Buenas maneras

…en un siglo de avance de colectivos

Generalmente surge un acuerdo entre los grupos de personas que conviven para que se den, entre ellas, unas actitudes de respeto y de manifestaciones de acercamiento, valoración y aprecio recíproco.
Esos acuerdos son formas de control social aceptado que conscientes o no evitan que se obre fuera de las expectativas y normas que el grupo espera que prevalezcan.
En las sociedades agrícolas este control social está más presente por razones de la vecindad, del conocimiento y los lazos de amistad que perviven en sus miembros cercanos o no.
En cambio, en las sociedades urbanas este control social se limita porque la anomia, que la sociología describe como el aislamiento y desconocimiento individual que suelen tener los ciudadanos y que según Durkeim se extiende por la falta de acatamiento de normas y valores debido al anonimato que se da aún en vecindarios cercanos. Esto también contribuye a que gran parte de la sociedad urbana no alcance a imponer acciones y pensamientos y reducir el aislamiento de los habitantes de las ciudades.
El crecimiento de estas está demandando la modernización del sistema de relaciones humanas paralelo al de la ciudad para que la generación antecedente pueda transferir aquellas tradiciones que deben conservar las nuevas generaciones e impedir su ensimismamiento.
Las redes sociales vienen a llenar un vacío, porque, aunque puede que no se conozcan físicamente los seguidores, hay acercamientos virtuales de una gran mayoría que también tiene su sistema de control social, aunque las buenas maneras tiendan a disminuir en ellas.
Los sistemas familiares, educativos, financieros, religiosos, políticos, empresariales tradicionales siguen teniendo un rol importante de perpetuar las buenas maneras entre los ciudadanos que conforman sus conjuntos, porque allí sí se facilita el control social por el conocimiento físico, espiritual y conductual, mutuo.
En conclusión, en un siglo donde los avances de los colectivos de todo género se extienden, lo que puede ser un progreso o un retroceso, según sus finalidades, tienen que ser intervenidos por las autoridades obligadas a ello, para que no se conviertan en colectivos escandalosos sino en colectivos que alienten las buenas maneras y las relaciones humanas enmarcadas en un concepto de urbanidad. Urbanidad, que como su nombre lo indica, hace alusión no solo al comportamiento individual en sociedades rurales sino también en las sociedades urbanas.

Reflexiones

 ¿Estamos dejando que muchos de nuestros niños sean abusados por causa de sus necesidades económicas?

 Mientras el hambre no desaparezca de sus mesas, muchos niños seguirán sirviendo a los intereses de los proxenetas.

 En los semáforos se siguen observando niños que son utilizados para pedir limosnas y hay gente de buen corazón que no cae en la cuenta del error que está cometiendo.

 Es necesaria una fuerte cruzada de las autoridades y de la ciudanía para que tantos niños no sean ultrajados en sus derechos y en su dignidad.

 Gobernante, el freno que están sufriendo las empresas que generan empleo están debilitando los entornos familiares e incrementando la pobreza y la miseria.

Mensaje de la semana

Se está frenando el delito de pedofilia que fomentan extranjeros y nacionales en la ciudad de Medellín, gracias a la labor de las autoridades, pero también la ciudadanía debe contribuir denunciando delincuentes. (hsa)

Pregunta de la semana

¿Por qué los colombianos están esperanzados en que la manifestación que hicieron el 21 de abril tendrá consecuencias positivas, aún dentro de este régimen?