Derechos reservados de autor

A�o XXI. No. 1026. Octubre 23 de 2017. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

DEMOCRACIA PUTREFACTA .
Donde la �tica solo es filosof�a espuria
�tica p�blica

La �tica en la pol�tica se fortalecer�a si en el Estado existiera un verdadero inter�s de hacer confluir los nobles objetivos del servicio a la comunidad con los ideales y causas de quienes, a trav�s de los partidos, creen lealmente en su misi�n de alcanzarlos.
Esta afirmaci�n hunde sus ra�ces en el concepto de la antigua Grecia que revest�a la pol�tica de moralidad, de ideal de servicio, de inter�s por el pueblo, de democracia.
Pero hoy son tantas las ambiciones, tantas las demostraciones de que al pol�tico le interesa tan poco el bien de la comunidad y a�n la misma democracia, que su �tica resulta filosof�a espuria porque su mayor inter�s es estar al pie del presupuesto.
Y m�s a�n cuando la falta de transparencia, la corrupci�n y la picard�a se cuelan por todos los resquicios de los entes estatales, contagiando al sector privado que le retribuye regocijadamente a manera de soborno, e incitando a las personas a hacer uso de modos il�citos para obtener lo que deber�a d�rseles con rigor �tico.
No se ve, pues, f�cil el camino de recomponer el estado de cosas en que se encuentra sumida la pol�tica actual, empero, s� es necesario -aunque prestigiosos ex rectores de universidades consideren inocuo abrirle campo en su curr�culo-, insistir en el fomento y mantenimiento de la �tica entre los servidores p�blicos.
Por ello, la c�rcel para los corruptos de esta generaci�n, el reforzamiento de los valores de quienes viven su rectitud, y la educaci�n y formaci�n prudencial de los futuros servidores, ser� el modo de acabar con la putrefacci�n de nuestra democracia.

REFLEXIONES

* Cuando muere un amigo muy cercano, tambi�n se va parte de uno.

*La �nica raz�n que explica la presencia de la muerte, es que es lo natural.

*El duelo ante la muerte ha de facilitar que la vida siga sin tropiezo, conservando el amor para quien ha partido.


Derechos reservados de autor

A�o XXI. No. 1027. Octubre 30 de 2017. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

�EMPRESARIOS! DESPIERTEN .
Den un viraje fuerte frente a procedimientos indecorosos

Estad�sticas oficiales informan que se viene reduciendo la pobreza monetaria y multidimensional en el pa�s. Esta informaci�n es bien estimulante para quienes vienen luchando por la reducci�n de la miseria desde sus posiciones sociales.
Sin embargo, a�n quedan m�s de tres millones de colombianos, un enorme ej�rcito, por fuera de obtener los ingresos necesarios para conseguir una canasta familiar o satisfacer sus necesidades de alimentaci�n, educaci�n, abrigo y dem�s.
Las instituciones filantr�picas ayudan, pero la forma contundente de reducir la miseria de nuestro pueblo, a su m�nima expresi�n, est� en manos de una industria fortalecida econ�mica y �ticamente, lo que puede lograrse a trav�s de una iniciativa privada respaldada por todos los nacionales, iniciativa que haya hecho m�ritos para que se conf�e en ella.
Este es el gran vuelco que tiene que dar la empresa privada colombiana, si no quiere llevarse las enormes decepciones de pueblos dominados por extremas izquierdas que reparten pobreza y miseria y hasta empresas.
Las asociaciones empresariales deben convocar sus fuerzas para dar un viraje fuerte a actuales procedimientos indecorosos, tales como: contrabandos, carteles, hipocres�as, sobornos, pagos de salarios �nfimos cuando son enormes sus utilidades.
Por el futuro del sistema de empresa privada colombiana, �empresarios! despierten y den el fuerte viraje que sus pol�ticas econ�mico-sociales no �ticas, urgen. Pero ya. Ma�ana es tarde.

REFLEXIONES

*Alcaldes: No se laven las manos ante el incremento de la criminalidad en sus ciudades.
* �Por qu� se permite que grupos armados dispongan qu� se vende o qu� no, en las tiendas de los barrios?
* Gobernantes: No pidan a la ciudadan�a que denuncie hechos delictivos si no son capaces de garantizar su vida, honra y bienes.
* El valor civil se puede volver trizas cuando la familia est� amenazada.


Derechos reservados de autor

A�o XXI. No. 1028. Noviembre 6 de 2017. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

DEFENDEMOS .
Pero tambi�n rechazamos

Defendemos el derecho que tiene toda persona a disfrutar de su sexualidad pero rechazamos apolog�a del homosexualismo.
Defendemos el derecho a la libre expresi�n de la personalidad pero rechazamos exhibiciones y manifestaciones que escandalizan a la ni�ez.
Defendemos la igualdad de derechos de las mujeres pero rechazamos actitudes machistas en promotoras del feminismo.
Defendemos el derecho a la libre expresi�n pero rechazamos abuso de poder en medios de comunicaci�n convertidos en jueces; mentiras deliberadas en redes sociales, y escondites tras nombres irreales para injuriar, calumniar, defraudar econ�micamente.
Defendemos el derecho a la libertad de empresa pero rechazamos la explotaci�n del trabajador; la falacia en la publicidad; el enriquecimiento sin beneficio social; el falso patriotismo que se grita para ganar mercado; la precarizaci�n del trabajo.
Defendemos la democracia pero rechazamos odios, corrupci�n, difamaci�n, falacia y promesas incumplidas que tolera.
Defendemos el derecho a la educaci�n pero denunciamos falta de c�tedras de civismo, moral, �tica, desarrollo de la personalidad, sensibilidad social y ambiental, que restar�an p�caros "educados".
Defendemos la firmeza de la autoridad pero rechazamos la desaparici�n forzada y la violencia del Estado.
Defendemos el derecho a la vida, y por eso rechazamos criminales acciones contra los no nacidos o las personas ancianas, enfermas o impedidas que la sociedad pretende desechar.

REFLEXIONES

* �S� somos conscientes de las estafas que rondan por las redes sociales?
* �En qu� c�rceles van a caber tantos delincuentes?
* �Por qu� la justicia libera a los de cuello blanco con tanta facilidad, aduciendo que no son un peligro para la sociedad?
* �En el f�tbol hay tanta corrupci�n como en el Estado?
* En pol�tica se desbordaron la corrupci�n, la mentira, la hipocres�a, la calumnia.


Derechos reservados de autor

A�o XXI. No. 1029. Noviembre 13 de 2017. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

BUENAS COMPA��AS .
Para contrarrestar el influjo de las malas compa��as

Desde muy peque�os recibimos el consejo de nuestros mayores de "no juntarnos con malas compa��as" pues son capaces de torcer esp�ritus fuertes y desviarlos de la rectitud y de la transparencia.
Igual consejo es aplicable en el mundo de los negocios en donde algunas compa��as, que se disfrazan de empresas de bien, terminan por seducir a sus competidores a hacer pactos de precio en perjuicio de los clientes, a desconocer las responsabilidades fiscales propias de su ejercicio, a acceder a para�sos fiscales.
Cada d�a se descubren m�s compa��as, a�n de esas que hemos admirado por su pretendida honestidad y pulcritud, que est�n siendo condenadas o investigadas por actos contrarios a tales principios. O nos enteramos de sus pr�cticas injustas para con la sociedad, el ambiente u otras empresas, como cuando renombradas empresas de salud no atienden expeditamente los requerimientos de sus pacientes o los tiran al piso a pesar de su enfermedad por remisa actitud para ampliarse o siempre est�n sacando excusas para no honrar sus deudas. Estas son compa��as malas.
Lo lamentable es que el n�mero va creciendo, y a pesar de las multimillonarias multas que les imponen como castigo, las malas acciones se siguen cometiendo, porque "a nosotros no nos cogen".
Exhortamos a todas las compa��as buenas que existen en el pa�s, a no dejarse llevar de tan mal ejemplo y a revisar sus negocios con las ya sancionadas, porque su descr�dito puede arrastrarlas, como arrastran las "malas compa��as".

REFLEXIONES

* Acompa�ar a un amigo en la p�rdida de su ser querido tiene que ser un acto de intercambio espiritual, no una cortes�a.
* �Has probado qu� efectos puede causarte aliviar el dolor de otro ser que sufre, cuando est�s lleno de angustia y preocupaci�n?
* La justicia, la pol�tica, el gobierno enfrentan un descr�dito descomunal. Constitucionalmente �no hay manera de acabar de inmediato con tanta turbidez?


Derechos reservados de autor

A�o XXI. No. 1030. Noviembre 20 de 2017. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EL DESTINO .
No basta con el ansia de triunfar

En la �tica civil del trabajo est� claro que el desarrollo individual y humano del trabajador est� anclado al propio destino, entendido, este, como el fundamento estructural de la personalidad ajeno a la propia acci�n.
Entender el destino de esta manera: como estructura b�sica que hemos recibido, es de donde se parte para proyectar la propia realizaci�n en lo individual y en lo social, y lo que deshace la excusa: "es mi destino", que se suele dar cuando los proyectos vitales no son alcanzados
Es decir, que hay que partir del reconocimiento de unos elementos propios del natural humano con los que se nace, y los que se han de tener presentes para reforzarlos, optimizarlos o darles su justo valor dentro de su condicionamiento, a medida que se planean y deciden los rumbos de la vida, de acuerdo a sus prop�sitos y a los retos y oportunidades que se le presentan.
El hombre y la mujer que trabajan tienen que estar convencidos, entonces, de que son los autores de su propio futuro, que no hay azar en ello. Porque ese futuro ha de estar dise�ado en lo que se es, en lo que racionalmente se ha decido que se quiere llegar a ser, y en las acciones necesarias que se han de emprender y alcanzar para conquistarlo.
En otras palabras, no bastar� el ansia de triunfar si uno s�lo se queda con el destino. Es preciso sumar: voluntad, trabajo intelectual y f�sico, y disponer de recursos para superar o complementar todo lo que la naturaleza ha otorgado: El destino.

REFLEXIONES

* Hay fuerzas interiores que surgen de improviso y nos hacen actuar a�n en contra de lo que pensamos y decimos.
* Cuando un hijo se equivoque de carrera universitaria, hay que darle la oportunidad para cambiarla.
* La fuerza del amor que une a parejas de adultos mayores puede ser fuerza que convide al otro cuando uno de los dos fallece, si no hay otra capaz de retenerlo.


Derechos reservados de autor

A�o XXI. No. 1031. Noviembre 27 de 2017. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EMANCIPACI�N .
Hay fardos que nos anclan

Liberarse individual o colectivamente de cualquier tipo de dependencia es un constante anhelo de quienes son sometidos econ�mica, pol�tica, religiosa, racial o socialmente.
Muy frecuentemente, estos anhelos chocan contra unas enormes murallas que se transmiten de generaci�n en generaci�n y que obstruyen los caminos de libertad.
Se ha afirmado, hasta la saciedad, que todos los seres humanos en mayor o menor grado estamos sometidos a reg�menes, culturas, grupos de pertenencia y dem�s.
Pero s� hay que resaltar que todos tenemos un amplio margen de acci�n, delimitado, s�, por normas, por principios, por valores y por los propios m�rgenes de libertad de los otros.
Dentro de ese espacio hemos de movernos en busca de nuestra propia racional emancipaci�n, que solo puede lograrse a trav�s de instrumentos como el trabajo, la educaci�n, la formaci�n del criterio, la fe en uno mismo, la espiritualidad, la innovaci�n y el coraje. O de acciones, como liberarnos de vicios que a manera fardos nos anclan a la pobreza, a la miseria espiritual, al enanismo como personas, a la falta de estatura moral.
La desidia, la carencia de aspiraciones, el desagrado por el estudio y la lectura, los o�dos sordos a los consejos, el seguir el mal ejemplo, el arrastrarse por el cieno de la lujuria, la gula y la ebriedad, el corromper y dejarse corromper, la deslealtad, la traici�n, la envidia, la deshonestidad, terminan por marchitar, inmisericordemente, toda noble ansia de emancipaci�n individual.

REFLEXIONES

* Corrupci�n suena familiar a corrosi�n, y corrosi�n es acci�n y efecto de corroer, que est� relacionado con roer y el adjetivo roedor, y hay roedores que son ratas. Luego...
* Evitar que sus hijos utilicen la p�lvora, cualquier tipo de p�lvora por inocente que sea, es un imperativo para padres que deseen conservar la patria potestad moral.
* Maldito el abuelo o el padre que es capaz de violar a su hija o a su nieta. Sea maldito.


Derechos reservados de autor

A�o XXI. No. 1032. Diciembre 4 de 2017. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

INCOHERENCIAS .
Restan credibilidad a los l�deres

Suelen presentarse muchas incoherencias entre los l�deres de las diferentes estructuras sociales. Por ejemplo: Hay l�deres ambientalistas que protestan por la contaminaci�n atmosf�rica y andan todo el d�a en sus veh�culos contaminantes.
Hay quienes talan �rboles para construir sus apartamentos, pero desde la administraci�n se oponen a que el vecino, ya autorizado, tale los que necesita para construir el suyo.
Hay quienes lideran protestas por la muerte de los toros en los ruedos pero no vacilan en el comer carne de res.
Hay gobernantes que anuncian dura persecuci�n contra los que evaden, eluden o retienen impuestos recolectados pero no dudan en guardar sus dineros en para�sos fiscales.
Hay comerciantes en asociaciones que solicitan mano dura contra el contrabando y control de vendedores ambulantes mas no sienten impedimento alguno para abastecer sus propios vendedores callejeros o expender productos de su contrabando t�cnico.
Hay asociaciones empresariales que pregonan la importancia de los c�digos y ellas o algunos asociados se abstienen de remunerar adecuadamente el trabajo de la mujer comparada con el hombre.
Hay l�deres sindicales que confiesan su fe religiosa p�blicamente pero usan a sus afiliados como borregos, y calumnian con facilidad a los administradores.
Son grandes las incoherencias que se encuentran en el actuar de muchos l�deres, por ello, si usted es un l�der empresarial, sindical, social, ambiental, trabaje en que haya concordancia entre lo que hace, dice, siente y piensa, para que sea un l�der cre�ble, de lo contrario, usted ser�a un hip�crita m�s en la manada.

REFLEXIONES

*La conversi�n de los veh�culos a modo el�ctrico, es una excelente propuesta de la SAI para responder a la salud de la ciudad.
* Todo el transporte p�blico debe ser el�ctrico y corregir as� el grave error de un burgomaestre que prefiri� el gas a la electricidad, en lo que somos fuertes.
* Se debe reducir la presi�n del gobierno y de algunos ambientalistas para acabar con el carro particular. Ayuden a convertirlos a modo el�ctrico.


Derechos reservados de autor

A�o XXI. No. 1033. Diciembre 11 de 2017. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

SALUD .
Compromiso empresarial �tico con el aportante de Talento

En el trabajo se presentan enfermedades que van desde leves hasta graves, resultantes de circunstancias laborales y ambientales.
Unas y otras suelen interesar por los costos que acarrean las ausencias, suplencias, indemnizaciones o sanciones legales ante el no cumplimiento de las normas de protecci�n del trabajador.
Es decir que suele mirarse m�s el "cu�nto me va a costar", que la real preocupaci�n por el bienestar, la felicidad en el trabajo.
Las modernas teor�as recalcan en la importancia de la salud integral del trabajador para los mejores resultados de la productividad y de la rentabilidad. Y eso est� bien. Pero las empresas que dicen estar valorando al hombre por su esencia humana, no deben quedarse all�, si es real su inter�s en su felicidad.
Dentro de su plan estrat�gico han de tener, pues, un plan de acci�n de promoci�n de la salud de sus trabajadores y de prevenci�n de la enfermedad, en acuerdos con las EPS. Este plan de acci�n puede demandar costos, pero a la postre, el no realizarlo puede llevar a mayores p�rdidas visibles y ocultas, a causa del deterioro mental y f�sico del Talento Humano, sin importar su cargo.
Ex�menes preventivos oportunos, promoci�n del ejercicio, ense�anza del aprovechamiento del tiempo libre, verificaci�n y control ambiental, cambios o protecci�n cuando el sistema de extracci�n, producci�n o servicio no pueda ser modificado, han de realizarse con administrados as� como se hace con administradores.
Las deformidades mentales y f�sicas causadas por muchos a�os de trabajo, tambi�n han de ser prevenidas con esmero, como parte del compromiso �tico con el aportante de Talento Humano.

REFLEXIONES

* La desobediencia ciudadana o la falta de autoridad, sigue causando estragos con la p�lvora y los globos de mecha.
* �Qu� inter�s mueve al gobernante a mentir en cuanto a las cifras de quemados por el uso de la p�lvora en su ciudad?
* Sean maldecidos el padre y la madre que permiten que sus hijos jueguen con p�lvora.


Derechos reservados de autor

A�o XXI. No. 1034. Diciembre 18 de 2017. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

PANORAMA .
P�gina de la vida
De profunda tristeza

Anochec�a, y aquel viejo maestro sentado en su, tambi�n, vieja silla, desde el balc�n de su apartamento ve�a extenderse todo el valle de su hermosa ciudad innovadora que crec�a cada vez m�s hacia las laderas iluminadas bellamente con las luces navide�as.
Ve�a la avalancha de automotores con sus faros encendidos que desfilaba, pacientemente, ante la incapacidad de mayor movilidad.
Y observaba, con tristeza, el cielo tachonando con las luces de los globos de mecha y de la p�lvora al estallar en el aire. Y pensaba en la salud de los ni�os de su ciudad y de sus mascotas estresadas, escondidas bajo los sillones, por culpa de p�simos ciudadanos.
Y present�a, en las comunas, las extorsiones, los asesinatos, los feminicidios, los abusos sexuales incrementados en esta �poca, ante una autoridad incapaz de frenar tanto crimen y una justicia preocupada m�s porque un alcalde diga "todos y todas", que por quebrantar la impunidad galopante.
Y sus pensamientos, tambi�n llevaron al viejo maestro a ver el panorama de su naci�n, donde pol�ticos, en �pocas electorales la convierten, no en la patria boba, sino estulta: Difaman, lanzan bocanadas de falsedades a fin de atrapar votos incautos, para controvertir al rival, pues, sobre la deshonra de este, levantan su pedestal ya de gobernantes, ya de congresistas, ya de miembros de una corte, ya de pol�ticos.
Y, asimismo, observaba a los corruptos ondear banderas contra la corrupci�n y anunciar duras condenas, y, a los criminales de toga jurar su inocencia sobre lo m�s sagrado.
Gran Maestro, musit� el viejo maestro interrumpiendo sus reflexiones �desde cu�ndo diste la espalda a esta naci�n?

REFLEXIONES

* Hacemos llegar a lectores y amigos nuestros deseos de felicidad en estas festividades.
* Nuestros agradecimientos por su incondicional patrocinio a SANDIEGO y COTRAFA.
* Esta es nuestra �ltima publicaci�n del a�o. Dios mediante regresaremos el pr�ximo 15 de enero de 2018.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1035. Enero 15 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ORGANIZACIONES NO GUBERNAMENTALES .
El rol de miembro de la junta directiva necesita formaci�n

Los miembros de las Juntas directivas de las organizaciones sin �nimo de lucro, son, generalmente, hombres y mujeres de empresa o profesionales de varias disciplinas que, impulsados por nobles deseos, anhelan aportar a la realizaci�n de procesos entre sectores econ�micos de menos oportunidades.
Esta gama de deseos u objetivos, va desde el apostolado inobjetable de quien cree y siente que por justicia social distributiva debe contribuir al mejoramiento de sus cong�neres como un acto humano, transparente, hasta otros intereses dis�miles.
Pero es preciso definir y aclarar bien sus roles en la organizaci�n:
La tarea de un Presidente y de los miembros de la Junta directiva es la de hacer que esa estructura ideol�gica y la innovaci�n para su desarrollo, respondan a la misi�n, a la visi�n y a los valores de su causa como direccionamiento estrat�gico, y al control institucional que les corresponde.
No pueden, entonces, perder de vista su rol directivo u orientador por asumir o inmiscuirse en asuntos que han de delegar en quienes han de responder por las funciones administrativas.
A veces su celo, su entusiasmo por su acci�n social o su autoritarismo, los lleva, entre otras actividades, a vulnerar planes administrativos de acci�n o a dar �rdenes directas a los trabajadores creando dualidad de autoridad o a disponer, individualmente, de recursos que ata�en al administrador o al colectivo orientador, propiciando caos corporativo.
A los miembros de las junta directivas de estas organizaciones no les basta el ansia de servir, es necesario formarse para ese servicio.

REFLEXIONES

* La lucha que se observa por llegar a los altos cargos colegiados de un pa�s tiene un poderoso ingrediente en las grandes sumas de dinero que reciben por estar all�.
* En alg�n momento, la humanidad se cansar� de tanto libertinaje y volver� a un nuevo orden social.
* Los sue�os de paz �se quedar�n en sue�os? �El derecho a la paz, ser� solo un hermoso p�rrafo de la Constituci�n? La paz no puede estar basada en mentiras.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1036. Enero 22 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ORGANIZACIONES NO GUBERNAMENTALES 2
Algunas deben ser apremiadas por la ley

Hay organizaciones no gubernamentales que han olvidado su norte o que, conscientemente, fueron creadas con alg�n trasfondo no claro. Estas han de ser apremiadas por los controles legales del Estado, porque deshonran a las realmente honestas.
Tambi�n las hay que, sin llegar a traspasar la l�nea legal, suelen tener usos y costumbres que las demeritan, porque sus juntas directivas o asociados o buscan poder pol�tico o satisfacer sus egos personales o los absorben su ambici�n de incienso.
Por eso, en ellas, se suelen encontrar muchas debilidades como el mal trato a los fundadores, la manipulaci�n al director ejecutivo, el abandono de los ejes fundamentales de quienes la forjaron, el robo de la iniciativa y a�n de la propia entidad a quienes les dedicaron esfuerzo, trabajo, entrega como fundadores.
Es bien doloroso ver como algunos de estos son relegados simplemente porque su voluntad inquebrantable de servicio choca con la voluntad de algunos asociados de servirse.
Tambi�n es frecuente que muchos de los que "medio acompa�an" la organizaci�n mientras pasa las dificultades de inicio, de obtenci�n de su nicho, de estabilidad de sus finanzas, den el gran asalto cuando ya la instituci�n ha cobrado fuerza entre la comunidad, ha ganado prestigio y ha garantizado su supervivencia.
Es preciso analizar las ONGS con esmero para frenar los abusos de algunas, y reconocer, aplaudir y apoyar el bien que, dentro de los t�rminos legales � �ticos, cumplen muchas otras.

REFLEXIONES

* Despu�s de una mentira viene una cadena de mentiras, para tapar las anteriores. Posmentira.
* La exigencia de la revelaci�n de las fuentes del periodista, amordaza.
* Con gran celo, las organizaciones de periodistas han de defender a sus asociados injustamente perseguidos, pero no pueden ser incondicionales con quienes delinquen en su profesi�n.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1037. Enero 29 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ORGANIZACIONES NO GUBERNAMENTALES 3
Ejecutivos sociales por vocaci�n

Entre los ejecutivos sociales, ll�mense presidentes, gerentes, directores, tambi�n hay quienes que o son impulsados por nobles sentimientos de participaci�n en el desarrollo social o por el simple inter�s econ�mico del cargo que asumieron porque no hab�a m�s.
En quienes perseveran en esta actividad motivados por la nobleza de su causa es observable la constante de una vocaci�n de servicio, y el convencimiento de que realizan la tarea m�s importante de sus vidas al canalizar el entusiasmo honroso de una junta directiva compenetrada con las tareas sociales ordenadas en sus estatutos y la voluntad de servicio de los asociados.
En ellos la m�stica por el trabajo no se agota en las posibilidades de satisfacer sus propias necesidades, sino que les hace trascender hacia otra gran complacencia como es la de observar c�mo familias necesitadas pueden encontrar, sin dependencia, el propio camino del desarrollo o la satisfacci�n de urgentes necesidades o la soluci�n de graves problemas, con su acci�n honesta y efectiva.
Planteado en otros t�rminos, la acci�n del ejecutivo social y de los administradores de las organizaciones no gubernamentales, tienen un elemento de gran altruismo que los diferencia de los que administran organizaciones con �nimo de lucro, como es el privilegio de su visi�n y sentimiento solidarios, filantr�picos y de defensa del ambiente o las especies, que se proyecta a los sujetos finales de la acci�n de las ONGS: los seres m�s vulnerados.

REFLEXIONES

* �Ha observado que cuando alguien lo necesita, usted est� dispuesto, pero si es usted quien necesita de �l, no lo encuentra?
*En per�odos electorales las seducciones por el voto son similares a las carnadas que se ponen en los anzuelos.
*Los esfuerzos de un alcalde, por la paz de su ciudad, se frustran por la falta de convergencia de todos los sectores responsables de garantizarnos este derecho.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1038. Febrero 5 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ORGANIZACIONES NO GUBERNAMENTALES fin
Ejecutivos sociales por vocaci�n

Las organizaciones no gubernamentales han estado en el ojo del hurac�n por la aparici�n de actores interesados en los beneficios que otorga esta particularidad institucional o por el fanatismo hasta donde las ha llevado su ideario.
Las exenciones impositivas; el poder contabilizar como gastos lo que invierten en ellas las que tienen �nimo de lucro; el ganar reconocimiento de la comunidad a modo de "indulgencias con padrenuestros ajenos"; el disfrazar o encausar auxilios gubernamentales para disimular "sus mermeladas pol�ticas", vuelven atractivo el tener una ONG adjunta.
Algunas de estas y otras acciones las sit�an en la mira de las autoridades y es, por ello, por lo que se les ponen m�s controles.
Asimismo hay ONGS que se dejan llevar del fanatismo y terminan en las redes de la opini�n p�blica que capta su intolerancia y amenazas o de la justicia cuando traspasan la l�nea de lo legal.
Todo esto hace que ONGS honestas, realmente interesadas en ayudar al pr�jimo, de gran esp�ritu de filantrop�a, se vean arrastradas por la mala fama de algunas y por la injusticia de la generalizaci�n gubernamental y ciudadana.
Las ONGS de este talante, deben ser defendidas por todos nosotros porque la cacareada acci�n del Estado de mejorar la calidad de vida de muchos ciudadanos solo llega hasta la labia politiquera.

REFLEXIONES

* En per�odos electorales se incrementan las injurias y las calumnias entre los pol�ticos deshonestos.
*�La justicia se est� prestando a los juegos sucios, politiqueros, en �pocas electorales?
*Son dif�ciles las decisiones que hay que tomar con los desplazados venezolanos, pero hay que revestirlas de humanidad.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1040. Febrero 12 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

POSVERDAD fin
Se posiciona como secuencia obligante de la posverdad

Entendida la posverdad como: "Distorsi�n deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opini�n p�blica y en actitudes sociales"-Drae-, se observa con claridad que el mantener esa distorsi�n como verdad lleva a un nuevo escenario a sus actores: La posmentira.
El t�rmino no ha sido aprobado por la Real Academia pero si pretende definir la serie de argucias recurrentes para proteger la posverdad y atraer m�s adeptos o m�s "likes" en las redes, obtener m�s r�ditos y conservar la fachada de credibilidad.
Toda mentira que se lanza requiere no solo de buena memoria, como afirma el decir, sino de la capacidad teatral de demostrar que se ha dicho la verdad o que ha sido mal interpretado o descontextualizado o de victimizarse pretendiendo hacer creer que lo hizo de buena fe. He ah� el c�rculo de la posmentira.
"Quien miente, roba" ense�a el refr�n, demostrando que, al violar el valor de la verdad, es predecible que, f�cilmente, tambi�n se viola el valor de la honestidad. Pero hay un robo en la mentira p�blica que va en contra de los derechos ciudadanos: La rapacidad del derecho a "recibir informaci�n veraz e imparcial", que no la vemos tan claramente castigada en ning�n c�digo, como en el caso de la calumnia y el falso testimonio, a pesar de atentar contra un derecho constitucional consagrado. Art. 20.
As� como la posverdad se ha posicionado culturalmente, la posmentira le sigue los pasos con asiduidad.

REFLEXIONES

* Hay que revisar los p�nsumes actuales de ingenier�a y arquitectura de las universidades, porque all� hay precedentes de los desastres actuales.
* Racionalidad, humanismo y �tica es lo que se espera de la nueva generaci�n de ingenieros y arquitectos.
* El pa�s ha tenido una trayectoria de ingenier�a y arquitectura basada en "trabajo y rectitud" que ha de multiplicarse en las aulas.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1041. Febrero 19 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

DEONTOLOG�A .
Se desmorona la moral profesional

Parte del conocimiento prudencial o de la �tica se refiere a quienes se dedican al ejercicio de su profesi�n. Deontolog�a.
La deontolog�a de la ingenier�a y de la arquitectura, como toda profesi�n, necesariamente demanda no solo un comportamiento adecuado a estos c�nones, sino una preparaci�n insistente y consistente en la importancia del cumplimiento de los deberes propios de estas profesiones con la humanidad, paralela a los conocimientos cient�ficos indispensables, porque en ello est�n involucrados no solamente los riesgos econ�micos, sino los ambientales y los vitales de quienes son usuarios de sus servicios.
El desmoronamiento general de la �tica en el pa�s tambi�n ha contagiado la moral profesional, pero lo m�s grave es que esa contaminaci�n se est� dejando penetrar o, peor, inculcando, directa o indirectamente, desde muchos claustros educativos. Hay universidades que han reducido intensidad horaria de materias b�sicas de la ciencia, y hasta de las mismas humanidades, con el af�n econ�mico de sacar mayor n�mero de cohortes para mayor rentabilidad. Su impacto empieza a sentirse.
Pero pedirle a una sociedad contaminada que descontamine sus universidades, es como pedir peras al olmo, m�s a�n cuando hay universidades rectas que queriendo complementar la formaci�n de sus estudiantes, solo reciben rechazo por redes sociales cuando les recalcan sobre comportamientos adecuados en el claustro.
De muchas universidades se est�n ense�oreando los fanatismos por las diferencias o los afanes de lucro, y se est� olvidando, o temiendo, ejercitar la ciencia y la conciencia por encima de cualquiera de ellos.

REFLEXIONES

* Si los estudiantes consideran que las humanidades son "clases de relleno" es porque la universidad no les ha dado el valor y el dinamismo pedag�gico que merecen.
* Cuando un profesional egresado de una universidad comete un delito, aunque no se crea, algo arrastra de la imagen del centro que lo form�.
* Los educandos tambi�n asimilan virtudes y vicios por interpenetraci�n.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1042. Marzo 5 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

CERTEZA .
Un gran valor moral en la empresa

El convencimiento de la integridad empresarial, profundo, cierto, seguro, sin temor a errar puede ser una utop�a, m�s a�n cuando vemos los hechos con �pticas impregnadas de ideas, de sentimientos, prevenciones que los opacan y distorsionan.
Pero la gente de empresa: empresarios, administradores y administrados, tienen que desarrollar una capacidad de certeza inamovible sobre su rectitud, tal, que garantice, a unos y otros, as� como a sus clientes, el m�s alto nivel de credibilidad y confianza en ella, en ellos y en sus productos.
Entre la comunidad, la certeza del bien obrar del empresario es garant�a de �xito, por eso es por lo que es tan sensible cualquier investigaci�n de los organismos estatales de control en relaci�n con sus productos, sus precios, su calidad, sus acuerdos con la competencia, su publicidad y dem�s.
La certeza moral es tan delicado valor que, a una empresa investigada, aunque ha de presumirse inocente, en la pr�ctica, la sola difusi�n en redes, hace que la comunidad, sus clientes, sus proveedores le carguen, f�cilmente, el sambenito de culpabilidad.
Que una empresa pueda equivocarse, se admite, pero es muy dif�cil que su entorno distinga si obra de buena o mala fe. Es por eso por lo que la empresa ha de mantener constante vigilancia de que sus actos se hacen con profunda certeza moral.
No es tapar, como a veces pretenden algunos relacionistas p�blicos, es fortalecer la credibilidad con fundamento en la propia certeza del bien obrar.

REFLEXIONES

* Da tristeza ver a�n tantos diagn�sticos m�dicos equivocados, con pacientes a los que otro m�dico les hubiera podido salvar la vida.
* Hay m�dicos que, sin mayor an�lisis, concluyen que la enfermedad de su paciente est� en la cabeza.
* Hemos visto morir o sufrir personas muy cercanas y entra�ables, por equivocaciones como estas.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1043. Marzo 12 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

FALACIA .

Hay una vasta presencia de ella en nuestra cultura

Se vuelve habitual el acudir al enga�o tanto para perjudicar a otro como para beneficiarse, uno mismo, con da�o ajeno.
El hombre y la mujer que trabajan, y cuya rectitud es clara, no necesitan apelar a estas argucias para obtener los beneficios leg�timos esperados, ni para esquivar las reparaciones que ha de realizar por los errores voluntarios o no, cometidos.
El enga�o, el fraude, la mentira con los que se pretenden tapar las acciones il�citas tienen una vasta presencia en nuestras culturas dominadas por el ansia de tener, lo que hace que se generalice la presunci�n de que muy pocos son los que no recurren a ellos.
De ah� que en toda relaci�n laboral, comercial o con el Estado, est� presente la prevenci�n y a�n la generalizaci�n de que todos, absolutamente todos, somos unos tramposos o posibles tramposos.
La tarea de volver a creer en que "los buenos son m�s" est� dificultada por la falacia con que obran muchos de quienes en una sociedad, aun la laboral, est�n llamados a dar ejemplo o todos los que, siguiendo por el sendero torcido, no encuentran en la justicia el castigo necesario para desalentar a quienes pretendan transitarlo.
Sobre la palabra empe�ada, ya no se tiene certeza; sobre el prop�sito de enmienda, se duda; sobre las l�grimas derramadas, se dicen que son de cocodrilo; al servidor p�blico, por serlo, se le se�ala de corrupto, y al que bien obra se le busca su debilidad, porque se piensa o se cree que todos somos falaces.
En el trabajo, con nuestras rectas actitudes, demostraremos que no lo somos.

REFLEXIONES

* La forma de vestir del hombre y la mujer que trabajan debe ser la adecuada a la labor que realizan.
* Por m�s libertad que tengamos, muchas veces las consecuencias de exponernos en raz�n de esa libertad son irreparables.
* Por ejemplo: si se sabe que una ni�a o una mujer pueden correr peligro en un paraje desolado �para qu� correr riesgos?


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1044. Marzo 19 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

NATURALEZA .
Su defensa en el nuevo capitalismo
El concepto "naturaleza", pareciera estar como perdido en las grandes avenidas del sistema capitalista, pero en la medida en que va asimilando su valor social y posicion�ndose con certeza para diferenciarse de su patr�n inicial salvaje, en esa medida, su admisi�n de un nuevo orden lleva al nuevo capitalismo a tener mayor consideraci�n por la ecolog�a.
Es decir, que dos son las razones de poder que hacen que el nuevo capitalismo asuma actitudes de defensa de la naturaleza: Una, por persuasi�n de sus animadores sobre el respeto por la vida, y dos, por la necesidad que tiene de subsistir como sistema socio-econ�mico en un medio que tiende a destrizar la insostenibilidad.
Es por ello por lo que el empresario adem�s de trazar la rentabilidad de su negocio, necesariamente tiene que pensar, con respecto a su entorno en: c�mo lo est� amparando de los riesgos que presentan la extracci�n, la transformaci�n, la producci�n y el servicio; qu� inversiones ha de hacer con respecto a prevenir o curar los efectos en la salud colectiva por tal causa; c�mo contribuir, en lo pertinente, a mejorar el clima; c�mo proteger la flora y fauna del sufrimiento o la extinci�n. Econom�a sostenible.
La responsabilidad del empresario ha de ser compartida e interiorizada por todos sus trabajadores, que no pueden sentirse ajenos a esta obligaci�n si realmente se consideran aportantes de Talento Humano, empoderados del sistema socio-econ�mico del que participan y se benefician. Desarrollo sostenible.
Hay que dejar definitivamente atr�s la idea de que a la empresa y sus trabajadores s�lo debe interesarles la utilidad, y su participaci�n en ella, a cualquier precio.

REFLEXIONES

* Hay administradoras que quieren imitar, en sus actitudes y vocabularios inapropiados, a algunos administradores.
* La feminidad no debe perderse en el ejercicio del trabajo.
* �En su empresa todav�a se discrimina salarialmente a la mujer?
* En la empresa, el respeto por la mujer ha de ser tal que todos puedan sentirse orgullosos de querer que sus hijas puedan llegar a trabajar en ella.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1045. Marzo 26 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

VALORES Y GLOBALIZACI�N .
Se revive el inter�s mundial por la custodia de la cadena de valores
En una sociedad globalizada, caracterizada por su apertura, su modernidad, sus avances en todos los �rdenes y hasta por sus libertades extremas, sorprende que se est�n reviviendo en ella valores dejados atr�s con el avance tecnol�gico, financiero, y las mismas libertades de expresi�n del sentimiento.
En redes sociales, empresas l�deres no permiten la publicaci�n de temas que consideran lesivos de la moral sexual mundial.
Otras anuncian la exclusi�n en sus negocios de empresas cuya producci�n lesionan el ambiente y la naturaleza.
Inversionistas de capital estudian los signos de honradez, de probidad y de transparencia, de organizaciones en las que quieren colocar sus capitales, porque no desean entrar a un nido de ratas donde su dinero est� en riesgo, ni cobrar sus facturas en juzgados.
Muchas no quieren saber de negocios con empresas donde se explote la condici�n de mujer o a ni�os con trabajo.
Actualmente hay quienes est�n exigiendo certificaci�n de que la empresa con la que comercializan tenga programas de mejoramiento para la familia del trabajador. �Admirable!
Es decir, el respeto por la sexualidad, por la mujer, por los ni�os, la transparencia, la honestidad, la calidad de la vida familiar entre otros, ha tomado gran relevancia en el mundo de hoy en medio del pluralismo, de la libertad, del nuevo ordenamiento social que se da, y de la misma globalizaci�n cultural.
Los valores �ticos empresariales de la triada que conforma el direccionamiento estrat�gico, con este renacer, est�n demandando que la empresa centre su administraci�n en la cadena de valores humanos, �ticos, est�ticos, econ�micos y sociales que ser�n la base de su supervivencia en el mundo, cada vez m�s globalizado.

REFLEXIONES

* En la empresa ha de guardarse un profundo respeto por la honra y fama de todos los que trabajan en ella.
* Con mucha facilidad en los corrillos empresariales se difama, se deslizan los rumores sobre unos y otros, convirtiendo el lugar del trabajo en una caldera de chismes y de desconfianza mutua.
* Sus efectos sobre la productividad y la rentabilidad son desastrosos por el des�nimo, el robo de tiempo de trabajo, la comunicaci�n perversa y mal intencionada a prop�sito. �Alerta!


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1046. Abril 2 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

DERECHOS SIN DEBERES .
La humanidad no est� enfatizando en el deber
Los derechos son tema de amplia difusi�n en el mundo actual.
Derechos del trabajador, del empresario, del hombre, de la mujer, de la infancia y la juventud, de libertad de cultos, de expresi�n, del libre desarrollo de la personalidad, de honra y fama, de las v�ctimas, de los victimarios, del ciudadano, del pol�tico, y muchos, pero muchos, otros m�s.
Y vemos bien que se exijan, a�n con vehemencia. Parece ser la se�al del tiempo: que por encima de todo ha de estar el respeto por los derechos de los dem�s.
Sin embargo no deja de crear confusi�n el �nfasis de su exigencia, sin equilibrarlo con el �nfasis en la exigencia del cumplimiento del deber. Y esto es lo que no gusta a muchos porque consideran que exigirles deber es coaccionarlos, es coartarles su libertad, es violentarlos.
Pero as� como hay libertad para el ejercicio y la exigencia del derecho, ha de haber igual libertad para el ejercicio y la exigencia del deber. Deber que no tiene otro sentido que el de ajustar todos los actos a lo que ordena la ley natural, la positiva o la divina para los creyentes.
En esto tiene que haber un despertar de la humanidad porque en el pizarr�n de la vida, deber y derecho han de escribirse, ense�arse y exigirse con igual fuerza, voluntad y entereza para que no se siga desbordando por la senda del libertinaje incontrolable.
REFLEXIONES

* Hay algunos m�dicos que hacen esperar innecesariamente a sus pacientes sin consideraci�n alguna por su sufrimiento.
* Hay m�dicos que siguen en sus cuchicheos en corrillos o en sus extensas visitas a la cafeter�a mientras el paciente espera por horas, y hasta le pasan por encima.
* Hay m�dicos que no honran la humanidad de su profesi�n. Deber�an aprender de aquellos, quiz�s la mayor�a, que est�n llenos de humanidad y afecto por sus pacientes, as� sea la primera vez que los atienden.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1047. Abril 9 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LABOR SOCIAL .
Algunas entidades sociales son mal tratadas
Hay un trabajo social, de gran calado, que vienen realizando organizaciones sin �nimo de lucro con el apoyo del empresariado.
Algunas tienden a desaparecer por pol�ticas empresariales de destinar los fondos de proyecci�n social a apoyar sus propias ONGs, algunas sin claridad en sus intenciones.
Lo dice una de nuestras lectoras: "Como Voluntaria de una entidad que lleva muchos a�os ayudando a personas de bajos recursos, he sentido el desinter�s y en muchos casos, el maltrato que recibimos cuando solicitamos la colaboraci�n empresarial. Si pedimos que nos regalen productos de las empresas para nuestros bingos, roperos o para nuestros Asociados, nos responden que "el presupuesto ya se agot�"... y estamos en abril; otras veces nos dicen: "No, esa no es la pol�tica de esta empresa"; o, "son tantos los que piden que es imposible darle a todos"...
Es conveniente que las empresas, especialmente las medianas y peque�as, interesadas en el cumplimiento de su responsabilidad social con la comunidad, identifiquen aquellas entidades de su entorno que est�n haciendo el bien por los m�s necesitados con transparencia, y canalicen sus donaciones para que les lleguen directamente a sus grupos de inter�s.
En contraprestaci�n han de solicitarles no solo su certificado sino el informe de lo hecho con sus aportes, para su balance social.
He aqu� una forma sencilla como la empresa puede ayudar a otros, sin m�scaras, con respeto y sin ofensas, a trav�s de quienes saben hacerlo y lo hacen bien y con nitidez.

REFLEXIONES

* El periodista pol�tico ha de ser cuidadoso con su lenguaje. Expresiones como: "hay que silenciar a ese", pueden inducir al crimen.
* El boxeo es un deporte cruel que deber�a ser erradicado, m�xime si es femenino. Duele ver mujeres golpe�ndose sin piedad.
* Los empresarios tienen que defender, con su voto, el derecho constitucional que les asiste de iniciativa privada libre -art 333 de la CN-. No se vayan a equivocar.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1048. Abril 16 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

INICIATIVA PRIVADA .
Se est� abriendo su propio vientre
Nuestra defensa del sistema de libre empresa nace del convencimiento, experimentado, de que la iniciativa privada es factor de desarrollo del pa�s.
Este convencimiento nos da autoridad para insistir, sin dejar de reconocer que hay empresas absolutamente honestas y transparentes, en que muchas tienen que dejar de abusar de sus posiciones y de las libertades que el sistema les da.
La publicidad enga�osa; el paralelismo de precios; la sisa de pesas y medidas; la calidad diferente a la ofrecida; el servicio postventa enga�oso en su cumplimiento; la doble contabilidad; los sobornos; la usurpaci�n de los bienes financieros de muchos; los pr�stamos bancarios a organismos perversos; las construcciones aviesas; son, entre otros, los modos como la empresa privada est� maltratando su prestigio, su honra, su fama y hasta abriendo su propio vientre.
Con el boom del empresarismo est�n llegando al sector personas cuya pregunta, al momento de crear una empresa, es: "�y cu�ndo ser� rico?" en vez de preguntarse: "�y qu� necesidades de mi comunidad voy a cubrir con mi empresa?" Las empresas, cuya investigaci�n de mercado se basa en esta pregunta y dan respuesta a ella con sus actividades fundamentadas en valores, no tienen que preocuparse por su enriquecimiento porque este ser� la compensaci�n que dar� la comunidad a su servicio.
Con insistencia, pues, y hasta el cansancio, le estaremos gritando a la empresa privada que respalde su defensa de la libre iniciativa con sus actitudes �ticas, para que no tenga que hallarse en situaci�n de harakiri, pero sin el honor del suicida japon�s.

REFLEXIONES

* Las c�rceles llenas hasta m�s all� de lo humanamente permitido, y los cr�menes en aumento. �Qu� nos espera?
* �Al candidato presidencial se le exige, en el momento de inscripci�n, un plan de gobierno estructurado para no verlo improvisando promesas ante cada pueblo que visita, y que, por serlo, no se cumplir�an?
* La creciente impunidad alienta a los criminales.
* �Qui�n ir� a ser capaz de frenar este desborde de la criminalidad en el pa�s?


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1049. Abril 23 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

VIOLENCIA .
Se expande con el vigor de la ciza�a
La cultura de la violencia, percibida esta como la acci�n que coacciona el libre ejercicio de la voluntad para someterla a la del violento, nos va inmunizando de los actos barb�ricos que se presentan en nuestras vivencias y hasta nos hace perder la capacidad de asombro.
Toda manifestaci�n violenta, as� sea verbal, es un exabrupto en una sociedad que deber�a estar m�s comprometida con la convivencia, la comprensi�n, el entendimiento, la ayuda mutua y com�n. En los per�odos electorales la violencia se expande, con el vigor de la ciza�a, para intimidar a quienes piensan diferente.
Insultos, careos, amenazas y hasta agresiones van llevando a partidarios, muchos considerados prudentes, a extremos a�n contra la vida.
Violentos, y violentos extremos, son los "pac�ficos" que se desbordan tras las redes sociales para increpar y amenazar con vulgaridad y bajeza a quienes discrepan.
Violentos, y violentos extremos, son los choferes que sacan sus tridentes de demonios contra quienes se equivocan o se interponen en la v�a, peatones o conductores.
Violentos y violentos extremos, son los hinchas de equipos de deportes populares que rajan con sus pu�ales s�mbolos de los contrarios, cuando no sus vidas.
Violentos, y violentos extremos, son los que carentes de capacidad de orientar al trabajador le gritan: "si te gusta bien o si no te vas".
La violencia est� enraizada en nuestra cultura. Su fruto: violaciones, lesiones, ofensas, muertes y hasta medios convertidos en galleras. Contra ella: protesta mundial, humanitaria, no violenta.

REFLEXIONES

* Las redes sociales est�n llamadas a intercomunicar a la humanidad, no a aumentar su desesperanza.
* �En definitiva, es ut�pico anhelar que vivamos en un mundo en paz?
* �El feminismo, cuando se torna fan�tico, atenta contra la feminidad?
*�Qui�n est� dando respuesta concreta para detener el incremento de j�venes suicidas?
* �Qu� es lo que est� estimulando el falso testimonio en los estrados judiciales?


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1050. Abril 30 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ERRAR P�gina de la vida
Es tan duro, tan f�cil, tan humano
Aquel viejo maestro, consolaba al, tambi�n, viejo amigo trabajador en su tristeza.
Lo sent�a lleno de pesar, de angustia, de temor y de rabia porque, contrario a sus principios, se hab�a dejado presionar para afirmar algo que no era cierto por obtener un beneficio cuyo fin era bueno.
Hab�a transitado por el camino del fin justificador del medio.
Ve�a en �l al hombre recto que ante una circunstancia, una ligereza, hab�a cometido un error, que para otros solo hubiera sido viveza, simple rutina en el ejercicio diario del trabajo. Su conciencia recta le increpaba el no haber tenido la fuerza suficiente para no dejar doblegar su voluntad.
Con su voz paternal el viejo maestro hizo reflexionar a su amigo sobre el hecho, las circunstancias, sus prop�sitos, sus perjuicios, sus consecuencias. El amigo se reafirm� en el reconocimiento de su error; eval�o el perjuicio de su acci�n a terceros y c�mo resarcirlo; midi�, con claridad, el alcance de sus consecuencias y se dispuso a aceptarlas en el momento en que se presentaren, y a no repetirlo.
Un abrazo del viejo maestro devolvi� la sonrisa al amigo.
Gran Maestro, or� el viejo maestro, no juzgues el momento del error de mi amigo arrepentido, sino mira con paternal benevolencia su entrega diaria a los dem�s, su bien vivir y a�n sus mismas debilidades; dale tu perd�n misericordioso, que su contrici�n es sincera. Y bendice a aquellos trabajadores buenos que tambi�n lloran arrepentidos sus errores. Perd�nales porque tambi�n hay veces que "no saben lo que hacen".

REFLEXIONES

* Si una empresa quiere encontrar respaldo y buena voluntad en la comunidad donde est� asentada, tiene que tener y desarrollar un plan ambicioso de contribuci�n a la soluci�n de sus problemas sociales.
* Hay un Estado Fallido en la lucha contra la criminalidad en nuestro pa�s.
* Las empresas que han sido vencidas en juicio por su conducta antilegal, deben pedir perd�n p�blicamente como reparaci�n. Eso las reengrandecer�a.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1051. Mayo 7 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LEALTAD .
Una virtud comandante
Cuando hablamos de lealtad, se impone, necesariamente, referenciarla a sujetos externos a nosotros como: un amigo, un grupo familiar o social en el cual compartimos, una asociaci�n profesional, una empresa donde trabajamos, otras con las cuales competimos o una naci�n de la cual hacemos parte.
Con cada uno de ellos hacemos compromisos t�citos o expl�citos con respecto a la probidad en nuestras relaciones, a nuestros comportamientos �ticos y morales en ellas, al respeto "de lo que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor y hombr�a de bien" (Drea): Lealtad. Es, por tanto, una virtud comandante de muchas otras cuya presencia o no, en nuestras relaciones, la exaltan, la engrandecen, la reducen o la desaparecen.
Esta virtud no es un don connatural al humano, sino que, desde la raz�n se aprehende con la habitualidad que da el ejercicio diario de ella. Y como no es innata en el ser humano, ser� preciso inculcarla, fortalecerla, demandarla, comprometerla, exigir responsabilidades y disciplinar actos y actores que atenten contra ella, por padres, maestros, profesores, l�deres, empresas y Estado.
Los ejemplos de lealtad sobresalen en la historia de la humanidad, porque ha existido tanto vac�o de ella que nos asombra la capacidad heroica de su ejercicio. No deber�a ser as� porque, como seres sociales, tenemos que entender que nuestra realizaci�n individual depende en grado sumo de la lealtad que profesemos.
La lealtad se suele perder en los vericuetos del ego�smo, de la competencia, de la lucha por sobresalir, y arrastra, en su p�rdida, la de los valores �ticos exigibles al ser humano.

REFLEXIONES

* Los relacionistas p�blicos de muchas empresas prefieren el silencio, a explicar a la comunidad las razones de sus actos no debidos o pedirle perd�n por ellos.
* Algunas empresas buscan presionar a los medios para que callen actos por los cuales, al ser descubiertos, o se averg�enzan o temen perder negocios.
* Muchos boletines de prensa de algunas empresas buscan tapar sus comportamientos no �ticos ante una comunidad cada vez m�s suspicaz y menos confiada en la clase empresarial.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1052. Mayo 14 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LEALTAD-2- .
Con la Naci�n
La Naci�n ha de ser considerada en su concepci�n como personas que, a�n con sus diferentes culturas y tradiciones, pueblan un pa�s y est�n regidas por una misma norma constitucional. Estas personas adem�s de reconocerse como conciudadanos, tienen uno poderes que eligen directa o indirectamente.
De su Naci�n, el ciudadano recibe muchos beneficios, aunque a veces �nfimos para algunos, que buscan garantizar el ejercicio libre de sus deberes y la exigencia del reconocimiento y acceso a plenitud de sus derechos fundamentales. Aqu� est�n las expectativas, realidades y frustraciones de una Naci�n que se proclama libre y soberana.
Y es, de all�, de donde se deriva el deber de la lealtad hacia ella; el cumplimiento de lo que exige la fidelidad a su carta magna; el respeto y el acatamiento debido, digno, a los que obran en nombre de la rep�blica y por autoridad de la ley.
Esta lealtad no excluye la insatisfacci�n ni su demostraci�n p�blica pac�fica, con el ejercicio de los poderes, por el contrario, ah� est� presente el compromiso por la defensa del Com�n. La lealtad a la Naci�n tambi�n es valorada como patriotismo.
Pero atentan contra esa lealtad debida, por ejemplo: los corruptos; los traidores; los criminales organizados o no; los que al votar piensan m�s en el beneficio particular que en el de la Naci�n; los que entregan la soberan�a de sus decisiones, territorios y bienes -vende patrias- a organismos internacionales; las autoridades civiles y militares d�biles por miedo o conveniencia propia agazapada.
El ciudadano desleal a su Naci�n es de una categor�a que parece incrementarse: de segunda.

REFLEXIONES

* Hay m�dicos de gran amor por la humanidad, pero tambi�n los hay sin alma.
* Hay contadores con f�rreos principios pero tambi�n hay quienes ceden con facilidad a las pretensiones delictivas de sus empleadores.
* Hay pastores santos, pero tambi�n hay quienes desmienten con su conducta las palabras evang�licas que predican.
* Hay investigadores �ticos, pero tambi�n hay quienes acuden a la mentira para pretender reconocimiento de la ciencia.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1053. Mayo 21 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LEALTAD-3- .
Con el trabajador
De lealtad se habla en la empresa con mucha frecuencia, pero, generalmente, del trabajador hacia ella; poco, de ella hacia el trabajador. La lealtad obliga en igual grado a una y a otro. Por ello, es preciso, que empresarios y administradores revistan sus actos y decisiones con esta virtud.
No hay lealtad de la empresa con su trabajador en casos como los siguientes: Cuando su sistema de informaci�n preferencia los medios externos a la comunicaci�n cara a cara, grupal u otros medios internos. El trabajador se entera de los sucesos pr�speros o adversos por los peri�dicos o noticieros.
Cuando el sistema de valoraci�n de sus m�ritos se reduce a una simple informaci�n y no a una entrevista planeada donde encuentre posibilidades de analizar, presentar argumentos y comprender la imparcialidad de los resultados.
Cuando el administrador utiliza a otros trabajadores para espiar la conducta de algunos de ellos, en vez de enfrentar las realidades con prudencia, verticalidad y honestidad.
Cuando falsea resultados econ�micos para negar posibilidades de mejoramiento de salarios o cuando, al abusar de su poder, traiciona la fe y la confianza que el trabajador deposita en su orientador.
Cuando la empresa promueve el paternal "sentido de pertenencia" y habla de que "empresa somos todos" o "aqu� lo m�s importante es el hombre" y, en la pr�ctica, eso solo sirve para aparentar ante periodistas, negociadores, accionistas humanizados.
Empresario, administrador: si quieres cosechar lealtad de tus trabajadores, s� t� el primero en cultivarla.

REFLEXIONES

* Es natural que se tenga miedo a sufrir las consecuencias de un voto equivocado, cuando se ve tanto dolor en pueblos cercanos.
* Es natural que, ante cualquier desastre producido por una mega obra, los afectados clamen por reparaci�n.
* Es natural que los seguidores de una iglesia se pronuncien sobre la conducta de sus pastores, cuando perciben acepci�n de personas en estos.
* Es natural que el pueblo se yerga cuando la corrupci�n se asienta en altos cargos del Estado.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1054. Mayo 28 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LEALTAD-4- .
Con la empresa
La lealtad del trabajador para con la empresa es un deber nacido en su relaci�n laboral. Por lo tanto no es por gratuidad ni gratitud.
La lealtad del trabajador hacia la empresa se configura en hechos como los siguientes: Realizar a cabalidad su trabajo.
Guardar el secreto profesional. Mientras no sea objeto de ley, lo que ocurra en la empresa, sus t�cnicas, sus estrategias no pueden ser divulgadas ni apropiadas sin el debido consentimiento.
Dar informaci�n oportuna a su orientador cuando observe hechos atentatorios contra bienes materiales o no materiales de la empresa.
Hacer observaciones a su jefe-l�der, cuando considere que su orden o conducta afecta la convivencia y los resultados de su grupo de trabajo, y utilizar adecuadamente la l�nea de mando cuando piense que no es escuchado como se debe.
Denunciar las injusticias, vej�menes o delitos de los cuales pueden estar siendo objeto los due�os, los administradores o sus familiares por parte de personas de su grupo, aunque sean muy cercanas, porque, de no hacerlo, ser�a complicidad.
Marginarse de corrillos donde a ciencia cierta sabe que se est�n tramando actividades injustas contra la empresa.
Definir claramente su rol como trabajador y como asociado sindical para que no se le presenten dilemas de lealtad.
No tomar parte, jam�s, en acciones de sabotaje a m�quinas o instalaciones cuando concurra a una huelga que considera justa.
La lealtad del trabajador hacia la empresa es el cumplimiento de lo que le exige su hombr�a de bien en su relaci�n laboral.

REFLEXIONES

* Padre: Su hijo debe entrar a la universidad con los principios que regir�n su vida profesional, muy definidos. Refu�rceselos.
* Rector: El rol de su universidad es reforzar con sus principios los valores espec�ficos de la profesi�n de sus estudiantes.
* Rector: Una universidad que no ha definido, ni trabajado en fortalecer su �tica, ni la de sus profesores, �qu� valores podr� reforzar en sus estudiantes?
* Ingeniero: Si hizo trampa en su universidad, ender�cese, si no su obra y usted ir�n al suelo.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1055. Junio 4 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LEALTAD-5- .
Con la empresa
La lealtad con el colega de profesi�n es un compromiso que se asume cuando se recibe un t�tulo o se define el oficio que se ejercer� en la vida. Este deber no solo es exigente con quienes pasan por instituciones educativas, sino, adem�s, con quienes hacen de su trabajo una profesi�n.
La norma de la lealtad implica, pues, un respeto profundo por las decisiones del acto profesional de los colegas, sino tambi�n un acompa�amiento a manera de esp�ritu de cuerpo, que haga sentir el peso de la uni�n en pro de aquel que es injuriado, calumniado, maltratado, desautorizado o no vencido en juicio.
No obstante lo anterior, esta lealtad no puede ser ciega sino reflexiva, porque podr�a haber quienes, en sus decisiones y en sus vivencias, traspasaren la l�nea de la rectitud, robaren, calumniaren, hicieren trampas, protegieren delincuentes, alteraren documentos contables o mucho m�s. En tales casos, la lealtad a ellos, y el uso del esp�ritu de grupo para defenderles rayar�an en la complicidad. Esta tolerancia har�a igual de criminales a unos y otros.
Duele ver c�mo hay m�dicos que sin raz�n o ante inapropiados, hablan mal de sus colegas, desautorizan, tambi�n sin raz�n, sus diagn�sticos o sus recetas, muchas veces por el af�n de hacerse a un jugoso cliente o lograr el pedestal de la fama pisoteando a otros.
Tambi�n entre contadores p�blicos titulados la rapi�a por el trabajo suele presentarse. Es decir, que en cualquier profesi�n u oficio que se toque, se observan las llagas de la deslealtad, frecuentemente.
La lealtad entre colegas es el cumplimiento de lo que le exige su hombr�a de bien y su honor como profesional titulado o por oficio.

REFLEXIONES

* Periodista: mant�n tu independencia. No te contamines.
* Un columnista que usa la mentira aunque sea por una vez, pierde credibilidad para siempre.
* Vergonzosa actitud de gobernante: Disfrazar de celo social, sus ocultas ansias.
* Aumentan los l�deres pol�ticos corruptos, criminales, traficantes de droga.
* El comercio tiene que promover sus ventas en los d�as especiales, pero, demostrarle amor a tu padre que no sea por decreto.
* Acompa�amos de coraz�n a Hidroituango y sus damnificados.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1056. Junio 11 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LEALTAD-fin- .
En la amistad y en la familia
La amistad y la familia son dos conceptos unidos por amor y cercan�a.
Para hacer perennes los lazos de afecto que generan, obligan a comportamientos de profundas ra�ces en la suprema lealtad.
La lealtad hacia ellas combina, entonces, un conjunto de valores tales como fidelidad, amor, gratitud, deber, reverencia, comprensi�n, generosidad, entrega, sacrificio, fundamentados en un gran acto de voluntad.
Y porque, en la amistad y en la familia, el hombre y la mujer escancian los elementos necesarios para el enfrentamiento de las tenaces vicisitudes que tendr�n que superar o aprovechar para sus �xitos, es por lo que han de cumplirles, en grado sumo, lo que les exige su "hombr�a de bien, su fidelidad y su honor".
Se diferencia esta lealtad de la que se debe a la Naci�n, a la empresa, al trabajador, a los colegas, en que esta nace del imperativo legal, contractual o estatutario, mientras que en la a mistad o en la familia la lealtad es un imperativo moral nacido de mayor convicci�n, mayor rigor volitivo y mayor generosidad.
Quien cultive, a fondo, la lealtad en la familia y en la amistad, entonces, la ejercer� con mayor facilidad en los dem�s campos de acci�n de su vida, porque cuando el bien se hace por convicci�n, es m�s factible su pr�ctica cuando haya que realizarlo por obligaci�n.
La lealtad solo es capaz de anidar en corazones y mentes que se reconocen profundamente humanos. Y t� �c�mo te reconoces?

REFLEXIONES

* Ingeniero: Trabaja en desarrollar con m�s rigor tu capacidad de evaluar la vulnerabilidad de tus proyectos, para beneficio de tu comunidad.
* Hay ciudadanos que nos sentimos avergonzados de una autoridad que tiene que ser amonestada para que trabaje unida cuando la comunidad de su regi�n est� amenazada.
* Cuando est� en riesgo el sistema de libre empresa, empresarios y trabajadores deben estar unidos. Se juegan su futuro.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1057. Junio 18 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

FRAGILIDAD .
De la institucionalidad nacional
El escenario actual que presenta el pa�s muestra mucha fragilidad en sus instituciones. Hay una l�nea transversal donde no solo asoma la corrupci�n sino que irrumpe, descaradamente, en ellas.
Ni el poder ejecutivo ni el legislativo ni el judicial aparecen como los primeros en la l�nea de percepci�n de transparentes.
Por ello es por lo que las fuerzas extremas pretenden hacer mella no solo en la confianza institucional, sino que aspiran a hacerla desbocar por los vericuetos perversos por donde est�n transitando otros pa�ses de la regi�n.
Esa desconfianza, tambi�n, ha tocado el sistema de empresa privada del pa�s, porque sus pretensiones no �ticas lo han herido, bien por avaricia, bien por doblez al encender una vela a Dios y otra al diablo.
Muchas agremiaciones laborales perdieron su norte en los vericuetos de la pol�tica recargada de odio. Mientras pastores religiosos, enredados en contracciones entre su predicar y su actuar, desalientan la fe de sus fieles.
Entretanto, por la generalizaci�n de la percepci�n de la corrupci�n criminal en todos los �mbitos, quedan opacadas las acciones de aquellas instituciones, empresas, sindicatos y pastores que trabajan con conciencia �tica por el bienestar de los colombianos que congregan.
Como en el relato b�blico, en esta fragilidad y por estos justos, que Dios salve a Colombia.

REFLEXIONES

* Qu� tristeza ver c�mo cae un edificio y con �l las esperanzas de tantas personas afectadas.
* Qu� tristeza ver empresas privadas en riesgo por falta de visi�n pol�tica de sus due�os.
* Qu� tristeza ver tantos j�venes comprometidos en los sucios negocios contra el programa "Ser Pilo Paga".
* Que tristeza ver la justicia favoreciendo a los pillos de "Ser Pilo Paga". Entonces �ser pillo s� paga?


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1058. Junio 25 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

CORRUPCI�N .
Se derrota con el buen ejemplo
La corrupci�n en un pa�s no se acaba con plebiscitos.
Siempre estar� ah� presente en el coraz�n y en las conductas de humanos que buscan caminos no rectos para sus prop�sitos oscuros.
Ni la m�s rigurosa de las penas, como la de muerte, es capaz de disuadir a algunos de incurrir en actos corruptos porque o esperan que no los cojan o la justicia, su alta impunidad y su venalidad eternizan las investigaciones o se atraviesan en su aplicaci�n.
Es notoria la desconfianza en el poder judicial para poner freno a tanta corrupci�n, presente en todas las naciones.
La batalla, entonces, no ha de darse desde el �mbito pol�tico, aunque es conveniente para ver si caen las m�scaras de aquellos que claman por acabarla pero que de ella han hecho su modo de vivir esplendorosamente.
La batalla contra la corrupci�n hay que darla desde el hogar, con la palabra, pero m�s con el ejemplo. Con la ense�anza del respeto por el Bien Com�n, pero m�s con el ejemplo. Con la denuncia de actos de corrupci�n, privados o p�blicos, pero m�s con el ejemplo.
Y esta ense�anza ha de reforzarse en la escuela, en el colegio, en la universidad, no solo con palabras, que tambi�n con el ejemplo.
Los empresarios, sus asociaciones y las de los trabajadores, las comunidades religiosas y filantr�picas deben dejar o�r, fuertemente, su voz, pero tambi�n que su ejemplo sea notable.
As� como la corrupci�n se explaya con el mal ejemplo, es el buen ejemplo el llamado a derrotarla.

REFLEXIONES

* Insistimos en que la principal responsabilidad del empresario privado es generar riqueza para todos.
* Tambi�n es responsable el empresario, ya sea de derecha, de centro o de izquierda, de defender el derecho constitucional de la libre empresa.
* Pero es incongruente que un empresario privado apoye las ideolog�as extremas que atenten contra la propiedad privada. Es hacerse el harakiri.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1059. Julio 2 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

HONRA .
La destrozan en segundos
Corren tiempos dif�ciles para la honra y fama. Ese patrimonio, no econ�mico, que tratamos de preservar como un derecho fundamental, natural, ciudadano y humano. Derecho que, adem�s de constitucional, ha sido proclamado en la Declaraci�n Universal de los Derechos Humanos de la ONU.
Esas "buena opini�n y fama adquiridas por la virtud y el m�rito"-Drae-, que hemos venido labrando a trav�s de nuestras vidas con nuestras obras, con nuestros decires, nacidos de nuestros pensares y sentires, se encuentran en gran amenaza por el uso indebido, mal reglamentado, de las modernas tecnolog�as o protegido por el anonimato de los sicarios de la fama que se esconden tras de sus muros con nombres falsos o seud�nimos, la mayor�a de las veces.
Con enorme facilidad tuiteros, "youtubers", periodistas, columnistas se solazan de jueces condenando de antemano a quien es investigado sin respetar la presunci�n de inocencia.
Igualmente, con suma ligereza se comparten o se retuitean noticias falsas, posverdades, medias verdades, que da�an la honra y la fama de muchos, los que ni siquiera tienen la posibilidad de defenderse. A tal punto se ha llegado que existen portales cuya misi�n es la de difundir informaciones falsas que demeritan honra y fama ajena.
La clave del cambio en estos malos procederes est� en qu� tu jam�s atentes contra ellas, para que las tuyas tambi�n sean respetadas. No te montes, jam�s, en ese carrusel, que honra y fama tardan una vida en construirse y segundos en ser destrozadas.

REFLEXIONES

* Una ciudad insegura es una ciudad monstruosa.
* �Qu� presente y qu� futuro pueden tener los ni�os en una ciudad donde los padres temen enviarlos a la escuela?
* �Nos interesan m�s los problemas de movilidad, de turismo, de ambiente, que la p�rdida de tantas vidas en esta ciudad?
* �Por qu� uno siente que hay goce en algunas regiones del pa�s cuando otra atraviesa por sobre dificultades?


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1060. Julio 9 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ESPINAS 1
Que hieren el bien ser y estar de la Naci�n
No justificamos. Buscamos explicar situaciones tan espinosas por las que el BIEN atraviesa en nuestro pa�s.
La convivencia y la paz siguen siendo dif�ciles de alcanzar porque venganza y rencor est�n cobrando v�ctimas por ausencia de justicia. Solo almas muy grandes son capaces de perdonar, de coraz�n, al victimario que pasa por su vera, sonriente porque la justicia no ha obrado ni obrar�. �Pero podr� exigirse a toda victima semejante hero�smo? Ni paz ni convivencia, sin justicia.
La muerte de j�venes, comprometidos en tr�ficos, en extorsiones, en trata de blancas, a manos de sus propios grupos delincuenciales, seguir� d�ndose a granel porque la incapacidad estatal est� siendo superada por la innovadora de los negocios il�citos con los que mucha gente de bien tiene que transigir.
Las violaciones de ni�os y mujeres, alentadas muchas de ellas por la pornograf�a, la barbarie en la TV, el desmadre que est� causando la apolog�a del libertinaje sexual de los diferentes o no, seguir� cobrando v�ctimas porque no hay una sociedad que se yerga con valent�a y exija al un�sono el: �Basta ya!
Entretanto, la anticorrupci�n se enarbola, pasando de mano en mano por tantos pol�ticos que muestran faces de bondad cuando necesitan el voto para un referendo, inocuo mientras no den ejemplo de rectitud.
En el pa�s, el BIEN est� lacerado por espinas de tanto vil rastrojo.

REFLEXIONES

* Nos alegramos porque Hidroituango est� saliendo adelante.
* Pero tambi�n es hora de que nos respondan las siguientes preguntas: �Est� caracterizada la nueva problem�tica social de toda la cuenca del rio abajo de la presa?
*�Ya se hizo un plan estrat�gico con contenido de territorio para la postragedia con la participaci�n de las fuerzas vivas, privadas y p�blicas, de cada municipio en riesgo?


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1061. Julio 16 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ESPINAS 2
Que siguen hiriendo a la Naci�n
En el pa�s, el BIEN sigue lacerado por grandes espinas.
Hay un sector privado que se est� desmarcando de sus principios rectores, contagiado por quienes se fletaron en grandes negociados por el af�n de acrecentar sus arcas; un sector que trata de cubrir sus alevos�as con obras sociales que generalmente son subsidiadas por clientes o proveedores o bajos salarios, lo que solo hace que crezca la desconfianza en la capacidad privada de ser factor de desarrollo dentro de una gran porci�n del pa�s que, pol�ticamente, est� deslumbrada con el vecindario.
Crecen los asesinatos de personas l�deres o gente del com�n o j�venes perdidos en los borrascosos cauces del sicariato, al fin y al cabo personas. Con muy escasa efectividad de la justicia.
Hay medios de comunicaci�n tramando enga�os con informaciones ama�adas para beneficiar sus intereses, y los de unos servidores p�blicos patrocinadores, sin importar el respeto a una profesi�n tan digna, como el periodismo, llamada a ser la auditora social de la comunidad. Y sin quien la haga respetar.
Hay mujeres que est�n olvidando que su verdadera lucha es por justicia en su trabajo, en su familia, en sus espacios sociales, para el posicionamiento de su inteligencia, su feminidad, su ternura, el respeto por las vidas que surgen de sus entra�as, y que desde�an aliarse con aquellas que sobresalen con dignidad o mal dicen de estas de manera canibalesca.
�Cu�ndo se liberar� el BIEN del pa�s de tan duras espinas?

REFLEXIONES

* Si est�s en contacto permanente con gente que solo respira odio, terminar�s por odiar. Sac�dete de ella. Sentir�s solaz.
* La iglesia cat�lica no puede dejar de demostrar su vocaci�n por los pobres con hist�ricos actos de grandeza. Que la izquierda sepa lo que hace tu mano derecha.
* �A las autoridades militares y de polic�a, algo las limita para enfrentar con valent�a y efectividad el crimen? �O tienen que dejarse golpear primero?


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1062. Julio 23 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ESPINAS 3
Que hieren el alma de la Naci�n
En el pa�s, el BIEN contin�a lacerado.
La producci�n, el mercadeo y el consumo de la droga han crecido tanto, que hasta su uso ha invadido los sagrados claustros escolares y cada vez mayor n�mero de personas menores viene engrosando el de consumidores. No escapan a ello ni�os desde los seis a�os a quienes los traficantes enga�an con caramelos o con seducci�n a consumir la dosis personal, formando su futura clientela. Educaci�n, contaminada a�n por propios profesores.
Detr�s de ello est�n los bandidos atrincherados en los barrios que fijan l�mites para que los de uno no puedan pasar al otro, y matan, inmisericordes, hasta ni�os que se desplazan a su escuela y que olvidan las amenazas de que son objeto. Como bien se ha dicho, vivimos en una ciudad desarrollada estructuralmente pero con un enorme d�ficit en su convivencia. Indiferente. Falaz.
Hay otros criminales que prestan dinero, diariamente, a alto inter�s y que los necesitados saben que tienen que pagar con religiosidad porque, de no hacerlo, en ello va su vida o las de su familia. Una mafia que se conoce como "el gota a gota"; que se sabe qui�nes son, pero que las autoridades toleran o no combaten con eficacia, porque su inter�s no est� en los m�s necesitados, y organizaciones "filantr�picas", creadas para evitarlo, se engolosinaron con los rendimientos de sus pr�stamos, m�s que con el servicio solidario.
�Nunca se liberar� el BIEN del pa�s de tan enormes espinas?

REFLEXIONES

* �No es preferible adelantar, primero, programas de gran calado que retengan a los j�venes en el campo que los de incentivar su regreso a �l?
* El elevado porcentaje de informalidad en el empleo habla muy mal de la capacidad del gobierno de fomentar la creaci�n de empresas que demanden mayor calificaci�n del Talento Humano.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1063. Julio 30 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ESPINAS fin
La mayor espina que hiere el BIEN de la Naci�n:
La falta de justicia.
Recordemos las clases y caracter�sticas de la justicia: La natural, que ordena dar a cada cual lo que corresponde.
La legal, que es ejercida por el Estado para ordenar la convivencia ciudadana o castigar a quien viola la normatividad en actos civiles o atentatorios contra la vida, la familia, la posesi�n, el ambiente, la fauna y flora, entre otros.
La distributiva, que es ejecutada por todo aquel que detenta poder y que le obliga a premiar o sancionar en proporci�n a los m�ritos de sus liderados.
La conmutativa, que regula la igualdad en el intercambio de la prestaci�n de bienes y servicios.
La social, que enmarca todos los dem�s conceptos de justicia, pero que enfatiza en el equilibrio de la sociedad que lleva a la paz social y donde la b�squeda del Bien Com�n determina que todo hombre tiene derecho a ser, hacer y tener.
Y la equidad que garantiza que todo acto de justicia est� coronado por una conciencia humanizada.
Pero, por donde se mire, la justicia en nuestra Naci�n, es pisoteada por la botas del desgobierno, de la impunidad, de la venalidad, de la corrupci�n, de la criminalidad, de la falta de sensibilidad social de los poderosos, de sus abusos y de su crueldad, y por la misma desconfianza ciudadana en quienes est�n llamados a impartirla.
�Cu�ndo se liberar� el BIEN de la Naci�n de tan inmensa espina?

REFLEXIONES

* Expositores internacionales insisten en la importancia de la �tica, mientras aqu�, en muchas empresas, la �tica va por sus alcantarillas.
* Un trabajador asume el compromiso y la entrega, si el empresario es justo.
* Hay protestas sociales amenazadas por criminales infiltrados.
* Hay emprendedores que se jactan de su sagacidad para abrirse campo en los negocios, pero descuidan su Talento Humano.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1064. Agosto 6 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

DOBLEGADA .
Por falta de coraje para defender su dignidad
No resulta f�cil deshacerse de la corrupci�n, ni del tr�fico de drogas, ni de los abusos sexuales a menores, ni del secuestro, ni del feminicidio, ni de la pornograf�a infantil, ni de los atracos, ni de los asesinatos, ni los desplazamientos forzados, ni de la calumnia, ni de la trata de blancas, ni de tantos otros males que aquejan a la humanidad doblegada, por la simple raz�n de que esta misma humanidad es permisiva al crear estadios de libertinaje, sin los cuales tales criminales sucesos dif�cilmente ocurrir�an.
Complejo, en grado sumo, es tratar de explicar otras causas por las que lleg� a tal punto y por las que contin�a en su proceso infame de autodestrucci�n, pese a tanta gente de bien.
Pero un elemento que le hace permanecer en ese estado de postraci�n y en su camino err�tico de salvaje modernismo, es la apolog�a que se tolera, y por ende el mal ejemplo, en manifestaciones p�blicas desvergonzadas que la laceran y que se han acrecentado por la falaz interpretaci�n del derecho a la libre expresi�n, am�n de las presiones y amenazas que estos colectivos ejercen para atemorizar a quien se le enfrenta con su: �Basta ya!
Mientras tanto la gente de bien pareciera que se acurruca a sufrir, esperanzada en liderazgos que carecen de la fortaleza necesaria para sacarla de su postraci�n porque tantos de esos l�deres pol�ticos, religiosos, sociales, econ�micos tambi�n se han dejado contaminar de perversidad. Y, entonces, �en qui�n creer?
Indigna, pues, la enorme resignaci�n de los pueblos con sus desgracias por la ausencia de coraje para defender su dignidad.

REFLEXIONES

* Hay empresarios que solo trabajan para su bien. Y luego posan de patriotas.
* Las actuales circunstancias pol�ticas han de ser aprovechadas para definir el pa�s que se quiere.
* Las redes sociales podr�an ser las grandes ayudadoras para sacar de la pobreza a miles de compatriotas que aspiran a mayor justicia social.
* Salud, trabajo, educaci�n, atenci�n a los d�biles, son ejes fundamentales para cualquier gobierno que busque el bienestar de la gente m�s necesitada.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1065. Agosto 13 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

BANCA �TICA .
Para evitar los voraces depredadores del orden social
Se extra�aba el banquero conferencista de que estuviera hablando ante su auditorio de valores distintos a los econ�micos, como insinuando que las cosas iban tan mal que era necesario que los bancos dedicaran tiempo a fomentar la transparencia, la honestidad, la verdad.
Y estuvimos de acuerdo en un planteamiento que hicimos hace ya varios a�os aqu� en el Correo de la �tica, sobre la importancia de asumir en la banca convencional (no tanto en la social que de suyo lo procura), los postulados de la banca �tica.
A la banca convencional, sin alma, s�lo le interesan los exuberantes beneficios econ�micos sin importarle qu� es lo que financia con los dineros de sus accionistas, muchos de los cuales, si se enteraran, no tendr�an inter�s en que su banco prestara servicios a organizaciones o testaferros de narcotraficantes, subversivos, criminales, mineros ilegales, explotadores indebidos de bosques y de fauna, entre otros.
La banca �tica demanda mayor inter�s: por la sostenibilidad; por el apoyo a los grandes emprendedores honestos con visi�n de pa�s, sin exprimirlos, y, a los menores, con bajo lucro para mayor beneficio social de los excluidos; por escudri�ar y verificar la disposici�n final de los cr�ditos que otorga para abandonar la complicidad con el crimen, y por su mayor crecimiento bancario pero arraigado en valores fundamentales �ticos y sociales.
Sabemos que crecimiento econ�mico sin crecimiento social es como soltar, en espl�ndidas llanuras, los voraces depredadores del orden social.

REFLEXIONES

* Empresarios, trabajadores: Tenemos apenas cuatro a�os para sacar a Colombia del borde del precipicio.
* El exministro de salud por twitter consider� haber fracasado, porque intent� lo imposible. �Entonces, hay imposibles en la organizaci�n de la salud en el pa�s?
* Aquel amigo que nos informa con rectitud sobre nuestro comportamiento no adecuado, es nuestro gran amigo.
* Los empresarios no pueden pensar en grandes beneficios tributarios a costa de las clases m�s necesitadas.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1066. Agosto 20 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LIBERTAD DE EXPRESI�N .
Asociaciones, periodistas y medios en mira de las redes.
El art�culo 20 de la Constituci�n colombiana es claro en la declaraci�n del derecho del ciudadano y de los medios masivos de comunicaci�n a la libre expresi�n.
Esta definici�n da plena potestad al uso de todos los medios posibles para su satisfacci�n, por lo que, en el d�a de hoy, cobran mayor fuerza las redes sociales.
Esas redes est�n tocando a asociaciones de periodistas o de medios o fundaciones para la libertad de prensa que vienen errando su camino no solo cuando toman banderas partidarias, sino cuando, sin investigaci�n razonable, defienden a cualquier periodista o medio sin tener en cuenta sus valores �ticos.
Se ha visto a periodistas y empresarios de medios envueltos en cr�menes de calumnias, de mentiras, de apoyo a organismos delincuenciales, o comprometidos mercenariamente con pol�ticos o gobiernos, que las redes sociales descalifican, a veces con agresividad y violencia sumas, m�s a�n cuando hay asociaciones o fundaciones que los defienden ciegamente.
Se observa, pues, que se est� creando un muro de contenci�n, nacional e internacionalmente, contra la prensa, aun contra la que conserva su l�nea �tica editorialista, porque la libertad de expresi�n, manifestada m�s desenvueltamente por las redes, est� socavando la confianza en su objetividad.
Corresponde, entonces, a los medios, enderezar su ruta, y a las fundaciones, no solo la defensa �tica de sus abonados, sino tambien la recta ilustraci�n a usuarios de redes para la denuncia libre, respetuosa, contra quienes pasan el umbral del deber ser.

REFLEXIONES

* Doloroso que la lujuria de algunos pastores tenga que llevar al repudio de una Iglesia, y triste la situaci�n de tantas v�ctimas con sus amargos recuerdos.
* Hay quienes ofrecen cursos de autosuperaci�n con conocimientos obtenidos en cursos espor�dicos y livianos de "coach". Cuidado.
* Est� de moda que empresarios del "coach" posen promocion�ndose en sus muros, hasta el rid�culo. Con el culto a su personalidad buscan sus beneficios.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1067. Agosto 27 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

ROBOTS MAESTROS .
Un reto para los educadores
Andr�s Oppenheimer en una entrevista que le hace Pablo Rossi (pablorossi.cienradios.com) sobre su libro "S�lvese quien pueda" dice: "El rol del maestro como impartidor de conocimiento ya se va a acabar. Pero el maestro va a ser necesario que se reinvente como transmisor de valores, principios �ticos, motivador y alguien que ayude a los chicos a encontrar su pasi�n. Y para eso no hay robot. Los robots van a reemplazar casi todo lo que hacen hoy los maestros. Pero los maestros van a seguir existiendo, pero van a hacer algo muy diferente a lo que hacen hoy".
Esto, que parece lejano, est� a las puertas en este mismo siglo porque los robots no solo avanzan en su grado de perfecci�n sino en la enorme reducci�n de su precio.
Frente a este panorama y cuando se dice que el 47% de los empleos tienden a desaparecer por causa de los robots, ser� preciso acelerar la formaci�n intelectual y espiritual de todos esos trabajadores y de la nueva fuerza laboral que ser�n desplazados, para que tengan una oportunidad en procesos racionales que los robots no cumplir�n.
El avance tecnol�gico es de tal magnitud que los requerimientos cient�fico-humanos necesarios para la vivencia futura, con l�mites �ticos, se est�n quedando atr�s con grave riesgo para la especie.
Este mensaje es, entonces, una alerta, necesaria para dar un viraje en la formaci�n de Talento Humano, y una actitud fundamentalmente renovadora de las empresas educativas, de los maestros y de sus asociaciones, retados por la tecnolog�a �tica, con lenta respuesta actual, visible.

REFLEXIONES

* Qu� verg�enza: una justicia, que necesita a�os y a�os para declarar que una persona es inocente. �Y qui�n repara el da�o?
* El bien siempre ser� el bien, aunque nos deshumanicemos, igual que el mal siempre ser� el mal.
* Los fomentadores de odio y de divisi�n en el pa�s persisten en su empe�o, con otras banderas.
* �Por qu� todav�a hay barrios en la ciudad que no pueden ser cruzados por personas de otros barrios?


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1068. Septiembre 3 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

TRANSHUMANISMO .
�Llana, larga y buena vida!
La corriente transhuman�stica mundial busca la transformaci�n humana a partir de la aplicaci�n de los avances de la tecnolog�a.
Centra su atenci�n en tres ejes fundamentales: la superinteligencia, la superlongevidad y el superbienestar. Ellos son como la concreci�n de la b�squeda del elixir de la eterna bella juventud.
Y, como puede observarse, los pasos dados van permitiendo logros que hacen predecir que, no solo la mayor perfecci�n de los robots afectar� las actuales presencias del ser humano en las actividades productivas, sino que, muchos de los progresos de la inteligencia artificial, con la nanotecnolog�a, se incrustar�n f�sicamente en los cuerpos humanos para contribuir a su desarrollo mental, prolongar sus vidas y encauzarlos por caminos de reducci�n del dolor y la enfermedad, lo que les producir� felicidad.
Lo que antes se ve�a como ciencia ficci�n, hoy est� al alcance de todos los sentidos.
Pero la gran pregunta frente a todos estos avances cient�ficos es: �qu� organismos mundiales est�n anticip�ndose para vigorizar los principios morales y biotecnol�gicos �ticos con los cuales ha de orientarse la conciencia individual de los cient�ficos, interesados en mejorar la especie humana, para que no caigan en los horrendos precipicios creados por la deshumanizaci�n, la soberbia, la ambici�n, como cuando se ha pretendido obrar a modo de Dios?
�Llana, larga y buena vida! ser� la nueva forma de brindar en una sociedad de hombres y mujeres, mejorados f�sica y espiritualmente dentro de los dictados de la ley natural universal.

REFLEXIONES

* La lucha entre regiones se est� avivando en el pa�s.
* Nadie te va a dar nada, si t� no te esfuerzas. Es un principio del sistema de emprendimiento.
* Cuando todo te lo dan, quedas dependiente del dador. Es lo que predomina en el socialismo.
* Tu trabajo le da valor a tu pa�s, y te valora.
* �Por qu�, periodistas y medios privados tienen que vivir de la propaganda del Estado?
* No puede dejarse en manos de �cratas la educaci�n de la ni�ez y la juventud.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1069. Septiembre 10 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

�HURRA! .
Por los guardianes de la moral, la �tica y los mandamientos
Hay cosas muy claras, por ejemplo: El enorme avance del consumo de alucin�genos en niveles no imaginables de la escala poblacional y el orgullo, que se manifiesta por las redes, de ser consumidor.
El perverso crecimiento de la explotaci�n sexual infantil, en la que intervienen unos turismos delictivos, y a�n quienes, con las mismas manos con las que bendicen, cercenan el pudor de inocentes que en ellos conf�an.
La triste realidad de aquellas grandes empresas que han sembrado en sus comunidades la idea de que son enormes respetuosas de la ley, de la moral, del ambiente, de la lealtad, y hoy est�n doblegadas, sin verg�enza alguna, por el peso de grandes multas al comprob�rseles violaci�n a sus ufanados c�digos de �tica.
La destrucci�n constante de la vida familiar por el despliegue que se hace y se admite de todos los antivalores que los "ismos" han inyectado persistentemente, con un libertinaje celebrado escandalosamente, y no contenido por el Estado incapaz.
El rechazo visible que sienten todos aquellos que en medio de tal desborde, y pese a sus personales debilidades, levantan su voz y buscan dar ejemplo para recordar los mandatos de Dios o el compromiso moral y �tico del contrato social o la urgencia de volver por los cauces del bien ser, del bien vivir, del bien hacer.
Para �stos va nuestra voz de reconocimiento, de valoraci�n de su obra, de apremio a permanecer en ella, que aunque desencantadora muchas veces, es la �nica forma de proteger del deteriorado medio, a personas, empresas, familias que viven su rectitud a plenitud.

REFLEXIONES

* Si la familia es la base de la sociedad, es necesario velar por ella y sus valores.
* Hay quienes siguiendo el ejemplo de descarriados, todav�a cifran sus esperanzas en la consecuci�n de dinero f�cil. Y caen.
* No es f�cil conservar la serenidad cuando alguien atropella tus derechos.
* Se ha perdido el respeto por la dignidad de quienes ejercen los poderes ejecutivo, legislativo y judicial. Por su culpa.
* A pesar de todo, conserva la fe en ti.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1070. Septiembre 17 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

CONFUSI�N .
Cuando el silencio otorga
Nunca antes se hab�a llegado a tales niveles de confusi�n. So pretexto del libre desarrollo de la personalidad se est�n enviado por derroteros inconcebibles a la ni�ez y a la juventud.
Un padre no puede imponer castigos necesarios para educar: su m�todo es demandado como violencia f�sica o psicol�gica.
Un claustro estudiantil no puede proteger su dignidad y respeto, aunque existan manuales de convivencia que los reglamente, porque una Corte lo desautoriza.
Varios profesores an�rquicos, viciosos, mal orientados ideol�gicamente, y narcotraficantes tienen en sus manos la educaci�n de j�venes y ni�os.
Toda autoridad, inclusive la policial o militar, es vilipendiada por qui�n, c�mo, cu�ndo y d�nde quiera, sin el castigo severo debido.
Y los resultados de esta confusi�n son tan evidentes como degradantes: Relaciones sexuales donde los deseos manden; menores de doce a�os, iniciados en la drogadicci�n por sus mismos profesores, obrando como quieran; violadores rondando las instituciones educativas; el robo, el atraco en cada vuelta de la esquina; unas fuerzas policiales o militares temerosas o desalentadas por la acci�n judicial.
�D�nde est� la soluci�n? En nosotros mismos, individual y colectivamente, pero con la fuerza de los valores y la tenacidad de quienes sabemos que el futuro personal, de nuestros hijos y de nuestros amigos, seguir� comprometido, si permanecemos en un silencio otorgante.
Pero en la confusi�n tenemos esperanza ayudadora: la valent�a de los ciudadanos de bien. O �no?

REFLEXIONES

* Hay un periodismo que desde lo negativo busca su rango y lo alcanza.
* Quienes defienden los tradicionales valores de la familia suelen ser tildados de retr�grados.
* �C�mo puede seguirse sosteniendo que una protesta es leg�tima, cuando est� incitada por armas sediciosas?
* Hay que hacer un remes�n entre educadores, para tamizar aquellos cuyas ense�anzas se salen de los c�nones de la Constituci�n.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1071. Septiembre 24 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

�EN QU� MOMENTO? .
P�gina de la vida
Aquel viejo maestro, con el rostro entre sus arrugadas manos y estremecido por los sucesos adversos, recientes, difundidos por todos los medios, pensaba:
�En qu� momento de nuestra historia se arriaron las banderas de la dignidad, el civismo, el valor y el buen convivir?
�En qu� momento se perdi� nuestro com�n destino de libertad y orden para todos?
�En qu� momento permitimos tantas v�ctimas de genocidios y de abusos a mujeres y ni�os?
�En qu� momento dejamos que se pudrieran altas Cortes y la justicia?
�En qu� momento un pueblo orgulloso de su pulcritud y de su honradez, se convirti� en uno de los m�s corruptos?
�En qu� momento dejamos poner, como ejemplo para las nuevas generaciones, a asesinos, secuestradores y creadores de campos de concentraci�n?
�En qu� momento se hiri� de muerte la estructura de la familia constitucional?
�En qu� momento perdimos el coraje para rechazar, con valor civil, todo lo que atenta contra principios �ticos naturales de la especie?
�En qu� momento dejamos que muchos ni�os y j�venes, quedaran en mano de �cratas, pervertidos sexuales, narcotraficantes?
Gran Maestro, grit�, atronador, aquel viejo maestro: ilumina la mente y los corazones de nuestros l�deres para que timoneen nuestra nave, con fortaleza, para ayudarnos a salir de este remolino en el que nos est� hundiendo el predominio del mal sobre la bondad.
PERO, ESCUCHA, vocifer�.

REFLEXIONES

* Malditos sean, por Dios y por los hombres, los asesinos de tantos inocentes.
*�De qu� nos sirve tener gobernador y alcalde entre los mejores del pa�s, si tenemos tantas p�rdidas de vidas?
*Se destapa una caja de Pandora con fabricantes de cosm�ticos espurios, cirujanos pl�sticos falsos, constructores p�caros. �Y los tales se dicen empresarios!
*�En Teleantioquia, en horario familiar, un programa humor�stico soez? Incre�ble.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1072. Octubre 1o. de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

MALEDICENCIA .
De lo que abunda en el coraz�n habla la red
La necesidad de dar rienda suelta a todo aquello que se deja anidar en el coraz�n contra los dem�s, ya no se limita a algunos costureros de mujeres o clubes de hombres, donde suele hablarse con facilidad hasta de unos y de otros.
Frases como: "aqu� se dice pero no se le sostiene a nadie" o, cuando alguien se va a retirar: "Ah� les quedo", son la manifestaci�n clara de la liviandad de esp�ritu que all� se incuba y se desborda.
El hablar mal del jefe, del trabajador, del compa�ero, del vecino, entre puntada y puntada o entre copa y copa, no pasaba del sitio de reuni�n o de la mesa.
Pero hoy, las redes sociales, donde, a�n escondidos tras un alias, se dice mal de cualquiera y por cualquier raz�n; donde hombres y mujeres, los m�s de ellos j�venes, considerados de elevada talla moral se enrostran sus debilidades humanas; donde jefes y trabajadores ventilan, con la precipitaci�n de la ira o la ofuscaci�n, cualquier acto empresarial disconforme, esas redes se han convertido, para muchos, en la tecnolog�a avanzada al servicio del chisme, del mal decir, del rumor, de la injuria, del irrespeto a la autoridad, y del frecuente uso de palabras soeces.
Habr� que decir entonces que de lo putrefacto que abunda en el coraz�n de algunos se va llenando la red.
La maledicencia hace da�o grave tanto a quien es v�ctima como al victimario.
Ejemplarizar, llamar a la cordura o bloquear se convierten en formas de no participar, ni por curiosidad, en semejantes vilezas.

REFLEXIONES

* Cuando te comprometes en un trabajo, est�s comprometiendo tu consagraci�n, tu t�cnica y tu saber.
* Si�ntete, y comp�rtate como Talento, no como recurso humano.
* Haz de la empresa donde trabajas un lugar tal, que desees que all� tambi�n trabajen tus hijos.
* Cuando sientas que tu jefe comete una injusticia, contigo o con un compa�ero, com�ntaselo con respeto, pero con decisi�n. Las injusticias destruyen el buen ambiente de trabajo.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1073. Octubre 8 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

URBANITA .
Pero ciudadano
Seg�n la Real Academia, urbanita es una "persona que vive acomodada a los usos y costumbres de la ciudad".
Ciudadano, dice la misma entidad, es una "persona considerada como miembro activo de un Estado, titular de derechos pol�ticos y sometido a sus leyes".
Hemos dejado atr�s el valor inmenso que desde los primeros a�os se dio al t�tulo de ciudadano, t�tulo que el mismo Libertador prefer�a por sobre cualquier otro.
Ser ciudadano, por su actividad, est� exigiendo compromisos morales, �ticos y sociales que se han ido diluyendo en la medida en que han ido creciendo las ciudades m�s por migraciones, en general no espont�neas, que por su proceso natural o econ�mico.
La acomodaci�n a la ciudad, de empresarios y trabajadores, tiene mayor valor en la medida en que esa acomodaci�n est� revestida de ciudadan�a. Porque unos y otros, desde su campo de trabajo, deben pensar en el beneficio de la Naci�n, no solo en el usufructo de su posici�n de creadores de riquezas cuando a muchos otros conciudadanos, en contra de su querer, se les ha impelido a permanecer sumidos en pobreza.
Estos urbanitas-ciudadanos deben desarrollar un gran sentido social para que desde sus empresas produzcan la riqueza necesaria para que el manto de la justicia social arrope a toda la Naci�n.
Ese es el esp�ritu de la Constituci�n Colombiana cuando resalta: "La empresa, como base del desarrollo, tiene una funci�n social que implica obligaciones". Base y funci�n que, como ciudadanos, debemos tener siempre presentes para que no se pierdan en las redes del individualismo o capitalismo salvaje o de su contrario.

REFLEXIONES

* Se observan poqu�simos liderazgos fuertes entre los dirigentes empresariales de nuestra ciudad.
* Hay que acabar con el sistema de dejar inconclusas obras importantes para las ciudades, cuando llega otro mandatario.
* �Qu� hay de la Sociedad de Mejoras P�blicas que jalon� en el pasado el desarrollo de la ciudad?
* �Qu� se oculta tras las demandas de un gobernante a organismos de servicio del Estado?
* �Est� en riesgo la Naci�n por procesos inconclusos o intervenci�n del vecindario?


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1074. Octubre 15 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

CAMBIO DE VOCACI�N .
De industrial a tecnol�gica
El cambio de vocaci�n de las ciudades con industrias tradicionales a industrias de tecnolog�as avanzadas, ya est� influyendo, necesariamente, en todos los campos de nueva vivencia ciudadana.
De industrias altamente generadoras de empleos calificados, estables y generalmente bien remunerados, se ven�a pasando a un sistema econ�mico basado en peque�as y medianas empresas cuyas capacidades de crear empleo no son tan masivas.
Las grandes empresas del sector retail estar�an compensado el d�ficit dejado por la industria con empleo extensivo pero salarios b�sicamente m�nimos y exigencias, desbordadas, a las peque�as y medianas empresas proveedoras cuyos beneficios se vuelven tan marginales, tanto que demandan Talento Humano de menor salario, menos prestaciones, con lo que, f�cilmente, caen en informalidad disfrazada.
Nuestra esperanza est� puesta, prioritariamente, en las industrias de tecnolog�a de punta, basadas en investigaci�n y desarrollo en todos los sectores, que traer� los grandes beneficios futuros, urbanos y rurales, y para lo cual ser� necesario un replanteamiento del nuevo tipo de Talento Humano, de gran desarrollo intelectual, racional y emocional, con mayor innovaci�n, gran aporte creativo, m�s capacidad de autonom�a y autocontrol y enormes capacidades de comunicaci�n y trabajo en equipo a trav�s de interacci�n tecnol�gica, pero, por sobre todo ello, dotado de un gran saber prudencial y convencido de su propia dignidad humana. �tica.
Esto obliga a la educaci�n primaria, secundaria y universitaria a replantear, urgentemente, su �nfasis formativo y t�cnico-cient�fico.

REFLEXIONES

* �Los actuales premios Nobel de econom�a olvidaron que el desarrollo de una naci�n tambi�n tiene que ver con el crecimiento espiritual y racional de su gente?
* �Los altos servidores p�blicos de nuestro pa�s nunca van a escarmentar con las grandes penas a los corruptos?
* El freno al abuso sexual de los ni�os debe buscarse tambi�n en corregir las circunstancias que los rodean por avance de la sodom�a.
* La universidad p�blica es fundamental para la movilidad social de los pueblos.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1075. Octubre 22 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

TRADICIONES .
En las modernas tecnolog�as
Las tradiciones son fundamento en la preservaci�n de una cultura que los mayores han considerado digna de continuarse y que muchos de sus sucesores las acogen como elemento primordial de los valores generacionales atesorables.
La tradici�n suele conservarse con el ejemplo, la palabra, la disciplina, a modo de �smosis.
Pero en un universo interconectado, instant�neamente, con un desarrollo extraordinario en todos los campos cient�ficos imaginables, no solo importantes tradiciones han de desaparecer, sino que se asumir�n muchas innovaciones en su proceso de aculturaci�n. La dificultad, ahora, est� en la falta de un organismo supra universal que se encargue de definir la orientaci�n de la humanidad en medio de tantas interacciones, constructivas o no, porque las entidades existentes van atr�s de los enormes avances contempor�neos, y el s�ndrome babil�nico podr�a maximizarse.
En el �pice de esas interacciones ha de estar la moral y la �tica basadas en los principios universales de la especie, que tendr�n que preservarse de las ansias de libertinaje en lo referente al tratamiento digno de la vida, de la justicia, de la responsabilidad, de la solidaridad, de la verdad y a�n de la misma honestidad, en lo que la sola flexibilidad permitir�a que se abrieran las fauces voraces de los depredadores poderosos, dotados de, tambi�n, poderosos instrumentos capaces de manipularlas desde todos los �ngulos de la ciencia y la tecnolog�a.
Hay que proteger los valores fundamentales de la especie, en medio de sus m�s grandes aspiraciones, que pueden desbordarse.

REFLEXIONES

* Siguen demoradas las grandes reformas que el pa�s requiere para mayor eficacia en el respeto a fundamentales derechos de los nacionales.
*Los criminales que se camuflan en las protestas pac�ficas de los ciudadanos deben ser judicializados, jam�s tolerados.
*Es claro el rumbo de la universidad p�blica: ser la oportunidad de formaci�n y movilidad social de los m�s necesitados, nunca incubadoras de anarqu�a.
*Bendice la mano que te detuvo a tiempo ante un abismo.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1076. Octubre 29 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

SALUD EMPRESARIAL .
Desde la neo contemporaneidad
Los efectos ben�ficos del trabajo en la salud mental y f�sica, en la medida en que la empresa lo haya rodeado de las circunstancias propias para su prevenci�n y mantenimiento, est�n comprobados.
Ahora que el trabajo f�sico se ha ido dejando a las m�quinas semiaut�nomas que pueden realizarlo, ser� preciso concentrarse con mayor rigor en la salud mental de quienes aportan su Talento Humano, ya m�s, desde la �rbita intelectual.
El actual mundo de la salud se ve moverse m�s en el campo de la curaci�n individual, por lo cual ni las entidades prestadoras de servicio ni los sistemas hospitalarios podr�n abastecer oportunamente las demandas de las personas, muchas de las cuales aprenden a mal usar sus servicios con solicitudes innecesarias que se reflejan en el elevado n�mero de citas que se pierden porque el paciente no acude a ellas.
El desarrollo masivo del sistema de salud total familiar, de su promoci�n y mantenimiento, del autocuidado, y a�n m�s, del trabajo sobre el cuidado y efectos del clima psicosocial organizacional y sus ambientes, tendr� que ser el norte de las modernas prestadoras de este servicio, en estrecha cooperaci�n con la empresa privada, porque estamos a las puertas de unidades empresariales enfermas, no tanto en lo f�sico, sino en lo mental, por el acelerado avance de la neo contemporaneidad industrial.
Y m�s por humanidad que por �tica es preciso entrar, ya, a debilitar la monstruosidad psicosocial que est� creando la necesaria irrupci�n tecnol�gica.

REFLEXIONES

* Las modernas tecnolog�as est�n concitando la aparici�n de verdaderos monstruos humanos, como lo demuestran las masacres de j�venes colegiales.
* �La funci�n primordial de informaci�n del periodismo se est� dejando contaminar, a prop�sito, de las ideolog�as?
* Hay quienes buscan que de todos modos se hable de ellos, aunque mal se hable.
* �Qu� incidencia est�n teniendo las redes sociales en el incremento del abuso infantil?


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1077. Noviembre 5 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

EL PATR�N .
Muere y sus trabajadores lo lamentan y le agradecen
Aquel viejo maestro, en compa��a de sus, tambi�n, viejos amigos, asisti� al rito de celebraci�n del tr�nsito a su eternidad del destacado hombre de empresa.
El mitrado, que presidi� la ceremonia, alab� su paso por la vida en los t�rminos usuales del rito, y su coadjutor, por el conocimiento que ten�a de �l, destac� a fondo sus virtudes como amigo, familiar, empresario y solidario, y or�, con fervor, por su descanso eterno. Antes de concluir, una mujer sencilla, entrada en a�os, subi� a la tarima, tom� el micr�fono y dijo, palabra m�s palabra menos: "Hablo en nombre de los trabajadores de la empresa que tuvimos la suerte de colaborar durante muchos a�os con tan gran patr�n, como fue este a quien hoy acompa�amos. Nos brind� su consejo cuando m�s lo necesit�bamos, estuvo presente en nuestras necesidades econ�micas, nos orient� en el camino a seguir personalmente y con nuestra familia, hizo de nuestro lugar de trabajo un campo de satisfacci�n. Por eso hoy, don Carlos, queremos hacer p�blico nuestro reconocimiento a su lealtad y a su compromiso con sus trabajadores."
La congregaci�n, con aplauso fuerte y prolongado, sell� ese reconocimiento.
Gran Maestro, musit� el viejo maestro inclinando su cabeza, multiplica por miles el n�mero de empresarios que como este, supo ganarse el amor de sus trabajadores.

REFLEXIONES

* "Paz y seguridad" ser� el prop�sito de la uni�n de las diversas religiones del mundo.
* El humanismo ser� la fuerza que aglutine las diferentes creencias.
* Primero se es ser humano, antes que ser religioso, pol�tico o econ�mico.
* Madre: cuando acunes a tu hijo entre tus brazos mus�tale: S� el mejor ser humano. Lo lograr�s.
* Por m�s ejecutivo que seas, recuerda que eres un ser humano que orienta otros seres humanos.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1078. Noviembre 12 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

TRAZABILIDAD .
De lo �tico en la explotaci�n agr�cola, ganadera y minera
Aunque parezca como en contrav�a, tenemos que insistir en que el problema del pa�s, hoy, no es educaci�n, es el fanatismo.
El fanatismo est� haciendo que personas muy educadas est�n realizando acciones, hasta criminales, llevados de sus extremas ideol�gicas en los variados campos de desarrollo. Pruebas al canto: las manifestaciones vand�licas, imbuidas de terrorismo.
El fanatismo ambiental est� llevando a impedir las posibilidades de explotaci�n, ordenada, de los enormes recursos materiales de que disponemos, a trav�s de consultas en las que las masas, ciegas por su desconocimiento, se dejan llevar por los vivaces, frenando el gran formato que sacar�a a millones de compatriotas de la miseria.
La extracci�n minera, la producci�n agr�cola y ganadera, necesariamente, tienen que amoldarse a c�nones, aun los �ticos, que permitan a trav�s de la trazabilidad de sus productos, garantizar a un consumidor final que una taza de caf�, nuestra, que se tome en Alemania o una joya que se venda en Inglaterra o un aguacate que se entregue en USA no ha producido efectos intolerables en el ambiente, ni que en su producci�n se ha irrespetado el derecho humano del trabajador, hombre o mujer, ni que ha habido explotaci�n infantil, ni inversiones de clases emergentes, porque es clara su trazabilidad.
Para garantizarlo, el instrumento es la creaci�n, socializaci�n, cumplimiento, exigibilidad a cabalidad del c�digo de �tica empresarial, para todos aquellos que en la cadena de producci�n o extracci�n, est�n comprometiendo su marca y la de su pa�s con sus productos de exportaci�n.

REFLEXIONES

* El Estado no es solo paquid�rmico si no que, adem�s, se contradice: La iniciativa privada suele ser desestimulada por ello.
* Hay casos en que por un lado va el C�digo Laboral y por otro las interpretaciones, hostiles para la empresa, de algunos organismos de control del Estado.
* La informalidad del empleo en el pa�s alcanza porcentajes inauditos y sigue creciendo porque la formalizaci�n empresarial es onerosa.
* Cuando ridiculizamos una profesi�n, las dem�s corren el mismo riesgo.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1079. Noviembre 19 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

DAR DE S� .
Repleta el alma
Hay muchos temas de la administraci�n que no pasan. Uno de ellos es el del liderazgo.
Est� claro que todos, absolutamente todos en sus vidas, pueden ejercer su capacidad de liderazgo, as� no tengan personas a cargo.
Porque el avance de las ciencias sociales ha demostrado que liderar, como orientar, enlaza entre muchas acciones la de contribuir a alinear y alinearse para la consecuci�n de objetivos. De donde han inferido que quien no es capaz de liderar su vida, dif�cilmente sea apto para liderar a otros.
Este liderazgo de la propia vida est� exigiendo darse y dar de s� en todo emprendimiento personal para llegar al �xito.
Cualquier actividad, por insignificante que parezca, tiene que ser entendida como fundamental en el engranaje del desarrollo, y desde ella, hecha con entusiasmo, con lealtad, con compromiso, adquiere significado el liderazgo personal capaz de reconocerse como camino de felicidad para s� mismo, para su familia, para su sociedad.
Dar de s� es generosidad en un mundo que mide sus �xitos por m�s tener, por m�s fama perseguida, por m�s reconocimientos buscados.
Dar de s� es interiorizar cada acci�n con vehemencia y realizar cada acto personal, ya en lo laboral ya en lo social, con el convencimiento pleno de que al hacerlo, siempre, lo mejor posible, los caminos para el �xito y la satisfacci�n de vida est�n allanados.
Dar siempre lo mejor de s�, repleta el alma de quien lo adopta y de quienes lo rodean, porque se llega a ser el mejor en lo que se hace, lo que entusiasma al entorno que le reconoce con su admiraci�n y aprecio.

REFLEXIONES

* Cuando una universidad minimiza la formaci�n humana en sus carreras, puede recoger tormentas vand�licas.
* Admirable la actitud de pueblos, m�s avanzados, que han retomado, sin avergonzarse, valores �ticos y morales olvidados por la humanidad.
* La justicia por la propia mano es abominable, pero es culpa de un poder judicial incapaz.
* Es muy com�n decir que todo lo que se hace en el pa�s es mal hecho. No hable mal de usted mismo.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1080. Noviembre 26 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LA COMUNIDAD .
Servirle con dignidad, no servirse de ella
Hoy, cualquiera que quiera emprender un negocio exitoso, tiene que partir de un concepto diferente de mercado: Con mi empresa �qu� necesidad voy a satisfacer de la comunidad a la cual va dirigido mi producto?
La investigaci�n, necesaria, tiene que llevarle a la conclusi�n de que en la medida en que pueda prestarle el mejor servicio a esa comunidad, en esa medida, va a obtener, de ella, la retribuci�n vital para asegurar supervivencia, desarrollo y utilidades de su negocio.
Hay un valor �tico, moderno, no en su interpretaci�n sino en su prop�sito, que va desapareciendo en los negocios: SERVIR. Esto es demostrable con un simple ejemplo: ya no se le pregunta al cliente o usuario: �En qu� puedo servirle? sino que se pregunta en �qu� puedo colaborarle? No sabemos qu� escuela pretendi� ense�ar que el emprendimiento es colaboraci�n, cuando el emprendimiento es servicio.
Este concepto de servicio es diferente al de ese servilismo, rastrero y humillante que doblega la dignidad de empresas que lo practican.
El servicio empresarial es un servicio con dignidad para la satisfacci�n y fidelizaci�n del cliente; cliente que forma parte de una comunidad que se reconoce digna desde la �ptica empresarial. Pero para ello el emprendedor tiene que interpretar todos los signos para entenderla, de lo cual nos ocuparemos luego.
Entretanto, empresario: piense que su negocio solo hallar� el verdadero sentido de su existencia si est� basado en el servicio a esa comunidad, no en servirse de ella.

REFLEXIONES

* Entristece ver cuando una lideresa de ciudadanas publica, en su muro, memes contra otras solo por sus diferencias pol�ticas.
* Entristece ver c�mo no hay grandes manifestaciones p�blicas de protesta por el creciente n�mero de asesinatos, abusos a mujeres y ni�os. El silencio de los inocentes.
* Entristece ver c�mo v�ndalos se apropian de protestas de l�deres cuya intenci�n pac�fica termina siendo tergiversada.
* Hay que pagar impuestos pero tambi�n es preciso acabar con el enorme asistencialismo de Estado, muchas veces innecesario.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1081. Diciembre 3 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LA COMUNIDAD 2
El acto de venta del producto o servicio no ha de ser visto como individual
Cuando un emprendedor decide ofrecer un producto o servicio para satisfacer una necesidad de las personas naturales o jur�dicas de una comunidad, tiene que saber que, de inmediato, est� adquiriendo unos compromisos morales y �ticos que van desde el cumplimiento en calidad ofertada hasta responsabilidad ambiental.
Y aunque el producto o servicio sea adquirido por alguien, como individuo, este es un miembro social, lo que hace que el acto de compra y venta tenga que ser visto como comunitario.
Por ejemplo, el emprendedor taxista, que suele brindar precario servicio a un individuo pasajero porque no lo ve como miembro de una comunidad, empieza a observar preferencias por otras marcas con mejor calificaci�n por el com�n, a escuchar protestas generalizadas contra su gremio, y a constre�irse su negocio.
Esa comunidad, contactada a trav�s del individuo, hay que diferenciarla entre comunidad objetivo -su universo-; comunidad meta -su segmento alcanzable-, y comunidad real -sus actuales clientes-. Su conocimiento, a partir de investigaci�n, permitir� la formulaci�n de planes de supervivencia, crecimiento o utilidad, y su proyecci�n social, seg�n el posicionamiento previsto para el producto o servicio.
Esta reflexi�n busca que el empresario confirme, primero, que el acto de compraventa no es asunto individual; segundo, que su emprendimiento tiene un valor macro territorial, y tercero que la profundidad misional de su empresa no es �qu� gano yo? sino �c�mo servir y servir bien y mejor a "mi comunidad elegida"?

REFLEXIONES

* Cuando el Estado es asistencialista forma hombres y mujeres incapaces de iniciativas y creatividad para sus vidas. Par�sitos.
* Hay ciudadanos que habiendo salido de su condici�n de damnificados o de desplazados, por el trabajado obtenido, siguen siendo subsidiados por el Estado.
* Hay quienes prefieren la caridad p�blica a tener que sacrificarse trabajando, por ejemplo en la cosecha cafetera.
* Dar vivienda gratis es un error del Estado, por la falta de exigencia de esfuerzo propio.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1082. Diciembre 10 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LA COMUNIDAD 3
Objetivo, medio y fin social de un emprendimiento
Generalmente se asocia el t�rmino comunidad con un territorio, pero hoy tambi�n existe la comunidad virtual. Las dos han de ser de gran inter�s para el emprendedor de conformidad con el producto o servicio que les ofrece.
Pero hay una comunidad a la que est� muy ligada la empresa: aquella en donde est� asentada.
Esta comunidad, no necesariamente, estar� dentro de su objetivo o meta, pero, por su ubicaci�n, forma parte de ella.
De esta comunidad puede recibir muchos beneficios: infraestructura, servicios, "know-how", Talento Humano profesional y calificado, cultura y disciplina empresarial, entre otros, lo que hace que sus costos de instalaci�n y desarrollo sean m�s proporcionados.
En raz�n de esos beneficios que recibe, el emprendedor debe, tanto a esta comunidad como a las que son su objetivo, su meta y su realidad, darles una respuesta que retribuya en parte lo que de ellas, en grado sumo, recibe.
Es aqu� donde se perfila la Responsabilidad Social Empresarial Integral: Una obligaci�n que tiene cualquiera empresa, sea del tama�o que sea, con sus comunidades.
Es por ello por lo que todo plan empresarial estrat�gico de producci�n, servicio, mercadeo, finanzas, administrativo, debe proyectar, junto con su misi�n y su visi�n, los principios y valores que deben regir su relaci�n con ellas.
Esta reflexi�n de hoy busca que el lector profundice en el significado y la importancia de justipreciar sus comunidades como objetivos de su actividad, como medio para su desarrollo y como fin de su funci�n social.

REFLEXIONES

* "No hay corrupci�n, hay corruptos." Joel Moreno.
* En el seminario sobre �tica en los Negocios de la SAI pudimos comprobar que las universidades vienen dando respuestas a la necesidad de formaci�n �tica de los estudiantes.
* El rigor profesional individual es compromiso decisivo para la credibilidad de su profesi�n.


Derechos reservados de autor

A�o XXII. No. 1083. Diciembre 17 de 2018. Circulaci�n gratuita semanal v�a e-mail e internet.

LA COMUNIDAD 4
Objetivo, medio y fin social de un emprendimiento
Cuando soplan fuertes vientos de socialismo que quieren arrasar con los principios democr�ticos constitucionales de la libre empresa, y que, como cantos de sirena atrapan a�n a aquellos emprendedores que en su ingenua percepci�n creen que la empresa privada puede desarrollarse a plenitud en sus tiran�as, conviene fortalecer el pensamiento de quienes arriesgan sus capitales y sus trabajos en la digna tarea de crear empresas para el bien propio, de la comunidad y de la naci�n a las que sirven.
Dentro de este panorama de servicio hay una obligaci�n perentoria, exigible: la creaci�n de riqueza para el Bien Com�n, dentro de los marcos morales, �ticos y legales, y as� contribuir a aliviar a tantos que se encuentran en lamentable estado de pobreza y de miseria.
Sobre los hombros de la empresa, nuestra Constituci�n ha hecho recaer el desarrollo (art.333.) y es preciso que empresarios y sus asociaciones abandonen el ostracismo y emerjan con dignidad, valent�a y orgullo para defender su libre determinaci�n econ�mica que es capaz de dar el m�sculo financiero al Estado para una vivencia justa, solidaria y pac�fica.
Pero es menester que se entienda que el rol de sus asociaciones, mediocre hoy, no es simplemente exaltaci�n de sus miembros sino la fuerte formaci�n en los principios y valores orientadores de la libre empresa, la libertad econ�mica, su contribuci�n al desarrollo y generaci�n de riqueza para todos.
Por eso, esta reflexi�n busca que empresarios y asociaciones asuman la obligada defensa, de palabra y acci�n, de una democracia, en una comunidad, que les enaltece como "base de desarrollo" digno.

REFLEXIONES

* Agradecemos a Dios y a ustedes, queridos lectores, por su seguimiento. * Estamos convencidos que hemos arado en su coraz�n, que es tierra buena. Trigo limpio.
* Felicidades en Navidad y A�o Nuevo. Volveremos el 14 de Enero.
* Seguiremos en �tica Civil Empresarial los s�bados a las 11:30 por la FM 92.4 Radio Bolivariana.