Acto 65: Gante, la ciudad de cuento de hadas con mucha historia en el corazón de Flandes

Por Andrea Díaz Periodista

Desde niña mis sueños siempre eran grandes, recuerdo que los escribía cada día en mi libreta rosa con fecha y hora estipulada. Y llegar a Gante, me hizo recordar lo que nunca imaginé que fuera hacerse realidad, estar frente a esa inmensidad de Ciudad Medieval cumplió más de lo que yo soñé.

Me sentí como en un cuento de Harry Potter, Donde la historia de Gante comienza hacia el año 630, cuando San Amando elige la confluencia del Lys y del Escalda (lo que entonces se llamaba Ganda) para construir una abadía (monasterio). Después, Casi 1.400 años de historia están todavía presentes en la ciudad: un castillo medieval con un foso defensivo, una impresionante catedral, un campanario municipal, tres beaterios,… en ningún otro lugar hay tanta historia por metro cuadrado como en el centro histórico de Gante.

Desde el año 1000 hasta alrededor de 1550, Gante fue una de las ciudades principales de Europa. Era mucho más grande que Londres y sólo la «superaba» París. Los 60.000 habitantes que poblaban la ciudad en el s. XIV, defendían por todos los medios sus derechos: condes y soberanos pudieron comprobar en sus propias carnes lo difícil que resultaba suprimir los privilegios que los orgullosos y rebeldes ganteses habían adquirido en el curso de los siglos.

La Guldensporenslag (la Batalla de las Espuelas de Oro) en 1302, la ciudad estaba dominada por unas cuantas familias de ricos comerciantes. El pueblo los apodaba los «leliaerts», es decir, los “lirieros” en flamenco, en alusión a la flor de lis del escudo de Francia, ya que apoyaban generalmente la política del rey de Francia, contra la del conde de Flandes. Cuando en el siglo XIV los artesanos y los gremios adquirieron mayor poder político, Gante obtuvo un gobierno más democrático.

Al bloquear Inglaterra la importación de las materias primas imprescindibles para la industria textil, que en aquel momento era de vital importancia, Gante se vio obligada (1338 -1345) a tomar partido por Inglaterra durante la Guerra de los Cien Años, Jacobo de Artevelde, un rico comerciante de paños, encabezó la resistencia contra el conde Luis de Nevers, vasallo del rey de Francia. En 1345 Artevelde, conocido como «el hombre prudente de Gante», fue asesinado por sus conciudadanos, al no cumplir el rey inglés las promesas hechas. No hay que subestimar la importancia de este personaje histórico, porque a Gante se le continúa todavía denominando «la ciudad de Artevelde».

Gante tiene que renunciar a su pacto con Inglaterra y reconocer como soberano al rey de Francia. En 1407 se convierte en la sede el Consejo de Flandes, el órgano principal del Tribunal Supremo de Justicia del Condado, que se traslada de Brujas al Castillo de los Condes. El neerlandés es la lengua oficial.

A través de los siglos, los ganteses han conservado su reputación de testarudos y obstinados. Incluso se sublevaron contra su propio príncipe heredero, el emperador Carlos V, nacido en la misma ciudad. Pero esto fue demasiado lejos: los ganteses fueron humillados públicamente y la Campana Roeland, símbolo de la independencia gantesa, fue bajada del Campanario Municipal. La ciudad, hasta entonces tan poderosa, quedó reducida a la nada.

A partir de entonces comenzó progresivamente el declive económico. Perdió su salida hacia el mar y la población disminuyó considerablemente. A partir del s. XVIII se produjo un resurgimiento económico. En 1816, bajo el gobierno holandés, se fundó la Universidad. Para conmemorarlo, se irguió una estatua del rey Guillermo I, fundador de la universidad, en la calle Reep. Diez años más tarde, se convirtió de nuevo en puerto marítimo gracias al canal Gante-Terneuzen.

A pesar de todo, Gante siguió nadando a contracorriente y, en el marco de la lucha por la independencia de Bélgica, muchos de sus habitantes continuaron siendo partidarios de la Casa holandesa de Orange. Más tarde, la ciudad se transformó en el primer gran polo industrial del continente, lo que explica que también fuera la cuna del movimiento socialista y de las primeras organizaciones sindicales.

En 1913, mostró su mejor faceta con motivo de la Exposición Universal. Debido a que durante las dos guerras mundiales apenas fue bombardeada, se ha conservado gran parte del patrimonio histórico.

Su fiesta principal conmemora el momento en el que el Emperador Carlos I de España y V de Alemania sofocó una revuelta de los nobles ganteses que se negaban a pagar más impuestos para financiar las guerras del Emperador contra Francia, quitándoles todos sus derechos, destruyendo los muros de la ciudad y dejando a Gante en un segundo plano económico. Este lamentable episodio es recordado por todos los ganteses con una procesión en la que los nobles llevan una soga al cuello, como si fueran a ser ahorcados, recorriendo las calles de Gante hasta el Castillo de los Condes donde las echan al fuego en señal de rebeldía ante la algarabía de la ciudad entera.

¡Visité Gante a finales de esta semana y lo que sentí no tiene precio! Y eso es lo que nos sucedió ese jueves.Desde Essen es fácil llegar a Gante. 3 horas y media en carro y 30 minutos mas si vas desde Roeselare.

Ese día, madrugar, lo que se dice madrugar no nos apetecía mucho, así que salimos a las 10:00 am. Viajar por Bélgica es maravilloso sus paisajes parecen de cuentos de hadas. Gante no era el destino final, si no la primera parada, así que para saber donde estacionar nuestro carro buscamos en Google Maps.

¡ATENCION! Gante no es Genk. Gante es Gant, Gent, Ghent. Nosotros tecleamos en la pantalla GEN y se autocompletó con GENK (que obviamente no era donde queríamos ir, pero pensamos que sí, que GENK era Gante).

Para llegar hasta el casco antiguo decidimos tomar el camino que nos llevaba por el Citadel Park. Citadel Park es el mayor parque público de la ciudad. Fue realizado en el solar de la antigua Ciudadela. En el centro se encuentra el Palacio de Fiestas, que alberga el SMAK y en el lado este el Museo de Bellas Artes.

Una vez salimos sal parque tomamos Overpoortstraat para llegar a Sint–Pietersplein, donde encontramos la Iglesia de San Pedro (Sint Pieter).

Sint-Pietersplein

Allí continuamos por la calle del mismo nombre hasta llegar al edificio Vooruit. Unos metros más adelante giramos a la derecha para pasar el puente que cruza el rio Escalda (Schelde) y llegar a la Woodrow Wilson Plein, que alberga la Biblioteca. Desde aquí decidimos continuar recto buscando la Iglesia de Santa Ana (Sint-Annakerk). Decidimos incorporarnos a la calle Vlaanderenstraat que nos lleva directamente hasta el casco antiguo y alli dimos por hecho que nos dejariamos sumergir en su bella historia.

Por eso Gante siempre sera la ciudad de cuento de hadas con mucha historia en el corazón de Flandes.


POR UNA TRANSICIÓN ENERGÉTICA SUSTENTABLE.

(2a. parte)

Por José Hilario López

La transición energética sustentable que reclama Colombia

Antes que todo es necesario definir lo que se entiende por transición energética sustentable: Satisfacer la demanda creciente de energía de un país o región sin comprometer los ecosistemas ni la economía, en especial sin agudizar las inequidades existentes en la población más vulnerable. Cada país debe diseñar y poner en marcha su propia hoja de ruta ajustada a su realidad, no a los manuales de los organismos internacionales. Así lo demuestra el caso colombiano: la deforestación, la potrerización de los terrenos deforestados, el uso de fertilizantes químicos en las prácticas agrícolas, la erosión de los suelos, el mal manejo de las   basuras orgánicas, son afectaciones que en nuestro país contribuyen al calentamiento global más que el CO2emitido por los combustibles fósiles.

La erosión de los suelos de ladera en la macro cuenca Magdalena-Cuaca y su consecuente sedimentación en embalses y lagunas, da lugar a la descomposición de la materia orgánica, que, entre otras afectaciones a los ecosistemas, genera metano, uno de los GEI más activos en el calentamiento global. Desde hace varios años el autor ha venido insistiendo en la urgencia de estructurar y poner en ejecución un proyecto piloto de investigación para el control de la erosión, que bien podría iniciarse en le suroeste antioqueño, una de las regiones de la macrocuenca más afectadas por la erosión, y donde ya se dispone de estudios preliminares (1).    

La transición es, por su misma naturaleza, un proceso integral y evolutivo de la matriz energética (energías renovables y no renovables) que progresa continuamente hacia un conjunto de fuentes de energía que proporcionan permanentemente un mayor valor a la sociedad (costos bajos y competitivos internacionalmente, mayor seguridad energética, menores emisiones de gases de efecto invernadero, mayor abundancia energética, flexibilidad en su producción, transporte y uso, etc.).

En Colombia la transición energética sustentable hacia las ERNC tendrá que basarse en los CF, en especial en el gas natural, el energético que en la combustión produce las menores emisiones de CO2. Datos sobre el estado actual de la transición energética a nivel mundial, así como las predicciones sobre su evolución en el corto plazo muestran que las energías solar y eólica junto con el gas natural están creciendo más rápidamente que todas las otras fuentes de energía, y que se perfilan como los futuros líderes de la transición energética. En este escenario Colombia cuenta con grandes fortalezas que es necesario aprovechar.

 En primer lugar, el gran potencial de energías eólica y solar de nuestra Costa Caribe, en especial del Departamento de La Guajira, así como en otras regiones del interior del país, a lo cual se suma el potencial gasífero de nuestra región Caribe (áreas continental y costa afuera) y del valle medio del Magdalena, entre otras. A esto hay que sumar la institucionalidad representada por Ecopetrol, que junto con Petrobras es la empresa petrolera estatal más visionaria de América Latina en la planificación de la transición energética, que se ha estado diversificando durante los años recientes. Es así como durante el pasado año casi una cuarta parte de las inversiones de Ecopetrol se destinarán a la producción de hidrógeno, las ERNC y a la transmisión de electricidad. El hidrógeno, la energía limpia del futuro generada con energías renovables es el gran potencial energético de nuestro país, y del mundo.

La verdadera ​sustentabilidad de una transición energética consiste en: “Satisfacer las necesidades energéticas en un Mundo consciente del Cambio Climático». Con este preámbulo Promigas inició su presentación de la ​XXIV versión del Informe del Sector Gas Natural Gas Natural en Colombia, InfoGas 2023 (2).

En el referido informe, Promigas, basado en información de Fedesarrollo, advierte que “si se frena la exploración de hidrocarburos, tal como pretende el presidente Petro, y por otro lado no se construye una nueva infraestructura para importación de gas, se desmantelan las plantas térmicas para reemplazarlas por parques eólicos y se impulsa la electrificación del consumo de gas natural en los hogares e industrias, el costo que debería asumir el país superaría los 112,7 billones de pesos” (2). Nadie, en su sano juicio, puede concebir este despropósito y la catástrofe económica y social que se generaría en nuestro país.

A renglón seguido, Promigas agrega: “Si no se conceden nuevos contratos para exploración y producción de hidrocarburos, pero se amplía la infraestructura para su importación y se mantienen las térmicas a gas natural y el consumo en la industria y los hogares, el costo total para garantizar el suministro de gas hasta el 2030 por medio de importaciones, sería de 5,14 billones de pesos, que deberíamos asumir todos los colombianos. Todo esto representaría un aumento del 25% en la tarifa final del servicio de gas natural que actualmente pagan los usuarios, ya que el gas importado es mucho más caro que el que se produce en el país”.

Ahora paso a analizar lo que se ha dado en llamar La Triada Energética, clave para una política energética sustentable para nuestro país. En el vértice superior del triángulo está la seguridad energética, que garantice confiabilidad en el suministro de energía a la población y a la industria, idealmente mediante un sistema de autosuficiencia, la bien llamada soberanía energética; en los otros dos vértices se tienen la sostenibilidad medio ambiental y la asequibilidad al servicio, base de la equidad,  factor éste que según muchos, entre los cuales me incluyo, es la clave de la sustentabilidad de la transición energética para un país como el nuestro, la segunda economía, después de Haití, más inequitativa de América Latina.

——————————————————————————————————————–

Indignidad no es golpe

Por Darío Acevedo Carmona

Es el presidente Petro quien, en su afán de nunca responder o explicar los escándalos provocados por sus familiares, conmilitones y aliados, escudándose en su vaporosa ideología y remitiendo todas las culpas al pasado, ha instalado en el ambiente político el fantasma de un golpe de estado detrás del cual estarían la oligarquía, los poderosos, los medios, los políticos tradicionales, los en verdad corruptos, etc., etc.

Y prevalido de ese artificio propagandístico se dirige a las comunidades diciéndoles que deben estar alerta para enfrentar ese “golpe” y amenazando a sus supuestos organizadores con el “ni se atrevan”, “que no se les ocurra” porque entonces, sugiere, el pueblo que considera de su propiedad, “mi pueblo”, se lanzará a las calles como en ocasiones anteriores, para evitarlo.

De esa burda y malintencionada manera, Petro, a la vez que evade su responsabilidad en los hechos de dominio público notifica a los colombianos que él es un inamovible e inimputable, Es decir, que está por encima de la ley.

Los hechos de amplio dominio público van desde las declaraciones de ingreso y manejo de altas sumas de dinero de origen dudoso que ingresaron a su campaña como a los bolsillos de su hijo Nicolás, hasta el relativo al miserable engaño y robo de recursos destinados a la sedienta población guajira.

En el curso de los hechos, un abogado experto en denunciar a quienes violan las normas electorales y a quienes ocupan con indignidad cargos de elección popular, el Doctor José Miguel Abuchaibe, guajiro él, ajeno a la actividad proselitista, fue el que interpuso en mayo del 2023 una demanda por INDIGNIDAD contra la campaña presidencial de Gustavo Petro y Francia Márquez. Lo hizo después de examinar las cuentas presentadas por el gerente de esta, el actual presidente de Ecopetrol, Ricardo Roa, y descubrir que se había sobrepasado los topes de gastos contemplados en la ley electoral. La suma descubierta hasta ese momento no era muy considerable, pero, era suficiente para justificar el inicio de una investigación por parte de la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes.

El sr Roa, corrió a revisar y a hacer ajustes al informe de gastos, pretendiendo desactivar la denuncia. Sin embargo, en este año transcurrido varias cosas que es pertinente mencionar, ocurrieron. Lo primero es que, en la susodicha Comisión de Acusaciones, el presidente Petro cuenta con una aplastante mayoría de congresistas que se dedicaron a traspapela y a dilatar la investigación, violando el debido proceso.

En segundo lugar, varias nuevas irregularidades salieron a flote: aportes  de sindicato de maestros, Fecode, de la USO y pagos a centenares de testigos electorales no declarados, y el más reciente del avión enredado en temas de narcotráfico puesto al servicio de a campaña Petro Presidente y a las de algunos congresistas del Pacto Histórico. También, la intervención del Consejo Nacional Electoral que está ad-portas de presentar un documento de acusación contra la campaña por superación de los topes. La denuncia tomó, entonces, mayor validez a los ojos de la opinión pública.

Pero, lo que le ha dado celeridad al trámite investigativo en la Comisión de Acusaciones, fue la denuncia interpuesta por el Dr Abuchaibe ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, por violación del debido proceso, que se hizo sentir en Corte Suprema de Justicia. Este órgano judicial, encargado de procesar a los miembros del Congreso, inició proceso contra los integrantes de dicha Comisión por prevaricato y obstrucción del debido proceso. Las marchas masivas de gentes de todas las clases y condiciones en todo el país, a su vez, han dejado sentir su peso.

La consecuencia es que la Comisión de Acusaciones avanza por estos días en lo que es su deber, llamar a testigos, revisar cuentas, recibir el informe del Consejo Nacional Electoral y preparar el informe, no su juicio, a la Cámara de Representantes en pleno que habrá de tomar una decisión.

El juicio, cabe aclarar, no es de carácter penal, sino que es un juicio por indignidad, por violación del artículo 109 de la Constitución que, de resultar condenatorio obligaría a la renuncia del primer mandatario. Siendo así las cosas, lo que se insinúa contra el presidente como un hecho indetenible no es un golpe blando, mucho menos, duro, sino un procedimiento legal contemplado en la Carta de Derechos del país.

He aquí el contenido del artículo 109 modificado por el artículo 3 del Acto Legislativo 1 de 2003, que además nos da la sensación certera de que nadie, absolutamente nadie, en una democracia, puede considerarse por encima de la Ley: “…la violación de los topes máximos de financiación de las campañas, debidamente comprobada, será sancionada con la pérdida de investidura o del cargo…”

Darío Acevedo Carmona, 8 de mayo de 2024