Derechos reservados de autor

Año XXI. No. 1026. Octubre 23 de 2017. Circulación gratuita semanal vía e-mail e internet.

DEMOCRACIA PUTREFACTA .
Donde la ética solo es filosofía espuria
Ética pública

La ética en la política se fortalecería si en el Estado existiera un verdadero interés de hacer confluir los nobles objetivos del servicio a la comunidad con los ideales y causas de quienes, a través de los partidos, creen lealmente en su misión de alcanzarlos.
Esta afirmación hunde sus raíces en el concepto de la antigua Grecia que revestía la política de moralidad, de ideal de servicio, de interés por el pueblo, de democracia.
Pero hoy son tantas las ambiciones, tantas las demostraciones de que al político le interesa tan poco el bien de la comunidad y aún la misma democracia, que su ética resulta filosofía espuria porque su mayor interés es estar al pie del presupuesto.
Y más aún cuando la falta de transparencia, la corrupción y la picardía se cuelan por todos los resquicios de los entes estatales, contagiando al sector privado que le retribuye regocijadamente a manera de soborno, e incitando a las personas a hacer uso de modos ilícitos para obtener lo que debería dárseles con rigor ético.
No se ve, pues, fácil el camino de recomponer el estado de cosas en que se encuentra sumida la política actual, empero, sí es necesario -aunque prestigiosos ex rectores de universidades consideren inocuo abrirle campo en su currículo-, insistir en el fomento y mantenimiento de la ética entre los servidores públicos.
Por ello, la cárcel para los corruptos de esta generación, el reforzamiento de los valores de quienes viven su rectitud, y la educación y formación prudencial de los futuros servidores, será el modo de acabar con la putrefacción de nuestra democracia.

REFLEXIONES

* Cuando muere un amigo muy cercano, también se va parte de uno.

*La única razón que explica la presencia de la muerte, es que es lo natural.

*El duelo ante la muerte ha de facilitar que la vida siga sin tropiezo, conservando el amor para quien ha partido.


Derechos reservados de autor

Año XXI. No. 1027. Octubre 30 de 2017. Circulación gratuita semanal vía e-mail e internet.

¡EMPRESARIOS! DESPIERTEN .
Den un viraje fuerte frente a procedimientos indecorosos

Estadísticas oficiales informan que se viene reduciendo la pobreza monetaria y multidimensional en el país. Esta información es bien estimulante para quienes vienen luchando por la reducción de la miseria desde sus posiciones sociales.
Sin embargo, aún quedan más de tres millones de colombianos, un enorme ejército, por fuera de obtener los ingresos necesarios para conseguir una canasta familiar o satisfacer sus necesidades de alimentación, educación, abrigo y demás.
Las instituciones filantrópicas ayudan, pero la forma contundente de reducir la miseria de nuestro pueblo, a su mínima expresión, está en manos de una industria fortalecida económica y éticamente, lo que puede lograrse a través de una iniciativa privada respaldada por todos los nacionales, iniciativa que haya hecho méritos para que se confíe en ella.
Este es el gran vuelco que tiene que dar la empresa privada colombiana, si no quiere llevarse las enormes decepciones de pueblos dominados por extremas izquierdas que reparten pobreza y miseria y hasta empresas.
Las asociaciones empresariales deben convocar sus fuerzas para dar un viraje fuerte a actuales procedimientos indecorosos, tales como: contrabandos, carteles, hipocresías, sobornos, pagos de salarios ínfimos cuando son enormes sus utilidades.
Por el futuro del sistema de empresa privada colombiana, ¡empresarios! despierten y den el fuerte viraje que sus políticas económico-sociales no éticas, urgen. Pero ya. Mañana es tarde.

REFLEXIONES

*Alcaldes: No se laven las manos ante el incremento de la criminalidad en sus ciudades.
* ¿Por qué se permite que grupos armados dispongan qué se vende o qué no, en las tiendas de los barrios?
* Gobernantes: No pidan a la ciudadanía que denuncie hechos delictivos si no son capaces de garantizar su vida, honra y bienes.
* El valor civil se puede volver trizas cuando la familia está amenazada.


Derechos reservados de autor

Año XXI. No. 1028. Noviembre 6 de 2017. Circulación gratuita semanal vía e-mail e internet.

DEFENDEMOS .
Pero también rechazamos

Defendemos el derecho que tiene toda persona a disfrutar de su sexualidad pero rechazamos apología del homosexualismo.
Defendemos el derecho a la libre expresión de la personalidad pero rechazamos exhibiciones y manifestaciones que escandalizan a la niñez.
Defendemos la igualdad de derechos de las mujeres pero rechazamos actitudes machistas en promotoras del feminismo.
Defendemos el derecho a la libre expresión pero rechazamos abuso de poder en medios de comunicación convertidos en jueces; mentiras deliberadas en redes sociales, y escondites tras nombres irreales para injuriar, calumniar, defraudar económicamente.
Defendemos el derecho a la libertad de empresa pero rechazamos la explotación del trabajador; la falacia en la publicidad; el enriquecimiento sin beneficio social; el falso patriotismo que se grita para ganar mercado; la precarización del trabajo.
Defendemos la democracia pero rechazamos odios, corrupción, difamación, falacia y promesas incumplidas que tolera.
Defendemos el derecho a la educación pero denunciamos falta de cátedras de civismo, moral, ética, desarrollo de la personalidad, sensibilidad social y ambiental, que restarían pícaros "educados".
Defendemos la firmeza de la autoridad pero rechazamos la desaparición forzada y la violencia del Estado.
Defendemos el derecho a la vida, y por eso rechazamos criminales acciones contra los no nacidos o las personas ancianas, enfermas o impedidas que la sociedad pretende desechar.

REFLEXIONES

* ¿Sí somos conscientes de las estafas que rondan por las redes sociales?
* ¿En qué cárceles van a caber tantos delincuentes?
* ¿Por qué la justicia libera a los de cuello blanco con tanta facilidad, aduciendo que no son un peligro para la sociedad?
* ¿En el fútbol hay tanta corrupción como en el Estado?
* En política se desbordaron la corrupción, la mentira, la hipocresía, la calumnia.


Derechos reservados de autor

Año XXI. No. 1029. Noviembre 13 de 2017. Circulación gratuita semanal vía e-mail e internet.

BUENAS COMPAÑÍAS .
Para contrarrestar el influjo de las malas compañías

Desde muy pequeños recibimos el consejo de nuestros mayores de "no juntarnos con malas compañías" pues son capaces de torcer espíritus fuertes y desviarlos de la rectitud y de la transparencia.
Igual consejo es aplicable en el mundo de los negocios en donde algunas compañías, que se disfrazan de empresas de bien, terminan por seducir a sus competidores a hacer pactos de precio en perjuicio de los clientes, a desconocer las responsabilidades fiscales propias de su ejercicio, a acceder a paraísos fiscales.
Cada día se descubren más compañías, aún de esas que hemos admirado por su pretendida honestidad y pulcritud, que están siendo condenadas o investigadas por actos contrarios a tales principios. O nos enteramos de sus prácticas injustas para con la sociedad, el ambiente u otras empresas, como cuando renombradas empresas de salud no atienden expeditamente los requerimientos de sus pacientes o los tiran al piso a pesar de su enfermedad por remisa actitud para ampliarse o siempre están sacando excusas para no honrar sus deudas. Estas son compañías malas.
Lo lamentable es que el número va creciendo, y a pesar de las multimillonarias multas que les imponen como castigo, las malas acciones se siguen cometiendo, porque "a nosotros no nos cogen".
Exhortamos a todas las compañías buenas que existen en el país, a no dejarse llevar de tan mal ejemplo y a revisar sus negocios con las ya sancionadas, porque su descrédito puede arrastrarlas, como arrastran las "malas compañías".

REFLEXIONES

* Acompañar a un amigo en la pérdida de su ser querido tiene que ser un acto de intercambio espiritual, no una cortesía.
* ¿Has probado qué efectos puede causarte aliviar el dolor de otro ser que sufre, cuando estás lleno de angustia y preocupación?
* La justicia, la política, el gobierno enfrentan un descrédito descomunal. Constitucionalmente ¿no hay manera de acabar de inmediato con tanta turbidez?