Respuestas a la pregunta de la semana anterior



Sé buen trabajador y honrado

Inicio
Del lector
Opinión semanal
Pregunta semanal
Archivos
Ética Pública
Hace 24 años
¿Quién soy?

PREGUNTA DE LA SEMANA

Las opiniones expresadas por nuestros colaboradores son de su absoluta responsabilidad


¿Por qué los ambientalistas no presionaron  suficientemente a sus gobiernos para que socorrieran oportunamente a Australia?

Estimado Hernán:

    En primera instancia, reciba mis buenos deseos de un feliz año 2020.

   Con el gusto y afecto de costumbre, le hago llegar este breve artículo de colaboración para El Correo de la Ética con motivo de su pregunta para esta semana sobre los recientes incendios en Australia.

   
EL AMBIENTALISMO NO ES COMO LO PINTAN

Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas
Profesor Asociado con Tenencia del Cargo, Universidad Nacional de Colombia
Magíster en Educación Superior, Pontificia Universidad Javeriana

   Podría creerse que los ambientalistas son las personas más indicadas para hablar acerca de cómo funciona la Casa Común con el fin de cuidarla con responsabilidad. Nada más lejos de la realidad. Como en botica, hay de todo. En particular, James Lovelock, el científico británico célebre por su concepción sistémica del planeta cual ser vivo, la teoría Gaia, es bastante crítico con respecto a los ambientalistas, sobre los cuales es muy escéptico. Nada raro habida cuenta de que, para entender nuestro planeta en clave sistémica, es menester contar con el debido conocimiento científico. Al faltar esta manera sistémica, u holística, para entender la Casa Común, el fracaso está servido, como lo han demostrado las diversas cumbres sobre el cambio climático, en las que han predominado los enfoques especialistas acerca del problema. Por supuesto, esto no significa que todos los ambientalistas sean así, pues, no faltan, por fortuna, las excepciones que confirman la regla. Un ejemplo conspicuo a este respecto es el ecólogo brasileño Leonardo Boff, quien aportó en grado sumo para la elaboración de la segunda carta encíclica del Papa Francisco, titulada Laudato Si’, un documento de obligada mención al tratar de estos asuntos.

   A la luz de lo dicho, si los ambientalistas no se hicieron sentir mucho con motivo de los recientes incendios en Australia, cabe preguntarse sobre si ellos están razonando y actuando en clave holística. No parece ser el caso, como si ellos no se preocupasen mayor cosa con Australia al sentirla quizás como una tierra distante, como si lo que sucediese por allá no nos afectase por acá. En otras palabras, al hablar de sistemas complejos, existe algo llamado como el efecto mariposa. Es decir, para la época crítica que estamos viviendo, en plena crisis civilizatoria global, no podemos darnos el lujo de pensar y actuar en forma local, regional o nacional. Solo sobreviviremos como especie si lo hacemos en clave holística, con el planeta bien metido en nuestras mentes, con un modo de verlo que sea biocéntrico. Sencillamente, los enfoques localistas, regionalistas o nacionalistas tan solo denotan un magín inope como el que más, propio de espíritus cerriles y obtusos. Al fin y al cabo, vista desde el espacio exterior, la Tierra es un punto azul pálido, con masas continentales en las que no cabe apreciar límites concretos entre países o regiones.

   Más aún: entre los ambientalistas no escasean precisamente quienes cuentan con formación universitaria, incluido el nivel de postgrado. En esta perspectiva, el síndrome del caballo cochero que parece afectarlos debe tener sus raíces en tal formación, puesto que los programas de estudios que solemos ver por todo el orbe distan en mucho de formar a la gente en un modo holístico, biocéntrico y biofílico a la hora de relacionarse con la Casa Común. Así las cosas, el síndrome del caballo cochero fruto de la educación vigente limita en grado sumo para desarrollar una mentalidad realmente política más allá de lo local, regional o nacional. Todavía carecemos de currículos biofílicos, biocéntricos y holísticos. Entretanto, no esperemos que los grupos y las organizaciones ambientalistas puedan ejercer un contrapoder de amplios alcances.

   Un saludo cordial.

   Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas.


 

CORRECCION DE TEXTOS

Pulse aquí para ver la hoja de vida profesional que respalda nuestro ofrecimiento.

Pulse aquí para solicitar cotización del servicio

 

 

Pulse aquí para ir

a la web de Cotrafa

 

Cotrafa

 

Pulse aquí para ir

a la web de Sandiego

 

 Sandiego