Respuestas a la pregunta de la semana anterior



Sé buen trabajador y honrado

Inicio
Del lector
Opinión semana
Pregunta semana
Archivos
¿Quién soy?

PREGUNTA DE LA SEMANA:

¿Qué hace falta para que la humanidad entienda que la fuerza del desarrollo personal está en su propia iniciativa?

Las opiniones expresadas por nuestros colaboradores son de su absoluta responsabilidad


Estimado Hernán:
Con el gusto y afecto de siempre, le hago llegar este breve artículo de colaboración para El Correo de la Ética, motivado en su pregunta para esta semana sobre la evanescencia de la fuerza del desarrollo personal.

ES MENESTER RECUPERAR LO HUMANO DEL HOMBRE

Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas
Profesor Asociado, Universidad Nacional de Colombia
Magíster en Educación Superior, Pontificia Universidad Javeriana

El panorama actual, infausto y dantesco a más no poder, es el de una humanidad que, en muy buena parte, muestra una evanescencia de la esencia misma de lo humano, de una fuerte inclinación hacia el estado de naturaleza. Entre otros rasgos, muestra una evanescencia de una dimensión importante de lo humano, la de homo faber, esto es, aquella dimensión por la cual los seres realmente humanos, merced al uso de herramientas y el papel del trabajo, transforman y ennoblecen el mundo, la realidad misma. De hecho, como lo supo expresar Friedrich Engels, el trabajo tuvo un papel importante en la transformación del mono en hombre. Empero, los tiempos que corren son los de un menosprecio insensato de la nobleza inherente al trabajo. Incluso, las universidades, por obra y gracia de la nefasta ideología neoliberal, han cohonestado tamaña insensatez al pretender que el trabajo docente es de una categoría inferior al trabajo investigativo, una insensatez que ha perdido de vista que una universidad, bien entendida, es un sistema complejo que comprende, entre sus partes esenciales, la docencia, la investigación y la extensión en mancomunidad. Como bien lo dijo José Ortega y Gasset, la investigación y la extensión deben ser un además de, no un en vez de. Así las cosas, no debe causar sorpresa alguna el que muchos profesores descuiden las lides docentes para concederle una atención mucho mayor a los asuntos de investigación y extensión, muchísimo más redituables si van de la mano con el capitalismo. Poderoso caballero es don Dinero.
De este modo, recuperar la fuerza transformadora de la iniciativa personal pasa por la recuperación misma del valor del trabajo per se. Por desgracia, la tendencia actual es muy fuerte. Botón de muestra, en el mundo universitario colombiano, bastante afecto a la leyes del menor esfuerzo y de la masa declinante, en vez de invertir en forma decidida en una infraestructura de investigación caracterizada por la originalidad y la búsqueda responsable del conocimiento, se prefiere el esquema francamente ridículo de los indicadores y las acreditaciones, en virtud del cual se pretende hacer pasar los frutos de los esfuerzos y sudores personales de los profesores aún serios que quedan por dizque logros institucionales; y la innovación por creatividad cuando, en realidad, es un eufemismo para la copianditis. En otras palabras, en las universidades, se hacen milagros con padrenuestros ajenos. Y, de similar manera, el mundo empresarial no es la excepción. Estamos moliendo con yeguas.
Lo anterior sugiere que es menester una reforma radical de la educación misma, una educación que tome muy en cuenta la formación humanista propiamente dicha, si aspiramos a recuperar la fuerza transformadora y ennoblecedora del trabajo. De lo contrario, seguirá el estado de naturaleza y la alcahuetería que permite tanto parasitismo, incluido el universitario, un parasitismo que no es otra cosa que una parte consustancial de la mentalidad colombiana, la que, como indica con tino el profesor Carlos Eduardo Maldonado, es una mentalidad de narcotraficante, o sea, la mentalidad del camino fácil, el camino corto, la eficiencia, la eficacia y la incapacidad para decidir por sí mismos. En suma, la ausencia de autonomía. Y, si la ética debe funcionar, se precisan seres autónomos por excelencia, por lo que es menester recuperar lo humano del hombre.
Un saludo cordial.
Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas.


PREGUNTA DE LA SEMANA

¿Qué hace falta para que la humanidad entienda que la fuerza del desarrollo personal está en su propia iniciativa?

Siempre estará en la educación y formación que en casa se dé, pues desde ahí se crean las dependencias y las comodidades sin esfuerzo.
Esos postulados de futuro que crean los padres en los hijos, esas frustraciones que buscan vengar en sus hijos es lo que hace que las nuevas generaciones nazcan con visión de frustración de sus padres y por eso no le apuestan a las iniciativas, a la creatividad, al emprendimiento, a la puesta de nuevas formas de construir el futuro.
Juan Carlos Gaviria Hincapié


 

CORRECCION DE TEXTOS

Pulse aquí para ver la hoja de vida profesional que respalda nuestro ofrecimiento.

Pulse aquí para solicitar cotización del servicio

 

 

Pulse aquí para ir

a la web de Cotrafa

 

Cotrafa

 

Pulse aquí para ir

a la web de Sandiego

 

 Sandiego