RESPUESTAS
Sé buen trabajador y honrado
Las opiniones aquí expresadas son de responsabilidad única de quien nos las envía
RESPUESTAS A LA PREGUNTA: ¿ASEGURADORAS?

Por qué será que el común de la gente piensa que el gran negocio de las aseguradoras es esquivar el pago de los siniestros?

Estimado Hernán:
Con el gusto y afecto de costumbre, le hago llegar este artículo breve de colaboración para El Correo de la Ética, motivado por su pregunta para esta semana sobre las aseguradoras.

LUCRO A COSTA DE LAS ANGUSTIAS DEL SER HUMANO

Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas
Profesor Asociado, Universidad Nacional de Colombia
Magíster en Educación Superior, Pontificia Universidad Javeriana

Comenzaré por la definición básica de aseguradora dada en la Wikipedia: “Por el Contrato de Seguro, el Asegurador o Compañía de Seguros, al recibir una prima en concepto de pago, se obliga frente al Asegurado a indemnizarle según lo pactado, si deviene el evento esperado. Todo esto debe quedar claramente establecido entre el Asegurado y la Compañía de Seguros en una póliza o contrato”. De acuerdo con lo anterior, si hay seriedad al respecto, una compañía de seguros debe responder al asegurado en caso de ocurrencia de un siniestro o evento. En lo básico, esto es un ejemplo de un principio fundacional del capitalismo, esto es, la confianza entre clientes y empresarios. En otras palabras, si un cliente recibe una mercancía o un servicio que no satisfacen, se desvanece tal confianza. Desde luego, si las compañías de seguros procuran pasarse por alto este principio, incurren en el riesgo de perder clientes de cara al futuro.
Ahora bien, si por algo está caracterizado el capitalismo neoliberal de estos tiempos es por la predilección marcada por la economía financiera-especulativa, no por la economía productiva, todo motivado por la mayor facilidad para hacer ganancias, pero a expensas de quitarles a otros sus porciones de torta económica. Desde luego, si una compañía de seguros esquiva el pago de siniestros, le está quitando a los asegurados sus porciones de torta, representadas en las primas pagadas por éstos a aquella. Sencillamente, las compañías aseguradoras se lucran a expensas de las angustias del ser humano, de sus preocupaciones frente al incierto futuro. En el fondo, esto es un reflejo de un facilismo rampante y procaz que procura evitar cualquier esfuerzo, un facilismo que demuestra a las claras un vacío ético que amenaza con socavar las bases mismas del contrato social.
Y, claro está, mucha gente termina por percatarse de lo que sucede si está atenta al respecto. Por algo tienen ojos y oídos. Al fin y al cabo, éste es un mundo con muchos más demonios que ángeles. No existe algo así como el capitalismo misericordioso o con rostro humano.
Un saludo cordial.
Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas.


¿Por qué será que el común de la gente piensa que el gran negocio de las aseguradoras es esquivar el pago de los siniestros?

Porque pagarlos no es negocio, es recibir las cuotas de afiliación, pero sin riesgos de siniestros que apagar. Y si no para muestra un botón, cuando hay un accidente la aseguradora lo paga pero para volver a asegurar el automóvil que se accidentó, le suben la cuota y las exigencias. Miremos lo más reciente el siniestro del Chapeco (Equipo de Fútbol del Brasil) no pagan y no van a pagar. Tienen abogados que hacen lo que sea por no pagar, buscan cualquier cosita para ganar los casos. Y cuando se llega el caso de pagar no pagan la totalidad del accidente sino una parte, por eso los conductores aumentan el costo del daño para que al menos lo que se pague sea el costo real y no menos.
Juan Carlos Gaviria Hincapié