. (Ejemplo 1: defensa de la vida de su comunidad de base y su Talento Humano, 2: defensa del ambiente, 3: defensa del proyecto).
Escoger� la mejor alternativa posible desde sus prioridades, y determinar� el plan de acci�n presupuestado y lo ejecutar�, sin omitir el plan de contingencia.
Monitorear� cada etapa, para observar �xitos, corregir de inmediato las dificultades en su ejecuci�n y consecuci�n de sus prioridades. Esto conllevar� decisiones en todas las fases del proceso administrativo: planeaci�n, integraci�n, organizaci�n, direcci�n, control, an�lisis de problemas, toma de decisiones y comunicaci�n.
Pero el administrador en crisis, por estar sometido a altas presiones por sus decisiones trascendentales e inaplazables, ha de revitalizar, entre varios, estos valores humanos y �ticos: Valent�a o coraje, honestidad y templanza, visi�n. Valent�a para no acobardarse ni rehuir el proceso; coraje para enfrentar los acontecimientos, pr�speros o adversos; templanza para responder con calma cuestionamientos de buena o mala fe; honestidad para transparentar la realidad de la situaci�n, admitir su yerros, corregirlos, y visi�n para prever consecuencias y tomar y rectificar decisiones, impopulares a veces, que le permitan alcanzar sus prioridades.
Su equipo de trabajo ha de servirle de consultor y apoyo en los momentos de depresi�n y de dificultad en este proceso.
Es decir, en crisis las empresas necesitan administradores admirables para salir de ella

REFLEXIONES

* No hay administradores empresariales perfectos, pero s� los hay admirables.
* El error administrativo es factible en el acto de administrar, porque el acto administrativo es un acto humano.
* Hay quienes se ensa�an en los errores de los administradores y no encomian sus aciertos.
* El error administrativo de mala fe ha de ser sancionado con drasticidad y con todas sus consecuencias por sus graves perjuicios sociales y econ�micos.
* El error de buena fe ha de ser reconocido para no repetirlo y resarcir a sus v�ctimas.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1090. Febrero 25 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

HONRA Y LIBRE EXPRESI�N .
Derechos que pugnan

Hay dos derechos fundamentales que, en raz�n del auge de las comunicaciones a trav�s de las redes sociales, han tomado una posici�n destacada y hasta pugnantes: El derecho a la honra y el derecho a la libre expresi�n. Los dos est�n consagrados en nuestra Constituci�n.
Pero, como sucede con todos los derechos constitucionales, se van quedando en letra muerta porque el Estado es incapaz de garantizarlos: paz, trabajo, vida, bienes, libertad, igualdad, respeto por la intimidad, libre circulaci�n, instrucci�n c�vica. palabras, palabras, palabras.
La "libertad de expresar y difundir pensamientos y opiniones" est� convirti�ndose en un libertinaje donde la calumnia, la injuria, la mentira han sentado sus reales, a tal extremo que cuando alguien es judicialmente condenado a rectificar, esa rectificaci�n se hace pero aprovech�ndola para un nuevo ataque. Y si alguien bloquea o corrige a otro por su lenguaje soez, injurioso, se le tacha de censor, porque, cuando la Constituci�n expresa que no habr� censura, se interpreta como patente de corso para decir, caricaturizar, escribir lo que se quiera, sin l�mites de decencia o de responsabilidad.
Es de tal calado la herida que se hace a una persona cuando se le quita su honra, que su restituci�n plena es imposible.
Adem�s, se le propina un da�o tan enorme, tan enorme, precisamente porque la honra es el mayor bien, el mayor patrimonio espiritual y material que se puede poseer.
Es por todo esto por lo que el derecho de libertad de expresi�n debe tener, adem�s de los �ticos, claros l�mites legales por parte del Estado, a quien no debe temblarle la mano para legislar con mayor entereza para evitar el auge que el libertinaje de la expresi�n est� tomando, y penalizar con la severidad de la ley, a quien lastime la honra o injurie a un ciudadano, m�xime si este es del com�n.

REFLEXIONES

* Tienen que estar muy bien fundamentadas las razones para que un alcalde paralice una ciudad, perjudicando a la ciudadan�a, el comercio, la industria.
* Los entes responsables de la movilidad, tienen que ir m�s adelante, con sus decisiones, que la realidad creciente del parque automotor. Inteligencia suma exigible.
* �En qu� qued� aquello de que un Alcalde no pod�a imponer pico y placa en una v�a nacional que pase por su ciudad?
* �Por qu� la legislaci�n penal no es lo suficientemente dr�stica cuando de violaci�n de ni�os se trata? �A qu� se teme?


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1091. Marzo 4 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

NUESTRO NORTE .
Los roles, en �l, de la familia y el liderazgo

Cada uno de nosotros, en su vivencia, orienta su actuar hacia un norte. Ese norte o guion de nuestra vida, influencia las dem�s acciones que emprendemos para tener la dicha de alcanzarlo.
Mas, cualquiera que sea nuestro norte tenemos que revestirlo de unos valores, entre los que se destacan aquellos que fomenta el saber prudencial: Responsabilidad, solidaridad, justicia, honradez, respeto por la vida y la verdad.
La riqueza, la salud, el trabajo, el estudio, la familia, las relaciones sociales, la fama est�n en la gama de nuestros deseos desde que empezamos a tener conciencia de la importancia de cada uno de ellos para nuestros prop�sitos.
Pero distinto a los dem�s saberes, el prudencial hay que empezarlo a asimilar desde el inicio de nuestra existencia, porque ese, por un lado, es el que da val�a y nos llena de orgullo por lo que somos, y, por otro, el que nos permite ser reconocidos por el entorno.
Est� ah� el papel de la familia porque, si el saber prudencial hay que aprehenderlo desde el comienzo de nuestro existir, ella tiene que llenar el vac�o de racionalidad inicial de nuestra vida.
Posiblemente en la conquista de nuestro norte, r�fagas oscuras traten de sacarnos del sendero, y hasta lo logren, entonces, habr� que levantarse y redefinirlo apoy�ndonos en la fuerza interior del saber prudencial humano que se perpet�a en nosotros.
Nuestras ansias de que la humanidad encuentre su norte, a pesar de las circunstancias, nacen de que, si ella lo logra, ser� m�s f�cil el que conquistemos el nuestro. Est� ah� el papel de los liderazgos.
Ni la familia ni los l�deres pueden ser inferiores a este cometido.

REFLEXIONES

* La alegr�a es la clave del �xito de las empresas, seg�n los actuales expositores del tema.
* Las empresas a�n no terminan por entender c�mo es de importante el trabajo en equipo.
* Trabajar en equipo demanda unas competencias basadas en valores que no se investigan suficientemente cuando se escoge un candidato para un trabajo que lo requiere.
* La administraci�n centrada en valores preferencia el ser sobre el saber, porque el saber es m�s f�cil de lograrlo.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1092. Marzo 11 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

DINERO SUCIO .
A las empresas se les devuelve como tsunami

Es conocido el mal que se produce una empresa, del tama�o que sea, cuando se aleja de sus valores por buscar dinero sucio.
Los ejemplos nacionales e internacionales de estas formas perversas de enga�ar o querer enga�ar a clientes y usuarios han demostrado: Que persisten muchas formas de actuar de grandes empresas, a manera de capitalismo salvaje, en pa�ses que reconocen la libre empresa como factor de desarrollo.
Que el mal ejemplo de las grandes que se autopromueven como de gran responsabilidad social y �tica, contagian a las dem�s empresas. Esto explica que, pese a las sanciones, aumenten los carteles empresariales. -Vergonzosa, pero certera denominaci�n que se da a aquellas que se juntan para delinquir-.
Que los clientes desconf�an aun de la buena fe en las intenciones de quienes hacen promociones de sus propios productos o de los productos de terceros. Se sabe que muchas imponen, a estos, condiciones que rayan con el chantaje.
Que hay empresas a las cuales la vida de sus comunidades, de base u objetivo, les importa un comino, y manejan de cualquier modo la cadena de fr�o u ocultan su realidad contaminante del ambiente o les importa poco.
Mientras otras remarcan las fechas de vencimiento de medicamentos o enga�an sobre sus componentes.
Al escribir esto, estamos pensando en la pel�cula DIRTY MONEY -dinero sucio- que devela la infame traici�n a sus principios de una inmensa empresa mundial de autom�viles y la forma como ha tenido que pagar el mal al ambiente, intencionalmente producido.
Empresarios: recuerden que las pr�cticas no �ticas se les devuelven como tsunami.

REFLEXIONES

* �Por qu� hay empresas que todav�a hacen diferencia de pago en el salario cuando se trata de una mujer?
* �Por qu� hay presiones sobre los m�dicos que no aceptan la pr�ctica del aborto?
* En carnavales �hay licencia para ir en contra de la moral y las buenas costumbres?


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1093. Marzo 18 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

TALENTOS .
La sociedad est� ofreciendo un humano diferente

El Talento Humano que la comunidad est� ofreciendo a las empresas es diferente. Esto se desprende del siguiente axioma: el sistema de empresa privada est� �ntegramente adosado al sistema socioecon�mico circunstancial, y la administraci�n no puede quedarse atr�s mientras avanzan las dem�s �reas claves de desarrollo.
Por ejemplo: desde el punto de vista de la actividad, se va reduciendo la oferta para trabajos que exigen mayor rigor f�sico o exposici�n a ambientes malsanos.
Desde el ser, aunque permanecen inc�lumes los valores la especie, hay otros que fueron considerados de gran val�a, ya en planos inferiores. Hoy la estabilidad y el sentido de pertenencia han virado a buscar mayor experiencia en diferentes empresas para ampliar la vivencia laboral o hacia la felicidad personal y familiar.
Desde el ser, tambi�n se est�n ofreciendo personas, cuyas preferencias sexuales son distintas a las de su g�nero natural, que no pueden ser desestimadas por razones pr�cticas. Desde el saber, la sociedad est� ofreciendo j�venes m�s enfocados a lo virtual, y a la b�squeda de mayor conocimiento cient�fico y t�cnico pero sin cl�usulas de permanencia, y mejor remunerados.
Desde lo administrativo, el Talento humano es consciente de que la oferta se ha de hacer como aporte, no como uso ni subordinaci�n esclavizante, y su expectativa es a ser orientado, pero escuchado en conceptos aun discrepantes, analizados y respondidos.
Es decir que el empresario de hoy tiene que saber que la sociedad le est� entregando un Talento Humano diferente, al que hay que administrar, no manejar, con valores. Reto empresarial de hoy.

REFLEXIONES

* El testimonio de fortaleza que dan los amigos que se enferman gravemente, est� lleno de fe y de esperanza.
* Empresarios: No pueden perder de vista el mal que puede causar un error en la ruta de la Naci�n.
* Los fuegos que encienden los pol�ticos, mientras a ellos los enriquecen, al pueblo lo incendian de miseria y hambre.
* Dios nos salve de tiran�as.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1094. Marzo 25 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

VOCACI�N .
En el servicio p�blico

Tres son las razones m�s frecuentes para ingresar al servicio del Estado: la avaricia, el ansia de poder, el deseo de servir.
Los ambiciosos conocen las debilidades estatales en la protecci�n de los bienes del com�n, y all� encuentran camino f�cil y formas para dar rienda suelta a su avaricia.
Los que del poder hacen una obsesi�n, saben que su labia, sus promesas, sus relaciones, le dan acceso a los puestos estatales para ejercer dominio y posesionarse de ellos como su hacienda personal.
Quienes responden al deseo de servir a la comunidad expresan una vocaci�n amalgamada por el amor a ella. Aunque parezca ins�lito.
Y es que la vocaci�n del servidor p�blico nace de ah�: de amar a su comunidad, una actitud que empieza a despertarse en la ni�ez para mutar en liderazgo social infantil, juvenil y profesional.
Los elementos de esa vocaci�n est�n configurados por: el deseo de ser �til; la ejecuci�n de su cargo para el bien de todos; el prop�sito de mejorar la vida de sus conciudadanos; el ejercicio de valores como responsabilidad, honestidad, justicia, respeto por la verdad, compromiso, aptitud y mejoramiento continuo.
Sin esa vocaci�n, el servidor p�blico, f�cilmente, cae en los estadios de la avaricia y el sucio poder.
Por ello, es esencial que aquel ciudadano de bien que observe que un servidor p�blico obra con verdadero af�n de servicio, y que responde con lealtad a su vocaci�n, lo pregone para que su pueblo lo ame por su papel de buen servidor p�blico y honrado. Porque este escasea.

REFLEXIONES

* Mientras est� clara y sea respetada la divisi�n de poderes en la Rep�blica, habr� democracia.
* Las asociaciones de empresarios y comerciantes deber�an trabajar m�s en las responsabilidades �ticas y sociales de sus afiliados.
* Las continuas asonadas muestran un Estado d�bil o errado o prepotente o incumplido.
* �La iglesia venezolana ha demostrado estar con el pueblo?


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1095. Abril 1o. de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

AMOR POR LA COMUNIDAD .
Que ser� correspondido

El amor por la comunidad tiene diversas formas de manifestarse en el servidor p�blico, entre ellas: el respeto profundo por la dignidad que encarna la persona que requiere de sus servicios; la respuesta, diligente, atenta y efectiva a sus solicitudes; el inter�s por capacitarse cada d�a para orientar con propiedad a quien le solicita consejo o para dar la informaci�n necesaria y suficiente para que la persona pueda realizar las diligencias en el menor t�rmino posible con menos tr�mites y menos asistencia recurrente a sus despachos por informaci�n limitada o imprecisa; la atenci�n profesional, cient�fica, pero llena de humanidad en los sucesos adversos a su salud.
Cada persona y su comunidad son la raz�n de ser de su trabajo. Esto ha de interiorizarlo tan potentemente el servidor p�blico que ha de convertirlo en h�bito de acci�n para que su expresi�n corporal, oral, visual, sea tan natural, tanto que sea visible que no tiene repudio por ciudadano alguno, a pesar de que alguien, por su caracter�stica, lo incitare a ello
. Y aun cuando sus ansias de conservar la justicia le lleven a tratar por igual a todos sus usuarios, deber� desarrollar una sensibilidad social especial de mayor afecto en el servicio a los ancianos, a los ni�os, a las mujeres embarazadas, a los enfermos o limitados.
Con estas actitudes, el servidor p�blico demostrar� que ama a su comunidad y recibir� manifestaciones rec�procas de amor, de respeto, de gratitud, de reconocimiento, porque ser� dif�cil que alguien que demuestra su amor no sea amado.

REFLEXIONES

* Hay quienes del malestar ciudadano buscan provecho azuz�ndolo en contra de la ley.
* El periodismo est� pasando por momentos dif�ciles, porque por un lado va el ejercicio leal a la profesi�n, y por otro su uso pol�tico deshonesto.
* Pareciera, por tu falta de colaboraci�n para evitarlo, como si el da�o al ambiente no fuera a perjudicarte a ti y a tu familia.
* Hay incongruencias entre el comportamiento de algunos que profesan una religi�n, y los principios que la rigen.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1096. Abril 8 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

INNOVACI�N .
Una competencia que debe desarrollarse en el servicio p�blico

En el servicio p�blico parece que hubiere poco campo para la creatividad, iniciativa e innovaci�n porque todo parece predeterminado por la ley.
La modernizaci�n del Estado apremia a sus servidores p�blicos a desarrollar toda la capacidad por perfeccionarse en estas competencias de crear, iniciar e innovar, dentro de los marcos establecidos, para visualizar las mejores alternativas que no solo satisfagan la prestaci�n de su servicio, sino que se anticipen con sugerencias, proyectos y propuestas para que su respectiva entidad facilite al ciudadano el cumplimiento de sus deberes, y la atenci�n oportuna de sus derechos a trav�s de leyes, ordenanzas, acuerdos, decretos, circulares o actos administrativos.
Pero esa creatividad, connatural a la especie, demanda una capacitaci�n, a fondo, que permita desarrollarse y ponerse en pr�ctica en cada momento del servicio.
Las escuelas de administraci�n p�blica deben ofrecer programas con estos contenidos para sacar de la rutina frustrante al servidor p�blico, cuya desidia suele ser grande cuando se trata de concebir nuevos procedimientos o transformar otros llenos de tr�mites innecesarios y costosos o agilizar y anticiparse, en mucho, a formas de trabajo ya arcaicas por los adelantos de la inteligencia artificial.
Pero es el propio servidor p�blico quien debe comprometerse a desarrollar esta fundamental competencia en el ejercicio de su vocaci�n comunitaria, con su empe�o entusiasta y decidido.

REFLEXIONES

* Nos duele la angustia y el sufrimiento de los conciudadanos del sur del pa�s, que padecen las consecuencias de las protestas.
* Un gobernante d�bil entrega su territorio a la subversi�n y a los �cratas.
* Debe haber coherencia entre lo que un l�der social desea para su pueblo y su propio estilo de vida.
* Hay l�deres que ven a sus seguidores como si fueran "los del gajo de abajo".
* Abandonar el pa�s y la empresa por miedo, es abrir la puerta de par en par al socialismo.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1097. Abril 15 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ACTITUD ANTE EL CAMBIO .
Nacida de la sensibilidad social del Servidor P�blico

Al Estado no solo se le dificulta responder, con celeridad, a los grandes cambios socio-econ�micos internos o externos que la globalizaci�n demanda, sino que, adem�s, contagia con su paquidermismo cada acto del servidor p�blico cuya lentitud en el servicio a sus usuarios se ha vuelto tradicional.

Aunque se cuente con las m�s avanzadas tecnolog�as, a�n se dejan insatisfechos grandes grupos de ciudadanos por los muy dispendiosos requisitos para cualquier proceso o la intervenci�n de muchos actores en la cadena de mando.

Es cierto que hay rigurosidades legales, pero se hace necesaria una mayor actitud mental ante el cambio, sembrada en cada servidor p�blico para que, desde su puesto de trabajo, est� buscando alternativas necesarias para agilizar y modernizar el Estado, como ya en algunas �reas se ha conseguido, y est� asumiendo los cambios en procesos con entusiasmo y dedicaci�n.

Un servidor p�blico inquieto por la tardanza en las soluciones urgentes que requiere la vida ciudadana o inconforme con las grandes limitaciones de su cargo o sensible ante el sufrimiento que ve en quienes padecen por falta de salud, de justicia, de defensa de la vida, honra y bienes, estar� buscando, permanentemente, caminos esperanzadores.

Esa tiene que ser su actitud ante el cambio, nacida de la sensibilidad social de su vocaci�n de servicio. La falta de esa actitud es lo que est� haciendo que el avance de fuerzas oscuras sea m�s intr�pido que el avance de la Naci�n.

REFLEXIONES

* Si hubiera claridad sobre hacia d�nde va el pa�s, ser�a m�s f�cil que los ciudadanos pudi�ramos ajustar nuestras br�julas.
* Mientras los partidos pol�ticos no recobren la confianza ciudadana, la democracia estar� en riesgo.
* Los planes de inversi�n de las empresas, a largo plazo, tendr�n sobresaltos por el avance de ideolog�as que le son adversas.
* No se puede esperar que todos los ciudadanos remen para el mismo lado, pero s� que todos respeten los derechos que otorga la Constituci�n Pol�tica del pa�s.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1098. Abril 22 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

RESPETO .
Suele ser virtud d�bil en muchos servidores p�blicos

Dado que el fin �ltimo de cada acto del constante quehacer del servicio p�blico es el bien de la comunidad, el respeto ha de estar, intr�nsecamente, adosado a �l.

Pero hay tres que son fundamentales y que tienen que primar en la vivencia del trabajo p�blico: El respeto por la ley, el respeto por el ambiente, y el respeto por los derechos humanos.

Todo servidor p�blico est� obligado a venerar la ley, a acatarla y a responder ante ella por sus acciones u omisiones, voluntarias o no. Este profundo respeto garantizar� no solo la transparencia de sus actos, sino su justicia, lealtad y compromiso en el bien obrar.

El respeto por el ambiente es poco inculcado en la acci�n del servidor p�blico (si no lo tiene como fin principal de su oficio) lo que es evidente cuando contamina sus �reas de trabajo o cuando desperdicia agua, energ�a, papel u otros sin consideraci�n alguna ni por la gente ni por la fauna y flora o cuando no las tiene en cuenta en las decisiones propias de su tarea por falta de sensibilidad ambiental.

El respeto por los derechos humanos le exige, primero, el conocimiento a profundidad de ellos y, luego, la pr�ctica diaria, desde el m�s elemental hasta el m�s exaltado, en el tratamiento debido a sus usuarios como personas, ciudadanos, seres humanos �nicos y a la vez solidarios.

En el servidor p�blico, el respeto tiene que ser virtud ejemplar.

REFLEXIONES

* El suicidio est� cobrando muchas vidas en una sociedad que ha venido perdiendo su norte por la avaricia y la desesperanza.
* Se siente un clamor muy grande de la humanidad por el retorno de valores de convivencia.
* Quiz�s la vejez sea la etapa de la vida menos f�cil. Pero es una etapa.
* Rendimos, f�cilmente, pleites�a a �dolos que no vacilaron en pisotear sus valores.
* Tanto sufrimiento de tanta gente por penas tan enormes, y uno sufriendo por nimiedades.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1099. Abril 29 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

CORTES�A .
No debe escasear en el servicio p�blico

El servicio del hombre o la mujer que trabajan con el Estado, debe distinguirse, adem�s, por la cortes�a. Hay personas muy buenas, muy efectivas en el ejercicio de su cargo pero no suelen revestirlo con la pr�ctica de buenas maneras o cortes�a, como:

Saludar, despedirse y responder con amabilidad, ojal� con una sonrisa. Ponerse a la orden y agradecer cualquier manifestaci�n cort�s de un usuario. Mirar a los ojos cuando habla o le hablan.

Explicar con calma y benevolencia los pasos a seguir en un proceso, a veces dif�cil de ser comprendido. Informar, a quienes esperan, sobre su necesidad de retirarse y cu�nto tiempo demorar�.

Prescindir del uso del celular mientras est� atendiendo al ciudadano o solicitar su venia para atender la llamada urgente.

Hablar con tono de voz firme y seguro para poder ser escuchado, sin que parezca que est� gritando. Escuchar con serenidad, sin interrupci�n y con una actitud corporal que hagan sentir que hay inter�s en o�rlo. Detener con prudencia a quien se desborda en informaci�n no relevante, pero sin burlarse de �l ni humillarlo.

No olvidar jam�s las palabras claves de la cortes�a, pero revestidas de sinceridad: "bienvenido", "por favor", "muchas gracias", "a sus �rdenes", "estoy para servirle", "fue un gusto atenderlo".

Estas demostraciones o "actos con que se manifiesta la atenci�n, respeto o afecto que tiene alguien a otra persona", es lo que la Real Academia de la Lengua ha definido como cortes�a.

Actitud que en el servicio p�blico no debe ser tan escasa.

REFLEXIONES

* El odio de algunos fan�ticos religiosos, est� llev�ndolos a cometer cr�menes y masacres. �Qu� gloria puede haber en ello?
* Nadie tiene derecho a matar al no nacido. Ni su propia madre.
* Ahora aparece el cartel del oro. Empresarios: �cu�ndo van a entender que sin �tica no tienen futuro?


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1100. Mayo 6 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

HUMILDAD .
Hay algunos tan soberbios que se sienten dioses

La arrogancia, en muchos de los que administran el Talento Humano en el sector p�blico o privado, parece ser una constante que observamos en actitudes diarias porque, en su soberbia, se sienten dioses. Por ejemplo:

Pasan por encima sin saludar o lo hacen sin demostrar afecto.
Siempre atienden a su gente desde sus "tronos".
No se levantan de su silla cuando alguien les extiende la mano para saludarlos. La mala educaci�n los atornilla a ella.
Alzan la voz para acallar a su orientado cuando este manifiesta una observaci�n sobre alg�n proceder autoritario.
Olvidan el valor humano del trabajador cuando en una reuni�n con �l, toda su atenci�n est� en el "WhatsApp".
Desconocen la labor del equipo de trabajo al absorber, para s�, todos los m�ritos sin cr�dito alguno para los dem�s.
Poco les importa la situaci�n socioecon�mica de sus orientados.
Rigurosos con las normas para otros, laxos con ellos mismos.
Pero lo peor es que ese comportamiento se contagia, sobre todo en el sector p�blico, y, entonces, muchos servidores p�blicos se endiosar�n ante sus conciudadanos.
Insistimos en que el servicio p�blico demanda humildad, sencillez porque, mientras la arrogancia de tales dioses es el ant�nimo del servir, la humildad es el sin�nimo de buen administrador u orientador. "Contra soberbia, humildad".
Un servidor p�blico, as�, virtuoso de la humildad, es amado por sus orientados como dicen los gur�s de la alegr�a en el trabajo.

REFLEXIONES

* El desempleo, que est� creciendo, lleva al populismo.
* Nos duele la violencia provocada por la tiran�a en Venezuela.
* En el d�a de la Libertad de Expresi�n decimos: no a la calumnia y a la injuria.
* Si eres un gran maestro, que tu lucha por tus derechos sea tan honesta, tanto, que tus alumnos siempre se enorgullezcan de ti.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1101. Mayo 13 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

CORAJE .
Para combatir la pusilanimidad en el gobernante

Los gobernantes suelen ser atacados inmisericordemente ya porque obran ya porque no obran, y es natural que siempre est�n en el ojo del hurac�n puesto que en ellos convergen todas las m�s diversas aspiraciones de su pueblo.

A ellos recurren los que tienen f�cil acceso por sus liderazgos econ�micos, sociales, pol�ticos, religiosos. Pero tambi�n los que carecen de ellos. Aunque suele ser muy pocos los que logran ser escuchados desde sus situaciones de pobreza o miseria.

Una de las varias razones por las cuales muchos gobernantes solo escuchan las voces que m�s les convengan, es por el miedo que guardan a esos liderazgos convertidos en poderes. Un gobernante miedoso, pusil�nime, escondido en la zozobra de sus perplejidades, poco bien presta a su comunidad y menos a aquella que m�s lo necesita.

Desde el momento en el que jura cumplir su cargo, a su leal saber y entender, debe revestirse de coraje para as� acometerlo, con la constituci�n y la ley, la honestidad y la transparencia en sus manos; sin miedo alguno al qu� dir�n, a los premeditados ataques de los medios, a los chismes de las redes irracionales, a las calumnias o injurias de sus rivales, y menos a las encuestas.

Hombres y mujeres revestidos de rectitud y coraje, que no teman ser investigados porque siempre obrar�n de buena fe, son los mandatarios que el pueblo tiene que escoger en la pr�xima contienda electoral, si se desea energizar el ritmo exigible a los gobernantes de la Naci�n.

REFLEXIONES

* Se hast�a uno de las reyertas pol�ticas.
* El honor escasea donde la avaricia se acomoda.
* Se siente m�s af�n de guerra que entendimiento entre las naciones.
* Los empresarios est�n siendo desestimulados por las altas cargas impositivas.
* Los gastos del Estado no disminuyen ostensiblemente.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1102. Mayo 20 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

COMPASI�N .
El servidor p�blico ha de ser sensible al sufrimiento ciudadano

La compasi�n es otra virtud que la arrogancia de muchos servidores p�blicos suele acallar en sus corazones.

A esta altura de la vida, donde la inteligencia racional y la virtual imperan en las organizaciones, la emocional va quedando rezagada, como siempre, porque se cree que lo "hard" es lo que mayores beneficios da.

Pero es importante resaltar c�mo las m�s modernas organizaciones, con sus asesores en inteligencia emocional, est�n volviendo sus ojos a lo que en el Talento Humano motiva toda acci�n de servicio. Es decir, que no se sirve por el dinero que se recibe, sino que se sirve porque hay una fuerza, una voluntad, una vocaci�n que impele a ello.

Y aunque en los medios judiciales subyace, como axioma que "si se pone el coraz�n en la justicia, se prevarica", es necesario que, en medio de esa racionalidad, el sentimiento de pena y de identificaci�n ante los males que un ciudadano padece, mueva al servidor p�blico a ponerse en el lugar de las v�ctimas para entender y mitigar los sufrimientos que soportan por culpa del victimario que a veces es el mismo Estado; a comprender al cautivo como ser humano equivocado, arrojado en condiciones de animal a c�rceles infrahumanas; a socorrer con su consejo y asesor�a a quien, en su desespero, no sabe a qu� funcionario acudir para solucionar su problema. Esto es compasi�n.

El servidor p�blico no debe avergonzarse de tener compasi�n por quienes soportan los duros golpes de la ley o de la vida.

REFLEXIONES

* Insistimos: Va en contra del futuro del pa�s un crecimiento industrial sin aumento del empleo.
* Las debilidades de las autoridades, aumentan el riesgo de la anarqu�a.
* Hay que ver c�mo deja el socialismo a los pa�ses que domina para no replicarlo en el nuestro.
* Un gobierno con la fortaleza necesaria, dentro del caos, es lo �nico que salvar� a la Naci�n.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1103. Mayo 27 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ES POSIBLE .
Un servidor p�blico de coraz�n honesto

El servidor p�blico no solo ha de ser honesto, sino que debe demostrarlo en cada uno de sus actos.
La cultura latinoamericana est� infiltrada por una serie de conceptos, de actitudes y a�n de refranes que hacen laxa la conciencia frente a las oportunidades no �ticas de beneficios.
Ejemplo de ello son las frecuentes afirmaciones de "no importa que robe con tal de que se vean las obras"; "el porcentaje para el funcionario en el contrato p�blico no puede ser superior al 10%"; "el funcionario que no robe es bobo".
Los sobornos que "sonrobos" (como se muestra en las redes al leer sobornos al rev�s), tienden un manto de sutileza en regalos, atenciones, invitaciones a reuniones y almuerzos, que cuando tienen por trasfondo el agasajo para lograr informaci�n privilegiada o inclinar una balanza a favor de alguien o ablandar la firmeza para adelantar o no un tr�mite, u obtener un beneficio para quien invita o para una tercera persona, se convierten en un verdadero conflicto de intereses al que no debe exponerse el servidor p�blico digno.
Los negocios, entre el servidor p�blico, sus consangu�neos y alguno de los usuarios o posibles usuarios de sus servicios, es otra forma, generalmente ocultada, de lesionar su honestidad.
La corrupci�n solo se derrotar� con algo que s� es posible: Un servidor p�blico de coraz�n honesto.

REFLEXIONES

* La justicia puede tener muchas razones para su lento obrar, pero el crimen crece inconmensurablemente.
* La justicia medi�tica o politizada es otra verg�enza nacional.
* �Por qu� algunos abogados dilatan, intencionalmente, los procesos para lograr vencimiento de t�rminos? �Qui�n los juzga?


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1104. Junio 3 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ECONOM�A NARANJA .
Que no exprima a los m�s d�biles

Se est� comprobando que la econom�a naranja trae importantes beneficios al pa�s en materia de mejoramiento de la calidad de vida por los nuevos empleos que est� generando.
Nuestra experiencia en la asesor�a a personas que de otra manera no hubieran podido crear una empresa unipersonal o un peque�o negocio, nos permiti� conocer a fondo las grandes dificultades que se tienen que vencer para pervivir en la formalidad. Pero puede lograrse.
Lo que no se ha logrado y a lo que tienen que apuntar las nuevas normas del Estado es a asegurar que todos aquellos nuevos puestos de trabajo de esta econom�a naranja tengan, no solo la seguridad social necesaria, sino que los empresarios ratifiquen sus compromisos �ticos con ese Talento Humano para que no sea explotado por quienes alcanzan altos ingresos en corto tiempo con muy poco capital invertido.
Insistimos en que hay que revisar los contenidos de las relaciones entre los ejecutores y los due�os de los "startups", de las "apps" de servicios a domicilio r�pidos, de transporte y dem�s servicios culturales y creativos, porque si bien hay mayor libertad en quien ejerce el oficio, se asoman sombras de inmisericordia en sus sistemas de remuneraci�n digna.
La econom�a naranja es bien importante para el pa�s, pero que no vayan a ser los m�s d�biles quienes resulten exprimidos.

REFLEXIONES

* En cuestiones de salud, aunque se ha avanzado, todav�a quedan grandes retos para obtener pronta atenci�n a los enfermos.
* La contienda pol�tica territorial tiene que hacerse a base de programas donde el campo tenga una mayor visibilidad.
* Aplaudimos lo que se hace por la seguridad ciudadana, pero la criminalidad sigue en ascenso.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1105. Junio 10 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

FUSIONES .
Pero que estimulen el buen vivir del trabajador

La din�mica global de los negocios ha demostrado gran celeridad en la fusi�n de empresas que se efect�a para alcanzar un mercado ampliado horizontal o verticalmente o para absorber competidores o para aprovechamiento, l�cito, de las experiencias culturales, innovadoras y laborales del Talento Humano de un pa�s.
En un principio las estrategias son claras: 1. Dar tranquilidad a los trabajadores de las empresas absorbidas, garantizando que conservar�n sus puestos de trabajo. 2. No cambiar, en el corto plazo, los s�mbolos y esl�ganes de la empresa. 3. Mantener elevado el sentimiento regionalista, para esquivar riesgos xenof�bicos en proveedores y compradores.
Pasado alg�n tiempo se observa que tales promesas se van diluyendo: se despiden trabajadores, se remplazan el nombre y los esl�ganes, y se merman los proveedores nacionales.
Paralela a esa din�mica global est� apareciendo esa que lucha por el reconocimiento del valor del trabajo; por la necesidad de garantizar la felicidad del trabajador en las empresas; por el cumplimiento de los c�digos de �tica tanto en las matrices como en las sucursales; por el respeto y la contribuci�n al ambiente.
Forzada o voluntariamente, esta din�mica de lo humano tiene que exigirse, apoyarse, porque el Talento Humano fusionado tendr� fincada sus pretensiones en el buen vivir y no en ser vilmente explotado por tales fusiones empresariales.

REFLEXIONES

* Suele acontecer que un inmenso desastre sea ocasionado por un insignificante elemento.
* Toda obra grande suele acarrear la envidia de los incapaces de construir algo semejante.
* La larva que corroe la manzana hace su da�o en forma silenciosa.
* Las reyertas de los pol�ticos frenan el desarrollo nacional.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1106. Junio 17 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

SALVAMENTOS .
Que deben devolverse con hechos y gratitud

Es costumbre en nuestro pa�s que entre todos, a trav�s de impuestos, hagamos un esfuerzo, aceptado u obligado, para salvar instituciones cuando est�n en dificultades.
No queremos detenernos en las circunstancias de malas administraciones, corrupci�n u otras que hayan motivado su situaci�n ca�tica, pero s� �las salvamos! Esto es solidaridad. Igual que lo har�amos con una persona que encontr�ramos en un camino, abandonada, solicitando con angustia nuestra ayuda, sin importar quien sea o si ella se puso voluntariamente o no en condici�n tal.
Por obras como estas no se debe reclamar ni reconocimiento ni gratitud.
Pero conviene recordarles a bancos, empresas, electrificadoras, fondos, que hayan sido objeto de estos apoyos, que cuando sus circunstancias sean ya de progreso o de riqueza, no pueden dejar de acordarse de devolver su solidaridad a la ciudadan�a con hechos de gratitud. Este es un comportamiento elemental �tico que tiene que nacer de quien ha sido salvado, cuando tiene alma.
Porque resulta duro ver a una ciudadan�a exprimida y con su esp�ritu solidario reducido, por culpa de la avaricia de los nuevos epulones que olvidaron, tanto el momento de su desgracia como el socorro oportuno que les fue dado en su quiebra o tribulaci�n.

REFLEXIONES

* Las ayudas del Estado a los empresarios deben mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, no solo la rentabilidad empresarial.
* �La independencia de poderes, est� resultando ca�tica para la Naci�n?
* �Por qu� se cataloga como enemigo de la paz a quien reprocha a la justicia por su alta impunidad?


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1107. Junio 24 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LEGAL O �TICO .
�C�mo resolver el dilema?

Frecuentemente los temas legales se ven enfrentados con los principios �ticos. Esta confrontaci�n nace, sobre todo, en asuntos relacionados con la ley natural o "dictamen de la recta raz�n que prescribe lo que se ha de hacer o lo que debe omitirse" -Drae- y con la ley positiva o "la ordenaci�n de la raz�n dirigida al bien com�n y promulgada por el que tiene a su cargo el cuidado de la comunidad", seg�n Tom�s de Aquino.
Los seres humanos suelen resentirse cuando sus derechos son tasados por intereses diferentes a los de su propio bien.
Por ejemplo, el respeto por la vida, tiene que ser tan sagrado que jam�s se deber� permitir que una vida sea quitada, y que nadie sea eximido de resarcir su culpa, aunque se haga a nombre de otro bien como el de la paz, porque el bien de la vida es bien supremo que, al respetarse, estar� salvaguardando los dem�s bienes. Vale decir: cuando respetamos la vida, hay paz.
Por ello, no son de extra�ar los cuestionamientos �ticos cuando a un asesino se le otorgan poderes legislativos sin haber pagado su culpa, ya que ello estimula a otros, esperanzados en ser igualmente perdonados o pol�ticamente retribuidos.
Tampoco son de extra�ar interrogantes �ticos a concesiones de la Corte que a nombre del libre desarrollo de la personalidad de unos pocos, arriesga derechos de otros muchos.
El dilema �tico en estos asuntos siempre debe resolverse en funci�n de la ley natural.
Lo �tico sobre lo legal.

REFLEXIONES

* Es dif�cil que un grupo que tiene miembros corruptos dicte leyes contra la corrupci�n.
* La persistencia de los mismos cr�menes en diferentes gobiernos, est� mostrando la necesidad de cambiar de estrategia.
* Los relacionistas p�blicos tienen que trabajar en incrementar la credibilidad en la sinceridad de los programas sociales de sus empresas. Pero primero, tiene que haber sinceridad.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1109. Julio 8 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

4�. REVOLUCI�N INDUSTRIAL .
Bienvenida, si contribuye con dignidad al desarrollo

En pleno envite de la 4�. Revoluci�n Industrial, que emerge con notables principios de sostenibilidad, hay empresas que pregonan su respeto a la ley y a las buenas costumbres, y, a la vez, resultan penalizadas por sus pr�cticas soterradas. Algunos la ven como una gran avenida, maquillada, por la cual fluyen emprendedores y empresas, tambi�n maquillados.
Nosotros hemos comprobado que el capitalismo social ha sido la opci�n para acelerar la salida de millones de ciudadanos de esa pobreza y esa miseria de la que el populismo se lucra.
Pero indudablemente, lo social del capitalismo empresarial, hoy en la 4RI, tiene que nutrirse, con m�s vigor, de su misi�n de contribuir al desarrollo digno de quienes conforman sus grupos de inter�s y de la naci�n, con plena conciencia �tica en la b�squeda de su rentabilidad, causa cardinal de su existir, pero no �nica.
Los esguinces empresariales, denunciados y sancionados, solo demuestran que sus pr�dicas de inter�s por el ser humano, el ambiente, el respeto a la ley, no est�n surgiendo de la �ntima convicci�n ni de la buena fe debida a su rol de liderazgo.
Con la 4�. Revoluci�n Industrial, este liderazgo empresarial tendr� que ser m�s claro: Generar, dentro de la legalidad, la moralidad y la sostenibilidad, riqueza que produzca empleo, educaci�n, salud y buena ciudadan�a. As�, 4RI �bienvenida!

REFLEXIONES

* No hay que pisotear los derechos de los dem�s, para luchar por los propios derechos.
* Pa�ses m�s avanzados no se averg�enzan de leyes que restringen el uso de las redes sociales y penalizan el despliegue del odio.
* Est� claro que una autoridad d�bil produce pueblos indisciplinados.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1110. Julio 15 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

UNICORNIOS .
Hay que normalizar las "startups", por equidad

Las empresas de la era digital pueden llegar a tener un gran desarrollo econ�mico, muchas partiendo de muy poco capital y de una base cuasi piramidal de talento humano afiliado en condici�n de empresarios independientes.

Es cierto que requieren tanto de innovaci�n, para su creaci�n y crecimiento, como de penetraci�n dura en el mercado, a la vez que son intensivas en mano de obra indirecta, con el m�nimo de trabajadores directos. Sin embargo, tienen sus visos de explotaci�n humana, explotaci�n que hay que frenar.

Estos visos est�n dados por: improvisaci�n al considerar que el emprendimiento es connatural y que es f�cil convertir un desocupado en empresario; bajos niveles de beneficios ofrecidos; indisciplina, ignorancia o ingresos insuficientes para el sustento y cubrir seguridad social.

En tal situaci�n, unicornios, "startups" u otras aplicaciones orientadas a servicios de alta demanda de emprendedores por su gran "escalabilidad", necesitan ordenamiento legal: a) para que formen esa fuerza de trabajo independiente (en cooperativismo se exige un curso de acceso), b) para que los ingresos tengan que estar por encima de los m�nimos legales de los trabajadores dependientes, y c) para que se les exija la seguridad social, y la empresa digital pueda operar, sin riesgo.

La raz�n de ser de esta normalizaci�n est� en que estas empresas digitales mueven tal flujo de dinero, y presentan tal nivel de utilidad, que es preciso que exista, en ellas, mayor justicia distributiva.

Hay que generar riqueza, lo hemos cantaleteado, pero riqueza para todos, no en iguales proporciones pero s� en condiciones de equidad.

REFLEXIONES

* �Por qu� las autoridades de movilidad piden, imploran, que no se taponen las v�as en las protestas, cuando deber�an ser exigentes, con temple, en el respeto a la ley?
* Hay diferencia entre lo que los ciudadanos esperan en materia de honestidad p�blica y lo que muchas organizaciones est�n haciendo.
* Las sociedades tienen sus valores, pero tambi�n sus antivalores. A veces estos �ltimos prevalecen.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1111. Julio 22 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EL DEPORTE .
Formar personas de bien para el espect�culo de la alegr�a

Cuando estuvimos asesorando administrativamente a rectores del deporte regional, pudimos captar, de cerca, los grandes valores que se requieren en el proceso de formaci�n f�sica de un deportista. Estos valores f�sicos son imprescindibles para el �xito personal, grupal e institucional.

El �nfasis en la selecci�n de los futuros deportistas est� all�, en esas dotes b�sicas que la naturaleza da y que el entrenamiento exalta para la competencia.

Mas cuando el deportista, su familia, el administrador, el t�cnico, los asesores m�dicos y psic�logos, circunscriben sus tareas, mirando solo al prototipo f�sico que les dar� y alcanzar� la fama, entonces, solo estar�n formando fen�menos de insensibilidad social o sucios y tramposos competidores.

Adem�s, cuando no resisten la influencia del entorno, donde los apostadores compran todo, absolutamente todo el andamiaje humano que se deja comprar, aparecen los asesinos potenciales y reales de aquellos a quienes inocentemente yerran en su pretensi�n ganadora.

Lo anterior, para insistir en que: familias, autoridades, empresarios, tienen que trabajar m�s a fondo en la formaci�n espiritual y �tica de los deportistas, paralela a la de los valores f�sicos, porque el fin primario del deporte tiene que ser: formar personas de bien para que brinden su espect�culo de alegr�a, que, a veces, por su falta de moral y �tica, se convierte en espect�culo de esclavos, igual que el de los circos romanos.

REFLEXIONES

* �C�mo puede haber tanta vileza en seres humanos que llegan hasta arrojar a una piara los cuerpos mutilados de sus v�ctimas?
* Esos pol�ticos que se ganan los votos calumni�ndose los unos a los otros, tambi�n demuestran su vileza.
* Cuando vaya a votar piense en el pa�s que quiere para usted y sus descendientes. Y entonces, vote tranquilo.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1112. Julio 29 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LA SANCI�N .
En la empresa tambi�n su modo evoluciona con el mismo cambio

Se caracteriza el momento actual de la humanidad por sus ansias de independencia, ansias que se visibilizan cuando todo causa protestas como reacci�n.

En pol�tica, en religi�n, en grupos sociales, en la familia y hasta en la misma empresa los liderazgos son cuestionados con vehemencia, pero los propios l�deres cuestionadores lo son a su vez, porque los unos, con visi�n experimentada, prefieren el orden, mientras los otros, con visi�n esperanzada, el cambio.

�Hasta d�nde el orden? �Hasta d�nde el cambio?

El cambio presente en cada momento de la existencia humana llevar� a nuevos ordenamientos que perdurar�n, hasta tanto otras fuerzas renovadoras vengan a presionarlos.

Mas, pese a ello, las estructuras demandan ordenamientos para su subsistencia y por tanto, las leyes, normas, y pol�ticas exigen respeto, mientras no sean modificadas. Cuando ese respeto no se da, se debe sancionar al trasgresor.

El modo de sancionar se transforma con el mismo cambio.

Desde el hogar hasta la vida laboral, al sancionar se debe procurar que el corregido retorne a la ruta para lograr su objetivo, como �nica raz�n de una sanci�n perfeccionada, justa, consecuente, escalonada. Hoy, ni l�tigo ni gritos ni amenazas ni sarcasmos ni iron�as ni otras violencias, son aptos.

El modo actual de sanci�n, acorde con los tiempos, influenciar� la respuesta reflexiva, esperada. De no lograrse, su escalonamiento tendr� que conseguirlo.

�Administrador: Te has capacitado para sancionar?

REFLEXIONES

* Humanizar los animales es tan il�gico como animalizar a los humanos.
* Si no quiere que la corrupci�n avance, no vote por quienes han demostrado serlo.
* Una empresa que no entra al proceso de su transformaci�n digital est� corriendo el riesgo de desaparecer.
* �Hay incapacidad del Estado para frenar la insurrecci�n armada?


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1113. Agosto 5 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EL ELOGIO .
No debemos economizar palabras ni actitudes al otorgarlo

En otras ocasiones hemos afirmado que los administradores suelen ser muy parcos al elogiar a las personas que orientan. Su sentido de econom�a, se transfiere tambi�n a la econom�a de las palabras y de las actitudes. Y cuando el empresario economiza en lo que no debe, sus resultados son inferiores.

Igual ocurre con la econom�a en el elogio. No ahorramos palabras cuando de sancionar se trata, pero cuando de reconocer, nos faltan, no encontramos las necesarias y creemos que, con las pocas que damos y como sin ganas, basta.

El administrador ahorrador de elogios y pr�digo de rega�os, est� "out" en el proceso administrativo centrado en valores.

El poder del elogio franco, veraz, privado o p�blico, ilimitado, fortalece el propio motor que el orientado tiene en su interior y que le lleva a realizar sus tareas, su creatividad, sus sugerencias, su inter�s por el porvenir de la empresa, sin que tenga que ser empujado para ello. Automotivado. Sabemos que ning�n administrador es capaz de motivar a una persona que no est� motivada por s� misma.

El elogio, no la rid�cula farsa de dar bombo, va directamente a satisfacer una de las necesidades del trabajador: el reconocimiento por sus valores y esfuerzos f�sicos, intelectuales y espirituales. Es por ello por lo que el orientador tiene que dejar que ese elogio fluya de sus labios y de su coraz�n con la vehemencia y actitud de quien sabe que el m�rito lo demanda como alimento para el alma por la fatiga del quehacer diario.

Administrador: �Te has capacitado para elogiar con dignidad, veracidad y vehemencia?

REFLEXIONES

* Adherimos a las manifestaciones de rechazo que el C�RCULO DE PERIODISTAS Y COMUNICADORES SOCIALES DE ANTIOQUIA -CIPA-, ha hecho a los ataques perpetrados a periodistas de Teleantioquia.
* Empresarios, urgente: generen empleo si quieren un pa�s libre, y empresas no enajenadas por un sistema estatal adverso.
* �Para qu� va a servir tu empresa si tus trabajadores no encuentran en ella felicidad?


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1114. Agosto 12 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

�TICA Y 4�. REVOLUCI�N INDUSTRIAL .
Piedra angular de la era digital

Dos autores l�deres del Foro Econ�mico Mundial -FEM- insisten en que, para las nuevas tecnolog�as, "la piedra angular est� concentrada en los ciudadanos, la capacidad de acci�n, la transparencia y la �tica". Es decir que tecnolog�a sin transparencia, sin �tica, no tendr� futuro. Pies de barro.

A veces, las historias de empresarios exitosos presentan sesgos de vivacidad y argucia que, hoy, no son admisibles.

Esta nueva era de la inteligencia artificial, la rob�tica, la nanotecnolog�a, la biotecnolog�a, la impresi�n en 3D, los veh�culos aut�nomos, la cadena de bloques, la pol�tica de datos, los drones, el internet de las cosas y dem�s, est� demandando un desarrollo �tico de los aportantes de capital y de talento humano de la empresa, porque los riesgos de la codicia, la vivacidad, la deshumanizaci�n, el enriquecimiento raudo con poca inversi�n, los altos porcentajes de utilidad como nunca alcanzables, a diferencia del narcotr�fico, har�n que se generen protestas o paros indignados por su falta de legalidad, no cubrimiento de la seguridad social o explotaci�n del Talento Humano como est� sucediendo con dos "apps" que han fructificado en el mercado nacional.

Las gerencias de Gesti�n Humana tienen que estar, pero ya, anticip�ndose a la renovaci�n de los valores �ticos corporativos que las nuevas tecnolog�as estar�n demandando.

Gerente de Gesti�n Humana �t� ya tienes interiorizados, en alma y coraz�n, esos valores que la empresa va a demandar de su Talento Humano? Porque un ciego no gu�a a otro.

REFLEXIONES

* Empresario: Abstente de hacer publicidad en medios cuyos programas violenten tus valores �ticos empresariales, familiares personales o los de tu cultura regional.
*Empresario: Recuerda que en medio de tanta confusi�n tecnol�gica, tu empresa ha de adelantarse en la formaci�n que ha de tener tu Talento Humano.
*Empresario: Las nuevas tecnolog�as tienen que llevarte a identificar el nuevo rumbo de tu empresa.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1115. Agosto 19 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

�TICA Y 4�. REVOLUCI�N INDUSTRIAL -2- .
Transparencia, sin temor a que el alma sea le�da

�Cu�les son los valores �ticos que estar� demandando la 4RI?

Ya hemos resaltado uno: LA TRANSPARENCIA, esa que hunde sus ra�ces en la honradez, en la veracidad, en el sentirse orgulloso del honor y la dignidad que da la claridad y la nitidez de cada acto; valor que hace que uno levante su cabeza, muestre su rostro, y sea capaz de mirar al otro a los ojos sin temor a que su alma sea le�da. Porque �podr� una empresa seguir de primera entre las quinientas que m�s venden, si por las redes permanentemente se constatan evidencias de sus enga�os, de sus mentiras, de su maltrato a proveedores?

�Podr� una empresa, seguir teniendo grandes utilidades, si las leyes estatales le est�n imponiendo grandes multas por cartelizaci�n, por incumplimientos, y la comunidad est� evidenciando, a diario, sus esguinces a las normas, d�ndole la certeza de que su responsabilidad social es distinta a la que presumen en su publicidad? La misma tecnolog�a que las lanza al liderazgo, esa misma tecnolog�a las est� vigilando.

Una empresa que ha improvisado su entrada a la era digital dejando de lado la interacci�n con ese trabajador esperanzado en una oportuna ayuda empresarial para su actualizaci�n t�cnica, y temeroso ante la falta de claridad de su futuro por la no transparencia y miedo de la administraci�n a decir la verdad, esa empresa se rezagar� de las que s� tuvieron en cuenta a sus trabajadores para la transformaci�n.

�Empresario lector, usted s� puede mirarnos a los ojos?

REFLEXIONES

* "�Qu� importa saber qu� es una l�nea recta, si no se sabe lo que es rectitud"? S�neca.
* Lo que est� sucediendo en Argentina tiene que obligarnos a reflexionar sobre nuestro futuro. * Presidente: con humildad, grandeza, empleo y desarrollo socioecon�mico, el pa�s no caer� en el populismo.
* Trabajador: es mejor garantizar el pan con el propio esfuerzo, que esperar a que llegue regalado. Puede no llegar.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1116. Agosto 26 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

�TICA Y 4�. REVOLUCI�N INDUSTRIAL -3- .
Paciencia, empat�a y comprensi�n

Otro valor que est� demandando la 4�.RI es la PACIENCIA.

La disrupci�n que origina el avance de las nuevas tecnolog�as sorprende duramente a quienes, por largos a�os, han venido operando procesos y sistemas m�s o menos rectil�neos. La flexibilidad, por variadas circunstancias, no ha sido el fuerte de los emprendimientos.

Siempre hemos visto la natural resistencia al cambio en todas las transformaciones del mundo del humano. Resistencia que se manifiesta de m�ltiples formas, desde la actitud silenciosa e insincera hasta la abiertamente desafiante.

Esto tiene que entenderlo quien orienta personas que est�n ante su propio desaf�o de cambio intelectual, actitudinal y de saberes, y por ello ha de revestirse de paciencia y compresi�n. No se trata de tolerancia. Se trata de entender al otro, de comprenderlo, de aceptar que en su avance tendr� momentos de entusiasmo, as� como de desconcierto y dilaci�n, en los cuales es fundamental la presencia asesora del orientador para erradicar el des�nimo o templar la euforia.

Este acercamiento ha de estar revestido de ese saber esperar cuando algo se desea con vehemente necesidad, y, por tanto, de empat�a para entender qu� siente el otro y, sin necesidad de sentir lo que �l siente, ayudarle en su aprendizaje y cambio.

Administrador �est�s capacitado para ejercitar la paciencia y pr�ctica de la empat�a y la comprensi�n? Te lo exige la 4�.RI.

REFLEXIONES

* Que una contralor�a se corrompa es el colmo de la corrupci�n en un pa�s.
* Que altos personajes investigados penalmente sean declarados libres por vencimiento de t�rminos es el colmo de la injusticia.
* Que haya EPS que nieguen su atenci�n y medicamentos a graves enfermos de c�ncer es el colmo de su inhumanidad.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1117. Septiembre 2 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

�TICA Y 4�. REVOLUCI�N INDUSTRIAL -4- .
Ser, reconocerse y hacerse valorar como persona

El HUMANISMO es otro valor que est� exigiendo esta 4�.RI.
En el mundo de hoy, en econom�a se encuentra una variedad inmensa de escuelas o tendencias como la convencional, la neocl�sica o bioeconom�a, la ecol�gica: verde, azul, p�rpura, la naranja o creativa, la social, la colaborativa, la del bien com�n, entre otras.
Hoy, todas est�n buscando intereses que van desde el m�s estricto beneficio individual hasta el mayor aprovechamiento posible de los recursos para el bien p�blico, pasando por el respeto al ambiente, voluntario u obligado. Pero ya ninguna puede deslindarse de la �tica.
En todas ellas, hay un factor transversal y concomitante que es necesario tener en cuenta: EL FACTOR HUMANO. De aqu� surge la tendencia de que el HUMANISMO cobre mayor fuerza como valor dentro de cualquiera de esas econom�as, porque solo hay una raz�n de actor y objetivo: EL HOMBRE.
El hombre es un aportante fundamental a esas econom�as, aunque avance hasta lo inimaginable la robotizaci�n, pero ellas no tienen otro destinatario distinto al mismo hombre.
El trabajador y su orientador, simult�neamente, tienen que entender que en medio de esas econom�as tienen que imponer su caracter�stica de seres humanos, reconocerse, valorarse y actuar como tales, para no dejarse dominar por el peso de nuevos modos de esclavitud que pueden asomarse detr�s de ellas en forma de explotaci�n inmisericorde.

REFLEXIONES

* Carne de ca��n son los soldados que no pueden defenderse porque la justicia ordinaria los acorrala.
* A pocos importa esos soldados v�ctimas, aunque, por sentimiento de culpa los honren, porque no se quiere reconocer que hay una criminalidad cuyo desborde impone justicia diferente para ellos.
* Esos soldados que mueren son hijos o nietos de alguien, y ese alguien tambi�n puede que seas t�.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1118. Septiembre 9 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

�TICA Y 4�. REVOLUCI�N INDUSTRIAL -5- .
Para un desarrollo econ�mico con alma

RESPETO A LA LEY es otro valor demandado por la 4�.RI.

Se est� observando que la tecnolog�a avanza con mayor rapidez que las regulaciones necesarias para su implementaci�n, conforme al respeto que exige cada pa�s por su Constituci�n.

El hecho de que la tecnolog�a tenga alcances supranacionales, hace que algunos pa�ses est�n, a�n, menos avanzados en su legislaci�n sobre ella.

La publicidad enga�osa, las estructuras laborales no acordes con los derechos fundamentales del trabajo, la diferencia entre el servicio ofrecido y el prestado, el cumplimiento, la calidad, la propiedad y protecci�n de datos, la evasi�n tributaria, la competencia desleal, son algunas de las formas por las cuales ya algunos emprendimientos est�n siendo sancionados con multas elevadas. No se puede olvidar la historia triste de los grandes contrabandistas, que en el esguince a la ley, encontraron su fracaso.

Por lo tanto, hoy, todo emprendedor, primero tiene que conocer a fondo las leyes de cada pa�s de acuerdo con su horizonte de negocios; segundo, ser inmensamente respetuosos de sus ordenamientos, y, tercero, tener un profundo respeto por las buenas pr�cticas comerciales, necesarias para controlar la avaricia y la falta de �tica de algunos que ya han descubierto los enormes beneficios econ�micos de esta 4�.RI.

El respeto a la ley es aval del desarrollo econ�mico con alma

REFLEXIONES

* Hay pueblos tan indisciplinados que con su actuar forjan su destino.
* Muchos j�venes que se inclinan por el socialismo desconocen la historia de sus grandes fracasos.
* Para evitar sus impactos contra la naturaleza es necesario regular, estrictamente, el turismo ecol�gico.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1119. Septiembre 16 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

�TICA Y 4�. REVOLUCI�N INDUSTRIAL -6- .
Disciplina, valor intemporal

DISCIPLINA otro valor imprescindible para la 4�.RI.

Creatividad e innovaci�n difieren: la una sirve de base para generar ideas, la otra se entiende como una idea que se aplica, se replica y se expande a trav�s de la pr�ctica comercial, con mayor rigor cient�fico-administrativo. Es por ello que un creativo puede ser emprendedor, pero no necesariamente empresario, mientras que todo innovador es emprendedor y empresario.

Para un innovador, la determinaci�n clara de su plan; la firmeza racional en su m�todo, generalmente disruptivo; la perseverancia o constancia en su desarrollo; la capacidad de sobrepasar obst�culos con el mismo o mayor entusiasmo que los �xitos, son parte de la disciplina que le est�n demandando su visi�n y su misi�n en un medio cada vez competitivo y agresivo pero de inmenso y novedoso horizonte comercial.

No basta, entonces, con tener una idea. Muchas se cuecen en el mundo. Lo importante es innovar sobre ella y convertirla en un emprendimiento empresarial sostenido y sostenible, con una gran disciplina personal extendida al grupo.

Donde muchos han fracasado con una idea brillante, otros han edificado su �xito, no solo por su entusiasmo o por su visi�n irruptora, sino por su consagrado enfrentamiento consciente con las vicisitudes propias de un plan estrat�gico, novedoso en t�rminos de ejecuci�n, temporalidad y realismo.

Para ello se requiere de mucha disciplina, virtud intemporal.

REFLEXIONES

* Es necesario moderar las expresiones y el trato entre quienes usan las redes.
* Millenials y centennials suelen usarse peyorativamente. "Los perennials saben manejar cambios, pueden convivir con gente de todas las edades y siempre est�n dispuestos a aprender" Revista Dinero Ed.573.
* Cuidado, las encuestas est�n mostrando baja en el mercado laboral.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1120. Septiembre 23 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

�TICA Y 4�. REVOLUCI�N INDUSTRIAL -fin- .
Fe y apertura al cambio

Hemos resaltado cinco grandes valores que consideramos fundamentales en el proceso empresarial de sumergirse en la 4�.RI: Disciplina, Humanismo, Paciencia, Respeto por la ley y Transparencia.

En ello no agotamos los valores �ticos que deben formar parte de la cadena de valor -social, econ�mico, ambiental- requerida para que la riqueza, que debe crear toda empresa en medio de este marem�gnum, vaya por los cauces naturales del bien hacer y del querer de su triada estrat�gica: misi�n, visi�n y valores.

Pero hay dos actitudes para resaltar y con las cuales queremos cerrar esta serie editorial: fe y apertura al cambio.

El cambio est� ah� presente, es irreversible, es imparable, por ello es necesario entrar de frente a �l, con la mira puesta en el mediano y largo plazo planeado, m�s que en la inmediatez. Exige desprendimiento de ideas, procedimientos, maquinarias, cosas, a las cuales la empresa viene apegada por a�os.

Y la fe del empresario: en s� mismo, en su Talento Humano renovado en el ser y en el saber, en la capacidad del equipo de trabajo de vislumbrar las oportunidades y encarar las dificultades, para gozar con los �xitos. Fe, para que en la vicisitud haya un faro con tal fuerza que venza la sombra de la desesperanza, la fatiga, los deseos no racionales de abandonar.

Empresario: fe y apertura al cambio, en ti y en los tuyos, son tu tiquete de entrada al nuevo mundo de la 4�.RI.

REFLEXIONES

* Nos acostumbramos a ser tolerantes con la incapacidad extendida en los servicios del Estado.
* Nos acostumbramos a las improvisaciones de los mandatarios en materia de movilidad y ambiente.
* Nos acostumbramos a los paros, no legales, del magisterio.
* Nos acostumbramos a callar ante todo, por falta de valor civil, desidia o displicencia.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1121. Septiembre 30 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

UN NUEVO CLIMA .
Con base en una estructura alimentadora que lleve a la felicidad

Es dif�cil concebir la vida del trabajo sin altibajos en las vivencias internas de sus equipos humanos.

De una u otra manera, las m�ltiples influencias, procedentes desde los diversos �mbitos en que cada trabajador se mueve, contribuyen al estado del clima organizacional de su empresa.

Hay en ello una tendencia central que, a manera de espina de pescado, lleva una direcci�n �nica, en la que confluyen unas fuerzas diarias que, seg�n su vigor, la hacen desplazar hacia arriba o hacia abajo, donde arriba es un clima positivo y abajo uno no deseado.

La influencia del clima organizacional en la productividad, en la rentabilidad y en la felicidad en el trabajo est� probada, por lo cual cada miembro del grupo tiene el deber de protegerlo; mas ello no se logra si la empresa no es consciente de que es preciso insistir en la formaci�n psico-social, �tica y t�cnica de orientadores y orientados, lo que no se logra con mandarlos, simplemente, a cursos o conferencias espor�dicas, sino que demanda activar todo un plan constante donde confluyan todos los medios modernos para sembrar y mantener vivo su inter�s permanente por su aporte al trabajo feliz, tanto desde lo racional como de lo emocional.

Hasta hoy, mucho se ha dejado en manos de los participantes, pero los nuevos avances tecnol�gicos y de las ciencias sociales requieren de la empresa una estructura alimentadora de un nuevo clima para lograr la felicidad en el trabajo.

Lo exigen los nuevos modelos gerenciales enriquecedores.

REFLEXIONES

* Hoy sentimos m�s ansiedad por saber qui�n nos est� diciendo la verdad.
* A cada momento nos bombardean con tal cantidad de informaci�n que no tenemos tiempo de digerirla y de definir cu�l es verdadera y cu�l no.
* Y nosotros, ingenuamente, contribuimos a esa desinformaci�n en las redes dando "me gusta" con facilidad a cuanto nos produzca alguna emoci�n.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1122. Octubre 7 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

INMENSA MONEDA .
P�gina de la vida

Aquel viejo maestro, con sus ojos ya cansados, hab�a terminado de leer el libro RELATO DE MI DESTINO de un exalumno.

Mientras lo le�a, recordaba su decisi�n de ir a la universidad a dar fe de las oportunidades de un capitalismo social, en un claustro que pasaba por la m�s dura dictadura estudiantil marxista. No fue f�cil; m�s, cuando una asociaci�n industrial, por miop�a, no quiso acompa�ar a ese joven profesor enfrentado a tan dura dial�ctica.

De entre sus alumnos, no alienados, sugirieron varios que en las aulas y asambleas estudiantiles se forjaron para llegar m�s tarde a ser relevantes en la empresa privada y en el servicio p�blico.

Record� tambi�n que ni en las peores crisis que �l vivi�, recurri� a ellos porque sent�a que ser�a como cobrarles algo que no le deb�an. Pero se solazaba con sus triunfos.

Al terminar de leer el libro, el viejo profesor envi� a su exalumno esta misiva: "Termin� de bogarme su libro. Me ayud� a recordar muchos a�os de mi propia vida. Est� clara la injusticia cometida con usted. Me enorgullezco de haber estado en un momento de su vida como profesor en Minas. En medio de sus dificultades hay mucha gente que lo quiere. Eso le ayudar� en su desasosiego. Abrazos." Y el exalumno le respondi�: "Mi querido y admirado (profesor), mil y mil gracias por tanta generosidad....muchos valores que poseo los aprend� en sus estupendas clases...".

Gran Maestro, musit� el viejo maestro al sentir su alma plet�rica de orgullo: esto es una inmensa moneda que paga con creces el amor con el que siempre entrego mis ense�anzas.

REFLEXIONES

* En las redes, estamos observando la manipulaci�n de ni�os en causas que no entienden, con palabras de libretos que no son normales para su edad.
* Est� bien que recibamos con humanidad a los desplazados, pero no abandonemos a los m�s necesitados de nuestro propio pa�s.
* La desinformaci�n es tanta que no est� claro c�mo va el pa�s.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1123. Octubre 14 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LA OTRA MONEDA .
P�gina de la vida

Aquel viejo maestro, no hab�a terminado de enviar el e-mail a sus miles de abonados, cuando recibi� de un prestigioso rector de colegio a quien mucho aprecia y debe, un comentario que as� reza: "Para decirle GRACIAS por su relato INMENSA MONEDA. Me record� aquel encuentro que tuve en una de las calles de esta ciudad con mi exalumno borracho, tan borracho que hasta lo ten�a que sostener mientras me dec�a: "qu� alegr�a Hermano �lvaro poder encontrarme con usted, lo quiero mucho, porque lo que yo soy se lo debo a usted". Con su reflexi�n ahora me pregunto: �Qu� signific� aquella moneda? �Gracias y buen d�a!"

El viejo maestro hundiendo su cabeza entre sus manos medit� largamente y luego, con afecto, le respondi�: "Mi querido Hermano. Toda moneda tiene su env�s y su en vilo. Todos hemos recibido algunas de ellas pero seguimos, y usted sigue, porque hay muchos que nos dieron su inmensa moneda de amor, agradecimiento y buen obrar".

Gran maestro, or� el viejo maestro: Por las manos de quienes ense�amos pasan hombres y mujeres que luego deciden el rumbo de sus vidas; unos entregan a sus comunidades monedas falsas de errores y vicios, otros, inmensas monedas de buen comportamiento y gratitud. Gracias te doy porque estas me hacen continuar con alegr�a; las otras, me gritan que hay que persistir para reducir el doloroso n�mero de aquellos que podr�an fracasar en el futuro si no sigui�ramos ense�ando con amor. Que as� sea y para siempre.

REFLEXIONES

* Muchos videos que llegan con mensajes de crecimiento, camuflan inducciones intolerables.
* Los menores no pueden estar al margen de las modernas tecnolog�as, pero desde el hogar hay que ense�arles, con sus bondades, las grandes dificultades que pueden acarrearles.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1124. Octubre 21 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

MUNDO CONVULSIONADO .
La peor elecci�n es dejarse masificar

Acuciados por tanta violencia y por la visi�n apocal�ptica que presentan aquellos noticieros que parecieran solazarse con la informaci�n de lo m�s sangriento y delincuencial que se reitera en uno y otro espacio, hay quienes buscan no dejarse contagiar de la depresi�n que esto causa, y prefieren aislarse, resinti�ndose de que los tiempos modernos traigan tanta angustia y dolor a la especie.

Es innegable que hay desasosiego; que el mundo anda buscando, con ah�nco, su mejor modelo de convivencia y de respeto por los derechos de todos y cada uno de los mortales; que a muchos duele, con sinceridad, la miseria de tantos pueblos en contraste con la vanagloria y el goce de aquellos que se yerguen sobre los hombros de los dem�s, pisote�ndoles; que cuando se demanda la pr�ctica del derecho de igualdad para todos, hay quienes piensan que la mejor manera es arrebat�ndolo.

En este mundo convulsionado, as�, el dejarse masificar es la peor de las elecciones. Cada uno debe reflexionar sobre el mejor modelo para su sociedad, entenderlo, asimilarlo y obrar con plena libertad y plena conciencia para lograrlo dentro de los grandes par�metros �ticos del buen vivir ciudadano.

Es lo exigible para alguien civilizado.

REFLEXIONES

* Aquellos gobernantes que tienen que tomar medidas impopulares deben tener amplio di�logo previo con su pueblo.
* Tomar una medida impopular y salir huyendo ante la reacci�n del pueblo y, m�s a�n, derogarla por su presi�n, es consecuencia de un procedimiento err�neo en un medio predispuesto.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1125. Octubre 28 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

REMUNERACI�N .
Diferente demanda en el mundo de la nueva tecnolog�a

Suelen los empresarios, grandes y peque�os, pensar en que en los ahorros que hacen en la remuneraci�n de su Talento Humano, son los que van a darles su gran utilidad. No es por ah�.

Las actuales corrientes de pensamiento est�n se�alando que en esto hay que cambiar muchos usos y costumbres, porque de la explotaci�n del trabajador no suele resultar ni innovaci�n ni creatividad ni inter�s por los prop�sitos empresariales. Solo tareas.

Para el visionario es preferible, entonces, tener menos trabajadores, bien preparados y remunerados, con alta efectividad, que no muchos, poco bien pagados, y con baja productividad. Por eso se equivocan los "startups" o los unicornios que contratan emprendedores sin mayor opci�n de acceder a una remuneraci�n m�s acorde con su entrega y pasi�n por su propia obra, por la de aquellos a quienes prestan servicio, y por su nivel de vida personal y familiar. Aquellos tales son de los que buscan repartir pobreza.

La robotizaci�n, adem�s, va a demandar salarios fuertes para aquellos cuyos conocimientos ser�n exigidos para desarrollar tareas superiores que los robots jam�s podr�n realizar, mientras los administradores se reducir�n en n�mero y costos porque habr� un Talento Humano, tan inteligente, tan sabio y de tan gran val�a como persona que requerir� menos orientaci�n. Menos cacicazgo.

Quien est� pensando que en su recorrido por la cuarta revoluci�n industrial podr� mantener salarios de hambre, va equivocado y en camino de ser relegado por su pensar y actuar: arcaicos.

REFLEXIONES

* Admitimos que un ingeniero o un arquitecto puedan equivocarse en una construcci�n, pero, es que van siendo muchas las que est�n siendo desalojadas por errores estructurales.
* Hay muchas causas para esos errores, pero que jam�s falle la �tica ni en ellos ni en su reconocimiento y reparaci�n.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1126. Noviembre 4 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

TALON DE AQUILES .
De muchas asociaciones empresariales

Indudablemente el Tal�n de Aquiles de algunas asociaciones de industriales, comerciantes, cooperativas, subsidios, de cualquier tama�o, est� en el insuficiente �nfasis que ponen en la formaci�n en valores de todo el conjunto de sus asociados desde los due�os hasta los trabajadores, incluyendo sus grupos de inter�s.

Es f�cil comprobar este enunciado a trav�s de la observaci�n de falencias �ticas, ya por cartelizaci�n de precios que contin�a d�ndose; ya por deslealtad comercial generalmente soterrada; ya por el trato dominante a proveedores; ya por la publicidad desleal, mayor de boca en boca, que pretende menos preciar el producto del competidor; ya por las exageraciones y mentiras en las cualidades y calidades de los productos; ya por la publicidad enga�osa de tasas de inter�s, promociones o precios bajos, y dem�s.

Y el problema de fondo no es que tales empresas no honren sus c�digos �ticos, al fin y al cabo el consumidor, a quien creen ignorante, terminar� por descubrir sus mentiras, y el Estado, de sancionarlas y exponerlas al escarnio p�blico. El problema real es que se da oportunidad de atacar a la empresa privada, fundamento del desarrollo del pa�s, por parte de aquellos que la ven como una talanquera para sus prop�sitos totalitarios.

Esto es sobre lo que deben enfatizar las asociaciones: Trabajar por el fortalecimiento de los valores �ticos empresariales de sus asociados, y salvaguardar, as�, el reconocimiento constitucional que hace la Naci�n a su sistema de libre emprendimiento.

REFLEXIONES

* Es fundamental que el Congreso legisle sobre la reglamentaci�n del uso del derecho a la protesta en el pa�s.
* Estamos en el momento oportuno para evitar que las protestas degeneren en peores hechos vand�licos.
* No hay que dejar caer al pa�s en las experiencias vand�licas de los montoneros motociclistas del siglo pasado en otros pa�ses.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1127. Noviembre 11 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LA BONDAD EN EL MANDO .
Antes que la ciencia o la tecnolog�a

La bondad, entendida como: "natural inclinaci�n a hacer el bien" (Drae), ha de ser inherente a todo hombre o mujer que ostente un cargo de administraci�n o mando en lo p�blico o en lo privado.

La carencia de esta virtud o su reducci�n a la m�nima expresi�n, hace de su mandato una tiran�a, una explotaci�n, un esclavismo.

Por m�s que se haya asistido a los m�s importantes centros del saber o llenado la mente de conocimientos cient�ficos y t�cnicos y avanzados, si se carece de bondad, vacuos son los resultados y poco digno el accionar, aunque se pretendan revestir de esta piel.

Porque esta "natural inclinaci�n a hacer el bien", viene con el ser. Nutre su esencia en las hondas ra�ces del humanismo, y se refuerza y crece en la vivencia personal diaria.

Para aquellos que tienen la bondad en su coraz�n, hacer el bien es un hecho natural, imprescindible, en constante acci�n. Por esto es por lo que es m�s f�cil hacer un buen administrador de un hombre o una mujer que la posee, que de un cient�fico, que no. La ciencia y el conocimiento se obtienen, la bondad se vivencia y acrecienta.

Mas en la administraci�n, no ha de confundirse la bondad con la debilidad, porque all� se estar�a demostrando que el bondadoso carece de la ciencia y la tecnolog�a necesarias para ejercer su funci�n, lo que denotar�a su falta de vocaci�n. Un hombre bueno, en un cargo de mando, sin vocaci�n para el poder, es un error.

La bondad, como parte del saber prudencial, necesita ser complementada con los saberes abstracto y t�cnico para forjar un mandatario exitoso. Pero primero la bondad.

REFLEXIONES

* No se siente que el Estado est� brindando todas las garant�as de seguridad a los ciudadanos y empresarios que consideran riesgoso un paro donde la subversi�n se haga presente.
* Hay ni�os que, utilizando su creatividad, est�n incursionando con �xito en empresas de nuevas tecnolog�as. Punto positivo.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1128. Noviembre 18 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

SENSATEZ .
P�gina de la vida

Aquel viejo maestro, viendo pasar las horas que acercan al d�a del paro nacional, decidi�, desde su viejo refugio, hacer este llamado: "A los hombres y mujeres de empresa, aquellos que sois due�os o que trabaj�is en ella, y a quienes por tantos a�os he buscado ilustrar en valores �ticos y administrativos desde mi Correo de la �tica, os convoco a estar acompa�ados de sensatez, cordura y buen juicio al momento de tomar decisiones cruciales para el futuro de la democracia de este pa�s al que serv�s con vuestra creaci�n de riqueza para el bienestar de todos."
Y continu� el viejo maestro: "resulta f�cil, para quienes no sienten sobre s� el peso de contribuci�n a ese mandato constitucional de servicio, alinearse con aquellos a quienes poco importa el porvenir de la Naci�n imbuidos de la idea de apoderarse de lo que vosotros hab�is construido con tenacidad, legitimidad y solidaridad.
No pod�is, pues, tomar un camino distinto al del respeto por quienes se manifiestan ordenadamente por la lucha de ideales que consideran leg�timos, y al de vuestro claro respaldo a las instituciones del pa�s, si son amenazadas por v�ndalos oportunistas nacionales o extranjeros, infiltrados".
"De igual manera, insisti� el viejo maestro, deb�is saber que es necesario el cuidado y guarda protectora de las estructuras, herramientas y m�quinas dadas a vuestro servicio para trabajar y llevar el pan a vuestra mesa, a fin de que no sean presas de sabotaje por aquellos que del caos hacen su vivencia".
Gran Maestro, concluy� esperanzado el viejo maestro, da luz y fortaleza a aquellos trabajadores y empresarios que construyen pa�s con la fuerza de su emprendimiento, para que, obrando con probidad, saquen adelante la Rep�blica amenazada.

REFLEXIONES

* A un joven: La moda de cambiar de pareja constantemente solo contribuye a tu soledad futura.
* A un adolescente: S�lo debes seguir el buen ejemplo de los astros de la TV y el cine. Lo malo des�chalo. Si no, arruinar�s tu vida.
* A un anciano: No dejes que el atardecer de tu vida te suma en la decepci�n. Permanece activo y agradece tus tantos a�os vividos.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1129. Noviembre 25 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

TORMENTA SOCIAL .
Porque se menosprecia la dignidad humana

El mundo pasa por un momento de dificultad atribuido a muchas causas, pero nos detendremos hoy en la injusticia social imperante en todos los Estados, que atenta contra la dignidad humana.

Se notan esfuerzos de algunos gobernantes para ayudar a superar la pobreza que sume a muchos conciudadanos en la miseria, como tambi�n muchas respuestas del sistema capitalista social para contribuir a que cada d�a sea menor el n�mero de pobres.

Pero hay una mancha negra en el mundo que se extiende por la avaricia, la falta de sensibilidad social y el �nimo insaciable de lucro. Y esto es palpable, sobretodo, en aquellas empresas que pudiendo generar m�s trabajos a costa de menos utilidades, prefieren lo contrario. Y resulta vergonzosa la actitud de la Banca Tradicional que con sus excesivas utilidades y escasa generaci�n de empleo o inversi�n social, exprimen al m�ximo a quienes tienen que bancarizarse para poder sustentar el capital de trabajo de sus peque�as y medianas empresas. Y tambi�n los mismos organismos internacionales que con sus exigencias desmesuradas a los gobiernos aprietan los niveles de ingreso necesarios para la vida digna de los ciudadanos menos favorecidos por la fortuna.

Esto es lo que se cuece detr�s de esas explosiones sociales mundiales: Una disconformidad con las prepotencias, con las avaricias, con la falta de �tica en los negocios y con el desprecio por el pr�jimo necesitado, pues atentan contra la dignidad humana.

Decimos no al vandalismo, pero llamamos la atenci�n a los incoherentes empresarios, comerciantes y asociaciones que todav�a creen que es posible su prosperidad en medio de tanta hambre.

REFLEXIONES

* Hay grandes empresarios propietarios de medios de comunicaci�n que tendr�n que arrepentirse o de ser due�os de esos medios o de tolerar desde ellos el odio que provoca vandalismo.
* Duele la patria doblegada.
* Si los empresarios siguen benefici�ndose de las gabelas del Estado para generar empleo y no lo hacen, desaparecer� el sistema de libre empresa.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1130. Diciembre 2 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

DIOS PROTEJA A COLOMBIA .
Deber� ser el ruego de las familias trabajadoras

Hay momentos en la vida de una naci�n muy duros, donde la calma, la paciencia y la tranquilidad se alejan y muchos conciudadanos que est�n en desacuerdo con la violencia, quedan sumergidos en las honduras de la amargura, la soledad y la tristeza.

Otros, casi siempre los menos, consideran que destruyendo, incendiando, matando encontrar�n el sendero para que desaparezcan los males de una naci�n que crece en medio de sus vicisitudes.

Y mientras que unos, desde sus tribunas period�sticas o de redes sociales, llaman a la concertaci�n y a la calma, otros alzan sus voces altisonantes con su prop�sito de azuzar al vand�lico o desinformar, como arma soterrada e infame de lucha.

Ante este panorama, el hombre y la mujer que trabajan y que saben que desde sus puestos de trabajo est�n construyendo pa�s, deben dejar de o�r cantos de sirenas y pensar, para que con su reflexi�n seria, a conciencia concluyan cu�l ha de ser su participaci�n en las decisiones que marcar�n el futuro de la naci�n, de su bien propio, y el de sus empresas y sus familias.

Y aunque, como que pareciera que Dios desde hace tiempo reh�ye los ruegos para que esta Naci�n vuelva por los senderos de la paz, en el seno de los hogares de las familias trabajadoras deber�n elevarse plegarias para obtener la luz necesaria para que sus decisiones razonadas beneficien a la Naci�n y a cada uno de sus miembros.

Que Dios proteja a Colombia.

REFLEXIONES

* Duele ver ni�as en actos vand�licos, destruyendo el propio inmobiliario de sus aulas.
* �C�mo puede pensarse que destruyendo los bienes p�blicos que benefician a los pobres, pueden llegar a sacarlos de su pobreza?
* Hay ruindad en el coraz�n de quienes en las redes sociales destruyen honra, bienes y fama.
* A los focos de corrupci�n que hay en el Congreso hay que buscarles una soluci�n definitiva.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1131. Diciembre 9 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

SERENIDAD .
Ejemplo, pr�ctica y pr�dica constante

Pareciera como si la paz, el sosiego, la no turbaci�n f�sica o moral fueran enemigos de todo emprendimiento por la imprescindible acci�n constante que demanda y que, a veces, raya con lo urgente.

A muchos orientadores y orientados se les suele ver desesperados por el logro del objetivo, por la meta inalcanzada, por un olvido en un proceso, y estallan con violencia directa, indirecta o controlada.

Hoy, cuando todos los gur�s de la administraci�n est�n insistiendo en que s�lo con la felicidad en el trabajo se pueden lograr las previsiones de una empresa, es necesario recalcar en la importancia de la serenidad en el mando y en el acatamiento.

Sin ella, los an�lisis de los hechos se sesgan, los yerros reclaman v�ctimas, la productividad decrece, las relaciones se tensan y deterioran, y el avance en el liderazgo se retrotrae el ordenamiento altisonante, brusco, agresivo, violento. Pero la serenidad no es fruto de la improvisaci�n. Un plan de trabajo, redireccionado y revisado constantemente de manera participativa, que prevea los desv�os posibles y los procesos para retornarlos a la direcci�n correcta, contribuye a esa serenidad imprescindible.

Y porque la deseable perfecci�n no existe, tiene que aceptarse que pese a lo planeado, el error, el incumplimiento, y la falencia humana se podr�n presentar en cualquier momento.

De ah� que haya que practicar constantemente la serenidad, para convertirla en h�bito, a fin de que est� presente en los momentos requeridos. Por ello hay que inculcarla en el grupo de trabajo, con el ejemplo, con la pr�ctica y con su pr�dica constante.

REFLEXIONES

* Obrar racionalmente en medio de una protesta ciudadana leg�tima, es no dejarse masificar ni utilizar por quienes se infiltran en ella para provocar el mal.
* La desinformaci�n, las falsas verdades, las opiniones ligeras, suelen cautivar a los incautos, llenar sus mentes de prejuicios, y hacerles caer en el error.
* Los nuevos gobernantes deber�n valorar aquello que bien hicieron sus antecesores.


Derechos reservados de autor

A�o XXIII. No. 1132. Diciembre 16 de 2019. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

"BLOCKCHAIN" .
Demanda formaci�n prudencial

En la medida en que se entra a estudiar m�s a fondo la repercusi�n de la cuarta revoluci�n en el mundo del trabajo, impacta una constante que aparece en muchos de los autores que exponen sus ideas sobre ella: El peso de la �tica en todo emprendimiento.

Nuestro programa en la radiodifusora de la Universidad Pontificia Bolivariana, que est� pr�ximo a cumplir sus 20 a�os de emisi�n ininterrumpida, siempre ha empezado con este argumento: "Porque la �tica no es una moda, porque la �tica es una necesidad para la competitividad nacional e internacional.. presenta ETICA CIVIL EMPRESARIAL".

20 a�os de permanencia de un argumento, en este mundo cambiante, y respaldado por tantos autores modernos, significa que los valores �ticos no han perdido vigencia sino que son fundamentales para acompa�ar el �xito de esta revoluci�n.

Los avances de la inteligencia artificial, buscan blindarse cada vez contra todo tipo de fraude, y se ha llegado a afirmar que es absolutamente imposible, por ejemplo, que el "blockchain" o cadena de bloques, pueda dejar fisuras por entre las cuales se fugue alg�n capital, pero de hecho, en una de ellas ya se present� una de gran magnitud sin que haya sido posible identificar al autor porque el mismo sistema lo protege.

Se infiere, entonces, que la garant�a de honestidad, de transparencia, de confiabilidad y de credibilidad, tendr� que basarse en la continua formaci�n �tica del Talento Humano que debe estar tan avanzado en el conocimiento t�cnico y cient�fico como en el prudencial o de los valores �ticos y humanos.

REFLEXIONES

* La campa�a de desacreditaci�n del sistema de empresa privada como base del desarrollo nacional, tiene su inter�s soterrado.

*

FELICIDADES

Desde hoy hasta el pr�ximo 13 de enero nuestro Correo de la �tica dejar� de circular.

A nuestros lectores, patrocinadores y amigos deseamos felicidad y prosperidad. Podr�n seguir sintoniz�ndonos en Radio Bolivariana, los s�bados a las 11:30 por el FM 92.4 o los lunes a las 4:30 de la tarde por el AM 1110