Valor civil

 para alcanzar la gran realización de nuestros ideales

En varias ocasiones, quizás demasiadas, nos hemos referido al valor civil que necesitamos al máximo en estos momentos de nuestras vidas y de nuestro país.

Decimos que en demasía porque desde hace unas cuantas décadas la esperanza, la confianza, la solidaridad, el mutuo apoyo andan reducidos a entornos sociales disminuidos por el avance del pesimismo, de las realidades sociales, de la frustración con grupos sociales valerosos y valiosos que parecieran que remaran en contravía en este mar agitado por las olas del odio.

Para el DRAE los sinónimos de valor son: valentía, coraje, osadía, audacia, arresto, arrojo, bravura, intrepidez, entereza, atrevimiento. Y cuando le agregamos el adjetivo civil (valor civil) estamos insistiendo en que esta cualidad aplica no solo a lo individual sino a los colectivos de los cuales participamos: familia, instituciones educativas, grupos sociales, religiosos, políticos, científicos, de redes sociales y de divertimiento.

Y ¿por qué necesitamos del valor civil en tales circunstancias?  Porque los valores morales y éticos andan también, no solo amenazados, sino, además, sin saber distinguir que es lo perenne en la vida del hombre que, aunque el entorno cambie no pase lo mismo con los valores propios del natural humano, independiente de la cultura a la cual pertenezca.

No es fácil demostrar esa: valentía, coraje, osadía, audacia, arresto, arrojo, bravura, intrepidez, entereza, atrevimiento cuando carecemos de los escudos necesarios que otorgan la constitución, la ley, las fuerzas militares y los gobernantes.

Y los hemos perdido o disminuido porque no hemos sido capaces de superar esos: “eso, a mí qué me importa”, “mientras no me toquen a mí o a mi familia o los cercanos que hagan lo que quieran”. Y otros más enunciados de cobardía.

Nos corresponde, entonces, como líderes sociales, crear o reforzar ese valor civil para que las buenas tradiciones, las buenas enseñanzas patriarcales, las buenas acciones políticas y de las religiones, no sean arrasadas por la avalancha de represión, de restricción de libertades, el no cuidado del orden.
Convocamos, entonces, a aquellos que, dotados del valor civil necesario, son capaces de dar el gran golpe de timón para que nuestros pueblos encuentren su rumbo y sigan por esa senda donde cada uno pueda encontrar la gran realización de su proyecto de vida.

Pero es necesario empezar ya, porque su procrastinación hará que se pierdan más vidas, que haya más personas que no les interese vivir, que haya menos interesados en mejorar el ambiente de todos los que están a su alrededor, y que haya más enunciados de cobardía.

El tiempo es ya porque la ventisca y los nubarrones que impelen al odio corren también por Latinoamérica.

Reflexiones

(De nuestro archivo)
• Cuando estés pleno de dudas, cuando tu tarea esté llena de dificultades, en esos momentos tus decisiones tienen que ser más reflexionadas.
• Recuerda que lo que está en juego es tu honor cuando empeñas tu palabra.
• No llames la atención de las personas que te atienden en los restaurantes con golpes en la mesa o en las palmas de las manos y menos con silbidos o gritos.
• Maestro: Desde la escuela enseña a tus discípulos a ser empresarios de bien.
• Profesor: Si tu joven bachiller está soñando con ser un creador de empresas, es porque has sembrado en él nuevos ideales de solidaridad y de servicio a través de la ocupación.
• Empresario: Recuerda que tu capacidad emprendedora es una contribución eficaz a la competitividad nacional. (CIB215)

Mensaje de la semana

Ante la amenaza del cambio de clima y de los aguaceros torrenciales que posiblemente se presenten, tanto los ciudadanos como las autoridades deben estar planeando cómo reducir sus efectos sobre la población más vulnerable. (hsa)

Pregunta de la semana

¿Por qué los ciudadanos creen que no hay una lucha institucional fuerte y valiente contra tantas organizaciones criminales como las que hay en nuestro país? Pulse aquí para enviarnos su respuesta que publicaremos es nuestra Web.